Entradas

Desventajas de la sobreprotección en los hijos. (1a parte)

Existe un punto en que el amor y el apoyo son más dañinos que útiles

En muchas ocasiones se menciona que el amor incondicional es la clave para ayudar a los demás, pero existe un punto en que el amor y el apoyo son más dañinos que útiles, por qué el paciente cae en una zona de confort y no encuentra una verdadera motivación para cambiar.

Cuando un padre se entera de que su hijo tiene consumo de alcohol o drogas, no sabe cómo reaccionar, en muchas ocasiones se tiene miedo de poner límites,  porque el hijo que ha perdido el sano juicio actúa de manera muy impulsiva, amenazando con que se va a matar, o se va a ir a la calle a delinquir…

La familia también se enferma

Los padres comienzan a fantasear en lo peor, y prefieren permitir conductas, con tal de que el hijo no se vaya de la casa porque podría ser peor.

La problemática es que cuando algo se permite una vez se convierte en regla, pero estas situaciones se dan por que la familia también se enferma y se cae en una codependencia.

Si el hijo tiene problemas, los padres se las resuelven agravando la situación,

Los padres comienzan a pelearse, culparse de las conductas del paciente que consume, desviándose del tema principal actuar para ayudar al hijo.

Se pierde la delgada línea que divide el apoyar al hijo y el quitarle responsabilidades.

Establecer reglas bien claras, firmes y llevarlas a cabo

¿Cómo parar esto?

1)Establece reglas bien claras, firmes y llévalas a cabo.

2)Permítele vivir las consecuencias de sus actos y sus decisiones, es la mejor forma para que madure y se vuelva responsable.

3)Aprenda acerca de la codependencia tenga claro que usted no lo causo, quizá contribuyo; usted no puede curarlo, pero puede hacer una contribución para la recuperación; usted no tiene control, pero tiene opciones.

En Clínica SER® se ofrece un Programa de Rehabilitación de Adicciones Integral, donde, se cuenta con un modelo profesional de atención que conjunta a un equipo de especialistas y terapeutas ampliamente calificados que trabaja con la familia para que ésta sepa cómo orientar y ayudar a su ser querido.

Psic. Jehú Rosales Gómez.

Cedula P 6041334

Terapeuta de Clínica SER

 

LA FAMILIA, CAOS Y CODEPENDENCIA

Dentro del ambiente familiar de una persona en adicción, también se presentan una vida caótica e impredecible debido a que no se puede saber o predecir el estado de ánimo con el que el familiar en adicción (alcoholismo, drogadicción, ludopatía etc.) se encuentra, ni tampoco como será su comportamiento.

Esta incertidumbre genera una gran cantidad de estrés y emociones suprimidas, por lo que los miembros de la familia van cada vez más dejando de atender y responder a las necesidades emocionales de los demás integrantes.

Otro de los problemas que frecuentemente se presentan son los relacionados con la confianza y la intimidad, ya que los integrantes de la familia van dejando poco a poco de responder a las necesidades emocionales de los demás miembros, dejando de hacer lo que se había acordado, abandonando el apoyo ni respondiendo en forma empática, con falta de comprensión y desconfianza que en otra etapa pasada existió y que ahora por la situación se va desmoronando.

Por esta situación, es frecuente que los más pequeños, terminen convirtiéndose en adolescentes y posteriormente en jóvenes y adultos que han sido educados en relaciones estresantes, tensas y destructivas, que de una u otra manera no les permite experimentar o vivenciar una relación íntima con otras personas fuera de la familia.

 Por su parte, la esposa o pareja del adicto se ve en la obligación de realizar todas aquellas actividades y obligaciones que su pareja tenía que realizar o cumplir.

Si por su consumo el adicto deja de laborar o es despedido de su trabajo, genera una pérdida de economía en la cual ya no puede pagar los gastos correspondientes y se desobliga de ellos, como respuesta, la esposa o pareja busca la manera de sufragar dichos gastos a través de encontrar un trabajo provisional o solicitar préstamos para hacerlo.

Esto hará que el adicto entre en una zona de confort en la que ya no se hará responsable porque hay quien se haga cargo de la economía de la familia y, como consecuencia, no sufrirá las consecuencias negativas de sus actos, por lo que continuará sin problemas con su adicción (alcoholismo, drogadicción, ludopatía etc.)  ya que la pareja se encarga cada vez de que esto sucede de rescatar y solucionar, lo que fomenta la adicción.

De esta manera la familia entra en un círculo vicioso y en la trampa permanente de la adicción en donde “tu fallas y yo rescato”, justificando la pareja que como va a dejar de comer o atender a los hijos o sus gastos y nuevamente se vuelve a rescatar, del cual se genera un círculo vicioso del cual es difícil salir.

En Clínica SER podemos ayudarte a salir de esta situación.

Llámanos 222 2317626, 222 231 7574

WhatsApp 221 349 0308

 

Mtro. Psic. Adrián Alberto Pérez Méndez 

Cédula 11929943

Piscólogo Terapeuta en Clínica Ser

La familia con un enfermo adicto

Parte del entendimiento y logros de los procesos de rehabilitación de adicciones y la problemática que puede bloquear la misma de un paciente con consumo de sustancias adictivas, se encuentra en un principio al interior de la familia. La familia es un elemento muy importante en el logro de la rehabilitación de su familiar adicto, sin embargo, en muchas ocasiones, la familia también puede provocar a través de su codependencia que su familiar no acepte su adicción o no quiera rehabilitarse porque no lo considera necesario.

 

La familia por lo general, al igual que el adicto suelen entrar en negación por diversos motivos, en los que sobresale la apariencia hacia el exterior, el mantener el secreto de la adicción o por no aceptar que su familiar tiene un problema y por lo tanto se actúa como si no pasara nada, como si todo estuviera bien o considerando que es normal que una persona tome, principalmente alcohol y en ocasiones drogas. Escuchando la opinión de familiares puedo nombrar respuestas como: “Mi hijo es adolescente y está experimentando y eso es normal” “Pero si mi hijo o esposo solo se emborracha cada fin de semana” “toma todos los días su copita pero no se emborracha” “si fuma marihuana pero solo lo hace en forma recreativa” “fuma marihuana pero eso lo mantiene tranquilo” etc.

 

En muchas ocasiones la familia se siente avergonzada por lo que está sucediendo al interior de su casa, lo que les llega a resultar muy dolorosa la aceptación de la realidad, incluso pudiendo llegar a la negación total aun en las peores circunstancias ante sí mismo.

 

Esta situación de negación no le permite a la familia reconocer que muchos de los problemas que les están afectando son consecuencia del comportamiento que presenta el adicto, como por ejemplo cuando los culpa de sus desgracias o por las pérdidas económicas y laborales que suelen ser constantes.

 

Muchas veces estas actitudes le impiden a los integrantes de la familia el poder expresar sus emociones y sentimientos que los agobian e incluso, con el paso del tiempo y con la costumbre, se bloquean de tal manera que llegan a no sentir estas intensas emociones bloqueándolas por completo, ya que estas emociones pueden llegar a ser vistas como “peligrosas”, por lo que se mantienen en un silencio emocional para evitar que, si se llega a expresar o decirse lo que sienten, esto afecte o perturbe al adicto ya que le tienen un miedo profundo a sus emociones y en la forma en que éste explota, pero principalmente en cómo va a reaccionar ante ellos, que por lo general es en forma violenta.

 

Otra de las formas de negación es tratar de no hablar de la adicción ya que esto les genera una respuesta emocional fuerte, incluso muchos llegan a creer que “si no se habla del tema no pasa nada”.

 

Por su parte, la familia también debe de comprender que al presentarse las emociones estas no pueden ser eliminadas y suprimidas en forma selectiva,  las emociones es importante dejarlas salir y sentirlas o, todo lo contrario y no recomendable, dejar de sentir completamente, ya que cuando la persona tratar de suprimir las emociones que le son más afectivas o intensas, acaban suprimiendo todas. Como consecuencia se confundirán al no poder identificar lo que sienten generarles otro tipo de problemas, como por ejemplo el confundir la ansiedad con el enojo o ira o la depresión con irritabilidad.

 

Cuando al interior de la familia las emociones no se encuentran reguladas, controladas o están confusas, se generan dificultades para la toma de decisiones y la forma de relacionarse inclusive con personas al exterior de la familia.

 

En Clínica Ser podemos Ayudarte.

LLÁMANOS (222) 231-7626 / (222) 231-7574 / (222) 249-9390

WhatsApp  221 349 0308

 

Mtro. Psic. Adrián Alberto Pérez Méndez

Maestría en Psicología Clínica

Psicólogo Clínica Ser

Cédula 11929943

Borrachera seca

LA CODEPENDENCIA EN LA PAREJA

En la codependencia la pareja se va olvidando de sí misma, deja de visitar sus familiares, de hacer ejercicio, platicar con amigos, disfrutar de una película… ahora los pensamientos y preocupaciones están enfocadas en la pareja que consume alcohol y/o drogas. No se puede concentrar se invierte una gran cantidad de tiempo y esfuerzo tratando de controlar la conducta del adicto y el entorno. ¿A dónde vas? ¿Con quién estabas? NO PUEDES SALIR !!!…

El cónyuge se va desgastando emocionalmente, al querer salvar al ser amado, paga las deudas que tiene, lo saca de los problemas en los que se mete y le resuelve todos sus problemas, estas acciones se realizan por que se  percibe al otro incapaz de hacerse cargo de sí.

La persona salvadora va introduciendo a una adicción afectiva donde la dependencia está relacionada con el bienestar del ser amado. Si el otro está bien hay tranquilidad, pero si el otro se encuentra mal, no hay bienestar, se genera depresión y ansiedad.

Cuando mis emociones dependen de los demás se habla de una relación “patológica”

¿Por qué llego a descuidarme?

En algunas ocasiones se proviene de una familia con violencia intrafamiliar, presencia de adicciones químicas y/o emocionales, historia de rechazo, historia de abandono y/o historia de abuso sexual, todas estas carencias no determinan pero si influyen en mis comportamientos actuales, poniendo un ejemplo si me abandonaron de pequeño, porque mis padres estaban muy metidos en el trabajo, necesito ese afecto esa compañía, y quien necesita de la compañía de los demás para estar bien se vuelve codependiente. No importa lo que me haga la otra persona lo importante es que no este solo.

Por otra parte, no resulta difícil adivinar que, cuando la relación con el padre ha sido mala, se buscan patrones similares inconscientemente. Es posible que la niña interprete ciertas actitudes negativas como normales. Y vaya siendo permisiva, mientras que otras personas detectarían conductas no saludables y podrían límites desde la primera ocasión y si no se respetasen se alejarían inmediatamente.

En Clínica Ser ofrecemos un modelo profesional de atención, que conjunta a un equipo de especialistas y terapeutas ampliamente calificados, ayudando tanto al paciente como a su familia a superar el caos, miedo y desolación que provoca la adicción.  

Referencia: www.alcoholinformate.org.mx 

En Clínica Ser podemos Ayudarte, Llámanos al (222) 231-7626 / 231-7574 / 249-9390 o mándanos un whatsapp 221 349 0308

 

Psic. Jehú Rosales Gómez.

Psicólogo clínico.

Terapeuta de Clínica SER

Cédula Profesional 6041334

LA CODEPENDENCIA EN LA PAREJA.

En la codependencia la pareja se va olvidando de sí misma, deja de visitar sus familiares, de hacer ejercicio, platicar con amigos, disfrutar de una película… ahora los pensamientos y preocupaciones están enfocadas en la pareja que consume alcohol y/o drogas. No se puede concentrar se invierte una gran cantidad de tiempo y esfuerzo tratando de controlar la conducta del adicto y el entorno. ¿A dónde vas? ¿Con quién estabas? ¡¡¡NO PUEDES SALIR !!!

El cónyuge se va desgastando emocionalmente, al querer salvar al ser amado, paga las deudas que tiene, lo saca de los problemas en los que se mete y le resuelve todos sus problemas, estas acciones se realizan por que se  percibe al otro incapaz de hacerse cargo de sí.

La persona salvadora va introduciendo a una adicción afectiva donde la dependencia está relacionada con el bienestar del ser amado. Si el otro está bien hay tranquilidad, pero si el otro se encuentra mal, no hay bienestar, se genera depresión y ansiedad.

Cuando mis emociones dependen de los demás se habla de una relación “patológica”

¿Por qué llego a descuidarme?

En algunas ocasiones se proviene de una familia con violencia intrafamiliar, presencia de adicciones químicas y/o emocionales, historia de rechazo, historia de abandono y/o historia de abuso sexual, todas estas carencias no determinan pero si influyen en mis comportamientos actuales, poniendo un ejemplo si me abandonaron de pequeño, porque mis padres estaban muy metidos en el trabajo, necesito ese afecto esa compañía, y quien necesita de la compañía de los demás para estar bien se vuelve codependiente. No importa lo que me haga la otra persona lo importante es que no este solo.

Por otra parte, no resulta difícil adivinar que, cuando la relación con el padre ha sido mala, se buscan patrones similares inconscientemente. Es posible que la niña interprete ciertas actitudes negativas como normales. Y vaya siendo permisiva, mientras que otras personas detectarían conductas no saludables y podrían límites desde la primera ocasión y si no se respetasen se alejarían inmediatamente.

En Clínica Ser ofrecemos un modelo profesional de atención, que conjunta a un equipo de especialistas y terapeutas ampliamente calificados, ayudando tanto al paciente como a su familia a superar el caos, miedo y desolación que provoca la adicción.  

Referencia: www.alcoholinformate.org.mx

 En Clínica Ser podemos Ayudarte, Llámanos al (222) 231-7626 / 231-7574 / 249-9390 o mándanos un whatsapp 221 349 0308

 

Psic. Jehú Rosales Gómez.

Psicólogo clínico.

Terapeuta de Clínica SER

Cédula Profesional 6041334

RELACIONES TÓXICAS EN EL ADICTO Y EN LA FAMILIA

Cuando escuchamos hablar de relaciones tóxicas, muchas veces lo primero que solemos pensar es en que se trata de una mala persona, sin embargo hay que aprender a quitar ese prejuicio e identificar la causa (quizás se deba a una persona emocionalmente dañada, que tiene resentimientos, que traiga fantasmas del pasado que la lastiman, que tiene comportamientos auto destructivos como por ejemplo la adicción o conductas rescatadoras y facilitadoras que conducen a la codependencia) es importante aprender a no engancharse con ellas,  desarrollando una espiritualidad sana que ayude a equilibrar el sistema familiar disfuncional, ya que si no lo hacemos estaríamos condenados en una red negativa de la que seria muy difícil salir, porque clavarnos en ese aspecto por los diversos problemas de la vida cotidiana nos harían “sentirnos mal” “culpables” y “ los malos del cuento”

Por ende una relación tóxica consiste en que una o ambas partes sufren y se ven sometidos a un enorme desgaste emocional con el objetivo principal de convencerse a ellos mismos que pueden salvar esta unión, sin embargo es importante reconoce que estos patrones negativos se observan tanto en el paciente adicto como en el codependiente, Justo ahí es donde nace la manipulación, la mentira, el victimizarse y el autoengaño de saber que todo “ está bien “

Recordemos que las personas tóxicas jamás van aceptar que están en un error, siempre querrán tener la razón y estarán firmemente convencidos de que están en lo correcto, por ello no buscan la ayuda e intentarán justificarse a toda costa.
En clínica ser nuestro principal motivo es romper con estas cadenas de autodestrucción, generar conciencia y poder ayudar al paciente adicto y a su familia a encontrar un camino de estabilidad.
Sin duda Clínica SER® es tu mejor opción para reparar daños y vivir una vida con calidad, libre de adicciones y de codependencia.

Cristhel A. Segovia Rivera
Especialista en adiciones

Ced prof. 8293913

Terapeuta en Clínica SER®

Clínica SER® es tu mejor opción para la Rehabilitación de Adicciones, contamos con atención especializada de Psiquiatras, Psicólogos y Terapeutas que te apoyarán durante el proceso de Desintoxicación y Rehabilitación.

Llámanos, podemos ayudarte.
TEL. (01·222) 231·7626 / 231·7574 / 248·3324 / 249·9390

www.clinicaser.com

¿Cómo poner límites y así ayudar a tu hijo?

Psic. Ana Fernández del Valle Muñoz Psicóloga y consejera individual en Clínica Ser.

Psic. Ana Fernández del Valle Muñoz
Psicóloga y consejera individual en Clínica Ser.

Este texto es una adaptación de “Setting limits: parents, kinds & drugs” por William L. LaFountain, Hazelden.

1. Los adictos sufren de una enfermedad que altera su personalidad, valores y conducta. Esta enfermedad ocasiona problemas físicos, emocionales y sociales para el adicto, así como para su familia y personas cercanas a él.

2. A pesar de su preocupación, los padres no pueden controlar el comportamiento o las actitudes de la persona adicta. Los padres son responsables sólo de sus propias conductas y actitudes; no tienen la capacidad de controlar a nadie más que a sí mismos.

3. Si los padres quieren sobrevivir, deben establecer límites con respecto a lo que esperan hacer por sí mismos. No son dioses ni superhéroes, no pueden prevenir que sucedan cosas malas. Tienen el derecho y la responsabilidad de manejar sus hogares de la manera que consideren más adecuada.

4. Es inútil y destructivo lamentarse por fracasos del pasado. Los padres no eligen ni deciden que sus hijos consuman drogas. Sentir culpa sólo resta energía a las actitudes y acciones que conducen a cambios positivos.

5. De nada sirve tratar de rescatar a quien suele meterse en problemas por su propia falta de criterio y conducta inadecuada. Rescatar a los hijos una y otra vez genera más irresponsabilidad.

6. Las personas adictas únicamente desean dejar las drogas cuando su consumo trae resultados dolorosos y desagradables repetidamente. El sufrimiento es un buen maestro, especialmente cuando está asociado al abuso de sustancias.

7. Las rutinas de rescate y protección de los padres vuelven a los hijos más dependientes, irresponsables y resentidos. Es necesario practicar el establecimiento de límites para volverse hábiles en ese terreno.

8. Dar razones, sermonear, regañar y amenazar son métodos que rara vez funcionan con las personas adictas. Las palabras son adversarios débiles de las drogas.

9. Aceptar promesas, excusas u otras manipulaciones de los adictos promueve nuevos abusos y mayor negación. Las palabras y razones nunca sustituyen a las conductas responsables.

10. Desapegarse de la carga de preocupaciones y responsabilidad es mejor para todos a largo plazo. El amor requiere firmeza con la que muchos padres tienen dificultad para manifestar, por lo que puede requerir apoyo de grupo y ayuda profesional.

11. Los padres deben establecer principios claros y firmes sobre lo que se considera comportamiento aceptable en la casa. Ceder ante demandas irracionales promueve conductas indeseables y más demandas. El hogar y su atmósfera son tuyas, no las dejes ir.

12. Las personas adictas en su mayoría necesitan ayuda profesional pero frecuentemente están inmotivadas para beneficiarse por completo de un tratamiento. Los padres se desilusionan cuando sus altas expectativas de una recuperación rápida no se cumplen. La rehabilitación requiere buena voluntad, servicio y cooperación de todos los involucrados. Los padres pueden ofrecer un tratamiento a los adictos, pero no pueden forzarlos a beneficiarse de él.

13. La recuperación de las adicciones puede tomar años, casi nunca es inmediata y requiere de un mantenimiento diario con la filosofía de “sólo por hoy”. El amor, la esperanza, la fé y la paciencia son fundamentales cada día.

Ana Fernández del Valle es psicóloga y consejera individual en Clínica Ser.
Cédula profesional es 7433429.
Puedes consultar su perfil completo aquí.

 

Si tienes un familiar que padece una adicción, puedes consultar esta Guía de Intervención, que te ayudará a saber cómo acercarte a tu ser querido y ayudarlo a enfrentar el problema.  También puedes contactarnos vía telefónica o por correo haciendo click aquí.

LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.
Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

¿Por qué los adolescentes consumen drogas?

Creen que es la salida a sus problemas. Los chavos y chavas que viven con maltrato, incomprensión, rechazo, falta de comunicación, abandono, pobreza, dificultades en la escuela o desamor, se refugian en las drogas para evadir los sentimientos de abandono creyendo que el consumo será por una sola ocasión.

La desgracia es que, en realidad, los adolescentes caen en la adicción, en la necesidad de seguir consumiendo sustancias tóxicas como el alcohol que hoy en día es tan fácil de conseguir; los problemas aumentan y el consumo recurrente se torna en drogadicción con desencuentros entre familiares y amigos cada vez más violentos.

También la influencia social, especialmente la de los amigos, lleva a los jóvenes a la drogadicción. El alcohol, es una de las sustancias tóxicas más comunes y de fácil acceso y cuando “la fiesta” debe continuar, las drogas son las invitadas especiales que a través de conocidos o extraños, llegan a las manos de aquellos que nunca las han probado y ignoran sobre sus efectos y secuelas: La ignorancia es una de las puertas más comunes de la adicción y en Clínica SER® sabemos cómo tratar tanto a las adicciones por sustancias tóxicas como aquellas relacionadas con el juego (ludopatía).

The Addict - from the shadow

A continuación, las 10 razones por las cuales los jóvenes caen en la drogadicción:

1.- Porque se sienten “bien”.

2.- Tienen curiosidad e ignoran las secuelas.

3.- Buscan aceptación de los amigos

4.- Quieren aliviar sentimientos de ansiedad o tristeza.

5.- Pretenden un mejor rendimiento físico y mental.

6.- Olvidarse de los problemas.

7.- Eliminar el aburrimiento.

8.- Pretender una edad mayor.

9.- Para integrarse porque “los demás también lo hacen”.

10.- Rebeldía contra los adultos.

En Clínica SER® estamos conscientes que la adicción a las drogas es una enfermedad que puede iniciar en la adolescencia y que son los jóvenes los que presentan mayor riesgo de caer en la drogadicción en comparación al resto de la población.

Los adolescentes suelen sentirse intimidados por problemas comunes de la vida y esto suele ocasionar en algunos depresión, autoestima baja, sentimiento de culpa, prepotencia o desamparo y llegan a creer incluso que son los culpables de dichos problemas; la forma errónea, ignorante de evadir estos sentimientos es a través del tabaco, el alcohol, las drogas, los videojuegos, la música en exceso, las apuestas e incluso la comida y si esto sucede con seres cercanos a usted acérquese y asegúrese de que no se trata de ansiedad o depresión. En Clínica SER® podemos ayudarle.

Recuerde que el alcohol es uno de los primeros contactos con sustancias tóxicas y que la educación sobre su consumo es fundamental dándoles información clara que uno debe buscar con profesionales.

 

 

Si tienes un familiar que padece una adicción, puedes consultar esta Guía de Intervención, que te ayudará a saber cómo acercarte a tu ser querido y ayudarlo a enfrentar el problema.  También puedes contactarnos vía telefónica o por correo haciendo click aquí.

LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.
Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

* La foto que ilustra esta publicación se ha publicado bajo licencia Creative Commons en el Flickr del usuario Hash Milhan.

¿Qué es la codependencia?

Por: Mtra. Concepción Hernández Samaniego

SER_Perfil-para-blog_HERNANDEZ

La codependencia es una condición psicológica en la cual  los familiares del adicto manifiestan una excesiva y a menudo inapropiada preocupación por las dificultades que rodean a su enfermo.

El codependiente suele olvidarse de sí mismo para centrarse en los problemas de su familiar adicto, es por eso que es muy común que se enganche con el comportamiento inadecuado del consumidor, justamente para poder rescatarlo y crear de este modo un lazo que los una. Así es como el codependiente al preocuparse por el otro, olvida sus propias necesidades y cuando la otra persona no responde como el codependiente espera, éste se frustra y se deprime.

Es muy común que elcodependiente no pueda poner límites y sencillamente todo lo perdone, a pesar de que el adicto llegue a herirlo de manera deliberada, esto es simplemente porque el codependiente confunde la “obsesión” y “adicción”que siente por el otro con un inmenso amor que todo lo puede.

La codependencia se caracteriza por una negación inconsciente de nuestras emociones. La negación es una respuesta humana natural a situaciones a las que no podemos hacer frente o que no podemos permitirnos sentir. Generalmente se origina en la niñez (pero puede aparecer a cualquier edad), dentro de un ambiente familiar (o grupal) no sano. Es nuestra forma de protegernos. Es un proceso inconscientenecesario para la supervivencia en determinadas circunstancias.

Conductas tales como concentrarse en una persona o lugar fuera de nosotros, facilita las tensiones dentro de la familia, dado que en este caso el codependiente está realmente “facilitando” el comportamiento adictivo de la persona de la cual es codependiente; por ejemplo,el esposo alcohólico.

Algunos síntomas de lacodependencia son:

·      Conducta controladora.
·      Desconfianza.
·      Perfeccionismo.
·      Evitar hablar de los sentimientos.
·      Problemas de intimidad.
·      Comportamiento protector.
·      Hipervigilancia.
·      Malestar físico debido al estrés.

A menudo la codependencia va acompañada por depresión, ya que el codependiente sucumbe ante sentimientos de frustración o tristeza extrema por su incapacidad de realizar cambios en la vida de la otra persona (o personas) y puede llegar a producir ataques de pánico en quienes lo padecen.

El Programa para la Familia de Clínica SER está diseñado para promover el bienestar de quienes viven o se preocupan por un ser querido con una adicción.

En SER, Clínica de Rehabilitación de Adicciones, a través de educación y orientación, las familias aprenden que no pueden controlar la adicción, no causan la adicción y no pueden curar la adicción de sus seres queridos, pero sí pueden asumir la responsabilidad de su propia salud y felicidad e identificar nuevas formas saludables de lidiar con las adicciones como el alcoholismo, la drogadicción, la ludopatía y las relaciones.

Mtra.Concepción Hernández Samaniego

Coordinadoradel Área de Psicología de Clínica SER®

Cédulaprofesional número: 2103337

Visita el perfil completo de la Mtra. Concepción Hernández Samaniego en clinicaser.com

Si tienes un familiar que padece una adicción, puedes consultar esta Guía de Intervención, que te ayudará a saber cómo acercarte a tu ser querido y ayudarlo a enfrentar el problema.  También puedes contactarnos vía telefónica o por correo haciendo click aquí.

LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.
Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Páginas

LA CODEPENDENCIA EN LA PAREJA.

En la codependencia la pareja se va olvidando de sí misma, deja de visitar sus familiares, de hacer ejercicio, platicar con amigos, disfrutar de una película… ahora los pensamientos y preocupaciones están enfocadas en la pareja que consume alcohol y/o drogas. No se puede concentrar se invierte una gran cantidad de tiempo y esfuerzo tratando de controlar la conducta del adicto y el entorno. ¿A dónde vas? ¿Con quién estabas? ¡¡¡NO PUEDES SALIR !!!

El cónyuge se va desgastando emocionalmente, al querer salvar al ser amado, paga las deudas que tiene, lo saca de los problemas en los que se mete y le resuelve todos sus problemas, estas acciones se realizan por que se  percibe al otro incapaz de hacerse cargo de sí.

La persona salvadora va introduciendo a una adicción afectiva donde la dependencia está relacionada con el bienestar del ser amado. Si el otro está bien hay tranquilidad, pero si el otro se encuentra mal, no hay bienestar, se genera depresión y ansiedad.

Cuando mis emociones dependen de los demás se habla de una relación “patológica”

¿Por qué llego a descuidarme?

En algunas ocasiones se proviene de una familia con violencia intrafamiliar, presencia de adicciones químicas y/o emocionales, historia de rechazo, historia de abandono y/o historia de abuso sexual, todas estas carencias no determinan pero si influyen en mis comportamientos actuales, poniendo un ejemplo si me abandonaron de pequeño, porque mis padres estaban muy metidos en el trabajo, necesito ese afecto esa compañía, y quien necesita de la compañía de los demás para estar bien se vuelve codependiente. No importa lo que me haga la otra persona lo importante es que no este solo.

Por otra parte, no resulta difícil adivinar que, cuando la relación con el padre ha sido mala, se buscan patrones similares inconscientemente. Es posible que la niña interprete ciertas actitudes negativas como normales. Y vaya siendo permisiva, mientras que otras personas detectarían conductas no saludables y podrían límites desde la primera ocasión y si no se respetasen se alejarían inmediatamente.

En Clínica Ser ofrecemos un modelo profesional de atención, que conjunta a un equipo de especialistas y terapeutas ampliamente calificados, ayudando tanto al paciente como a su familia a superar el caos, miedo y desolación que provoca la adicción.  

Referencia: www.alcoholinformate.org.mx

 En Clínica Ser podemos Ayudarte, Llámanos al (222) 231-7626 / 231-7574 / 249-9390 o mándanos un whatsapp 221 349 0308

 

Psic. Jehú Rosales Gómez.

Psicólogo clínico.

Terapeuta de Clínica SER

Cédula Profesional 6041334