LAS CREENCIAS FUNDAMENTALES DEL SISTEMA DE PENSAMIENTO ADICTIVO Parte 2

Continuando con las creencias donde la mente adictiva se encuentra amargamente atrincherada en este sistema de creencias que nos deja privados de amor o de serenidad, la:

Creencia adictiva n. 3: El ataque y la defensa son mi única seguridad. Menciona en su libro: Jampolsk (1996). El ciclo de ataque y de defensa es el circulo vicioso con el que, se mantiene el sistema de pensamiento adictivo si estamos convencidos de hallarnos a solas, en un mundo donde no hay suficiente de nada, tiene sentido defendernos, creer en el ataque y la defensa es una forma de crear seguridad, es como arrojar un boomerang y pensar que no regresara a nosotros, cada vez que atacamos a otro aumenta la sensación de hallarse en peligro y se necesita de defensa.

Creencia adictiva n. 4: El pasado y el futuro son reales y necesitan ser constantemente evaluados y causa de preocupación. Toda Adicción tiene dos componentes, pasado y futuro, el sistema del pensamiento adictivo se preocupa por igual por todas las oportunidades, el ego se preocupa por las alternativas y crea así una situación, en la que no existe un futuro seguro, existe culpabilidad por el comportamiento pasado y preocupa que aquello a lo que se es adicto, no este siempre ahí, el comportamiento adictivo tiende a formar una bola de nieve, empieza a moverse con lentitud, pero con el transcurso del tiempo se convierte en algo imparable que no permite vivir, si no es con la sustancia, posesión o persona a medida que la bola de nieve aumenta de tamaño parece tener una mentalidad propia y se pierde el control.

Creencia adictiva n. 5: El temor es real, no lo cuestiones. El sistema de pensamiento adictivo, se sostiene así mismo con esta creencia, mientras no cuestiones el temor, el ego permanece intacto, el ego crea el estado de temor en las personas, e impide cuestionar el fundamento ilusorio sobre el que se yergue, por lo que para sanar la mente adictiva se tiene que tomar en cuenta tres palabras: Cuestiona el temor; Durante la practica en la atención se ha observado que mucho de las ansiedades surgen de los temores. Irónicamente el temor aumenta con frecuencia cuando empezamos a buscarlo, existe la sensación común que si la puerta permanece abierta a los sótanos ocultos de temor crecerá el agobio. A pesar que es posible que el temor aumente al principio, al cuestiona el sistema de pensamientos adictivos, nos lleva a reconocer los fundamentos inestables, de hecho, al examinar los temores, es probable se experimente alivio, ya que al hablar de los temores oscuros y ocultos se tiende a arrojar luz y reconocimiento acerca de quien se es realmente. En comparación con la desesperación subyacente que surge de mantener las cosas cerradas con llave y ocultas, afrontar los temores es un cambio satisfactorio. Ocultar los temores no hace sino hacerlos crecer. porque entonces empiezan a alimentarse por sí mismos. Es por ello que para el proceso de recuperación es importante la aceptación que permite enfrentar aquello que ha sido pospuesto.

_____________________________________________________________________________________________________________________

PSIC. BLANCA CECILIA ADÁN PERALTA
MTRA. EN PSICOTERAPIA Y
DIAGNÓSTICO CLINICO
CÉDULA PROFESIONAL 10769035

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *