¿Qué es el síndrome del niño rey o del emperador?

Tabla de contenidos

Factores del Niño Rey o síndrome del emperador

 

Niño Rey o Síndrome del Emperador

 

Le llamamos “niño rey” a las personas que tienen un comportamiento que es típico de un individuo egocéntrico y que exige los derechos de un niño, pero que no cumple ninguna obligación como adulto. En otras palabras, cuando les conviene, se comportan como niños o como adultos autoritarios. Estas personas son propensas a desencadenar una adicción y codependencia del familiar.

 

Los factores socioculturales influyen en el desarrollo del perfil psicológico del niño rey. El machismo, la sobreprotección maternal, los roles tradicionales de género en la familia mexicana, la sumisión de la mujer, etc. Todos estos factores han contribuido a la configuración de este tipo de comportamientos. ¿Estás interesado en saber más sobre el niño rey o síndrome del emperador? Si es así, continua con nosotros porque hoy hablaremos sobre este trastorno.

 

¿Qué es el síndrome del niño emperador?

 

El síndrome del niño emperador también se conoce como “niño rey” o “niño tirano”. Los niños que padecen de este síndrome desarrollan un poder fuerte o autoridad sobre sus padres. Muchas veces, en los casos más extremos, estos niños pueden ejercer violencia, tanto física como verbal hacia sus padres. Pueden llegar a golpear, empujar, morder, lanzar o romper objetos. Ante estas acciones, en el vínculo familiar puede aparecer una situación delicada de violencia filio parental.

 

Así, profundizando en el término, también podemos encontrar que los niños tiranos pueden llegar a abusar y provocar miedo en sus padres con la intención consciente de dañarlos o intimidarlos. Son niños que exhiben autoritarismo al decidir por ellos mismos cuándo y cómo hacer las cosas. Por supuesto, estas actitudes alteran lo que debería ser una etapa feliz y plena para los infantes. Al crecer, se convierten en personas que no son capaces de actuar como adultos, pero mantienen sus conductas dictatoriales y tiránicas. 

 

¿Cuáles son las causas del síndrome del emperador?

 

No se puede determinar una sola causa del síndrome del niño rey, ya que existen múltiples factores que actúan como causales de este trastorno. Entre ellos destacan los aspectos genéticos y también ambientales, así como las características de la relación entre padres e hijos. Además, las cargas de obligaciones y las exigencias sociales cada vez más grandes en la era moderna pueden facilitar el desarrollo del síndrome del niño tirano.

 

Por otra parte, las personas que padecen del síndrome del emperador tienen una significativa falta de conciencia. Además, desde el punto de vista genético, son incapaces de sentir empatía, respeto, compasión, responsabilidad y culpa. Por ello, utilizan a sus padres como objetos para satisfacer sus impulsos y caprichos. Los niños tiranos tienen problemas para desarrollarse socialmente y para el aprendizaje, ya que no respetan ninguna figura de autoridad.

 

¿Qué síntomas tiene el síndrome del emperador?

 

Después de conocer qué es el síndrome del emperador, ¿por qué no indagamos en las características de los niños tiranos? Las principales características en el comportamiento del niño rey son las siguientes:

 

  • Sentido exagerado de lo que les corresponde. Esperan que los que están a su alrededor se lo proporcionen.
  • Baja tolerancia a la incomodidad, especialmente si es causada por la frustración, el desengaño, el aburrimiento, o la negación de lo que han pedido. Entonces, la expresan con rabietas, ataques de ira, insultos y/o violencia.
  • Presentan escasos recursos para la solución de problemas o afrontar experiencias negativas.
  • Están muy centrados en sí mismos y creen que son el centro del mundo.
  • Buscan las justificaciones de sus conductas en el exterior y culpan a los demás de lo que hacen. Por lo tanto, esperan que sean los otros quienes les solucionen sus problemas.
  • No pueden, o no quieren, ver la manera en que sus conductas afectan a los demás por lo que se dice que, muchos de ellos, carecen de empatía.
  • El niño rey pide hasta el extremo de la exigencia. Una vez conseguido, muestra su insatisfacción y vuelve a querer más cosas.
  • Les cuesta sentir culpa o remordimiento por sus conductas.
  • Discuten las normas o los castigos con sus padres a quienes consideran injustos, malos, etc. Pero comportarse así les compensa, ya que, ante el sentimiento de culpa inducido, los padres ceden y otorgan más privilegios.
  • Exigen atención, no sólo de sus padres, sino de todo su entorno. Y cuanta más se les da, más reclaman.
  • Les cuesta adaptarse a las demandas de las situaciones extrafamiliares, especialmente en la escuela. Esto es porque no responden bien a las estructuras sociales establecidas ni a las figuras de autoridad.
  • Se sienten tristes, enfadados y ansiosos, y suelen tener una autoestima baja.

 

Principales características del niño rey o síndrome del emperador

 

Sin embargo, las características psicológicas del niño rey también son importantes para conocer más el comportamiento de aquellos que padecen del síndrome del emperador. Las principales características del perfil psicológico del niño rey son las siguientes:

 

  • Infantilismo.
  • Demandas excesivas.
  • Egoísmo.
  • Narcisismo.
  • Intolerancia a la frustración.
  • Caprichos.
  • Inconsistencia.
  • Inconstancia.
  • Dependencias emocionales.
  • Superficialidad.
  • Manipulación.
  • Incapacidad de aplazar satisfacciones.
  • Rebeldía ante la autoridad.
  • Egocentrismo.
  • Irresponsabilidad.
  • Pasividad.

 


Llama ahora para empezar tu camino hacia la recuperación

Llama ahora para empezar tu camino hacia la recuperación

 

¿Cómo se trata el síndrome del emperador?

 

Una de las dudas más recurrentes al hablar del síndrome del emperador es si se puede tratar. Muchos padres, frente a esta situación, piensan que son conductas pasajeras y se refugian en frases como “ya no pasará más”, “cuando crezca y madure ya no será así”. También está la célebre “es algo pasajero”. Sin embargo, están muy alejados de la realidad, ya que, si la conducta del niño rey no se detiene desde un principio, puede llegar a niveles nocivos. Esto, tanto para quienes lo padecen como para los padres. Por ello, la única forma existente viable y efectiva para tratar y eliminar la conducta del síndrome del emperador es con ayuda especializada.

 

¿Cómo evitar el síndrome del niño emperador?

 

Si los padres que atraviesan una situación en donde sus hijos presentan conductas típicas del niño emperador se preguntan si pueden evitar este síndrome, hoy tenemos la respuesta. Para prevenir el síndrome del niño rey, los padres necesitan actuar responsablemente y a tiempo, para atacar el problema de manera positiva. Además, deben preocuparse por las necesidades tempranas del niño. 

 

Asimismo, deben establecerse valores morales con referencias en el comportamiento diario y ejemplificar con acciones. ¿Por qué? Porque los niños copian las actitudes de los más grandes. Así, si encuentran en ellos un buen modelo a seguir, fácilmente se podrán evitar comportamientos fuera de lo normal. Además, es importante que los padres les entreguen seguridad y comprensión emocional a sus hijos.

 

En conclusión, en un núcleo familiar se debe tener claro el rol de cada uno. Los padres del niño rey deben ejercer su autoridad y establecer límites claros en todos los ámbitos.  Se debe ser coherente, no imponer consecuencias que no se cumplirán, otorgar responsabilidades, no sobreprotegerlos. También es importante tomar rehabilitación con expertos. Suscríbete a nuestro boletín de noticias y mantente informado de nuestras actualizaciones y servicios.

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA

 

Llámanos al +52 222 231-7626

+52 222 231-7574

WhatsApp (+52) 2213490308

 

Mtra. Miriam Samour Nieva

Terapeuta de Clínica SER

Maestría en Psicología Clínica

Ced. Prof. 11729330

3 comentarios

  1. Me interesa, y me gustaría tener más información hasta que edad pueden acudir a esta clínica. Y cuál es el precio .por las terapias.

    Muchas gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contáctanos

Si tienes alguna duda, escríbenos y nos pondremos en contacto contigo.

[contact-form-7 id=»72a9160″ title=»Formulario de contacto 1″]