Luz de Gas II (Gaslighting)

¿Gaslighting? Parte II

 

Esta temática  se ha llevado a la pantalla grande  con la película Gaslight, estrenada en 1944, donde una mujer enfrenta a su marido por coquetear con otra mujer en su casa de Londres, la respuesta de Gregory no es negar la acusación ni confirmar la sospecha, si no reformular con una pregunta: “¿Estás imaginando cosas de nuevo?”. Al final termina por convencer a la mujer de que ha perdido la noción de la realidad.

En muchas ocasiones el paciente farmacodependiente normaliza tanto su situación de consumo de sustancias, que hace creer a la familia que no está mal, que es mejor consumir en casa que afuera, que lo más conveniente es que  le den dinero para obtener su sustancia, de lo contrario robara, que es la obligación de los padres o de la pareja ver por él, es importante la atención integral de las adicciones

Realidad inexistente

La familia se va enfermando con todas estas situaciones, y termina creando una realidad inexistente, hay madres de familia que inyectan a sus hijos droga creyendo que es lo mejor, que piensan que por que hicieron o no hicieron cosas en un pasado el paciente se encuentra con las problemáticas actuales y por esa culpabilidad son responsables de lo que pasa y pudiéramos mencionar infinidad de situaciones, pero en cada una de ellas la familia pierde el “sano juicio” es decir, no actúa correctamente y hace cosas que para ellos están “bien”  pero que en realidad lo único que pasa con esas soluciones, es que se perpetua el problema.

Prevenir el gaslighting y sus consecuencias;

Confía en ti y en tu memoria: nadie puede conocer tu realidad y tus sentimientos mejor que tú.

Evita perseguir la aprobación de los demás: respeta las opiniones pero ten la tuya propia, lo luches por hacer cambiar de opinión al resto de personas.

Rodéate de gente que te haga sentir bien, amigos o familia que te ayudarán a ver la vida de otra forma y mejorarás tu estado de ánimo, dejando atrás los efectos negativos de la luz de gas.

No dejes que superen tus límites: no permitas que te griten o que te hagan sentir mal.

No dejes que nadie decida por ti: evita tener que delegar en otra persona para las decisiones que solo te atañen a ti, puedes pedir consejo, pero siempre debe prevalecer tu criterio.

Trabaja tu autoestima: es la base de todo, si no la tenemos perdemos la confianza en nuestro criterio, por lo que seremos la presa perfecta para el gaslighting.

Evita la dependencia emocional: no delegues algo tan importante como tu felicidad en otra persona, pues entonces será ella la que tenga el mayor control sobre ti. Válete por ti mismo.

La persona que padece el gaslighting y además vive con alguna enfermedad mental necesita hacer tierra, por ello es muy importante que el paciente que consume y la familia busquen ayuda de profesionales con tratamientos completos.

Psic. Jehú Rosales Gómez.

Terapeuta de Clínica SER

Cédula profesional: 6041334

Referencia: https://www.latercera.com/paula/que-es-el-gaslighting-el-abuso-que-radica-en-hacerte-sentir-loca/

https://www.webconsultas.com/mente-y-emociones/familia-y-pareja/consecuencias-del-gaslighting-como-prevenir-sus-efectos

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *