Entradas

LAS ADICCIONES Y EL SUICIDIO

El pasado 10 de septiembre, se celebró el día mundial de la prevención al suicidio, motivo por el cual, hablaremos acerca de la relación entre las adicciones y el suicidio.

A partir de los últimos años el aumento en la tasa de suicidios ha llamado la atención de las autoridades de salud no solo del México sino del mundo entero. En términos generales, el suicidio se entiende o define como la generación de un daño autoinfligido de una persona de forma intencional con la finalidad de terminar con su vida.

El suicidio se considera un acto complejo, ya que evoluciona a partir de la idea suicida, el plan suicida y el acto suicida. Las causas principales que se han identificado son la presencia de trastornos mentales y trastornos de la personalidad, particularmente los trastornos depresivos, obsesivos compulsivos, antisociales, limítrofe de la personalidad y, en nuestro interés el trastorno por consumo de sustancias, en el cual el riesgo de suicidio entre la población consumidora es mayor que el general de la población inclusive en los que presentan una comorbilidad en trastornos psiquiátricos.

En el caso del consumo de sustancias adictivas, el número más significativo que presentan conducta suicida se presentan en el consumo del alcohol, la marihuana, los sedantes, estimulantes y opioides, en los cuales lo principal es el consumo y el alto número de consumidores lo que aumenta la estadística debido a que el consumidor de sustancias adictivas indica tener más síntomas depresivos y una comorbilidad psiquiátrica, esto significa que la persona sufre dos o más trastornos o enfermedades que se presentan al mismo tiempo o que existe una interacción entre ellas, lo que hace que en un número alto utilicen fármacos de prescripción como método suicida o el haber experimentado un número mayor de sobredosis.

Es importante entender también que el consumo de sustancias adictivas es, por sí solo, un comportamiento suicida de forma constante.

Esta prevalencia se debe a que la desinhibición que provoca la intoxicación incrementa dicho riesgo al reducir la inhibición para cometer un acto impulsivo, a la vez de que al consumir las sustancias, tanto la intoxicación como la abstinencia, perturban la capacidad de juicio y esto potencializa la desinhibición de la conducta.

Otra característica es la generación de descuido hacia su vida, indiferencia, desesperanza, provocando alteraciones en el estado de ánimo, ya sea hacia la depresión, hacia un ánimo expansivo e incluso la irritabilidad.

Es necesario recordar que el consumo de sustancias presenta daño cerebral acompañado de disfunciones y cambios neuropsicológicos que afectan y deterioran la conducta y el estado de ánimo pudiéndose generar conductas agresivas y violentas.                 

Por otra parte, es necesario que se tome en cuenta, aunque con cautela, los fallecimientos suicidas provocados por sobredosis. En este sentido, se ha informado sobre subgrupos de consumidores de sustancias con un nivel elevado de impulsividad, como el caso de los consumidores de heroína, en quienes se ha encontrado un rango de sobredosis anteriores a la conducta suicida de 48 a 68%.

En conclusión, el consumo de sustancias es un factor importante relacionado con el suicidio al comparar con otras causas de defunción, en los sujetos cuya causa de defunción fue dictaminada por el SEMEFO de las entidades federativas participantes en el SISVEA. Sin embargo, deben establecerse mecanismos o metodologías más precisos para la detección de las sustancias con objeto de mejorar el registro de los casos de suicidio bajo la influencia de éstas.

En Clínica Ser, sabemos que:

  • El suicidio es prevenible mediante intervenciones oportunas.
  • La Identificación temprana, el acudir a tiempo a un programa de rehabilitación de adicciones, que ofrezca un tratamiento y atención profesional para personas que presentan abuso de sustancias, puede salvar su vida o la de su ser querido.

NO ESPERE A QUE SE PRESENTEN EVENTOS LAMENTABLES E IRREPARABLES, SOLICITE AYUDA PROFESIONAL HOY.

¡En Clínica Ser la Ayuda está Lista!

LLÁMENOS podemos Ayudarle (222) 231-7626 / 231-7574 / 249-9390.

 

Mtro. Adrián Alberto Pérez Méndez

Terapeuta de Clínica SER

Maestría en Psicología Clínica Infanto – Juvenil

Ced. Prof. 11929943

ADICCIÓN A LOS MEDICAMENTOS

Cuando hablamos de adicciones ¿Qué es lo primero que pasa por tu mente? Alcohol, Mariguana, Cocaína, Cristal, o Tabaco, rara es la persona que piensa en medicamentos.

Los fans de las series de Doctor House pensarán de modo distinto. Su protagonista a raíz de una lesión en una pierna desarrollo una adicción a “vicodin”, un derivado del opio llamado Hidrocodona. Los esfuerzos de sus compañeros para que renuncie a ese analgésico son parte importante de la serie que no cumplen con su objetivo.

En México hoy en día, el abuso de medicamentos es un problema que va en aumento lo vemos seguido en Clínica Ser, las autoridades han hecho lo que les corresponde para controlar algunos de los medicamentos que más busca un adicto, aun así han visto la forma de comprar, robar o falsificar recetas para conseguirlos, incluso muchos usuarios comienzan en casa con lo que hay, algún medicamento controlado de un familiar. Es un proceso de curiosidad vs efecto.

Ningún medicamento es dañino siempre y cuando el uso sea prescrito por un médico titulado y la dosis sea la adecuada. Dependiendo del medicamento es el efecto que da, entre otros: euforia, somnolencia, vigor, tranquilidad, calma, bienestar, claro que hay efectos secundarios, debilidad física y mental, puede alterar el funcionamiento de órganos y sistemas del cuerpo, esto puede poner en peligro la salud y la vida de la persona.

Un usuario de Mariguana, Alcohol y/o Cocaína quien ha abusado constantemente de la sustancia, conoce los graves peligros a los que se expone, los que han caído en un exceso de consumo de un medicamento es común que desconozcan las consecuencias.

Los Anestésicos, analgésicos, sedantes y ansiolíticos en exceso, y no prescritos y controlados por un profesional médico, son tan peligrosos como cualquier otra droga.

A continuación se mencionan algunos medicamentos que hemos atendido por adicción:

Tipo de medicamento

Principio activo

Efectos cuando se abusa en su consumo

 

Anestésicos

 

Ketamina

 

Descontrol muscular, alucinaciones, amnesia. Delirio, depresión, náusea, vómito, paro respiratorio, paro cardíaco.

 

Depresores, ansiolíticos

 

Barbitúricos

 

Depresión, mareos, confusión, cansancio, falta de coordinación, falta de concentración.

 

Depresores, ansiolíticos

 

Benzodiacepinas (distintas al flunitrazepam)

 

Sedación, mareos.

 

Depresores, ansiolíticos

 

Flunitrazepam

 

Alteraciones gastrointestinales y visuales, retención urinaria, pérdida temporal de la memoria.

 

Estimulantes

 

Metilfenidato

 

Depresión, pérdida de sueño, pánico, paranoia, agresividad, lesiones renales, paro cardíaco.

 

Jarabe contra

la tos

 

Dextrometorfano

 

Alucinaciones, falta de coordinación muscular, falta de atención y de concentración, disociación.

 

El tratamiento a la adicción a los medicamentos puede ser algo muy complicado, y requiere la intervención de especialistas en psiquiatría para un manejo adecuado y seguro.

La identificación precoz del abuso de medicamentos recetados y la intervención temprana pueden evitar que el problema se convierta en una adicción.

Todos somos curiosos y comenzamos probando algo que nos ayude a estudiar, estar despierto, trabajar más, dormir, tener nuevas sensaciones, algo que elimine dolores.

En muchos casos, estas dependencias son más duras de dejar que otras drogas ilegales, por la falta de conciencia que hay entorno a ellas, los usuarios se escudan en “me lo receto el Doctor”, al igual que cualquier adicción requiere un proceso de desintoxicación que debe ser supervisado por un Especialista en Psiquiatría, que conozca el uso de fármacos, los efectos indeseables y la forma de regularlos, que permitan controlar durante el proceso la ansiedad y/o pánico durante la deshabituación.

En Clínica Ser, contamos con especialistas en psiquiatría las 24 horas, todos los días, lo que garantiza un manejo seguro y confiable, en manos expertas.

Desarrollamos un plan individualizado para cada uno de nuestros usuarios, ofreciéndoles las mejores y más actualizadas técnicas terapéuticas para lograr su recuperación.

En Clínica Ser la Ayuda está Lista.

Llámanos (222) 231-7626 / 231-7574 / 249-9390.

 

Mtro. Edward German Fisher Naveda

Coordinador de Psicología de Clínica Ser

Maestría en Psicoterapia Ericksoniana

Cédula profesional  6987755

Adolescencia las drogas y el sexo

En nuestra sociedad se considera que existe una relación estrecha entre adolescencia y sexualidad, en ocasiones, se piensa que un adolescente utiliza las drogas como una forma de estimulación sexual cuando posiblemente suceda todo lo contrario.

Iniciemos por comprender que la sexualidad es un fenómeno ligado a las emociones, a las interrelaciones y a las influencias sociales que, de alguna manera, marca la vida del adolescente durante su desarrollo.

Por otra parte, el ser humano ha buscado y experimentado el uso de sustancias que “acrecienten el placer sexual” como ciertos crustáceos, alimentos exóticos, plantas y por supuesto las drogas.

Sin embargo, en estudios que se han hecho acerca del uso de drogas, estas en lugar de tener un efecto positivo, como se piensa o cree, producen un efecto negativo que va desde la misma relación hasta las manifestaciones y comportamientos sexuales.

El adolescente busca el efecto inmediato que se puede reflejar en desinhibición y euforia, que sus sensaciones se vean aumentadas o estimuladas, sin embargo, ninguna de estas sensaciones aumenta el deseo sexual ya que para que esto suceda debe de haber una concentración de hormonas como la progesterona, la testosterona junto con las feromonas en el organismo y, si se abusa de estas hormonas, el efecto será que producen disfunciones tanto en el hombre como en la mujer.

El uso de drogas puede influir de diferentes formas en la actividad sexual, afectando el deseo, la excitación y el orgasmo. Sin embargo, hay que aclarar que el efecto claro está al interior de la mente de la persona consumidora por lo que su deseo sexual se ve alterado teniendo una actuación como “afrodisiaco”. Sin embargo, el hecho de que la droga aumente el deseo sexual no implica ni significa que tendrá una mejor actuación sexual o placentera ya que la falta de excitación produce en el hombre impotencia y en la mujer afecta los mecanismos de excitación

Es importante recalcar que la excitación sexual es necesaria para que se pueda producir un orgasmo, por lo que la falta de ésta interferirá sin duda alguna en la respuesta sexual normal de ambos. Las drogas interfieren en los nervios adrenérgicos, que son los responsables del orgasmo, y liberan algo similar a la adrenalina, por consiguiente se bloquean los nervios afectando la capacidad orgásmica del consumidor.

En el caso de las mujeres se presentan también alteraciones de los ciclos menstruales, problemas y trastornos de ovulación, disminución del deseo sexual, anorgasmia, falta de lubricación, bloqueo a la respuesta sexual, disfunción e infertilidad.

En el hombre disminución de hormonas, de la producción espermática, disfunción eréctil y del deseo, impotencia, aumento en el tamaño de la próstata, eyaculación tardía y disfunción.

Como podemos observar, las drogas no ayudan a las relaciones sexuales, sino todo lo contrario, ya que generan trastornos generales y disfuncionales que pueden volverse permanentes.

La falta de información y desconocimiento se convierten en algo muy peligroso que puede provocar daños irreversibles, y aún más, si esto se da en etapas precoces como la infancia o la adolescencia, por ello, se hace necesario que los adolescentes adquieran una educación sobre el uso de drogas y sexo, y que esta recaiga principalmente en los padres y maestros, sin que esté mediatizada por inhibiciones y tensiones, esto ayudará a que los adolescentes cuenten con herramientas para enfrentar este problema de sexo y drogas.

Si tu ser querido sufre un problema de adicción, en Clínica Ser la AYUDA está LISTA.

¡Llámanos!, estamos seguros de poder ayudarlos.

Tel. (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 249-9390.

  

Mtro. Adrián Alberto Pérez Méndez

Terapeuta de Clínica SER

Maestría en Psicología Clínica Infanto – Juvenil

Ced. Prof. 11929943

 Y la culpa quien la tiene

Yo, tu, el, de tin marín, ¿realmente importa? ¿Hay que echarle la culpa a alguien para que siga la dinámica enferma de control y poder?

Es completamente normal sentirse culpable por la adicción cuando llevas años en un entorno disfuncional debido a diversos factores, el que vamos a indagar es el de la adicción, ¿de que modo la culpa ha sido factor para que sigamos proveyendo o encubriendo la adicción de nuestro familiar?. Analice como esto ha sido factor en sus acciones, ¿se acuerda de donde lo aprendió?

¿Cómo crees que causaste la adicción de tu usuario, fuiste mala pareja, madre, padre o hijo? ¿Tú no has sufrido traumas también?¿Por qué no te has perdido en el consumo? En Clínica SER®, mostramos a los familiares como manejar sus emociones y dejar de promover la adicción de sus usuarios.

Generalmente no sabemos cómo controlar la adicción, pero hemos gastado noches desvelándonos, poniéndonos en riesgo, para “rescatar” a nuestro usuario, aumentando con esto la conducta que queremos eliminar.

En Clínica SER® nos gusta compartirles una solución a estas situaciones, ofreciéndoles pláticas educativas de cómo ayudar a nuestros seres queridos de manera conjunta a su internamiento.

Es un hecho, si cambio mi manera de ver las cosas cambia mi manera de actuar, necesito reconocer que la adicción es una enfermedad progresiva y mortal. Si dejo de sobre proteger y resolver la vida de mi usuario podemos hacer el cambio juntos.

Te estamos esperando.

Edward Fisher

Ced. 6087755

Psicoterapeuta en Clínica SER®

Clínica SER® es tu mejor opción para la Rehabilitación de Adicciones, contamos con atención especializada de Psiquiatras, Psicólogos y Terapeutas que te apoyarán durante el proceso de Desintoxicación y Rehabilitación.

Llámanos, podemos ayudarte.
TEL. (01·222) 231·7626 / 231·7574 / 248·3324 / 249·9390

www.clinicaser.com

¿Para qué nos Drogamos?

Las drogas sirven, en primer lugar, para DESCUBRIR y, en segundo, para ENCUBRIR.

El joven descubre que la marihuana le ayuda a manejar su ansiedad, ante la falta de un proyecto de vida y le da “nuevas ideas” para componer el mundo caótico que percibe. La oficinista descubre que puede mantenerse con ánimo para seguir trabajando, utilizando cafeína y nicotina. El padre de familia usa dos onzas de alcohol, porque descubrió que le sirvió para conciliar el sueño y de pasada encontrar alivio al estrés por la jornada laboral. El ama de casa descubrió que el uso eventual de anfetaminas le proporciona un rendimiento físico diario, la posibilidad de bajar de peso.

Es de vital importancia, que el terapeuta sepa distinguir desde la primera sesión, si el consumo se debe a una forma en que el paciente descubrió el uso para soportar lo cotidiano, o si dicho consumo dejó de ser hedonista para pasar a ocultar un dolor existencial, físico o psicológico que no pudo resolver en su momento, lo que provocó un enquistamiento. Como resultado, adquiere un consumo que va más allá de sus deseos y voluntad. Apliquemos este esquema a cada uno de los casos citados anteriormente.

Cuando el joven consumidor de marihuana descubre que  el manejo de su ansiedad se calma con la sustancia adictiva. El joven comienza a utilizar una “cortina de humo verde” para ocultar sus pérdidas no resueltas, como la pérdida de su niñez, de sus abuelos, de sus primeros amores o de la lejanía de sus padres, o todo esto junto. Ante esta situación, es comprensible que la marihuana sea una sustancia que le sirve.

La oficinista, en su debida proporción, podrá ocultar un alto nivel de angustia que le provoca el no poder pagar con su quincena, los múltiples compromisos que como madre soltera necesitará solventar. No menos importante, su tabaquismo es una muestra de la impotencia que tiene por callar, ante un jefe que la acosa constantemente y a quien le debe aparentemente, la posibilidad de tener esos ingresos.

En el caso del ejecutivo, el problema del alcohol pasó a ser entendido no como un problema para él, sino como un ansiolítico cotidiano para poder conciliar el sueño. Este consumo que le ha ido permitiendo evadir el origen de su estrés, o sea, las presiones de su trabajo, que además lo demandan como un empresario competitivo, en donde el alcohol se presta como alcahuete de comidas y reuniones, con la aparente forma de relaciones públicas, y que le permitió, además, conocer la cocaína por ofrecimiento de un amigo, como un energético del poder.

Es importante detectar en cada uno de nuestros seres queridos el origen de la problemática con respecto al consumo, en Clínica SER®contamos con personal. profesional que puede ayudar a tu ser querido.

Psic. Jehú Rosales Gómez

Núm. de Cédula Profesional  6041334

Psicoterapeuta en Clínica SER®

Clínica SER® es tu mejor opción para la Rehabilitación de Adicciones  en conjunto con trastornos como la Depresión o la Ansiedad, contamos con atención especializada de Psiquiatras, Psicólogos y Terapeutas que te apoyarán durante el proceso de Desintoxicación y Rehabilitación.

Llámanos, podemos ayudarte.
TEL. (01·222) 231·7626 / 231·7574 / 248·3324 / 249·9390

www.clinicaser.com

BibliografíaDimensiones de la Terapia Familiar. Buenos Aires: Paidós

-Kalina, E.(1988): Teoría y práctica de la psicoterapia familiar del adicto. Actualización. En -Arias, J.A., Fernández Labriola R., Kalina, E., Pierini, C.D. La Familia del Adicto. Buenos Aires:Nueva VisiónArtículo en Revista.-Bejos, L.M.(1991) “Una propuesta de tipología para el diagnóstico de la familia adicta” Revista de las Adicciones. No.4, 13-17.

¿Internamiento Involuntario?

¿Por qué NO es recomendable un internamiento involuntario de un familiar con problemas de alcoholismo o adicción?

Cuando hay problema de adicción (para el alcoholismo también aplica la terminología “Adicción”) la familia generalmente se encuentra tan angustiada y desesperada que muchas veces piden la ayuda a modo de querer ingresar a su usuario a un centro de rehabilitación de manera involuntaria, lo cual se logra generalmente a través de engaños o mediante un grupo de personas que los someten (en contra de su voluntad) para así “recibir la ayuda”.

Obviamente la consecuencia es que la persona va a estar muy enojada y resentida en un principio ya que no fue decisión de él(ella) sino de su familia, y a pesar de que la intención era por un acto de amor, terminan convirtiéndose en una imposición de la propia voluntad, con lo cual la posibilidad de rehabilitarse es mínima.

¿Pero si no lo hacemos tememos que se vea afectado? Ese es el mayor argumento por el cual la familia toma esa decisión, es de entender que la familia piense así, y es importante aclarar que es válido no saber y por esa razón es la idea de este artículo, ya que para que un adicto se atreva a pedir ayuda es porque el estilo de vida o las consecuencias que está viviendo a raíz de su consumo son tan desagradables y/o dolorosas que no soportará más seguir viviendo así (fondo de sufrimiento) y es ahí cuando ahora sí, pedirá la ayuda que lo saque de ese infierno en el que vive.

El problema es que la familia no se atreve o no soporta ver a su familiar adicto en esas condiciones de sufrimiento y antes de que “toque fondo” usualmente terminan rescatándolo y por consiguiente prolongando esta enfermedad e irónicamente haciendo que cada vez las consecuencias sean más dolorosas y más peligrosas.

Recuerde, la clave para que nuestro familiar pida la ayuda, es dejarlos que toquen su fondo de sufrimiento y ahora, sí busque la ayuda de un centro especializado de adicciones, en donde sea tratado con respeto y amor. Los lugares en donde se usa el maltrato, la violencia y la descalificación generan un bloqueo que impide la plena recuperación. Si bien muchos lugares dicen que funciona, pero no es porque la persona se haya rehabilitado, sino porque simplemente se está aguantando a no hacerlo por temor a que lo vuelvan a internar pero no por el deseo de elegir un nuevo estilo de vida.

Piénselo, medítelo y si identifica mucha ansiedad y preocupación en usted, pida ayuda pero no para su familiar adicto, sino para usted.

“El que pide la ayuda, es el que necesita la ayuda”.

Guillermo Rojas Ayón

Especialista en adicciones

Ced. Prof. 7237938

Terapeuta en Clínica SER®

Clínica SER® es tu mejor opción para la Rehabilitación de Adicciones, contamos con atención especializada de Psiquiatras, Psicólogos y Terapeutas que te apoyarán durante el proceso de Desintoxicación y Rehabilitación.

Llámanos, podemos ayudarte.
TEL. (01·222) 231·7626 / 231·7574 / 248·3324 / 249·9390

www.clinicaser.com

RELACIONES TÓXICAS EN EL ADICTO Y EN LA FAMILIA

Cuando escuchamos hablar de relaciones tóxicas, muchas veces lo primero que solemos pensar es en que se trata de una mala persona, sin embargo hay que aprender a quitar ese prejuicio e identificar la causa (quizás se deba a una persona emocionalmente dañada, que tiene resentimientos, que traiga fantasmas del pasado que la lastiman, que tiene comportamientos auto destructivos como por ejemplo la adicción o conductas rescatadoras y facilitadoras que conducen a la codependencia) es importante aprender a no engancharse con ellas,  desarrollando una espiritualidad sana que ayude a equilibrar el sistema familiar disfuncional, ya que si no lo hacemos estaríamos condenados en una red negativa de la que seria muy difícil salir, porque clavarnos en ese aspecto por los diversos problemas de la vida cotidiana nos harían “sentirnos mal” “culpables” y “ los malos del cuento”

Por ende una relación tóxica consiste en que una o ambas partes sufren y se ven sometidos a un enorme desgaste emocional con el objetivo principal de convencerse a ellos mismos que pueden salvar esta unión, sin embargo es importante reconoce que estos patrones negativos se observan tanto en el paciente adicto como en el codependiente, Justo ahí es donde nace la manipulación, la mentira, el victimizarse y el autoengaño de saber que todo “ está bien “

Recordemos que las personas tóxicas jamás van aceptar que están en un error, siempre querrán tener la razón y estarán firmemente convencidos de que están en lo correcto, por ello no buscan la ayuda e intentarán justificarse a toda costa.
En clínica ser nuestro principal motivo es romper con estas cadenas de autodestrucción, generar conciencia y poder ayudar al paciente adicto y a su familia a encontrar un camino de estabilidad.
Sin duda Clínica SER® es tu mejor opción para reparar daños y vivir una vida con calidad, libre de adicciones y de codependencia.

Cristhel A. Segovia Rivera
Especialista en adiciones

Ced prof. 8293913

Terapeuta en Clínica SER®

Clínica SER® es tu mejor opción para la Rehabilitación de Adicciones, contamos con atención especializada de Psiquiatras, Psicólogos y Terapeutas que te apoyarán durante el proceso de Desintoxicación y Rehabilitación.

Llámanos, podemos ayudarte.
TEL. (01·222) 231·7626 / 231·7574 / 248·3324 / 249·9390

www.clinicaser.com

¿PARA QUÉ NOS DROGAMOS?

Son diversas las causas por las que una persona puede consumir alguna “droga” en algunas ocasiones se ocultan  heridas emocionales, como conflictos en la niñez, duelo de algún familiar, problemas en la relación de pareja, dificultades económicas y algunas otras problemáticas.

 Ante estas situaciones se puede observar que hay emociones revueltas, ansiedad y frustración.  Por lo que se es vulnerable a “tapar” todos estos vacíos con el consumo de alguna sustancia psicoactiva.

Tomemos el caso de un ejecutivo, con mucho estrés, toma alcohol para relajarse lo toma como un ansiolítico cotidiano para poder conciliar el sueño. Este consumo  le ayuda a  evadir el origen de su estrés, o sea, las presiones de su trabajo, que además lo demandan como un empresario competitivo, en donde el alcohol se presta como alcahuete de comidas y reuniones, con la aparente forma de relaciones públicas, en esas relaciones comienza a  conocer la cocaína por ofrecimiento de un amigo, como un energético del poder.

En el caso del ama de casa, que busca energía para lograr una calidad de desempeño en su vida a través de estimulantes, lo más seguro es que oculta una fuerte depresión, por no complacer a un marido exigente, obsesivo y distante afectivamente. El trabajo de esta mujer no se nota en el hogar, ha sido siempre invisible, la belleza de su delgadez es por un recurso artificial para no ser abandonada, de lo cual está amenazada implícitamente. Su razón de ser son sus hijos, los cuales cuando crezcan la dejarán con un marido voraz. Mientras tanto, su dependencia física a los barbitúricos, la están llevando a estados notorios de confusión mental y atención dispersa. 

Como se puede observar en cada uno de estos casos, hay un vacío existencial, que en muchas ocasiones la persona que consume no lo hace consiente, por lo tanto como lo  señala el especialista en adicciones, Mario Bejos Lucero, es de vital importancia, que el terapeuta sepa distinguir, si el consumo se debe a una forma en que el paciente descubrió el uso para soportar lo cotidiano, o si dicho consumo dejó de ser hedonista para pasar a ocultar un dolor existencial, físico o psicológico que no pudo resolver en su momento, lo que provocó un enquistamiento y que dio como resultado, un consumo que va más allá de sus deseos y voluntad.

 Psic. Jehú Rosales Gómez

Terapeuta de Clínica SER

En Clínica SER® estamos a la vanguardia en la rehabilitación de adicciones, nuestro nivel de recuperación y no incidencia es de los más altos del país.

Llámanos, podemos ayudarte.
TEL. (01·222) 231·7626 / 231·7574 / 248·3324 / 249·9390

Puntos importantes sobre la marihuana

Adolescentes y la marihuanaLa adicción:

La marihuana puede ser adictiva. El uso continuo de marihuana puede llevar a la adicción, lo cual significa que a la persona se le puede dificultar controlar el consumo de la droga y si quiere parar, usualmente no puede hacerlo. Estudios han demostrado que aproximadamente el 9 por ciento de las personas que usan marihuana, o 1 de cada 11 personas, se volverán adictas (Anthony, 1994; López-Quintero, 2011). Este riesgo  sube al 17 por ciento, o a aproximadamente 1 de cada 6 personas, entre aquellos que comienzan a usar marihuana durante la adolescencia, y aumenta a una tasa del 25 al 50 por ciento en aquellos que la consumen a diario (Hall, 2009a; Hall, 2009b).

Para ayudarte a tomar una decisión acorde a la realidad, a continuación se encuentran una serie de puntos informativos  basados en investigaciones que se han hecho sobre la marihuana. Estos temas reflejan las preguntas y los comentarios que recibimos con más frecuencia a diario en nuestro sitio web y en el blog para adolescentes. Comparte estos datos con tus amigos para ayudarlos a separar los hechos de los mitos.

Conducir:

Después del alcohol, la marihuana es la droga ilegal más comúnmente implicada en accidentes automovilísticos, incluyendo accidentes fatales.  En un estudio hecho a nivel nacional, se encontró que el 36.0 por ciento de los conductores quienes habían dado positivo en un examen de drogas, usaron marihuana (Wilson, 2010). La marihuana afecta las habilidades necesarias para poder conducir de una forma segura—la atención, la concentración, la coordinación y el tiempo de reacción. La marihuana hace que sea más difícil poder juzgar las distancias y reaccionar ante las señales visuales y auditivas en la carretera.

La escuela:

La marihuana está vinculada con el fracaso escolar. Los efectos negativos de la marihuana en la atención, la memoria, y el aprendizaje pueden durar días y a veces semanas—especialmente si se consume con frecuencia. Cuando alguien fuma marihuana a diario, puede tener una mente “nublada”  la mayoría del tiempo. En comparación con los adolescentes que no consumen, los estudiantes que fuman marihuana tienden a tener calificaciones más bajas y son más propensos a abandonar la escuela secundaria (McCaffrey, 2010). Las investigaciones incluso muestran que  el coeficiente intelectual de aquellos que fuman marihuana regularmente durante su adolescencia, puede disminuir (Meier, 2012). Además, aquellos que han usado marihuana por largo tiempo tienden a estar menos satisfechos con sus vidas, tener problemas de memoria y en sus relaciones, tener una salud mental y física más deficiente, salarios más bajos y menos éxito profesional (Zwerling, 1990).

Psicosis y pánico:

Las dosis altas de marihuana pueden causar psicosis o pánico cuando la persona esta drogada. Algunas personas experimentan una reacción psicótica aguda (percepciones y pensamientos perturbados, paranoia) o ataques de pánico mientras se encuentran bajo la influencia de la marihuana. Esta reacción usualmente desaparece a medida que los efectos de la droga desvanecen. Los científicos aún no saben si el consumo de la marihuana puede causar una enfermedad mental perdurable, pero si se sabe que puede empeorar los síntomas psicóticos en personas con esquizofrenia, la cual es una enfermedad mental grave con síntomas como alucinaciones, paranoia, y pensamiento desorganizado. También puede aumentar el riesgo de experimentar psicosis por largo tiempo en algunas personas.

Fuente: https://www.drugabuse.gov/es/publicaciones/hechos-sobre-la-marihuana-para-adolescentes/puntos-importantes-sobre-la-marihuana

LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.
Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

12 cosas que arruinan la recuperación de una adicción

Maestro Edward Germán Fisher Naveda

Artículo: 12 cosas que arruinan la recuperación de una adicción

En la recuperación de una adicción, existen diversos factores que pueden entorpecer el camino a la sobriedad. Algunos de ellos tienen que ver con creencias erróneas que no permiten que la persona que padece alcoholismo o drogadicción acceda a un tratamiento de adicciones o plan de recuperación. Estos son algunos de ellos:

1. Minimizar el uso de la sustancia convenciéndose que es normal y puede controlar su comportamiento: Una de las ideas esenciales es creer que puede seguir su vida normal (mismos amigos y costumbres).

2. Creer que la adicción a una sustancia es el único problema. Originalmente hay problemas desde el manejo de las emociones (enojo, tristeza, ansiedad), relaciones (personales e interpersonales), esto también lleva a minimizar el problema de adicción a la sustancia.

3. Autodecepción. Hay varios mecanismos de defensa dentro de la mente de un adicto que tienen como finalidad el sabotear una recuperación, una es la desensibilización o pensar que en cinco años puede volver a consumir.

4. Sustituir una droga por otra sólo aumenta las probabilidades de regresar a la droga preferida.

5. Abstinencia a medias creyendo que se controla la ingesta: Es jugar con la idea de disminuir el consumo.

6. Ir a un médico o psicólogo que no esté capacitado para el manejo de adicciones y que puede recetar desde Valium, Clorazepam o una benzodiacepina que produce adicción o puede minimizar la severidad de la situación siendo condescendiente. Una droga es cualquier estimulante mental.

7. La sustancia afecta el área límbica y prefrontal del cerebro responsable de la toma de decisiones,control de impulsos y formación de recuerdos. Esto es lo único que nos separa de los animales y nos hace animales racionales. ¿Qué tan consciente se está de esto?

8. Negación: Creer que todo está bien o bajo control cuando en la realidad es todo lo contrario.

9. Creer que puede hacerlo solo sin ayuda médica, psicológica o de un grupo (como el de AA).

10. Huir de los problemas pensando que van a desaparecer cambiando de estado, de trabajo o de pareja.

11. Seguir haciendo lo mismo pensando que se va a obtener un resultado distinto: Mismo consumo y más gritos por alguna extraña razón.

12. Codependencia: Que la persona siga dependiendo de los demás para que le resuelvan la vida: Padres sobreprotectores, pareja codependiente o familiares (complejo del niño rey).

Hacer conciencia de estos factores que entorpecen la recuperación de las adicciones, será un paso vital para lograrla cabalmente. Si tú o uno de tus familiares las viven, acércate a nosotros, podemos asesorarte para emprender el camino a una vida de sobriedad y recuperación.

El Mtro. Edward G. Fisher Naveda es Psicólogo y Consejero individual en Clínica SER®. Su cédula profesional es: 6987755.

Consulta su perfil completo aquí

 

 

Si tienes un familiar que padece una adicción, puedes consultar esta Guía de Intervención, que te ayudará a saber cómo acercarte a tu ser querido y ayudarlo a enfrentar el problema.  También puedes contactarnos vía telefónica o por correo haciendo click aquí.

LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.
Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.