¿Yo estoy mal?

La Codependencia

Es la relación de dependencia emocional (estar tan preocupados y centrados en tratar de rescatar, proteger o curar a otro, que en el proceso encaminan sus propias vidas hacia el caos); que establece una persona no adicta (habitualmente familiar más próximo o allegado) con una persona con algún tipo de adicción.
Es una dependencia de los demás: de sus estados de ánimo, de su conducta, de su enfermedad o bienestar y de su amor.
La codependencia se caracteriza por un sentido de urgencia por el control de la conducta de otros, especialmente de la del adicto.

Son codependientes aquellas personas que viven o han vivido con alcohólicos(as), drogadictos(as), jugadores(as), comedores compulsivos(as), fanáticos(as) del trabajo, del sexo, criminales, adolescentes en rebelión, neuróticos u hombres o mujeres violentos(as) durante algún tiempo prolongado; es decir un familiar, amigo(a), compañero(a) o pareja, etc., como resultado de su relación cercana con alguien que tiene una dependencia o adicción.

Síntomas        

– Dificultad para establecer y mantener relaciones íntimas sanas
– Dificultad para expresar sus emociones(Congelamiento emocional)
– Perfeccionismo
– Necesidad obsesiva de controlar la conducta de otros
– Conductas compulsivas( repetidas y persistentes)
– Sentirse sobre-responsables por las conductas de otros
– Profundos sentimientos de incapacidad
– Vergüenza tóxica (creer “no ser querido”, sentirse inútil y con miedo a ser rechazado, ser un defecto e inferior a todos los demás)
– Autoimagen negativa
– Dependencia de la aprobación externa
– Dolores de cabeza y espalda crónicos
– Gastritis y diarrea crónicas
– Depresión
Estos síntomas se presentan primero en la relación enferma con los más cercanos (madre principalmente, esposa, hijos, novia, amigas,etc.) que produce la tensión, pero luego se transfiere a las demás relaciones del dependiente.

Como se Recupera    

 La codependencia es una enfermedad tratable. El tratamiento puede consistir en una mezcla de psicoterapia y asistencia a grupos de autoayuda, hasta sesiones estructuradas de terapia familiar.Muchas veces la recuperación de una familia afectada por la adicción, comienza con la recuperación de los dependientes, sin embargo es necesario que el dependiente ponga el foco en su propia recuperación y cuidado personal, para que esto ocurra.La familia es una parte importante en la comprensión, intervención y manejo clínico de las adicciones, por lo que es necesario que la familia se involucre tanto en el tratamiento como en la recuperación de los procesos adictivos.

No obstante el familiar codependiente tiene que tener claro que es responsable de su propia recuperación y no de la recuperación de la o del adicto en sí.

Mtro. Edward Fisher

Ced 6987755

RECUPERACIÓN, ACEPTACIÓN DE LA ENFERMEDAD

En la vida adictiva, una de las características fundamentales ha sido el descontrol emocional, siendo este el centro de muchos males, es por ello que el programa de A.A. en el proceso de recuperación es necesario que poco a poco se conozca la amenaza que detona el consumo y la compulsión por la adicción.

En el internamiento de clínica ser, se aprende acerca de si mismo, como una forma de atacar el problema.  El alcohol, es un agente químico externo, que actúa sobre el cerebro y desequilibra su normal funcionamiento, como consecuencia, la vida emocional se vuelve caótica para las personas que lo ingieren.

Se incrementan o se hacen más notorios los defectos de carácter que se mencionan en A.A. la forma de relacionarse en todas las áreas se vuelve inadaptada, el desorden, la falta de seguridad y el valor para vivir, se convierten en el pan de todos los días. Emocionalmente se es lábil lo que produce inestabilidad profunda e inmadurez emocional que no permite desarrollar habilidades sociales y de afrontamiento ante las dificultades.

Esta inconciencia constante es una fuga de su propia realidad, sin embargo, a medida que la incapacidad orgánica se va desarrollando, los conflictos también crecen, hasta que totalmente el refugio es la botella.

En este sentido las emociones, la forma de percibir su propia vida, los pensamientos y por ende la conducta, desencadenan tragedias de destrucción total del enfermo alcohólico ya que las consecuencias no son solo físicas, si no también sociales, emocionales y cognitivas.               

El programa de A.A. a través de su literatura, sugiere como afrontar estos problemas inherentes a la personalidad del alcohólico. Dichas síntesis son:

Admisión del alcoholismo. Reconocer hasta lo más profundo que se es un enfermo alcohólico y que el más leve contacto con el alcohol es suficiente para que sufran cambios físicos y mentales que trastornan la personalidad. Si practicamos este primer punto, hay humildad.  

Análisis de la personalidad y catarsis Hacer un inventario completo de su propia vida y reconocer sus faltas ante Dios y ante otro ser humano, con el fin primordial de limpiar todas las manchas que entenebrecen al alma. Aquí hay honradez.                                     

Dependencia de un Poder Superior. Reconocer que fue impotente para resolver sus problemas y que necesita de ayuda externa. Al principio esta ayuda viene del grupo de A.A. pero finalmente se llega a la conclusión de que es un poder superior el que rige la conciencia de los grupos. Aceptando este punto estamos usando el buen juicio.                            

Reajuste de relaciones interpersonales. Se lleva a cabo un “aterrizaje” a la realidad, y cada quien va arreglando su parcela como mejor le parezca, reanudando sus relaciones con sus vecinos y mejorándolas, hasta lograr el mejor entendimiento que se había perdido. Aquí desaparece la neurosis.     

Trabajar con otros alcohólicos. Esta es una sencilla forma de “pagar” la sobriedad adquirida, dándole la oportunidad a otro alcohólico de conocer el camino viable a la recuperación. Esta dádiva, la sobriedad, no nos reportó gasto alguno y en esta misma forma debemos proceder nosotros. Aquí hay amor espiritual y se practican otras virtudes como la tolerancia y la humildad que son básicas para el crecimiento espiritual de la persona enferma. Decimos que el programa de A.A. es de amor ¿Por qué?  Porque utilizamos inteligentemente los recursos del gigante rosa del amor para vencer al gigante negro del miedo y al gigante rojo de la ira, estabilizando así la vida emocional.

 

 SIC. BLANCA CECILIA ADÁN PERALTA

MTRA. EN PSICOTERAPIA Y DIAGNÓSTICO CLINICO

CÉDULA PROFESIONAL 10769035

HABLANDO DE RECAÍDAS

El tema de las recaídas en las adicciones, es complejo ya que tanto la familia como los pacientes no quisieran atravesar estos momentos, sin embargo, intervienen diversos factores, entre ellos que los pensamientos de consumo están relacionados con hábitos y estos generan decisiones de riesgo, llevándolo a un punto crítico y de susceptibilidad. Sabiendo que es una enfermedad crónica, existe una predisposición a recaer o regresar al mismo estilo de vida, es por ello que en clínica ser es importante que tanto la familia como el paciente generen cambios que los lleven a aceptar condiciones de enfermedad desarrollando factores protectores y formas eficientes de evitar la recaída, algunas de estas sugerencias son:  

  • Saber querer enseñar, saber transmitir valores.
  • Ser servicial, honesto, no delegar en el otro.
  • Decir lo que piensa de una forma asertiva.
  • Evitar que haya alcohol en casa.
  • Evitar lugares de consumo.
  • Si tiene pensamientos, recuerdos de consumo pedir apoyo.
  • Tener responsabilidades.
  • Aceptar normas para las salidas.
  • Relacionarse con personas no consumidoras.
  • Fijarse limites Deportes, juegos, no tener tiempos de ocio.
  • Ser perseverantes en lo que se proponga en el plan de vida a corto plazo.
  • Tener objetivos reales y alcanzables, así como metas cercanas.
  • Resolver lo que no te gusta, de tu día a día.
  • Desarrollar la escucha activa.
  • No pensar solamente en uno mismo, ayudar a ver las necesidades del otro.
  • Saber diferenciar lo malo de lo bueno.
  • Tener en cuenta que hablar de la recaída no es fomentarla, sin que llegue a ser una obsesión, lo cual llevaría a una profecía autocumplida.
  • Continuar con el proceso de terapia empezado.
  • Asistencia a grupos de autoauyuda.
  • Ser puntual con el tratamiento farmacológico.

Es importante que generes conciencia que, en una enfermedad, requiere, cuidado, atención, continuidad y aceptación.

______________________________________________________________________________

PSIC. BLANCA CECILIA ADÁN PERALTA

MTRA. EN PSICOTERAPIA Y DIAGNÓSTICO CLINICO

CÉDULA PROFESIONAL 10769035

¿Cómo se si consumió mi familiar?

Hay síntomas emocionales y físicos evidentes cuando hay consumo de drogas, no obstante no asumas inmediatamente que la persona lo está haciendo. Podría haber otras razones por las cuales se comporta de manera inusual.

Señales emocionales

  • Mal humor, excitación, ira, hostilidad, depresión
  • Irritabilidad, agresividad y/o distracción
  • Mentir y robar constantemente dentro de casa
  • Negarse a reconocer los efectos nocivos de las drogas
  • Guardar secreto sobre las llamadas telefónicas
  • Tener amigos que no quieren que conozca o de los que no quieren hablar
  • Contestar con evasivas cuando se le pregunta dónde ha estado
  • Pérdida de motivación
  • Falta de interés en la vida cotidiana
  • Faltar a clases
  • Disminución en el rendimiento escolar o laboral
  • Descuido en el cumplimiento de obligaciones y deberes

Signos físicos

  • Somnolencia (Estado en el que se tiene sensación de cansancio, pesadez, sueño, embotamiento de los sentidos y torpeza en los movimientos).
  • Temblor
  • Ojos enrojecidos, pupilas dilatadas sin motivo aparente
  • Falta de interés en la higiene personal y aspecto descuidado en el vestir
  • Arrastrar las palabras
  • Pérdida o aumento exagerado del apetito
  • Movimientos descoordinados
  • Ojeras
  • Horarios de dormir irregulares (tendencia a dormir en el día y permanecer despierto por la noche)
  • Frecuentes resfriados y tos
  • Pérdida de peso

______________________________________________________

Mtro Edward Fisher

Ced. 6987755

COMO DEBO ACTUAR CUANDO CONSUMA MI SER QUERIDO

  • Lo primero que debe hacer al confirmar que existe el consumo o hay una adicción es evitar alarmarse, entrar en pánico y lo que es más grave negarlo.
  • El coraje, resentimiento, la culpa y el sentirse que ha fracaso como padre son algunas de las reacciones comunes.
  • Cálmese para que pueda analizar la situación y pueda buscar la ayuda que necesita para atenderlo.
  • Evite culparse a sí mismo o a otros del problema.
  • No se enfrente a su familiar sobre todo si está bajo los efectos de las drogas, espere a que esté sobrio (que el efecto de la sustancia haya pasado) o esté tranquilo para conversar sobre lo sucedido.
  • Posteriormente con calma y objetividad, hablen sobre la conducta que presenta. Esta situación no es fácil, así que si antes necesita caminar y tomar un poco de aire, hágalo, luego comience la conversación.
  • Cuando hable con su familiar, asegúrese de que a él o ella le quede  claro su oposición o postura respecto al uso de las drogas, establezca normas familiares y cerciórese de que lo comprendan; también hágale saber que ante el incumplimiento de las reglas, deberá aplicar y sancionar conforme las normas disciplinarias acordadas por la familia.
  • No ceda ante la promesa de su familiar de que no volverá a hacerlo.
  • No sientan pena o vergüenza de la situación, afróntenla y busquen ayuda especializada en el tema, para que les guíen cómo y en dónde tratar el problema.
  • Clínica SER cuenta con atención las veinticuatro horas del día enfocado en darle una atención personalizada a tu ser querido.
  • Busca información acerca de lo que es una adicción a las drogas o juegos de azar, en especial la que este presentando el familiar, es importante saber a qué nos estamos enfrentando.
  • Investigar qué tipo de tratamientos existe para atender a una persona con adicción, en qué consisten, cuáles son sus objetivos, tiempo de duración y costos.
  • Ubicar el que se adapte a la situación de su familiar con adicción y a la familia.
  • Infórmense en qué consistirá específicamente el programa o plan de tratamiento que el familiar con adicción y la familia llevará.
  • Recibir una atención basada en la equidad, respeto y no discriminación por diferencia en religión, cultura o género. Para que el tratamiento sea efectivo hay que considerar estos elementos: Tener una evaluación y diagnóstico inicial integral para tener una visión del grado de consumo y estado general de salud, así como la detección de otros problemas nivel educativo, familiar, legal o de salud mental.
  • Quizá haya necesidad de trabajar en red es decir en coordinación con otras instancias y/o con toda la familia.
  • Recibir servicios profesionales e integrales (equipo de salud y especialista en adicciones).
  • Participación de la familia en el tratamiento
  • Contar con servicios y terapias apropiadas al caso.
  • Familia y paciente guiados por el o la terapeuta, establecer y seguir estrategias que involucren y mantengan al o a la paciente en tratamiento.
  • Evaluar el cumplimiento de los objetivos y los resultados conforme la aplicación del plan de tratamiento para la atención del caso.
  • Establecer una fase de seguimiento al finalizar el programa para reforzar, brindar el apoyo y acompañamiento para una recuperación exitosa y prevenir una recaída.
  • Los familiares deben aprender y generar conductas orientadas a que la responsabilidad de mantener la abstinencia es del familiar recuperado, que la institución y los terapeutas sabrán enfrentar el problema y que los familiares deberán mantener una firme actitud de que en caso de una recaída el o la  paciente debe volver al proceso de atención lo antes posible.  

Mtro Edward Fisher

“El paciente en cambio de la adicción”

Cuando una persona se encuentra inmerso en el problema de consumo de drogas, por lo general los familiares o personas cercanas no saben cómo enfrentar esta situación ni tampoco que hacer para auxiliar en la rehabilitación, por lo que es necesario abordar esta problemática para orientar a los familiares en el cómo hacerlo.

            Iniciemos por entender que para poder iniciar un proceso de rehabilitación, se requiere que la persona en adicción muestre conciencia sobre su problema y que, de esta manera, pueda pasar por diferentes etapas y que se verán influenciadas por la motivación y progreso del paciente, ya que deberá efectuar cambios en su conducta y, principalmente en el abandono del consumo y el sostén de la abstinencia.

            Para dicho proceso, se requiere primeramente de a ayuda profesional psiquiátrica y psicológica, así como del apoyo de grupos de Alcohólicos anónimos o Narcóticos anónimos, así como la red de apoyo que los familiares, personas cercanas o amigos le puedan proporcionar.

            Recuerde que la adicción e una enfermedad grave que afecta al cerebro y a distintos órganos del cuerpo, así como al comportamiento y las emociones de la persona en adicción.

            Para iniciar se deben de reconocer las diferentes etapas por las que una persona con adicción pasa.

Por lo general, la primera etapa en la que se encuentra un drogodependiente, es al momento en que de ninguna manera acepta tener el problema y/ o la enfermedad y, por lo tanto, tampoco le interesa el buscar o recibir ayuda y mucho menos en recibir un tratamiento. Por esta razón, su adicción seguirá en progreso y se continuarán dando las consecuencias negativas.

Posteriormente la persona inicia a darse cuenta del daño que se está ocasionando y que el placer desparece y se convierte en un dolor, por lo que inicia a tener conciencia de su problema y posiblemente nazca en él la idea de un cambio. Esto podrá hacer que en la persona aparezca la motivación para la búsqueda de ayuda, sin que este al cien por ciento convencido, por lo que aún no tomara acciones.

            Una vez que la persona se siente preparado y decide buscar y recibir la ayuda profesional, es porque se ha dado cuenta de que no desea o quiere seguir viviendo como lo ha hecho hasta ahora, poniendo la disposición y haciendo lo que se requiere para iniciar el cambio. Aquí es muy importante canalizar a la persona a que reciba atención profesional especializada, ya que de hacerlo en forma incorrecta, la persona podría no avanzar, rechazar o abandonar la ayuda. 

            Una vez que la persona recibe la ayuda iniciara a efectuar cambios, los cuales deben de tener permanencia, principalmente para evitar las recaídas al consumo. Es muy importante que la persona asuma su responsabilidad y ponga todo su esfuerzo, empeño y constancia en mantener los cambios y nuevos hábitos que va ejerciendo. Aquí también es muy importante el apoyo familiar que puede tener para mantenerse en dichos cambión y no flaquear.                

            Cuando se logran mantener los cambios por un largo tiempo, el cravin o deseo de consumir, así como los estímulos detonadores, las conductas o actitudes de búsqueda de oportunidades de consumo, irán perdiendo cada vez y en forma progresiva más fuerza, por lo que es necesario continuar dándole mantenimiento y permanencia hasta lograr que éstos se detengan y que su rehabilitación sea para toda la vida. 

            También es importante tomar en cuenta que la posibilidad de recaídas exista a pesar de los hábitos que se han aprendido y aplicado, por lo que se debe de tener conciencia de ello, por lo que la persona deberá hacerse responsable del mantenimiento de su rehabilitación.

            Recuerde que para la rehabilitación intervienen diferente factores que pueden incluir internamiento, desintoxicación, terapia y programas de recuperación u otras formas de tratamiento, sin olvidar un factor primordial que el apoyo de las personas cercanas al adicto, que aunque difícil, debe de hacerse con el cariño que se le tiene sin sobreprotegerlo, volverse codependiente o no acatar las indicaciones que los profesionales les brindan, recuerde que estas indicaciones son para el bien de su familiar y de todos en particular.

______________________________________________________________________________

Por. Mtro. en Psicología Adrián Alberto Pérez Méndez

Psicoterapeuta clínica “SER”

La familia como engranaje de recuperación

Imaginemos que la familia y su relación con el paciente alcohólico-adicto es como un engranaje. Un sistema de engranes complejos en donde la disfuncionalidad de la familia ha funcionado hasta el punto en donde alguien decide pedir ayuda y por consiguiente el enfermo entra a un proceso de rehabilitación.

Viendo al sistema familiar como engranes que interactúan entre si podemos tener cuatro opciones:

  1. El engrane paciente SI cambia y el engrane familia SI cambia: Juntos vas a experimentar una nueva interacción familiar aún por vivir, en donde al menos habrá una dinámica completamente diferente a la ya existente, y en donde se esperan tener mejores resultados que lo anteriormente vivido, pero sobre todo en donde se supone que ya existe un mejor canal de comunicación entre sus miembros.
  2. El engrane paciente SI cambia, pero la familia NO cambia: Si el paciente está consciente y deseoso de su recuperación, no va a embonar en el viejo engranaje familiar y por consiguiente tendrá que retirarse (lo que es poco frecuente), por lo tanto, terminará adaptándose al viejo esquema y regresando a tener la misma dinámica patológica.
  3. El engrane paciente NO cambia y la familia NO cambia: Eso los llevará a vivir la misma dinámica patológica y autodestructiva hasta que alguno de los dos, quiera cambiar.
  4. El engrane paciente NO cambia y la familia SI cambia: Eso hará que el paciente no se adapte y por lo tanto tenga que ser rechazado o aislado del sistema, por lo tanto, para seguir perteneciendo a la familia será imperativo (y conveniente) un SI cambio y, por lo tanto, todos ganan.

Visto desde esta perspectiva, la respuesta para orillar a un verdadero cambio reside en la familia. No es obligación de la familia, más bien es conveniente, ya que, aunque el paciente no cambie, cuando la familia decide cambiar, estarán viviendo el desprendimiento emocional que es tan necesario en la recuperación de adicciones.

______________________________________________________________________________

Psic. Guillermo Rojas Ayón

Especialista en adicciones

Ced. Prof. 7237938

RECUPERACIÓN, ACEPTACIÓN DE LA ENFERMEDAD

En la vida adictiva, una de las características fundamentales ha sido el descontrol emocional, siendo este el centro de muchos males, es por ello que el programa de A.A. en el proceso de recuperación es necesario que poco a poco se conozca la amenaza que detona el consumo y la compulsión por la adicción.

En el internamiento de clínica ser, se aprende acerca de si mismo, como una forma de atacar el problema.  El alcohol, es un agente químico externo, que actúa sobre el cerebro y desequilibra su normal funcionamiento, como consecuencia, la vida emocional se vuelve caótica para las personas que lo ingieren.

Se incrementan o se hacen más notorios los defectos de carácter que se mencionan en A.A. la forma de relacionarse en todas las áreas se vuelve inadaptada, el desorden, la falta de seguridad y el valor para vivir, se convierten en el pan de todos los días. Emocionalmente se es lábil lo que produce inestabilidad profunda e inmadurez emocional que no permite desarrollar habilidades sociales y de afrontamiento ante las dificultades.     

Esta inconciencia constante es una fuga de su propia realidad, sin embargo, a medida que la incapacidad orgánica se va desarrollando, los conflictos también crecen, hasta que totalmente el refugio es la botella.

En este sentido las emociones, la forma de percibir su propia vida, los pensamientos y por ende la conducta, desencadenan tragedias de destrucción total del enfermo alcohólico ya que las consecuencias no son solo físicas, si no también sociales, emocionales y cognitivas.

El programa de A.A. a través de su literatura, sugiere como afrontar estos problemas inherentes a la personalidad del alcohólico. Dichas síntesis son: 

Admisión del alcoholismo. Reconocer hasta lo más profundo que se es un enfermo alcohólico y que el más leve contacto con el alcohol es suficiente para que sufran cambios físicos y mentales que trastornan la personalidad. Si practicamos este primer punto, hay humildad.  

Análisis de la personalidad y catarsis.  Hacer un inventario completo de su propia vida y reconocer sus faltas ante Dios y ante otro ser humano, con el fin primordial de limpiar todas las manchas que entenebrecen al alma. Aquí hay honradez.

Dependencia de un Poder Superior. Reconocer que fue impotente para resolver sus problemas y que necesita de ayuda externa. Al principio esta ayuda viene del grupo de A.A. pero finalmente se llega a la conclusión de que es un poder superior el que rige la conciencia de los grupos. Aceptando este punto estamos usando el buen juicio.

Reajuste de relaciones interpersonales. Se lleva a cabo un “aterrizaje” a la realidad, y cada quien va arreglando su parcela como mejor le parezca, reanudando sus relaciones con sus vecinos y mejorándolas, hasta lograr el mejor entendimiento que se había perdido. Aquí desaparece la neurosis.  

Trabajar con otros alcohólicos. Esta es una sencilla forma de “pagar” la sobriedad adquirida, dándole la oportunidad a otro alcohólico de conocer el camino viable a la recuperación. Esta dádiva, la sobriedad, no nos reportó gasto alguno y en esta misma forma debemos proceder nosotros. Aquí hay amor espiritual y se practican otras virtudes como la tolerancia y la humildad que son básicas para el crecimiento espiritual de la persona enferma. Decimos que el programa de A.A. es de amor ¿Por qué?  Porque utilizamos inteligentemente los recursos del gigante rosa del amor para vencer al gigante negro del miedo y al gigante rojo de la ira, estabilizando así la vida emocional.

______________________________________________________________________________

 SIC. BLANCA CECILIA ADÁN PERALTA

MTRA. EN PSICOTERAPIA Y DIAGNÓSTICO CLINICO

CÉDULA PROFESIONAL 10769035

“El paciente en cambio de la adicción”

Cuando una persona se encuentra inmerso en el problema de consumo de drogas, por lo general los familiares o personas cercanas no saben cómo enfrentar esta situación ni tampoco que hacer para auxiliar en la rehabilitación, por lo que es necesario abordar esta problemática para orientar a los familiares en el cómo hacerlo.

            Iniciemos por entender que para poder iniciar un proceso de rehabilitación, se requiere que la persona en adicción muestre conciencia sobre su problema y que, de esta manera, pueda pasar por diferentes etapas y que se verán influenciadas por la motivación y progreso del paciente, ya que deberá efectuar cambios en su conducta y, principalmente en el abandono del consumo y el sostén de la abstinencia.

            Para dicho proceso, se requiere primeramente de a ayuda profesional psiquiátrica y psicológica, así como del apoyo de grupos de Alcohólicos anónimos o Narcóticos anónimos, así como la red de apoyo que los familiares, personas cercanas o amigos le puedan proporcionar.

            Recuerde que la adicción e una enfermedad grave que afecta al cerebro y a distintos órganos del cuerpo, así como al comportamiento y las emociones de la persona en adicción.

            Para iniciar se deben de reconocer las diferentes etapas por las que una persona con adicción pasa.

Por lo general, la primera etapa en la que se encuentra un drogodependiente, es al momento en que de ninguna manera acepta tener el problema y/ o la enfermedad y, por lo tanto, tampoco le interesa el buscar o recibir ayuda y mucho menos en recibir un tratamiento. Por esta razón, su adicción seguirá en progreso y se continuarán dando las consecuencias negativas.

            Posteriormente la persona inicia a darse cuenta del daño que se está ocasionando y que el placer desparece y se convierte en un dolor, por lo que inicia a tener conciencia de su problema y posiblemente nazca en él la idea de un cambio. Esto podrá hacer que en la persona aparezca la motivación para la búsqueda de ayuda, sin que este al cien por ciento convencido, por lo que aún no tomara acciones.

            Una vez que la persona se siente preparado y decide buscar y recibir la ayuda profesional, es porque se ha dado cuenta de que no desea o quiere seguir viviendo como lo ha hecho hasta ahora, poniendo la disposición y haciendo lo que se requiere para iniciar el cambio. Aquí es muy importante canalizar a la persona a que reciba atención profesional especializada, ya que de hacerlo en forma incorrecta, la persona podría no avanzar, rechazar o abandonar la ayuda.

            Una vez que la persona recibe la ayuda iniciara a efectuar cambios, los cuales deben de tener permanencia, principalmente para evitar las recaídas al consumo. Es muy importante que la persona asuma su responsabilidad y ponga todo su esfuerzo, empeño y constancia en mantener los cambios y nuevos hábitos que va ejerciendo. Aquí también es muy importante el apoyo familiar que puede tener para mantenerse en dichos cambión y no flaquear.            

            Cuando se logran mantener los cambios por un largo tiempo, el cravin o deseo de consumir, así como los estímulos detonadores, las conductas o actitudes de búsqueda de oportunidades de consumo, irán perdiendo cada vez y en forma progresiva más fuerza, por lo que es necesario continuar dándole mantenimiento y permanencia hasta lograr que éstos se detengan y que su rehabilitación sea para toda la vida.

También es importante tomar en cuenta que la posibilidad de recaídas exista a pesar de los hábitos que se han aprendido y aplicado, por lo que se debe de tener conciencia de ello, por lo que la persona deberá hacerse responsable del mantenimiento de su rehabilitación.

            Recuerde que para la rehabilitación intervienen diferente factores que pueden incluir internamiento, desintoxicación, terapia y programas de recuperación u otras formas de tratamiento, sin olvidar un factor primordial que el apoyo de las personas cercanas al adicto, que aunque difícil, debe de hacerse con el cariño que se le tiene sin sobreprotegerlo, volverse codependiente o no acatar las indicaciones que los profesionales les brindan, recuerde que estas indicaciones son para el bien de su familiar y de todos en particular.

______________________________________________________________________________

Mtro. en Psicología Adrián Alberto Pérez Méndez

Psicoterapeuta clínica “SER”

 

¿Cómo se si consumió mi familiar?

Hay síntomas emocionales y físicos evidentes cuando hay consumo de drogas, no obstante no asumas inmediatamente que la persona lo está haciendo. Podría haber otras razones por las cuales se comporta de manera inusual.

Señales emocionales

  • Mal humor, excitación, ira, hostilidad, depresión
  • Irritabilidad, agresividad y/o distracción
  • Mentir y robar constantemente dentro de casa
  • Negarse a reconocer los efectos nocivos de las drogas
  • Guardar secreto sobre las llamadas telefónicas
  • Tener amigos que no quieren que conozca o de los que no quieren hablar
  • Contestar con evasivas cuando se le pregunta dónde ha estado
  • Pérdida de motivación
  • Falta de interés en la vida cotidiana
  • Faltar a clases
  • Disminución en el rendimiento escolar o laboral
  • Descuido en el cumplimiento de obligaciones y deberes

Signos físicos

  • Somnolencia (Estado en el que se tiene sensación de cansancio, pesadez, sueño, embotamiento de los sentidos y torpeza en los movimientos).
  • Temblor
  • Ojos enrojecidos, pupilas dilatadas sin motivo aparente
  • Falta de interés en la higiene personal y aspecto descuidado en el vestir
  • Arrastrar las palabras
  • Pérdida o aumento exagerado del apetito
  • Movimientos descoordinados
  • Ojeras
  • Horarios de dormir irregulares (tendencia a dormir en el día y permanecer despierto por la noche)
  • Frecuentes resfriados y tos
  • Pérdida de peso

______________________________________________________________________________

Mtro Edward Fisher

Ced. 6987755