LA IMPORTANCIA DE SANAR HERIDAS (Parte 1)

¿Por qué hablar de sanar heridas? La respuesta es simple ¿Cómo puedo ayudar a mi ser querido si yo no me ayudo? Nadie puede dar lo que no tiene, si yo continuo con resentimientos el camino que emprenda será demasiado pesado o demasiado triste, podemos vernos fuertes, pero por dentro estar vacíos, necesitados, rencorosos, orgullosos etcétera. Toda esta revoltura de emociones puede afectar conscientemente o inconscientemente a mi familiar que se encuentra en recuperación.

En algunas ocasiones estamos resentidos por hechos dolorosos, que nuestros padres realizaron hacia nosotros, lo importante es tomar todas las experiencias sin quitar nada incluyendo lo dulce y lo cruel, lo alegre y lo triste, todo por la simple razón de que esa es nuestra herencia y todo ello nos constituye.

Lo crucial es transformar los pesares en recursos, pero en algunas ocasiones no sabemos qué hacer con el dolor ni cómo manejar nuestras emociones y preferimos evadir lo que lastima, cerramos los ojos y el corazón y ponemos un caparazón una armadura de hierro, sin embargo, lo importante es atravesar la ruta del dolor para no terminar sufriendo.

Las personas que lo hacen suelen sentirse más íntegras y amorosas.

La aceptación es importante, sufrimos cuando nos oponemos, los malestares se nutren de resistencias. Es muy común el caso de los pacientes que juraron de niños no parecerse a sus padres y que descubren en la fase media de la vida, que son y hacen como ellos. Es muy sencillo nos encadena lo que rechazamos y solo lo que amamos nos hace libres.

Confucio afirma que una ofensa no es gran cosa cuando no nos empeñamos en recordarla, sin embargo, es común que construyamos nuestra vida en función de recuerdos muchos de ellos traumáticos, recuerdos que distorsionan nuestra realidad y que nos distancian de nuestro presente, nuestro único sostén. Y es que el único lugar posible para vivir es el presente, los resentimientos pertenecieron en otro tiempo y en otro momento esas imágenes y sensaciones ocurrieron allá y entonces.

Respecto a lo que fue doloroso con los padres ellos pueden llevar su culpa y su responsabilidad. Su desarrollo personal es algo que toca a ellos, son cosas que no podemos cambiar, pero hay que cambiar lo que, si podemos y eso es a nosotros mismos, porque ¿con que derecho le pido a otros que cambie si yo no cambio?

Es importante también comenzar a mirar nuestros defectos, trabajar en ellos aprender a renunciar a nuestra posición de fiscal y juez de nuestros padres, tomar lo bueno que nos dieron que es la vida y lo que no nos dieron de eso encargarnos nosotros mismos.

En Clínica SER® se ofrece un Programa de Rehabilitación de Adicciones Integral, donde, se cuenta con un modelo profesional de atención que conjunta a un equipo de especialistas y terapeutas ampliamente calificados que brinda a la familia información para orientar y ayudar a su ser querido Llámanos, podemos ayudarte. Tu llamada es confidencial y no constituye compromiso alguno.

_____________________________________________________________________________________________________________________

Psic. Jehú Rosales Gómez. Terapeuta de Clínica SER

Referencias:

“El lenguaje del amor” Bert Hellinger

“¿Dónde están las monedas?” Joan Garriga Bacardí

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *