Psicoeducación familiar

“La reinserción social pos inicio de rehabilitación”

Parte I

Un planteamiento que frecuentemente se hacen los familiares acerca del “Qué hacer una vez que mi familiar sale del internamiento de  rehabilitación”.

Es importante resaltar que una vez que el paciente ha terminado su internamiento inicial a la rehabilitación, es necesario e importante que éste continúe con su tratamiento integral (medicina, psicología, trabajo y/o estudios,  grupo, ejercicio, práctica espiritual, etc.) para fortalecer el mismo y evitar en lo más posible una recaída, ya que si el tratamiento se empieza a debilitar abandonándolo en parte o en su totalidad, las posibilidades de que el paciente recaiga en el consumo se incrementan.

Por otra parte, también se hace necesaria, en forma coordinada la reincorporación social del paciente, ya que el paciente durante su etapa activa de consumo se alejó de la mayoría o de todos los aspectos sociales, volviéndolo disfuncional en diferentes áreas de su vida e incluso pudiendo experimentar el rechazo social general y aislamiento, volviéndose disfuncional en diferentes áreas de su vida. La reincorporación o reinserción social debe de darse de acuerdo a sus potencialidades, inteligencias y capacidades y no solamente resaltar problemas, carencias o incapacidades, lo que hace que la continuidad del tratamiento  sea también para que pueda accesar y disfrutar de los derechos sociales básicos de toda persona, como son la salud, la educación, la vivienda, el trabajo, etc. Todo esto en relación a recibir el tratamiento adecuado, la atención suficiente y el acompañamiento necesario que requiere en forma individual y de acuerdo a la diversidad.

La recomendación principal es que el paciente reciba tratamientos eficaces para combatir la enfermedad de la adicción, tratando todo lo concerniente al consumo, uso y abuso de las sustancias, identificando y aceptando la necesidad de una atención integral. Esta atención implica la reinserción social del paciente.

La atención integral comprende en el área psicológica las diferentes metodologías de intervención, actuaciones, actitudes, ambiente, medio e influencia familiar. En lo referente al aspecto social, la parte educativa, formativa, laboral, legal, mediante procesos de carácter didáctico, aplicativo desde una perspectiva de diversas dimensiones.

El tratamiento psicológico deberá darse en forma individual, personal pero flexible para poder proporcionar al paciente la ayuda y acompañamiento en el descubrimiento y desarrollo de competencias, tanto personales como familiares, sociales, laborales, educativas, etc. y, al mismo tiempo, identificar las áreas débiles, vulnerables o de riesgo que presenta.

El tratamiento debe de integrar objetivos a seguir, como son, en forma generalizada, la conciencia social, la asistencia profesional y de calidad, la disminución de daños por consumo y la reinserción social.

En la próxima entrega explicaré en que consiste cada uno de estos objetivos.

_____________________________________________________________________________________________________________________

Mtro. Psic. Adrián Alberto Pérez Méndez

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *