Entradas

Estragos asociados al consumo de sustancias adictivas

El consumo de sustancias adictivas se ha considerado como “normal”                    

En nuestra sociedad actual, el consumo de sustancias adictivas se ha considerado como “normal” principalmente el uso del alcohol, el cual se trata de esconder o de  dar ocultamiento refiriendo que siempre acompaña en diferentes y sinnúmero de ocasiones y que es básica su  presencia en todo tipo de celebraciones o cuando se presentan diferentes estados de ánimo como la tristeza o la alegría y en ocasiones como forma de evasión de la realidad o escape y algunos incluso como una forma de relajamiento.

Sin embargo, lo que no se toma en cuenta es que estas costumbres o hábitos culminan en una enfermedad crónica y progresiva que puede tener consecuencias a la salud muy graves, e incluso fatales por los cambios orgánicos que genera, afectando no solamente al consumidor sino también a su entorno.

El consumo de alcohol y drogas tendrá un efecto directo en el sistema nervioso central, lo que llevará al consumidor a modificar en forma negativa tanto su personalidad como su conciencia, incluso estos cambios pueden ser tan radicales que ya no es posible comprender como es que una persona puede cambiar tanto en tan poco tiempo.

Síndrome de Tolerancia

Cuando la persona consume sustancias adictivas por largos periodos de tiempo en forma frecuente o en grandes cantidades, el cerebro se adapta tanto a la misma que implica el mantenimiento de funciones que van ahora a depender de su ingesta.

Por el consumo frecuente, el cuerpo se va acostumbrando a sentir los efectos que la sustancia le provoca (síndrome de tolerancia) y, por lo tanto, el efecto buscado va requiriendo de una mayor dosis para sentirlo.

Cuando el cerebro inicia a adaptarse a la presencia de la sustancia, se podrán reconocer los efectos de cambio en el funcionamiento del cerebro, ya que son visibles a simple vista, pero en el momento en que la persona abandona el consumo en forma repentina comienzan a aparecer diferentes desórdenes cerebrales como son: temblor de la lengua, párpados y manos, sudoración, náuseas o vómitos, taquicardia y/o aumento de la presión arterial, agitación psicomotora, cefalea, insomnio, malestar o debilidad, alucinaciones transitorias o ilusiones ópticas, táctiles o auditivas, convulsiones tónico-clónicas y delirium tremens.

Detectar la presencia de la enfermedad puede tardar hasta varios años

Estos signos y síntomas son propios del síndrome de abstinencia y, en muchas ocasiones desaparecen con la nueva ingesta de la sustancia, por lo que la persona se siente “aliviada”, lo que hace que se genere una de las principales causas para no dejar de consumir que es el efecto placebo.

Cabe aclarar que por la normalización del consumo en nuestra sociedad y en las familias, el detectar la presencia de la enfermedad puede tardar hasta varios años para que pueda ser detectada la dependencia que se generó.

Por otra parte, podemos identificar causas o motivos que refieren las personas que les han llevado a iniciar el consumo de sustancias adictivas, siendo principalmente estos:

  • Problemas para poder solucionar conflictos familiares y/o sociales.
  • Problemas con el control de estrés.
  • Problemas para poder solucionar conflictos emocionales y/o amorosos.
  • Efecto de influencia de festividades culturales y familiares para el consumo.
  • Problemas laborales y/o económicos.
  • Evitación de solución a problemas. Etc.

Por lo que siempre es recomendable buscar un Tratamiento integral que pueda apoyar en la Desintoxicación y Rehabilitación del paciente, donde pueda contar con terapias individuales y grupales con psicólogos y terapeutas especializados en adicciones que le ayudarán a recuperar su vida.

Mtro. Psic. Adrián Alberto Pérez Méndez

Terapeuta de Clínica SER

Ced. Prof. 11929943

Depresión – Adicción: Patología dual

Pareja DisfrutandoRelación entre depresión y adicción.

La depresión puede ser una consecuencia del consumo de sustancias, así como también puede ser un factor de riesgo para llegar a una adicción, esto se le conoce como patología dual. En ambos casos, tanto los factores genéticos como los factores ambientales son sumamente importantes a la hora de establecer los mecanismos por los cuales llegan a producirse este tipo de trastornos.

No existe una correlación que detecte que ocurre primero, pero comparte síntomas similares que pueden vincularse entre si, ambas afectan áreas similares en el cerebro. La complejidad en una depresión dual se relaciona con los diversos efectos farmacológicos provenientes de las sustancias de abuso. Esta complejidad se pude presentar tanto en consumo como en abstinencia.

Esto provoca conductas suicidas.

Además, se ha observado en diversos estudios científicos que la coexistencia de la depresión y adicción aumenta el riesgo de conductas suicidas y la probabilidad de tener otras enfermedades médicas, lo que hace aun mas difícil el tratamiento y empeora el pronóstico.

Existen algunos puntos necesarios para un tratamiento adecuado de adicción-depresión que son los siguientes:

  • Diagnóstico
  • Desintoxicación de la sustancia
  • Motivación hacia el abandono del consumo de sustancias
  • Psicoterapia
  • Estabilización: Farmacoterapia
  • Aprendizaje de estrategias de afrontamiento
  • Programa de prevención de recaídas
  • Mantenimiento de la abstinencia

Es necesario un Tratamiento integral

Es fundamental tener un tratamiento integral que permita a la persona abordar los trastornos desde todas las perspectivas y llegar a soluciones permanentes, por medio de un equipo Multidisciplinario que abarque todas las probables causas, y sus tratamientos.

Mtra. Miriam Samour Nieva

Terapeuta en Clínica SER

Psicóloga clínica

Cédula: 11729330