“El paciente en cambio de la adicción”

Cuando una persona se encuentra inmerso en el problema de consumo de drogas, por lo general los familiares o personas cercanas no saben cómo enfrentar esta situación ni tampoco que hacer para auxiliar en la rehabilitación, por lo que es necesario abordar esta problemática para orientar a los familiares en el cómo hacerlo.

            Iniciemos por entender que para poder iniciar un proceso de rehabilitación, se requiere que la persona en adicción muestre conciencia sobre su problema y que, de esta manera, pueda pasar por diferentes etapas y que se verán influenciadas por la motivación y progreso del paciente, ya que deberá efectuar cambios en su conducta y, principalmente en el abandono del consumo y el sostén de la abstinencia.

            Para dicho proceso, se requiere primeramente de a ayuda profesional psiquiátrica y psicológica, así como del apoyo de grupos de Alcohólicos anónimos o Narcóticos anónimos, así como la red de apoyo que los familiares, personas cercanas o amigos le puedan proporcionar.

            Recuerde que la adicción e una enfermedad grave que afecta al cerebro y a distintos órganos del cuerpo, así como al comportamiento y las emociones de la persona en adicción.

            Para iniciar se deben de reconocer las diferentes etapas por las que una persona con adicción pasa.

Por lo general, la primera etapa en la que se encuentra un drogodependiente, es al momento en que de ninguna manera acepta tener el problema y/ o la enfermedad y, por lo tanto, tampoco le interesa el buscar o recibir ayuda y mucho menos en recibir un tratamiento. Por esta razón, su adicción seguirá en progreso y se continuarán dando las consecuencias negativas.

Posteriormente la persona inicia a darse cuenta del daño que se está ocasionando y que el placer desparece y se convierte en un dolor, por lo que inicia a tener conciencia de su problema y posiblemente nazca en él la idea de un cambio. Esto podrá hacer que en la persona aparezca la motivación para la búsqueda de ayuda, sin que este al cien por ciento convencido, por lo que aún no tomara acciones.

            Una vez que la persona se siente preparado y decide buscar y recibir la ayuda profesional, es porque se ha dado cuenta de que no desea o quiere seguir viviendo como lo ha hecho hasta ahora, poniendo la disposición y haciendo lo que se requiere para iniciar el cambio. Aquí es muy importante canalizar a la persona a que reciba atención profesional especializada, ya que de hacerlo en forma incorrecta, la persona podría no avanzar, rechazar o abandonar la ayuda. 

            Una vez que la persona recibe la ayuda iniciara a efectuar cambios, los cuales deben de tener permanencia, principalmente para evitar las recaídas al consumo. Es muy importante que la persona asuma su responsabilidad y ponga todo su esfuerzo, empeño y constancia en mantener los cambios y nuevos hábitos que va ejerciendo. Aquí también es muy importante el apoyo familiar que puede tener para mantenerse en dichos cambión y no flaquear.                

            Cuando se logran mantener los cambios por un largo tiempo, el cravin o deseo de consumir, así como los estímulos detonadores, las conductas o actitudes de búsqueda de oportunidades de consumo, irán perdiendo cada vez y en forma progresiva más fuerza, por lo que es necesario continuar dándole mantenimiento y permanencia hasta lograr que éstos se detengan y que su rehabilitación sea para toda la vida. 

            También es importante tomar en cuenta que la posibilidad de recaídas exista a pesar de los hábitos que se han aprendido y aplicado, por lo que se debe de tener conciencia de ello, por lo que la persona deberá hacerse responsable del mantenimiento de su rehabilitación.

            Recuerde que para la rehabilitación intervienen diferente factores que pueden incluir internamiento, desintoxicación, terapia y programas de recuperación u otras formas de tratamiento, sin olvidar un factor primordial que el apoyo de las personas cercanas al adicto, que aunque difícil, debe de hacerse con el cariño que se le tiene sin sobreprotegerlo, volverse codependiente o no acatar las indicaciones que los profesionales les brindan, recuerde que estas indicaciones son para el bien de su familiar y de todos en particular.

______________________________________________________________________________

Por. Mtro. en Psicología Adrián Alberto Pérez Méndez

Psicoterapeuta clínica “SER”

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *