“ADICCIONES EN TIEMPOS DE CONFINAMIENTO EN ADOLESCENTES”

Hoy en día nos han bombardeado y absorbido las noticias sobre el covid-19, y hoy no será la excepción, ya que les hablaré de las adicciones en tiempos de confinamiento en adolescentes.

                El confinamiento puede tener dos vertientes en el campo de las adicciones, la primera, el mismo puede resultar una excelente oportunidad de mantenerse en abstinencia, debido a que los mismos amigos o personas consumidoras que se relacionaban con el familiar adicto también se encuentran en confinamiento y, al mismo tiempo se genera un problema de acceso a las sustancias por no encontrar  o acceder a los dilers en las calles, lo que se puede volver una buena oportunidad si ésta se aprovecha.

                Esto va desde la disminución significativa del consumo de la sustancia hasta la oportunidad de observar y sentir los beneficios que proporciona la abstinencia y poder dar reconocimiento al esfuerzo que se está haciendo para mantenerse así.

                Los cambios que podemos observar en el familiar consumidor, primeramente es que se van cambiando los hábitos de salud de riesgo por hábitos sanos, que la comunicación y las relaciones familiares así como la colaboración en casa van teniendo una mejoría. Se vuelve a iniciar una relación que antes por el consumo se había perdido y ahora los padres pueden volver a reconocer a sus hijos, lo que antes ya no pasaba pese a que los mismos defienden la idea de que si los conocen y les tienen confianza. Al mismo tiempo, se mejoran sus situaciones emocionales al tratar de mantenerse tranquilos relajados y unto con la parte cognitiva mejorar su atención, memoria, juicios, escucha, etc.

                Por otra parte no hay que disminuir el cuidado y atención hacia el familiar en adicción, ya que en cualquier momento podrá salir y adquirir la sustancia, por lo que hay que tratar de evitarlo al máximo

                Tratar también de hacer un ambiente agradable en casa a través de actividades de tipo recreativo que sirvan de distractivo al familiar enfermo. Evitar peleas y discusiones internas para evitar sobresaltos emocionales y, al contrario, abrir algún espacio para que puedan comunicar sus emociones, ya que debido al mantenerse en abstinencia, ésta les puede generar enojo, enfado, irritabilidad, intolerancia, así como el no poder dormir adecuadamente, tener altibajos emocionales, pérdida o aumento de apetito entre otras.

                La otra vertiente va asociada al uso y abuso del internet y de las redes sociales, ya que los adolescente se conectan más tiempo a redes o a video juegos, por lo que puede generar un cambio en la adicción o adicción cruzada, esto quiere decir que le familiar, al no tener forma de consumo, cambia su consumo a las redes sociales o a los videojuegos, lo que hace que mantenga la adicción y que exista la posibilidad de que poder salir nuevamente la vuelva a cambiar por la sustancia de consumo e incluso que se quede con ambas adicciones.

                Otras adiciones que se pueden cruzar son hacia los alimentos, exceso de ejercicio, sexo y cibersexo, pornografía, compras compulsivas en línea entre otras.

                Hay que poner atención a las señales o mensajes que nos pueden enviar sobre estas actividades para poner límites y controlar las acciones y así evitarlo.

______________________________________________________________________________

Mtro. Psic. Adrián Alberto Pérez Méndez

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *