Entradas

LA FAMILIA, CAOS Y CODEPENDENCIA

Dentro del ambiente familiar de una persona en adicción, también se presentan una vida caótica e impredecible debido a que no se puede saber o predecir el estado de ánimo con el que el familiar en adicción (alcoholismo, drogadicción, ludopatía etc.) se encuentra, ni tampoco como será su comportamiento.

Esta incertidumbre genera una gran cantidad de estrés y emociones suprimidas, por lo que los miembros de la familia van cada vez más dejando de atender y responder a las necesidades emocionales de los demás integrantes.

Otro de los problemas que frecuentemente se presentan son los relacionados con la confianza y la intimidad, ya que los integrantes de la familia van dejando poco a poco de responder a las necesidades emocionales de los demás miembros, dejando de hacer lo que se había acordado, abandonando el apoyo ni respondiendo en forma empática, con falta de comprensión y desconfianza que en otra etapa pasada existió y que ahora por la situación se va desmoronando.

Por esta situación, es frecuente que los más pequeños, terminen convirtiéndose en adolescentes y posteriormente en jóvenes y adultos que han sido educados en relaciones estresantes, tensas y destructivas, que de una u otra manera no les permite experimentar o vivenciar una relación íntima con otras personas fuera de la familia.

 Por su parte, la esposa o pareja del adicto se ve en la obligación de realizar todas aquellas actividades y obligaciones que su pareja tenía que realizar o cumplir.

Si por su consumo el adicto deja de laborar o es despedido de su trabajo, genera una pérdida de economía en la cual ya no puede pagar los gastos correspondientes y se desobliga de ellos, como respuesta, la esposa o pareja busca la manera de sufragar dichos gastos a través de encontrar un trabajo provisional o solicitar préstamos para hacerlo.

Esto hará que el adicto entre en una zona de confort en la que ya no se hará responsable porque hay quien se haga cargo de la economía de la familia y, como consecuencia, no sufrirá las consecuencias negativas de sus actos, por lo que continuará sin problemas con su adicción (alcoholismo, drogadicción, ludopatía etc.)  ya que la pareja se encarga cada vez de que esto sucede de rescatar y solucionar, lo que fomenta la adicción.

De esta manera la familia entra en un círculo vicioso y en la trampa permanente de la adicción en donde “tu fallas y yo rescato”, justificando la pareja que como va a dejar de comer o atender a los hijos o sus gastos y nuevamente se vuelve a rescatar, del cual se genera un círculo vicioso del cual es difícil salir.

En Clínica SER podemos ayudarte a salir de esta situación.

Llámanos 222 2317626, 222 231 7574

WhatsApp 221 349 0308

 

Mtro. Psic. Adrián Alberto Pérez Méndez 

Cédula 11929943

Piscólogo Terapeuta en Clínica Ser

El Proceso de Recuperación en las Adicciones

Las adicciones a sustancias producen importantes cambios tanto a nivel tanto cerebral como psicológico. En cuanto a la primera se producen cambios neuroquímicos a nivel del sistema nervioso central, estos cambios se traducen en un reajuste biológico,  que a su vez implicarán cambios que se manifestarán a través de signos y síntomas físicos y psicológicos. Usuarios en recuperación y familiares deben estar enterados de las fases que enfrentaran en su proceso.

La fase uno de recuperación, es el síndrome de abstinencia, empieza con el primer abandono del consumo de la sustancia o sustancias, dura entre 1 y 2 semanas dependiendo de la sustancia, cantidad y tiempo de consumo. El síndrome de abstinencia, es la desintoxicación física que involucra deseos intensos de consumir, depresión, ansiedad, baja energía, irritabilidad, insomnio, paranoia, problemas de memoria. Todos estos signos y síntomas seguirán al reajuste neuroquímico cerebral. Es necesario que tanto la persona como su familia, comprendan a que se deben estos estados emocionales y que acabarán.

 

La fase dos de recuperación del paciente, es la de abstinencia temprana, esta fase suele caracterizarse por un estado de bienestar e incluso euforia al sentir o pensar que sus problemas con la sustancia/s están prácticamente resueltos. Dura de 4 a 6 semanas y se caracteriza por el aumento de energía del paciente, aumento del optimismo, leve paranoia. Estas sensaciones pueden llevar a la persona a tener un exceso de confianza que puede causar problemas ya que el paciente puede pensar que no es necesario prolongar el tratamiento, pueden aumentar su exposición sobre todo a disparadores de tipo externo, consumir otro tipo de sustancia diferente a la que les ocasionó la adicción. Por todo ello es muy importante que los usuarios sepan de la
existencia de esta fase y de cuáles son sus características principales así podrán conocer los riesgos y como enfrentarse a ellos haciendo uso de todas las estrategias de las que dispongan hasta el momento (calendario estructurado, conocimiento de sus disparadores, mantener su asistencia al grupo, hacer ejercicio físico para la liberación de endorfinas, detención del pensamiento, relajación progresiva y Yoga)


La fase tres de recuperación es la abstinencia prolongada o fase del muro. Es sin duda, una de las más temidas por los pacientes ya que supone o lo viven como un retroceso debido a que el nivel de energía baja, emocionalmente la persona se siente apática, triste y en algunos casos se manifiestan estados de anhedonia. Puede llegar a durar entre 3 y 4 meses; la persona puede enfrentarse a cambios casi continuos en su estilo de vida, sentimientos de tristeza y rabia, soledad, conflictos familiares, su vida sexual puede verse afectada, pueden reaparecer los deseos de consumo de cualquier adicción/sustancia. Todo esto puede llevar a la persona a creer que nunca se recuperará, aumentando así su desesperanza frente a la situación y las probabilidades de recaída que suelen justificar a través de su estado de ánimo. Hay que destacar la importancia que tiene para sus familiares el conocimiento de esta fase y recalcar que todos estos cambios se siguen a la adecuada estabilización de la neuroquímica cerebral y que los síntomas pasarán con el tiempo.

 

La fase cuatro  es la de adaptación y resolución, dura entre 4 y 6 meses, la persona ya ha superado los síntomas de la abstinencia física, mejorando casi todos sus efectos, sin decir, que su proceso de recuperación haya finalizado. En esta fase el paciente siente que al haber superado la fase del muro, su vida puede retornar a la normalidad, siendo esta una creencia falsa. El objetivo principal de esta fase es mantener el estilo de vida que se ha ido implantando poco a poco a lo largo de cada etapa de la recuperación y aceptando que esta etapa o proceso es para toda la vida. Debido a que en esta fase la estabilidad emocional se ve aumentada, el proceso de toma de decisiones y estado emocional del paciente se ven claramente mejorados. Este hecho puede llevarle a interesarse por realizar actividades que le gusten e incorporarlas a su nuevo estilo de vida. Es muy importante que la persona a través de sus diferentes apoyos (familiares, amigos, diversos grupos de apoyo) y de sí mismo, desarrolle y mantenga un estilo de vida equilibrado.

En Clínica Ser estamos listos para atenderte en Tu proceso de Rehabilitación, la ayuda te espera.

Llámanos al 222 231 7626, 222 231 7574 o contacta por WhatsApp al 221 349 0308.

 

Mtro. Edward German Fisher Naveda

Psicólogo Consejero individual Clínica SER

Maestro en Psicoterapia Ericksoniana

Ced.6987755

Borrachera seca

LA CODEPENDENCIA EN LA PAREJA

En la codependencia la pareja se va olvidando de sí misma, deja de visitar sus familiares, de hacer ejercicio, platicar con amigos, disfrutar de una película… ahora los pensamientos y preocupaciones están enfocadas en la pareja que consume alcohol y/o drogas. No se puede concentrar se invierte una gran cantidad de tiempo y esfuerzo tratando de controlar la conducta del adicto y el entorno. ¿A dónde vas? ¿Con quién estabas? NO PUEDES SALIR !!!…

El cónyuge se va desgastando emocionalmente, al querer salvar al ser amado, paga las deudas que tiene, lo saca de los problemas en los que se mete y le resuelve todos sus problemas, estas acciones se realizan por que se  percibe al otro incapaz de hacerse cargo de sí.

La persona salvadora va introduciendo a una adicción afectiva donde la dependencia está relacionada con el bienestar del ser amado. Si el otro está bien hay tranquilidad, pero si el otro se encuentra mal, no hay bienestar, se genera depresión y ansiedad.

Cuando mis emociones dependen de los demás se habla de una relación “patológica”

¿Por qué llego a descuidarme?

En algunas ocasiones se proviene de una familia con violencia intrafamiliar, presencia de adicciones químicas y/o emocionales, historia de rechazo, historia de abandono y/o historia de abuso sexual, todas estas carencias no determinan pero si influyen en mis comportamientos actuales, poniendo un ejemplo si me abandonaron de pequeño, porque mis padres estaban muy metidos en el trabajo, necesito ese afecto esa compañía, y quien necesita de la compañía de los demás para estar bien se vuelve codependiente. No importa lo que me haga la otra persona lo importante es que no este solo.

Por otra parte, no resulta difícil adivinar que, cuando la relación con el padre ha sido mala, se buscan patrones similares inconscientemente. Es posible que la niña interprete ciertas actitudes negativas como normales. Y vaya siendo permisiva, mientras que otras personas detectarían conductas no saludables y podrían límites desde la primera ocasión y si no se respetasen se alejarían inmediatamente.

En Clínica Ser ofrecemos un modelo profesional de atención, que conjunta a un equipo de especialistas y terapeutas ampliamente calificados, ayudando tanto al paciente como a su familia a superar el caos, miedo y desolación que provoca la adicción.  

Referencia: www.alcoholinformate.org.mx 

En Clínica Ser podemos Ayudarte, Llámanos al (222) 231-7626 / 231-7574 / 249-9390 o mándanos un whatsapp 221 349 0308

 

Psic. Jehú Rosales Gómez.

Psicólogo clínico.

Terapeuta de Clínica SER

Cédula Profesional 6041334

LA ADICCIÓN Y ENFERMEDADES RELACIONADAS

En Clínica Ser, normalmente contamos con pacientes que tienen una o varias enfermedades asociadas a las adicciones, entre algunas; Pulmonares, cardiacas, embolia, cáncer o problemas de salud mental. Los análisis de sangre, electrocardiogramas, radiografías de tórax, nos ayudan a corroborar los efectos nocivos del consumo de drogas y/o alcohol a lo largo de la vida de los usuarios que desean recuperarse.

Un claro ejemplo es como el humo de tabaco puede producir diversos tipos de cáncer, el cristal (metanfetamina) causa problemas dentales graves al igual que una grave descalcificación de los huesos, los opioides una sobredosis y llegar a la muerte, los solventes como su nombre lo establece (inhalantes) destruyen las células nerviosas del cerebro y en todo el cuerpo.

De igual forma, el consumo de drogas aumenta el riesgo de contraer infecciones, cuando se comparten elementos que se usan para la inyección de estas sustancias, tener conductas sexuales sin protección se puede contraer VIH o Hepatitis C. Hay posibilidades de contraer infecciones del corazón, de la piel o ahora el famoso Covid 19 al compartir la pipa o el cigarro y sin respetar la sana distancia.

Por supuesto que hay mayor riesgo de sufrir accidentes en automóvil, al conducir bajo los efectos de las drogas y/o el alcohol, al bajar los reflejos y conciencia, poniendo en riesgo la vida de quien conduce en ese estado y de terceras personas, con consecuencias fatales.

Es común, que la mayoría de las personas que llegan a nuestro programa de rehabilitación de adicciones en Clínica Ser, por un problema de abuso de sustancias, a la par tienen ansiedad, depresión o estrés postraumático, el consumo solo empeora o desencadena esos trastornos y los agudiza.

Algunas personas con estos trastornos pueden consumir drogas para intentar aliviar los síntomas que provocan los padecimientos psiquiátricos, entrando en un círculo interminable de fatales consecuencias.

En Clínica Ser somos Especialistas en el tratamiento de trastornos coexistentes. Contamos con personal especializado para ayudarlos. Si has leído hasta este párrafo, ¿cuánto tiempo quieres seguir esperando?, pide AYUDA HOY.

 Llámanos (222) 231-7626 / 231-7574 / 249-9390.

 

Mtro. Edward German Fisher Naveda

Coordinador de Psicología en Clínica Ser

Maestría en Psicoterapia Ericksoniana

Cédula profesional  6987755

¿Qué hago con un Adicto en casa?

Cuando nos encontramos en casa con nuestros seres queridos, existen momentos en los cuales diferimos de las ideas y acciones que toma cada uno, sin embargo y por lo general, estas “discusiones” siempre acaban en buenos términos. Esta situación se torna mas delicada cuando contamos con un adicto en casa, ya sea que sufre de algún problema de alcoholismo y/o drogadicción, el tema debe tratarse cuidadosamente.

Las primeras acciones que te recomendamos hacer son: Hablarlo con personas cercanas, dejar de evitar el famoso tema de un elefante blanco en la sala como si no hubiese nada fuera de lo normal. Evita por completo intentar convencer al usuario que deje de consumir la sustancia, ya que esto genera un sentimiento de enojo e irritación.

También pueden existir momentos en que la persona traiga el tema a la conversación, con un trato amable y respetuosos, menciónale que te encuentras consiente de lo que está haciendo y las consecuencias negativas que le ha traído (puedes llevar una lista anotada de las diez principales), mencionándole que hay soluciones viables ya sea ambulatorio o de internamiento (un tratamiento de rehabilitación de adicciones)

Asimismo, evita llamarle “adicto”, “enfermo” o de manera que lo demerites, esto fomentará una conversación mucho más fluida y empática.

Háblale que la adicción es un tipo de enfermedad, donde muchos usuarios se sienten culpables y avergonzados por su conducta, sin embargo, al saber que es una enfermedad ayudar a disminuir este sentimiento y crece la necesidad de pedir apoyo.

Una recomendación muy valiosa es que no lo solapes, deja que el se responsabilice de sus consecuencias, deudas, problemas legales, etc. El tratar de solucionar estos problemas y rescatarlo, lo vuelve una persona que no aprenderá la lección que por sus acciones debe enfrentar.

Cuando se de la situación de poner mano firme, hazlo, no titubes o cedas, ya que, si haces esto, la persona sabrá que no hay consecuencias por sus actos.

Si no quiere ayuda, intenta hablar con él con confianza y respeto. Reconoce y asume que no consume alcohol y/o drogas porque quiere. Las sustancias pueden estar ya controlando su conducta. Aprovecha cada ocasión favorable que se presente, para que inicie el tratamiento para el alcoholismo o el tratamiento para la drogadicción.

Establece límites de convivencia familiar, dentro de los cuales tu familiar reciba siempre atención por parte de cada miembro que esté presente. Mantener la calma ante el síndrome de abstinencia sin aceptar el chantaje.

Si tu familiar solicita apoyo, en Clínica SER la AYUDA está LISTA. Nuestro personal especializado los ayudará a superar el caos, miedo, soledad y desesperanza que provocan las adicciones, recuperando su vida.

 

Mtro. Edward German Fisher Naveda

Coordinador de Psicología de Clínica Ser

Maestría en Psicoterapia Ericksoniana
Cédula profesional  6987755

¿Para qué nos Drogamos?

Las drogas sirven, en primer lugar, para DESCUBRIR y, en segundo, para ENCUBRIR.

El joven descubre que la marihuana le ayuda a manejar su ansiedad, ante la falta de un proyecto de vida y le da “nuevas ideas” para componer el mundo caótico que percibe. La oficinista descubre que puede mantenerse con ánimo para seguir trabajando, utilizando cafeína y nicotina. El padre de familia usa dos onzas de alcohol, porque descubrió que le sirvió para conciliar el sueño y de pasada encontrar alivio al estrés por la jornada laboral. El ama de casa descubrió que el uso eventual de anfetaminas le proporciona un rendimiento físico diario, la posibilidad de bajar de peso.

Es de vital importancia, que el terapeuta sepa distinguir desde la primera sesión, si el consumo se debe a una forma en que el paciente descubrió el uso para soportar lo cotidiano, o si dicho consumo dejó de ser hedonista para pasar a ocultar un dolor existencial, físico o psicológico que no pudo resolver en su momento, lo que provocó un enquistamiento. Como resultado, adquiere un consumo que va más allá de sus deseos y voluntad. Apliquemos este esquema a cada uno de los casos citados anteriormente.

Cuando el joven consumidor de marihuana descubre que  el manejo de su ansiedad se calma con la sustancia adictiva. El joven comienza a utilizar una “cortina de humo verde” para ocultar sus pérdidas no resueltas, como la pérdida de su niñez, de sus abuelos, de sus primeros amores o de la lejanía de sus padres, o todo esto junto. Ante esta situación, es comprensible que la marihuana sea una sustancia que le sirve.

La oficinista, en su debida proporción, podrá ocultar un alto nivel de angustia que le provoca el no poder pagar con su quincena, los múltiples compromisos que como madre soltera necesitará solventar. No menos importante, su tabaquismo es una muestra de la impotencia que tiene por callar, ante un jefe que la acosa constantemente y a quien le debe aparentemente, la posibilidad de tener esos ingresos.

En el caso del ejecutivo, el problema del alcohol pasó a ser entendido no como un problema para él, sino como un ansiolítico cotidiano para poder conciliar el sueño. Este consumo que le ha ido permitiendo evadir el origen de su estrés, o sea, las presiones de su trabajo, que además lo demandan como un empresario competitivo, en donde el alcohol se presta como alcahuete de comidas y reuniones, con la aparente forma de relaciones públicas, y que le permitió, además, conocer la cocaína por ofrecimiento de un amigo, como un energético del poder.

Es importante detectar en cada uno de nuestros seres queridos el origen de la problemática con respecto al consumo, en Clínica SER®contamos con personal. profesional que puede ayudar a tu ser querido.

Psic. Jehú Rosales Gómez

Núm. de Cédula Profesional  6041334

Psicoterapeuta en Clínica SER®

Clínica SER® es tu mejor opción para la Rehabilitación de Adicciones  en conjunto con trastornos como la Depresión o la Ansiedad, contamos con atención especializada de Psiquiatras, Psicólogos y Terapeutas que te apoyarán durante el proceso de Desintoxicación y Rehabilitación.

Llámanos, podemos ayudarte.
TEL. (01·222) 231·7626 / 231·7574 / 248·3324 / 249·9390

www.clinicaser.com

BibliografíaDimensiones de la Terapia Familiar. Buenos Aires: Paidós

-Kalina, E.(1988): Teoría y práctica de la psicoterapia familiar del adicto. Actualización. En -Arias, J.A., Fernández Labriola R., Kalina, E., Pierini, C.D. La Familia del Adicto. Buenos Aires:Nueva VisiónArtículo en Revista.-Bejos, L.M.(1991) “Una propuesta de tipología para el diagnóstico de la familia adicta” Revista de las Adicciones. No.4, 13-17.

¿Qué es el abuso de las drogas? ¿Qué es la adicción?

Maestro Edward Germán Fisher Naveda

El abuso de drogas es el uso de sustancias que alteran el estado de ánimo que interfiere con o tiene un efecto negativo sobre la vida de una persona. Esto puede incluir un efecto negativo sobre el bienestar físico, psicológico, social, legal, emocional, ocupacional y educacional. Nótese que la definición utiliza la frase “sustancias que alteran el estado de ánimo”. Éstas incluyen sustancias químicas y medicinas que pueden cambiar los sentimientos de la persona.

Existen tres tipos principales de drogas que alteran el estado de ánimo: estimulantes, depresores y alucinógenos. El abuso de las drogas describe una relación entre la droga y el que la consume que crea disfunción y consecuencias negativas. ¿Crees que el abuso de drogas o alcohol ha afectado de algún modo tu vida?

¿Qué es la adicción?

La adicción puede ser descrita como una condición primaria, crónica y debilitante con factores genéticos, psico-sociales y ambientales que influencian su desarrollo y consecuencias. La adicción tiene que ver con la compulsión, la pérdida de control y el uso continuo a pesar de las consecuencias negativas. El párrafo siguiente describe lo que esto quiere decir.

La adicción es una condición primaria. ¿Qué quiere decir condición primaria? Quiere decir que la adicción no es simplemente el síntoma de algún otro problema, como un desorden psicológico. En otras palabras, la gente no es adicta al alcohol u otras drogas simplemente porque la droga los hace estar menos deprimidos o llenos de ansiedad. Esa puede ser la razón por la cual la gente comienza a tomar alcohol u otras drogas, pero una vez que la adicción comienza, la adicción se convierte en un desorden primario que debe ser tratado. Algunas personas son adictas al alcohol u otras drogas y también padecen  de ansiedad, depresión, o algún otro desorden psicológico. Pero, porque la adicción es un desorden primario, tratar el desorden psicológico no significa que la adicción sea tratada.

Por ejemplo, si las personas consumen alcohol u otras sustancias tóxicas porque pelean con su esposo o esposa, ellos todavía son adictos aun cuando el problema con su esposo o esposa desaparezca. Generalmente la adicción alimenta el desorden psicológico y viceversa haciendo un efecto copo de nieve que acaba en promedio 8 años después de la primera consecuencia grave en una clínica de algún tipo.  Si estás leyendo esto antes de tiempo, es tiempo de actuar. ¿Conoces a alguien que tuviese un desorden psicológico antes de la adicción? ¿Cómo le afectó su desorden o viceversa? En Clínica SER estamos listos para ayudarte. Acércate. Los tratamientos de rehabilitación requieren de trato humano y digno.

El Mtro. Edward G. Fisher Naveda es Psicólogo y Consejero individual en Clínica SER®. Su cédula profesional es: 6987755. 
Consulta su perfil completo aquí

Si tienes un familiar que padece una adicción, puedes consultar esta Guía de Intervención, que te ayudará a saber cómo acercarte a tu ser querido y ayudarlo a enfrentar el problema.  También puedes contactarnos vía telefónica o por correo haciendo click aquí.

LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.
Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

¿Cómo poner límites y así ayudar a tu hijo?

Psic. Ana Fernández del Valle Muñoz Psicóloga y consejera individual en Clínica Ser.

Psic. Ana Fernández del Valle Muñoz
Psicóloga y consejera individual en Clínica Ser.

Este texto es una adaptación de “Setting limits: parents, kinds & drugs” por William L. LaFountain, Hazelden.

1. Los adictos sufren de una enfermedad que altera su personalidad, valores y conducta. Esta enfermedad ocasiona problemas físicos, emocionales y sociales para el adicto, así como para su familia y personas cercanas a él.

2. A pesar de su preocupación, los padres no pueden controlar el comportamiento o las actitudes de la persona adicta. Los padres son responsables sólo de sus propias conductas y actitudes; no tienen la capacidad de controlar a nadie más que a sí mismos.

3. Si los padres quieren sobrevivir, deben establecer límites con respecto a lo que esperan hacer por sí mismos. No son dioses ni superhéroes, no pueden prevenir que sucedan cosas malas. Tienen el derecho y la responsabilidad de manejar sus hogares de la manera que consideren más adecuada.

4. Es inútil y destructivo lamentarse por fracasos del pasado. Los padres no eligen ni deciden que sus hijos consuman drogas. Sentir culpa sólo resta energía a las actitudes y acciones que conducen a cambios positivos.

5. De nada sirve tratar de rescatar a quien suele meterse en problemas por su propia falta de criterio y conducta inadecuada. Rescatar a los hijos una y otra vez genera más irresponsabilidad.

6. Las personas adictas únicamente desean dejar las drogas cuando su consumo trae resultados dolorosos y desagradables repetidamente. El sufrimiento es un buen maestro, especialmente cuando está asociado al abuso de sustancias.

7. Las rutinas de rescate y protección de los padres vuelven a los hijos más dependientes, irresponsables y resentidos. Es necesario practicar el establecimiento de límites para volverse hábiles en ese terreno.

8. Dar razones, sermonear, regañar y amenazar son métodos que rara vez funcionan con las personas adictas. Las palabras son adversarios débiles de las drogas.

9. Aceptar promesas, excusas u otras manipulaciones de los adictos promueve nuevos abusos y mayor negación. Las palabras y razones nunca sustituyen a las conductas responsables.

10. Desapegarse de la carga de preocupaciones y responsabilidad es mejor para todos a largo plazo. El amor requiere firmeza con la que muchos padres tienen dificultad para manifestar, por lo que puede requerir apoyo de grupo y ayuda profesional.

11. Los padres deben establecer principios claros y firmes sobre lo que se considera comportamiento aceptable en la casa. Ceder ante demandas irracionales promueve conductas indeseables y más demandas. El hogar y su atmósfera son tuyas, no las dejes ir.

12. Las personas adictas en su mayoría necesitan ayuda profesional pero frecuentemente están inmotivadas para beneficiarse por completo de un tratamiento. Los padres se desilusionan cuando sus altas expectativas de una recuperación rápida no se cumplen. La rehabilitación requiere buena voluntad, servicio y cooperación de todos los involucrados. Los padres pueden ofrecer un tratamiento a los adictos, pero no pueden forzarlos a beneficiarse de él.

13. La recuperación de las adicciones puede tomar años, casi nunca es inmediata y requiere de un mantenimiento diario con la filosofía de “sólo por hoy”. El amor, la esperanza, la fé y la paciencia son fundamentales cada día.

Ana Fernández del Valle es psicóloga y consejera individual en Clínica Ser.
Cédula profesional es 7433429.
Puedes consultar su perfil completo aquí.

 

Si tienes un familiar que padece una adicción, puedes consultar esta Guía de Intervención, que te ayudará a saber cómo acercarte a tu ser querido y ayudarlo a enfrentar el problema.  También puedes contactarnos vía telefónica o por correo haciendo click aquí.

LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.
Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

¿Por qué los adolescentes consumen drogas?

Creen que es la salida a sus problemas. Los chavos y chavas que viven con maltrato, incomprensión, rechazo, falta de comunicación, abandono, pobreza, dificultades en la escuela o desamor, se refugian en las drogas para evadir los sentimientos de abandono creyendo que el consumo será por una sola ocasión.

La desgracia es que, en realidad, los adolescentes caen en la adicción, en la necesidad de seguir consumiendo sustancias tóxicas como el alcohol que hoy en día es tan fácil de conseguir; los problemas aumentan y el consumo recurrente se torna en drogadicción con desencuentros entre familiares y amigos cada vez más violentos.

También la influencia social, especialmente la de los amigos, lleva a los jóvenes a la drogadicción. El alcohol, es una de las sustancias tóxicas más comunes y de fácil acceso y cuando “la fiesta” debe continuar, las drogas son las invitadas especiales que a través de conocidos o extraños, llegan a las manos de aquellos que nunca las han probado y ignoran sobre sus efectos y secuelas: La ignorancia es una de las puertas más comunes de la adicción y en Clínica SER® sabemos cómo tratar tanto a las adicciones por sustancias tóxicas como aquellas relacionadas con el juego (ludopatía).

The Addict - from the shadow

A continuación, las 10 razones por las cuales los jóvenes caen en la drogadicción:

1.- Porque se sienten “bien”.

2.- Tienen curiosidad e ignoran las secuelas.

3.- Buscan aceptación de los amigos

4.- Quieren aliviar sentimientos de ansiedad o tristeza.

5.- Pretenden un mejor rendimiento físico y mental.

6.- Olvidarse de los problemas.

7.- Eliminar el aburrimiento.

8.- Pretender una edad mayor.

9.- Para integrarse porque “los demás también lo hacen”.

10.- Rebeldía contra los adultos.

En Clínica SER® estamos conscientes que la adicción a las drogas es una enfermedad que puede iniciar en la adolescencia y que son los jóvenes los que presentan mayor riesgo de caer en la drogadicción en comparación al resto de la población.

Los adolescentes suelen sentirse intimidados por problemas comunes de la vida y esto suele ocasionar en algunos depresión, autoestima baja, sentimiento de culpa, prepotencia o desamparo y llegan a creer incluso que son los culpables de dichos problemas; la forma errónea, ignorante de evadir estos sentimientos es a través del tabaco, el alcohol, las drogas, los videojuegos, la música en exceso, las apuestas e incluso la comida y si esto sucede con seres cercanos a usted acérquese y asegúrese de que no se trata de ansiedad o depresión. En Clínica SER® podemos ayudarle.

Recuerde que el alcohol es uno de los primeros contactos con sustancias tóxicas y que la educación sobre su consumo es fundamental dándoles información clara que uno debe buscar con profesionales.

 

 

Si tienes un familiar que padece una adicción, puedes consultar esta Guía de Intervención, que te ayudará a saber cómo acercarte a tu ser querido y ayudarlo a enfrentar el problema.  También puedes contactarnos vía telefónica o por correo haciendo click aquí.

LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.
Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

* La foto que ilustra esta publicación se ha publicado bajo licencia Creative Commons en el Flickr del usuario Hash Milhan.

12 cosas que arruinan la recuperación de una adicción

Maestro Edward Germán Fisher Naveda

Artículo: 12 cosas que arruinan la recuperación de una adicción

En la recuperación de una adicción, existen diversos factores que pueden entorpecer el camino a la sobriedad. Algunos de ellos tienen que ver con creencias erróneas que no permiten que la persona que padece alcoholismo o drogadicción acceda a un tratamiento de adicciones o plan de recuperación. Estos son algunos de ellos:

1. Minimizar el uso de la sustancia convenciéndose que es normal y puede controlar su comportamiento: Una de las ideas esenciales es creer que puede seguir su vida normal (mismos amigos y costumbres).

2. Creer que la adicción a una sustancia es el único problema. Originalmente hay problemas desde el manejo de las emociones (enojo, tristeza, ansiedad), relaciones (personales e interpersonales), esto también lleva a minimizar el problema de adicción a la sustancia.

3. Autodecepción. Hay varios mecanismos de defensa dentro de la mente de un adicto que tienen como finalidad el sabotear una recuperación, una es la desensibilización o pensar que en cinco años puede volver a consumir.

4. Sustituir una droga por otra sólo aumenta las probabilidades de regresar a la droga preferida.

5. Abstinencia a medias creyendo que se controla la ingesta: Es jugar con la idea de disminuir el consumo.

6. Ir a un médico o psicólogo que no esté capacitado para el manejo de adicciones y que puede recetar desde Valium, Clorazepam o una benzodiacepina que produce adicción o puede minimizar la severidad de la situación siendo condescendiente. Una droga es cualquier estimulante mental.

7. La sustancia afecta el área límbica y prefrontal del cerebro responsable de la toma de decisiones,control de impulsos y formación de recuerdos. Esto es lo único que nos separa de los animales y nos hace animales racionales. ¿Qué tan consciente se está de esto?

8. Negación: Creer que todo está bien o bajo control cuando en la realidad es todo lo contrario.

9. Creer que puede hacerlo solo sin ayuda médica, psicológica o de un grupo (como el de AA).

10. Huir de los problemas pensando que van a desaparecer cambiando de estado, de trabajo o de pareja.

11. Seguir haciendo lo mismo pensando que se va a obtener un resultado distinto: Mismo consumo y más gritos por alguna extraña razón.

12. Codependencia: Que la persona siga dependiendo de los demás para que le resuelvan la vida: Padres sobreprotectores, pareja codependiente o familiares (complejo del niño rey).

Hacer conciencia de estos factores que entorpecen la recuperación de las adicciones, será un paso vital para lograrla cabalmente. Si tú o uno de tus familiares las viven, acércate a nosotros, podemos asesorarte para emprender el camino a una vida de sobriedad y recuperación.

El Mtro. Edward G. Fisher Naveda es Psicólogo y Consejero individual en Clínica SER®. Su cédula profesional es: 6987755.

Consulta su perfil completo aquí

 

 

Si tienes un familiar que padece una adicción, puedes consultar esta Guía de Intervención, que te ayudará a saber cómo acercarte a tu ser querido y ayudarlo a enfrentar el problema.  También puedes contactarnos vía telefónica o por correo haciendo click aquí.

LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.
Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.