EL COLOR Y LO QUE VEMOS EN ÉL

“Apaga el gris de tu vida y enciende los colores que llevas dentro” (Pablo Picasso.)
 
¿Quizás nunca antes te has planteado que es el color y la importancia que tiene en nuestro día a día?, ¿cómo es que lo percibimos?, ¿porque a alguien le gusta un color más que otro?, ¿o el papel que el color juega en nuestras emociones?, ¿o que pasa cuando no podemos ver el color? El color cambia la manera en que experimentamos el mundo, cada color tiene una manera diferente de influir en nosotros, de eso se trata el Arte, cada uno somos coautores, los protagonistas, lo que vemos depende de nosotros.
 
Gracias a nuestra vista somos capaces de apreciar la infinidad de colores que muestra el mundo, una sensación que se produce en respuesta a la estimulación del ojo y de sus mecanismos nerviosos por la energía luminosa de ciertas longitudes de onda, los rayos de luz rebotan en todo y alteran como vemos las cosas, desde el principio los seres humanos hemos tratado de describir el color de lo que vemos. La psicología del color es un campo de estudio que está dirigido a analizar como percibimos y nos comportamos ante distintos colores, así como las emociones que generan en nosotros dichos tonos. ¿Sabías que los colores a tu alrededor pueden estar influenciando tus emociones y tu estado mental, ciertas tonalidades podrían irritarte, o por el contrario relajarte y calmarte, los colores que vemos pueden establecer diferentes tipos de mensajes?
 
En la Arteterapia, el color se asocia a las emociones de las personas y es una manera que permite influenciar el estado físico y mental del paciente que se encuentra en su tratamiento contra las adicciones. Diversos estudios han demostrado como los colores aumentan el ritmo cardiaco, lo que a su vez provoca un aumento de adrenalina y hace que los individuos se sientan energéticos y entusiasmados.
 
El color forma parte de nuestro lenguaje cotidiano, es común hablar de colores primarios, secundarios, terciarios, tonos, tintes, brillantes, saturaciones, acordes cromáticos, colores cálidos o fríos, el color tiene muchas lecturas dependiendo del contexto, cada color produce efectos distintos a menudo contradictorios, un mismo color puede actuar de manera diferente. El color no es una característica de una imagen u objeto, sino que es más bien una apreciación subjetiva nuestra.
 
Algunos estudios muestran que los colores y sentimientos no se combinan de manera accidental, que sus asociaciones no son cuestiones de gusto, sino experiencia universales profundamente enraizadas desde la infancia en nuestro lenguaje y nuestro pensamiento. Tenemos que desarrollar más la habilidad de ver algo y no dar por hecho lo que nos rodea, cada uno de nosotros percibe y ve el color de una manera distinta, así como los valores que asociamos a dichos colores, lo que vemos en el color tiene la capacidad de vincularnos con el mundo, no todo en la vida tiene que ser blanco o negro, hay más colores y hay más emociones que colores. Debemos permitirnos avanzar, conocer, cambiar y confiar en nosotros para poder ver y disfrutar nuestro proceso.
 
En Clínica Ser utilizamos la Arteterapia en beneficio de nuestros pacientes en su tratamiento contra las adicciones.
 
LLÁMANOS (222) 231-7126 / 231-7574
 
Lic. Alan Alonso Gutiérrez Pérez
Licenciado en artes plásticas
Ced. Prof. 9835844

CONOCIENDO AL TRASTORNO BIPOLAR

El trastorno bipolar es una enfermedad del ánimo que comprende fases o episodios generalmente severos, tanto de depresión como de manía. Las personas que padecen esta enfermedad experimentan periodos donde su estado de ánimo cambia pasando de etapas de tristeza, apatía y desesperanza (episodios de depresión) a etapas de euforia, irritabilidad y ánimo exageradamente elevado (episodios de manía) o viceversa.

Conozcamos algunos de los síntomas del episodio maniaco: Discurso rápido y acelerado (verborrea), pasan continuamente de una idea a otra es decir, pensamientos incompletos (fuga de ideas), sienten que son personas importantes o con capacidades extraordinarias (ideas de grandiosidad) y, presentan alteraciones de la percepción como escuchar ruidos, voces o ver figuras o personas inexistentes (alucinaciones auditivas o visuales). En el caso del episodio depresivo  presentan una pérdida de vitalidad, de apetito, de peso; existe una reducción al realizar tareas que normalmente le agradaban, falta de concentración, sentimientos de culpa, de desesperanza, intento de suicidio y en ocasiones hasta llegar a provocar la muerte.

Estos periodos se alternan entre sí, por lo que el paciente experimenta una variedad de “sube y baja” emocional que en ocasiones se intercalan periodos variables de normalidad. Si bien en la mayoría de los casos es relativamente sencillo diferenciar entre un episodio de manía y depresivo pero en ocasiones es posible encontrar casos en donde ambos episodios se presentan de manera simultánea a los cuales llamamos bipolares mixtos.

La falta de apoyo y comprensión de los familiares y de quien padece trastorno bipolar influye en el ambiente por ello, es importante tener el conocimiento adecuado para evitar recaídas constantes, recordando que no debe faltar el tratamiento psiquiátrico y psicológico, para  que los familiares tengan mayor asesoría acerca de la enfermedad y así mismo reinsertarlo en la sociedad.

En Clínica Ser podemos Ayudarte.

LLÁMANOS (222) 231-7626 / 231-7574 / 249-9390

WhatsApp  221 349 0308

 

Mtra. Marcela Andrea Aguirre Cadena

Maestra en Psicología Clínica

Ced. Esp. 8039947

LA DOPAMINA EN LAS ADICCIONES

LA ADICCIÓN es definida como un trastorno psíquico caracterizado por una necesidad compulsiva de consumo de sustancias, con la característica de ser potencial para abusar o depender de la misma.  La adicción como ya lo hemos revisado tiende a invadir progresivamente todas las esferas de la vida del individuo (familia, amigos, relaciones sociales o trabajo). Al mismo tiempo, se produce un desinterés hacia actividades, experiencias y placeres alternativos que habían formado parte de la vida del individuo afectado.

Existen estudios por la Brigham Young University, dirigida por el profesor Scott Steffensen, donde dejan ver que los mecanismos cerebrales se activan al consumir sustancias adictivas como el alcohol, tabaco o las drogas duras.

Al consumir habitualmente una sustancia adictiva nuestro cerebro se acostumbra a ella, lo que produce que se suprima su producción normal de dopamina y demande una dosis de esa sustancia para compensar la pérdida. La escasez o abstinencia de esos niveles de dopamina genera estrés, ansiedad, irritación y dolor, los cuales, solo se mitigan temporalmente mediante el consumo de la droga que demanda el cerebro.

En este sentido el cuerpo trata de compensar el nivel natural de dopamina, sin embargo, refiere Steffenson, que la clave se encuentra en un subconjunto de neuronas que son las que ponen freno a la liberación de la dopamina. La adicción es una enfermedad cerebral que, como otra cualquiera puede tener un tratamiento que permita una mejor calidad de vida.

Todas las drogas de abuso causan un aumento de la actividad del sistema dopaminérgico mesocorticolímbico. Durante el consumo crónico se producen cambios neuroadaptativos y neuroplásticos, que modifican la estructura de ese sistema. Es decir, los cambios neuronales inducidos por el consumo crónico producen hipofrontalidad, que, comprometen la capacidad emocional y cognitiva de orden superior, así mismo la capacidad de controlar la CONDUCTA.

La dopamina es fundamental en el aprendizaje mediado por recompensa y desempeñando un papel primordial en la adicción.  Debido a esto en CLÍNICA SER, el tratamiento integral para las adicciones, como es la terapia farmacológica, psicológica, grupos de apoyo, psicoeducación familiar, actividad física etc. permite que, en muchos casos, las personas afectadas vuelvan a llevar una vida renovada.

En Clínica Ser podemos Ayudarte.

LLÁMANOS (222) 231-7626 / 231-7574 / 249-9390

WhatsApp  221 349 0308

 

PSIC. BLANCA CECILIA ADÁN PERALTA

Psicóloga Clínica SER

MTRA. EN PSICOTERAPIA Y PSICODIAGNOSTICO 

CÉDULA PROFESIONAL 10769035

El Proceso de Recuperación en las Adicciones

Las adicciones a sustancias producen importantes cambios tanto a nivel tanto cerebral como psicológico. En cuanto a la primera se producen cambios neuroquímicos a nivel del sistema nervioso central, estos cambios se traducen en un reajuste biológico,  que a su vez implicarán cambios que se manifestarán a través de signos y síntomas físicos y psicológicos. Usuarios en recuperación y familiares deben estar enterados de las fases que enfrentaran en su proceso.

La fase uno de recuperación, es el síndrome de abstinencia, empieza con el primer abandono del consumo de la sustancia o sustancias, dura entre 1 y 2 semanas dependiendo de la sustancia, cantidad y tiempo de consumo. El síndrome de abstinencia, es la desintoxicación física que involucra deseos intensos de consumir, depresión, ansiedad, baja energía, irritabilidad, insomnio, paranoia, problemas de memoria. Todos estos signos y síntomas seguirán al reajuste neuroquímico cerebral. Es necesario que tanto la persona como su familia, comprendan a que se deben estos estados emocionales y que acabarán.

 

La fase dos de recuperación del paciente, es la de abstinencia temprana, esta fase suele caracterizarse por un estado de bienestar e incluso euforia al sentir o pensar que sus problemas con la sustancia/s están prácticamente resueltos. Dura de 4 a 6 semanas y se caracteriza por el aumento de energía del paciente, aumento del optimismo, leve paranoia. Estas sensaciones pueden llevar a la persona a tener un exceso de confianza que puede causar problemas ya que el paciente puede pensar que no es necesario prolongar el tratamiento, pueden aumentar su exposición sobre todo a disparadores de tipo externo, consumir otro tipo de sustancia diferente a la que les ocasionó la adicción. Por todo ello es muy importante que los usuarios sepan de la
existencia de esta fase y de cuáles son sus características principales así podrán conocer los riesgos y como enfrentarse a ellos haciendo uso de todas las estrategias de las que dispongan hasta el momento (calendario estructurado, conocimiento de sus disparadores, mantener su asistencia al grupo, hacer ejercicio físico para la liberación de endorfinas, detención del pensamiento, relajación progresiva y Yoga)


La fase tres de recuperación es la abstinencia prolongada o fase del muro. Es sin duda, una de las más temidas por los pacientes ya que supone o lo viven como un retroceso debido a que el nivel de energía baja, emocionalmente la persona se siente apática, triste y en algunos casos se manifiestan estados de anhedonia. Puede llegar a durar entre 3 y 4 meses; la persona puede enfrentarse a cambios casi continuos en su estilo de vida, sentimientos de tristeza y rabia, soledad, conflictos familiares, su vida sexual puede verse afectada, pueden reaparecer los deseos de consumo de cualquier adicción/sustancia. Todo esto puede llevar a la persona a creer que nunca se recuperará, aumentando así su desesperanza frente a la situación y las probabilidades de recaída que suelen justificar a través de su estado de ánimo. Hay que destacar la importancia que tiene para sus familiares el conocimiento de esta fase y recalcar que todos estos cambios se siguen a la adecuada estabilización de la neuroquímica cerebral y que los síntomas pasarán con el tiempo.

 

La fase cuatro  es la de adaptación y resolución, dura entre 4 y 6 meses, la persona ya ha superado los síntomas de la abstinencia física, mejorando casi todos sus efectos, sin decir, que su proceso de recuperación haya finalizado. En esta fase el paciente siente que al haber superado la fase del muro, su vida puede retornar a la normalidad, siendo esta una creencia falsa. El objetivo principal de esta fase es mantener el estilo de vida que se ha ido implantando poco a poco a lo largo de cada etapa de la recuperación y aceptando que esta etapa o proceso es para toda la vida. Debido a que en esta fase la estabilidad emocional se ve aumentada, el proceso de toma de decisiones y estado emocional del paciente se ven claramente mejorados. Este hecho puede llevarle a interesarse por realizar actividades que le gusten e incorporarlas a su nuevo estilo de vida. Es muy importante que la persona a través de sus diferentes apoyos (familiares, amigos, diversos grupos de apoyo) y de sí mismo, desarrolle y mantenga un estilo de vida equilibrado.

En Clínica Ser estamos listos para atenderte en Tu proceso de Rehabilitación, la ayuda te espera.

Llámanos al 222 231 7626, 222 231 7574 o contacta por WhatsApp al 221 349 0308.

 

Mtro. Edward German Fisher Naveda

Psicólogo Consejero individual Clínica SER

Maestro en Psicoterapia Ericksoniana

Ced.6987755

EL TRASTORNO LÍMITE DE PERSONALIDAD Y EL USO DE SUSTANCIAS

El aumento de la incidencia de Trastornos de la Personalidad (TP) es un problema de salud, existe dificultad para su diagnóstico oportuno, son trastornos severos que generalmente se caracteriza por descontrol de impulsos, cambios intensos y frecuentes de humor, erráticas relaciones interpersonales y conductas suicidas y autolesivas.

El trastorno límite de personalidad, TLP se caracteriza por una elevada comorbilidad, siendo el Trastorno por Uso de Sustancias (TUS) el trastorno comórbido más frecuente (64-66%). En mayor medida puede empeorar el pronóstico, existiendo riesgo de suicidio, así como el uso de sustancias, como inicio el alcoholismo. 

Es el Perfil más ansioso, evitativo y con más dificultades tienden a abusar de drogas con características sedantes, como el alcohol o los benzodiacepinas.

También existe evidencia de que 8-10% de estos pacientes llegan a consumar el acto suicida (relacionado con consumo de tóxicos). Están relacionados con conductas adictivas tales como atracones de comida o ludopatía etc.

Dato importante de personas con adicciones es que han sufrido acontecimientos traumáticos, maltrato físico, psicológico y abuso sexual. Por lo que es frecuente que los adultos en tratamiento para las adicciones refieran una historia de trauma psicológico.

En muchas ocasiones las personas con TLP recurren al consumo de alcohol como modo de no pensar en sus problemas, para regularse emocionalmente, por falta de recursos que les permitan pensar en otras alternativas, o para salir de una reactivación de un evento traumático o revertir un estado de despersonalización.

Los individuos con un apego seguro por lo general sólo experimentan con la sustancia durante la adolescencia, esto es visto como conducta exploratoria y los unos apegos inseguros pueden experimentar con sustancias en la misma forma que los individuos con un apego seguro, pero la experimentación se convierte en una manera de hacer frente a la angustia emocional y por lo general continúa hasta la edad adulta.

En términos de estilo de apego, esto significa que los apegos temerosos y preocupados se relacionaban con un uso más problemático del alcohol, que no estaba presente en sujetos con apego seguro ni evitativo.

* Hallazgos sugieren que el estilo de apego inseguro es un factor de riesgo para TLP y Trastorno por abuso de alcohol, independientemente del riesgo familiar de alcoholismo. (Vungkhanching, 2004).

Se debe  tomar en cuenta en el tratamiento integral, la sintomatología disociativa muy frecuente en estos pacientes, los factores predisponentes de tipo biológico y dinámica familiar o de pareja.

Es por ello que en la Clínica SER el trabajo familiar psicoeducativo promueve estilos y conductas sanas donde no nada más el paciente se ve beneficiado, sino también la propia dinámica familiar.

En Clínica Ser la AYUDA está LISTA 

LLÁMANOS (222) 231-7626 / 231-7574 / 249-9390

Whatsapp 221 349 0308

 

Mtra. Blanca Cecilia Adán Peralta

Terapeuta de Clínica SER

Mtra. en Psicoterapia y Psicodiagnóstico

Cédula Profesional 10769035

Tratamiento de la ludopatía

EL CONSUMO DE SUSTANCIAS ADICTIVAS Y LA PANDEMIA

Uno de los motivos por los cuales las personas consumen de manera descontrolada sustancias adictivas, es el mal manejo de las emociones. Durante la pandemia en México se ha podido observar un aumento en el consumo de sustancias por la ansiedad que ha generado la incertidumbre alrededor del Covid-19.

En México, un aproximado de 15 millones de personas sufren algún trastorno o sintomatología de ansiedad o depresión los cuales, combinado con todas las situaciones de estrés, ha generado un aumento de abuso de sustancias (alcohol, tabaco, drogas etc.) preocupante.

El aislamiento, la frustración y la incertidumbre son factores que pueden poner en riesgo el proceso de recuperación de los pacientes. Al estar en un proceso de cambio, sin una rutina específica, sin la posibilidad de asistir presencialmente a los grupos de terapia y a sus actividades, puede volver vulnerable al paciente.

Algunas de las estrategias recomendadas para mejorar la calidad de tiempo durante el confinamiento son: 

  • Hacer ejercicio
  • Tener una rutina de trabajo establecida
  • Mantener el lugar de trabajo limpio y ordenado
  • Meditación
  • Ejercicios de respiración
  • Fomentar la comunicación con familiares y personas cercanas
  • Buscar un grupo de AA o NA virtuales

Recordar que en numerosas ocasiones la ansiedad por consumir sustancias adictivas disminuye simplemente por el hecho de expresarlo, siempre tener a la mano el número de alguna persona dentro de su red de apoyo o de compañeros de su grupo terapéutico es fundamental.

En Clínica Ser podemos Ayudarte.

LLÁMANOS (222) 231-7626 / 231-7574 / 249-9390

Whatsapp  221 349 0308

 

Mtra. Miriam Samour Nieva

Terapeuta de Clínica SER

Maestría en Psicología Clínica

Ced. Prof. 11729330

¿QUÉ ES LA BORRACHERA SECA?

Se escucha mucho a personas cuestionarse el por qué su familiar sigue comportándose igual si ya no está consumiendo, una de las respuestas más comunes es porque tiene el síndrome de la borrachera seca.

Es difícil dejar de consumir cualquier sustancia adictiva, pero es más complicado crecer emocionalmente. La abstinencia se reduce a dejar de beber o consumir, pero sin incluir un cambio emocional y de actitudes. Sobriedad significa aprender a vivir en abstinencia mediante un continuo crecimiento emocional que permita alcanzar la madurez.

Algunas personas dejan de consumir pero no enfrentan la realidad de las áreas neuróticas que están provocando la ingobernabilidad emocional, es una pseudo recuperación que solo lleva a la mediocridad existencial. 

Algunas de las señales de la borrachera seca son:

  • Inmadurez e infantilismo, estancamiento del crecimiento emocional y persistencia de la dependencia y adicción.
  • Actitud permanente de deshonestidad ante sí mismo y los demás.
  • Amargura e insatisfacción existencial por persistencia de los resentimientos.
  • Permanente sentimiento de culpabilidad con auto devaluación, minusvalía y tendencia al auto castigo.
  • Egocentrismo, autosuficiencia neurótica, mal manejo de la agresividad y tendencia a la omnipotencia.
  • Miedos permanentes, actitud de temor ante los retos de la vida con angustia y tensión continuas.
  • Depresión cíclica o permanente con actitudes de pesimismo y desmotivación.
  • Ingobernabilidad sexual y sentimental.
  • Negación de su realidad no alcohólica con persistencia de los mecanismos de racionalización y proyección.
  • Sustitución del alcohol por otras drogas o sustancias adictivas.
  • Espiritualidad ausente o muy empobrecida con soberbia intelectual, tendencia al materialismo y nula o poca fe.
  • Comportamiento inadecuado en su Grupo de Alcohólicos Anónimos, tanto con sus compañeros como con los principios del programa.

La sobriedad es un proceso lento y evolutivo, donde la rehabilitación de adicciones es progresiva, la superación de una persona no tiene límites. De la locura, la enfermedad y la muerte se puede conducir a la armonía, la satisfacción existencial y la trascendencia.

En Clínica Ser trabajamos junto con nuestros pacientes para desarrollar un cambio, utilizando las más novedosas técnicas terapéuticas, ayudándolos a recuperar el sentido de su vida libre de sustancias.

¡Solicita Ayuda Hoy, y comienza el cambio en manos Expertas!

LLÁMANOS (222) 231-7626 / 231-7574 / 249-9390.

Whatsapp  221 3490308

 

Mtra. Miriam Samour Nieva

Terapeuta de Clínica SER

Maestría en Psicología Clínica

Ced. Prof. 11729330

¿Cuáles son los efectos en el organismo por el abuso de marihuana?

Nuestro psiquiatra Jorge Alfredo Gayosso del Valle nos explica de forma puntual y exacta los efectos que tiene el abuso de la marihuana en el organismo. En Clínica Ser somos especialistas en el tratamiento de adicciones. La ayuda está a un mensaje: 221 349 0308

Te invitamos a ver el siguiente video y conocer mas sobre esta adicción.

LAS ADICCIONES Y EL SUICIDIO

El pasado 10 de septiembre, se celebró el día mundial de la prevención al suicidio, motivo por el cual, hablaremos acerca de la relación entre las adicciones y el suicidio.

A partir de los últimos años el aumento en la tasa de suicidios ha llamado la atención de las autoridades de salud no solo del México sino del mundo entero. En términos generales, el suicidio se entiende o define como la generación de un daño autoinfligido de una persona de forma intencional con la finalidad de terminar con su vida.

El suicidio se considera un acto complejo, ya que evoluciona a partir de la idea suicida, el plan suicida y el acto suicida. Las causas principales que se han identificado son la presencia de trastornos mentales y trastornos de la personalidad, particularmente los trastornos depresivos, obsesivos compulsivos, antisociales, limítrofe de la personalidad y, en nuestro interés el trastorno por consumo de sustancias, en el cual el riesgo de suicidio entre la población consumidora es mayor que el general de la población inclusive en los que presentan una comorbilidad en trastornos psiquiátricos.

En el caso del consumo de sustancias adictivas, el número más significativo que presentan conducta suicida se presentan en el consumo del alcohol, la marihuana, los sedantes, estimulantes y opioides, en los cuales lo principal es el consumo y el alto número de consumidores lo que aumenta la estadística debido a que el consumidor de sustancias adictivas indica tener más síntomas depresivos y una comorbilidad psiquiátrica, esto significa que la persona sufre dos o más trastornos o enfermedades que se presentan al mismo tiempo o que existe una interacción entre ellas, lo que hace que en un número alto utilicen fármacos de prescripción como método suicida o el haber experimentado un número mayor de sobredosis.

Es importante entender también que el consumo de sustancias adictivas es, por sí solo, un comportamiento suicida de forma constante.

Esta prevalencia se debe a que la desinhibición que provoca la intoxicación incrementa dicho riesgo al reducir la inhibición para cometer un acto impulsivo, a la vez de que al consumir las sustancias, tanto la intoxicación como la abstinencia, perturban la capacidad de juicio y esto potencializa la desinhibición de la conducta.

Otra característica es la generación de descuido hacia su vida, indiferencia, desesperanza, provocando alteraciones en el estado de ánimo, ya sea hacia la depresión, hacia un ánimo expansivo e incluso la irritabilidad.

Es necesario recordar que el consumo de sustancias presenta daño cerebral acompañado de disfunciones y cambios neuropsicológicos que afectan y deterioran la conducta y el estado de ánimo pudiéndose generar conductas agresivas y violentas.                 

Por otra parte, es necesario que se tome en cuenta, aunque con cautela, los fallecimientos suicidas provocados por sobredosis. En este sentido, se ha informado sobre subgrupos de consumidores de sustancias con un nivel elevado de impulsividad, como el caso de los consumidores de heroína, en quienes se ha encontrado un rango de sobredosis anteriores a la conducta suicida de 48 a 68%.

En conclusión, el consumo de sustancias es un factor importante relacionado con el suicidio al comparar con otras causas de defunción, en los sujetos cuya causa de defunción fue dictaminada por el SEMEFO de las entidades federativas participantes en el SISVEA. Sin embargo, deben establecerse mecanismos o metodologías más precisos para la detección de las sustancias con objeto de mejorar el registro de los casos de suicidio bajo la influencia de éstas.

En Clínica Ser, sabemos que:

  • El suicidio es prevenible mediante intervenciones oportunas.
  • La Identificación temprana, el acudir a tiempo a un programa de rehabilitación de adicciones, que ofrezca un tratamiento y atención profesional para personas que presentan abuso de sustancias, puede salvar su vida o la de su ser querido.

NO ESPERE A QUE SE PRESENTEN EVENTOS LAMENTABLES E IRREPARABLES, SOLICITE AYUDA PROFESIONAL HOY.

¡En Clínica Ser la Ayuda está Lista!

LLÁMENOS podemos Ayudarle (222) 231-7626 / 231-7574 / 249-9390.

 

Mtro. Adrián Alberto Pérez Méndez

Terapeuta de Clínica SER

Maestría en Psicología Clínica Infanto – Juvenil

Ced. Prof. 11929943

SER FELIZ ES UNA DECISIÓN

Nuestro maravilloso cerebro es el lugar en donde se instalan nuestras creencias, las cuales pueden limitar nuestra capacidad de ser felices.

Dado lo anterior, podemos concluir que el ser feliz es una decisión, cuando podemos sobreponernos al miedo. En los primeros 7 años de vida el niño que crece en un entorno feliz aprende a ser feliz, después de esta edad, el ser feliz se convierte en una decisión, de ahí la necesidad de aprender a ser feliz. Cada quien elige si quiere ser feliz y con qué puede ser feliz, la felicidad no tiene ni costo ni precio, y básicamente no se necesita de alguien para encontrar ese sentimiento de felicidad, por ello que las personas sólo me pueden contagiar de felicidad, pero no son la fuente de la misma.

¿Qué es lo que nos limita a ser felices? La respuesta es las creencias. En un origen las creencias surgen desde la tradición familiar, a través de nuestros padres y posteriormente por las experiencias de vida que vamos teniendo y que gracias a nuestro proceso de pensamiento vamos elaborando e interpretando. Está en nosotros la perspectiva del pensamiento que decidiremos dar, ya sea de connotación positiva o negativa. En conclusión, yo decido a través de mi pensamiento el poder ser feliz.

Fisiológicamente necesito elaborar nuevas conexiones neuronales, a modo de quitar los pensamientos negativos (algunas veces relacionadas con las adicciones) que se han convertido en creencias y remplazarlos por nuevos pensamientos en donde me veo con actitud de “yo puedo” y “yo merezco”, y de tanto pensarlos lo podré llevar a la práctica al grado que se terminará convirtiendo en una creencia.

Una estrategia que puede ayudar es actuar como si fuera feliz, hay un refrán que dice: “haz como si creyeras y terminarás creyendo”, al mandar mensajes tanto físicos como mentales a mi cerebro a través de pensamientos positivos, poco a poco se irán construyendo nuevas creencias que me acercarán a la felicidad y me alejarán del miedo. Es necesario pretender que somos felices. Ya que algo que se practica 36 veces hace que se desarrolle un esquema mental. Esta estrategia la utilizamos en Clínica Ser para el tratamiento y rehabilitación de nuestros pacientes con adicciones.

Una cosa es el cerebro y otra distinta la mente, entre más conciencia pueda desarrollar del potencial de mi mente, más podré acercarme a la felicidad, para ello se requiere de una práctica constante de actitudes y pensamientos agradables. En el cerebro hay una región específica que es el giro del cíngulo en donde se encuentran neuronas espejo, con lo cual podemos imitar lo que nos ofrece el entorno y si imito situaciones de felicidad tarde o temprano actuaré feliz y por consecuencia mi entorno cambiará también.

Otras cosas que podemos utilizar para lograr el cambio de paradigma de nuestras creencias de miedo hacia las creencias positivas que nos regalarán felicidad son:

  • Los abrazos y el contacto humano libera fuertes dosis de dopamina y oxitocina, las cuales elevan el estado de ánimo y generan una sensación de felicidad.

 

  • La risa, la cual puede ser contagiosa y liberar neurotransmisores de placer y felicidad.

 

  • La música, ya que esta activa los centros del lenguaje, la memoria, el sistema límbico y una serie de reacciones químicas a nivel cerebral. De ahí la importancia de eliminar la música que nos conecta con recuerdos desagradables y por el contrario generar nuevas conexiones neuronales con música que nos conecte o genere sensaciones gratas.

 

En conclusión: tengo la inteligencia necesaria para discernir y poder tomar decisiones para ser feliz, para ello necesito perder el miedo y aprender a aceptar lo que sucede, así cuando acepto desarrollo la humildad y más cerca podré estar de la felicidad.

En Clínica Ser trabajamos junto con nuestros pacientes para desarrollar un cambio, utilizando las más novedosas técnicas terapéuticas, que les permitan recuperarse de cualquier adicción y vivir el sentido de una vida plena libre de sustancias.

¡Solicita Ayuda Hoy, y comienza el cambio en manos Expertas!

 LLÁMANOS (222) 231-7626 / 231-7574 / 249-9390.

E.A. Guillermo Rojas Ayón

Especialista en Adicciones de Clínica SER

Cédula de Especialista 7237938