¿Qué es la Psicofisiología y como utilizarla para ansiedad?

Tabla de contenidos

Psicofisiología de la ansiedad

 

Psicofisiologia y la ansiedad - Clinica SER

 

Para poder tener un buen manejo de ansiedad y buscar las mejores estrategias de afrontamiento, necesitamos conocer nuestras respuestas fisiológicas. Cuando pensamos que no podemos afrontar la situación, que lo haremos mal, que haremos el ridículo, en este caso, la ansiedad, en lugar de ayudarnos a “dar lo mejor de nosotros”, nos puede dificultar las cosas.

 

Este tipo de pensamientos pueden incrementar la ansiedad y hacer que nos domine a nosotros en lugar de que nosotros la dominemos a ella.

 

Adicionalmente, estos pensamientos también pueden facilitar que estemos activados durante demasiado tiempo, gastemos mucha energía, o nos cansemos en exceso. Y, en consecuencia, nuestro rendimiento podría empeorar de forma inevitable. La activación también puede ser contraproducente cuando, de entrada, se dispara con mucha más intensidad de la que necesitamos para afrontar la situación.

 

Cuando estamos en una situación que percibimos como amenazante, nuestro organismo activa los mecanismos que hemos explicado y nos prepara para afrontarla.

 

Si cuando experimentamos sensaciones como taquicardia, tensión muscular, náuseas, etc, las interpretamos como una confirmación de la amenaza, y es probable que empecemos a tener pensamientos del tipo: estoy muy nervioso, seré incapaz de afrontar la situación, no tengo recursos, entre otros. Estos pensamientos favorecen que nos pongamos más nerviosos. Por lo tanto, la reacción de alarma del organismo aumenta.

 

En realidad, le estamos diciendo a nuestro “centro de control” que la situación supone una amenaza importante. 

 

En definitiva, la ansiedad genera pensamientos no adaptativos que, a su vez, incrementan la ansiedad y el incremento de ansiedad provoca pensamientos todavía menos adaptativos. Entramos en un círculo vicioso y si tuviéramos un termómetro que no permitiera medir la ansiedad, comprobaríamos que nuestro nivel es muy alto.

 

Generalmente, cuando el nivel de ansiedad sube mucho, tenemos la sensación de que no la podemos controlar y este sentimiento puede llevarnos a sentirnos desbordados e indefensos.

 

¿Qué ocurre entonces? Psicofisiología de la ansiedad

 

Pensamos lo peor, que nos va a ocurrir una cosa grave como, por ejemplo, que vamos a perder el control o que nos vamos a quedar paralizados y no sabremos reaccionar. Hemos entrado en el círculo vicioso que puede provocar el ataque de pánico. Por ello, esto puede llevarnos a tomar decisiones precipitadas, al consumo de sustancias nocivas, alcohol o cualquier cosa que evite esta sensación.

 

Es importante conocer la forma en la que respondemos ante detonantes emocionales para establecer estrategias adecuadas para una buena autorregulación emocional. Y para esto la ayuda profesional en una clínica de adicciones puede ayudar a reconocer el grado de ansiedad, pero lo más importante, es que proporciona las herramientas y conocimiento necesario para el manejo y control de esta problemática. 

 

Hay tratamientos integrales con atención de psiquiatras, psicólogos y terapeutas que serán de gran ayuda para el control de la ansiedad. Una vez analizados los aspectos generales de la psicofisiología de la ansiedad, vamos a responder las preguntas más frecuentes

 

¿Qué es psicofisiología de las emociones?

 

¡Descubre la psicofisiología de las emociones y cómo afecta a tus seres queridos con problemas de adicción!

 

Cuando se tiene un familiar o amigo que lucha contra una adicción, es importante entender cómo las emociones pueden influir en su proceso de recuperación. Así que prepárate para descubrir cómo las emociones y el cuerpo están interconectados, además de cómo puedes ayudar a tus seres queridos en su camino hacia la recuperación.

 

La psicofisiología de las emociones se refiere a la forma en que nuestras emociones afectan nuestro cuerpo. Es una interesante conexión entre nuestra mente y nuestro cuerpo. Cuando experimentamos una emoción, como por ejemplo el miedo, la felicidad o la tristeza, nuestro cuerpo reacciona de manera específica a cada una de ellas.

 

Por ejemplo, cuando estamos asustados, es posible que nuestro corazón se acelere, nuestra respiración se vuelva más rápida y nuestra piel se ponga de gallina. Estas respuestas físicas son una parte natural de cómo nuestro cuerpo reacciona ante las emociones. En el caso de los adictos, las emociones pueden desempeñar un papel importante en su experiencia de adicción y recuperación.

 

Es importante comprender que las adicciones a menudo están relacionadas con la búsqueda de alivio emocional. Las sustancias adictivas pueden usarse para escapar de emociones difíciles o para intentar sentirse mejor. Sin embargo, esto crea un ciclo destructivo en el que las emociones negativas pueden empeorar la adicción y viceversa.

 

Como familiar y amigo, puedes desempeñar un papel crucial en el apoyo emocional de tus seres queridos que luchan contra la adicción. Aquí hay algunas formas en las que puedes ayudar:

 

  • Escucha activa: Permíteles expresar sus emociones sin juzgar. Escucha atentamente y hazles saber que estás ahí para ellos. A veces, solo hablar sobre sus emociones puede ser un alivio y los ayuda a procesarlas.
  • Ofrece apoyo emocional: Demuéstrales que estás ahí para ellos en los momentos difíciles. Hazles saber que pueden contar contigo para brindarles apoyo emocional y comprensión.
  • Fomenta la comunicación abierta: Anima a tus seres queridos a hablar sobre sus emociones y a buscar ayuda profesional si es necesario. La terapia individual o grupal puede ser muy útil para ayudarles a comprender y manejar sus emociones de manera saludable.
  • Promueve un estilo de vida equilibrado: Ayúdales a adoptar hábitos saludables que promuevan el bienestar emocional, como una alimentación equilibrada, ejercicio regular y suficiente descanso. Estos factores pueden tener un impacto positivo en su estado emocional y ayudarles en su proceso de recuperación.

 

Recuerda que cada persona es única y puede tener diferentes necesidades emocionales. No olvides cuidar de ti mismo también, ya que el apoyo emocional puede ser agotador. Busca tu propio apoyo y también recursos adicionales para ayudarte en esta travesía.

 

¿Qué es psicofisiología de la conducta?

 

La psicofisiología de la conducta se refiere al estudio de cómo los procesos mentales y emocionales influyen en el comportamiento humano y cómo este comportamiento se manifiesta en respuestas físicas del cuerpo.  

 

Cuando hablamos de adicciones, la psicofisiología de la conducta juega un papel importante. Las adicciones a menudo están relacionadas con la búsqueda de gratificación instantánea y la necesidad de alivio de emociones negativas. El cerebro de una persona adicta experimenta cambios en su química, lo que puede afectar su conducta y la forma en que toma decisiones.

 

La conducta adictiva está influenciada tanto por factores psicológicos como fisiológicos. Es importante entender cómo estos aspectos se entrelazan para comprender mejor la adicción y cómo afecta a tus seres queridos. Aquí hay algunos puntos clave a tener en cuenta:

 

  • Cambios en el cerebro: La adicción afecta el funcionamiento del cerebro, específicamente las áreas relacionadas con la recompensa, la motivación y el control de los impulsos. Las sustancias adictivas pueden alterar los circuitos cerebrales, creando una compulsión por buscar y consumir la sustancia.
  • Tolerancia y dependencia: Con el tiempo, el cuerpo se acostumbra a la sustancia adictiva, lo que lleva a la tolerancia y la necesidad de aumentar las dosis para obtener el mismo efecto. La dependencia física también puede desarrollarse, lo que significa que el cuerpo se vuelve dependiente de la sustancia para funcionar correctamente.
  • Respuestas emocionales: La adicción a menudo está relacionada con la búsqueda de alivio emocional. Las sustancias pueden proporcionar una sensación temporal de bienestar o escapar de emociones negativas. Sin embargo, esto crea un ciclo destructivo.
  • Factores de estrés: El estrés puede desempeñar un papel importante en la adicción. Las personas con esta enfermedad pueden recurrir a las sustancias como una forma de hacer frente a situaciones estresantes o traumáticas. Sin embargo, esto sólo perpetúa el ciclo de la adicción y dificulta el manejo saludable del estrés.

Comprender los aspectos psicofisiológicos de la conducta adictiva te ayudará a tener una perspectiva más informada y compasiva.

 


Llama ahora para empezar tu camino hacia la recuperación

Llama ahora para empezar tu camino hacia la recuperación

 

¿Qué es psicofisiología de la percepción?

 

La psicofisiología de la percepción estudia cómo nuestro cerebro y nuestro cuerpo trabajan juntos para interpretar y dar sentido a la información sensorial que recibimos del entorno. En otras palabras, se trata de cómo nuestra mente y nuestros sentidos interactúan para crear nuestra experiencia perceptual.

 

Cuando hablamos de adicciones, la psicofisiología de la percepción juega un papel crucial. Las sustancias adictivas pueden alterar nuestra percepción de la realidad, distorsionando nuestras sensaciones y emociones. Esto puede llevar a un comportamiento adictivo y a una búsqueda constante de gratificación.

 

Así tenemos que, la percepción es la forma en que interpretamos y damos sentido a la información que recibimos a través de nuestros sentidos. Afecta nuestra forma de ver, oír, oler, saborear y sentir el mundo que nos rodea. En el contexto de las adicciones, la percepción puede desempeñar un papel importante en el consumo de sustancias adictivas. Aquí hay algunos aspectos clave a tener en cuenta:

 

  • Percepción de recompensa: Las sustancias adictivas pueden alterar nuestra percepción de la recompensa. De esta forma, pueden generar una sensación de placer y euforia, lo que lleva a una búsqueda constante de esa sensación gratificante. Esto puede hacer que sea más difícil resistir la tentación de consumir la sustancia adictiva.
  • Percepción de escape o alivio: Algunas personas recurren al consumo de drogas como una forma de escapar de situaciones estresantes o emociones difíciles. La percepción de que la sustancia puede proporcionar alivio emocional puede influir en el consumo y en la dificultad para controlar el uso de la droga.
  • Percepción de control: La adicción puede alterar la percepción de control sobre el consumo de drogas. Al principio, una persona puede sentir que tiene el control y puede detenerse en cualquier momento. Sin embargo, a medida que la adicción progresa, esa percepción de control se debilita y el afectado puede sentirse atrapado en un ciclo adictivo.

 

La adicción puede ser abrumadora, pero no estás solo/a. En Clínica Ser, encontrarás un equipo de profesionales comprometidos a brindarte el apoyo que necesitas para ayudar a tu ser querido a superar la adicción. ¡Llámanos ahora! ¡Visita nuestra web!

 

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y mantente informado de nuestras actualizaciones y servicios. ¡Transformamos vidas, recuperamos familias!

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

 

Llámanos al +52 222 231-7626

+52 222 231-7574

WhatsApp  +52 (221) 3490308

 

Mtra. Miriam Samour Nieva

Terapeuta en Clínica SER

Cédula: 11729330

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contáctanos

Si tienes alguna duda, escríbenos y nos pondremos en contacto contigo.

[contact-form-7 id=»72a9160″ title=»Formulario de contacto 1″]