Consumo en la adolescencia.

La conducta adictiva es uno de los problemas más grandes de salud pública en la actualidad. El consumo de sustancias debe su potencial adictivo a la acción que tienen las drogas sobre el sistema mesolímbico cortical, que actúa en aspectos motivacionales y de recompensa. El riesgo del abuso de drogas aumenta tremendamente durante los periodos de transición, tales como un cambio de escuela, una mudanza, un divorcio, o –para efectos de este artículo- la pubertad.

Debido a que el juicio y la capacidad de los adolescentes para tomar decisiones todavía no están completamente desarrolladas, su habilidad para evaluar los riesgos con exactitud y tomar decisiones sensatas sobre el consumo de  drogas puede encontrarse aún limitadas.

Durante la adolescencia se producen cambios cerebrales importantes  (sobre todo en el lóbulo frontal) que favorecen el desarrollo de funciones como memoria de trabajo, pensamiento abstracto y capacidad para resolver problemas complejos pero, las funciones cerebrales que permiten la inhibición de impulsos todavía no han experimentado un desarrollo completo. Los jóvenes son sumamente sensibles a la influencia y la presión social de los pares, se caracterizan por una búsqueda de sensaciones y toma de riesgos.

El consumo de sustancias en esta etapa puede iniciar desde el uso hasta llegar a un abuso o una adicción. Algunas de las razones por las cuales comienzan a consumir son las siguientes:

  • Quieren encajar con sus amigos o en ciertos grupos sociales.
  • Si existe algún familiar consumidor.
  • Si están pasando por un episodio depresivo o ansioso.
  • Les gusta la forma en que los hace sentir.
  • Si sienten poco amor propio o baja autoestima.
  • Si sienten que no pertenecen.
  • Creen que los hace más adultos.

El uso de sustancias provoca problemas graves, como un mal desempeño escolar, pérdida de relaciones sociales, problemas familiares, legales, económicos entre otros que pueden ocasionar consecuencias permanentes. El consumo de drogas es de las principales causas de muerte o lesiones en la adolescencia (involucrado accidentes automovilísticos, suicidios, violencia, ahogamiento, etc.), de igual manera, el uso de sustancias aumenta el riesgo de embarazo, enfermedades de transmisión sexual.

Es sumamente importante mantener una comunicación asertiva, de confianza y honestidad con nuestros hijos, nos  ayudará a identificar conductas de riesgo para prevenir el consumo de alguna sustancia que implique una dependencia en un futuro.

______________________________________________________________________________

Miriam Samour Nieva

Psicóloga clínica

CP 11729330

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *