Lo que el paciente No necesita hacer después de la rehabilitación

En una entrega anterior revisamos lo que hay que hacer al salir de rehabilitación, hoy trataré de explicar lo que NO se debe hacer al salir de rehabilitación.

Dado que lo que se pretende es romper con el estilo de vida anterior que llevó al paciente a una vida fuera de control, es necesario establecer una nueva dinámica y una completa reeducación e inclusive cambio de ideas y creencias, por lo que toda actividad que se asocie con el estilo de vida pasado es necesario que sea erradicada y para ello necesita estar alejado de dichas actividades o disparadores, para ello mostraré una pequeña lista como base de sugerencia de lo que NO se debe hacer después de salir de recuperación.

Amistades con las que se consumía: dado que el consumo nubla la capacidad de juicio, los viejos amigos de consumo, aunque sientan afecto por el rehabilitado no podrán ser objetivos y apoyarlo (dado que ellos están igual o peor). En muchas ocasiones existe un celo ante el hecho de que el paciente está en mejor estado que ellos mismos.

Disponibilidad de dinero: Dependiendo de la actividad comercial (algunos tienen negocios). El dinero puede nublar la capacidad de juicio y sentir empoderada a la persona al grado de minimizar las consecuencias con lo que fácilmente puede llegar una idea obsesiva de consumo y posterior la recaída.

Regresar con una pareja tóxica o en una situación sentimental complicada: La adicción se alimenta de emociones, por lo que vivir una situación sentimental complicada puede desencadenar un malestar general en donde la misma adicción hace que se presente el antojo para erróneamente sobreponerse a ese malestar generado por la otra persona o relación.

Acceso a redes sociales: A través de las redes sociales se organizan muchas fiestas y eventos y principalmente para los más jóvenes es una manera común de interactuar, y si están iniciando un nuevo estilo de vida, se van a sentir aislados y se van a frustrar al creer que están dejando de pertenecer (lo cual implícitamente es necesario, por ello que necesitan alejarse de sus amistades de consumo).

Asistencia a eventos en donde habrá sustancia: Esto aplica para alcohol o cualquier otra droga. Para entender esto imagina que estás a dieta y te invitan a un banquete de lo que más te gusta. Eso generará ansiedad y si vas a estar para que solo vivas el antojo, creo que no es prudente vivir ese martirio.

Disponibilidad del automóvil: Como mencioné antes, depende mucho de las actividades profesionales, pero es recomendable que los primeros 90 días la familia los apoye llevándolos a donde sea necesario, de esa manera no les ganará el impulso de “darse sus escapadas” al saber que con un automóvil pueden ir a donde les plazca y en breve tiempo.

Empleos o actividades estresantes: Aunque suene aberrante, a veces es importante darle tiempo al paciente a que se vaya adaptando en su entorno.

Dejar el tratamiento porque ya me siento mejor: Esta frase resume mucho la realidad de lo que hay que hacer y lo que no:

“Lo primero que antepongas a tu recuperación será lo segundo que pierdas…”

_____________________________________________________________________________________________________________________

Psic. Guillermo Rojas Ayón

Especialista en adicciones

Ced. Prof. 7237938

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *