La Respuesta es: Autocompasión

Cuando te tratas mal a ti mismo(a)

Alguna vez te has tratado como que “eres de lo peor”, “que no te lo mereces, siempre es culpa tuya, mereces ser castigado, si le pasa algo a los demás es porque no los cuidaste adecuadamente, ya mejor no deberías estar, etc.

Todo este malestar puede ser difícil de soportar al grado que ante las quejas y actitudes que muestras de forma negativa, llegas a “hartar a los demás”, a provocar enojo en ellos, a ya no ser tolerantes contigo y por ende te vas a retroalimentar que: “efectivamente, eres de lo peor”. Y no solo los demás se van a enojar o alejar de ti, sino que tú mismo terminarás agotado e irás perdiendo poco a poco ese sentido de vivir, y buscando algo que te haga sentir “mejor” como el Alcohol, y las drogas, comenzando con esto una adicción que en lugar de ayudarte te llevará cada vez a sentirte peor.

Para romper con esta dinámica es necesario que te involucres en comportamientos y conductas que te tranquilicen, que aprendas a reconocer de manera amorosa a tus sentimientos de tristeza, impotencia, abandono o inutilidad. Si no lo haces, te tratarás tan duramente que aumentará tu sufrimiento en la vida (y los que te rodean no se la pasarán a gusto contigo).

¿Cuál es la clave para dejar de vivir así? La respuesta es la autocompasión.

Autocompasión significa tratarse a uno mismo con amabilidad, reconocer que soy humano, que las cosas suceden y que no siempre están bajo mi control y que, aunque lo intente no soy tan poderosa como para poder controlar eso que no me gusta. Que la vida ofrece retos y que es mejor dejarse llevar, que luchar contra la corriente.

Identifica cuales son esos comportamientos que te dan paz y recuérdalos constantemente, para que cuando tengas algún tipo de crisis, en automático recuerdes que necesitas tratarte a ti misma con mucho respeto. Las personas que logran este trato a sí mismas, tienden a pasar los momentos más dolorosos de la vida de una forma más tranquila y por lo tanto más sana.

Y te pregunto: ¿Qué ganas con auto atacarte?, lo único que logras es que tu momento difícil se vuelva más doloroso, con lo cual te vas a sentir en extremo miserable, el sufrimiento va a ser una constante, y obvio vas a querer justificarte, buscar la auto conmiseración, el apoyo de los demás, pero como estás encerrada en un círculo vicioso, aunque te apoyen no lo podrás ver y por lo mismo terminarás quedándote más solo y con más dolor, tristeza y frustración.

La clave está en ACEPTAR

La clave no está en saber si te lo mereces o no te lo mereces, la clave está en ACEPTAR que lo que pasó, simplemente pasó. Para ello necesitas estar convencido y pensar que la auto compasión y la amabilidad hacia ti, son muy importantes. Eso implica también (sin ser cínicos) el tolerar cierto grado de culpa, el saber actuar de manera asertiva, el saber poner límites a los otros (saber decir “NO”).

No te desesperes, la práctica hace al maestro, si lo practicas todos los días, si te lo recuerdas todos los días, comenzarás a cambiar poco a poco tus actitudes, al grado que después de un tiempo (no tan corto) lograrás cambiar tus creencias, las cuales son el origen de todos tus sufrimientos.

En conclusión, si cambia tu manera de reaccionar, cambiará el mundo que está a tu alrededor, o por lo menos ya no te va a perturbar más. Busca ayuda profesional con un Tratamiento integral que incluya terapias psicológicas que te ayudarán en este proceso.

Psic. Guillermo Rojas Ayón

Especialista en adicciones

Terapeuta en Clínica SER

Ced. Prof. 7237938

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *