Entradas

La familia con un enfermo adicto

Parte del entendimiento y logros de los procesos de rehabilitación de adicciones y la problemática que puede bloquear la misma de un paciente con consumo de sustancias adictivas, se encuentra en un principio al interior de la familia. La familia es un elemento muy importante en el logro de la rehabilitación de su familiar adicto, sin embargo, en muchas ocasiones, la familia también puede provocar a través de su codependencia que su familiar no acepte su adicción o no quiera rehabilitarse porque no lo considera necesario.

 

La familia por lo general, al igual que el adicto suelen entrar en negación por diversos motivos, en los que sobresale la apariencia hacia el exterior, el mantener el secreto de la adicción o por no aceptar que su familiar tiene un problema y por lo tanto se actúa como si no pasara nada, como si todo estuviera bien o considerando que es normal que una persona tome, principalmente alcohol y en ocasiones drogas. Escuchando la opinión de familiares puedo nombrar respuestas como: “Mi hijo es adolescente y está experimentando y eso es normal” “Pero si mi hijo o esposo solo se emborracha cada fin de semana” “toma todos los días su copita pero no se emborracha” “si fuma marihuana pero solo lo hace en forma recreativa” “fuma marihuana pero eso lo mantiene tranquilo” etc.

 

En muchas ocasiones la familia se siente avergonzada por lo que está sucediendo al interior de su casa, lo que les llega a resultar muy dolorosa la aceptación de la realidad, incluso pudiendo llegar a la negación total aun en las peores circunstancias ante sí mismo.

 

Esta situación de negación no le permite a la familia reconocer que muchos de los problemas que les están afectando son consecuencia del comportamiento que presenta el adicto, como por ejemplo cuando los culpa de sus desgracias o por las pérdidas económicas y laborales que suelen ser constantes.

 

Muchas veces estas actitudes le impiden a los integrantes de la familia el poder expresar sus emociones y sentimientos que los agobian e incluso, con el paso del tiempo y con la costumbre, se bloquean de tal manera que llegan a no sentir estas intensas emociones bloqueándolas por completo, ya que estas emociones pueden llegar a ser vistas como “peligrosas”, por lo que se mantienen en un silencio emocional para evitar que, si se llega a expresar o decirse lo que sienten, esto afecte o perturbe al adicto ya que le tienen un miedo profundo a sus emociones y en la forma en que éste explota, pero principalmente en cómo va a reaccionar ante ellos, que por lo general es en forma violenta.

 

Otra de las formas de negación es tratar de no hablar de la adicción ya que esto les genera una respuesta emocional fuerte, incluso muchos llegan a creer que “si no se habla del tema no pasa nada”.

 

Por su parte, la familia también debe de comprender que al presentarse las emociones estas no pueden ser eliminadas y suprimidas en forma selectiva,  las emociones es importante dejarlas salir y sentirlas o, todo lo contrario y no recomendable, dejar de sentir completamente, ya que cuando la persona tratar de suprimir las emociones que le son más afectivas o intensas, acaban suprimiendo todas. Como consecuencia se confundirán al no poder identificar lo que sienten generarles otro tipo de problemas, como por ejemplo el confundir la ansiedad con el enojo o ira o la depresión con irritabilidad.

 

Cuando al interior de la familia las emociones no se encuentran reguladas, controladas o están confusas, se generan dificultades para la toma de decisiones y la forma de relacionarse inclusive con personas al exterior de la familia.

 

En Clínica Ser podemos Ayudarte.

LLÁMANOS (222) 231-7626 / (222) 231-7574 / (222) 249-9390

WhatsApp  221 349 0308

 

Mtro. Psic. Adrián Alberto Pérez Méndez

Maestría en Psicología Clínica

Psicólogo Clínica Ser

Cédula 11929943

EL TRASTORNO LÍMITE DE PERSONALIDAD Y EL USO DE SUSTANCIAS

El aumento de la incidencia de Trastornos de la Personalidad (TP) es un problema de salud, existe dificultad para su diagnóstico oportuno, son trastornos severos que generalmente se caracteriza por descontrol de impulsos, cambios intensos y frecuentes de humor, erráticas relaciones interpersonales y conductas suicidas y autolesivas.

El trastorno límite de personalidad, TLP se caracteriza por una elevada comorbilidad, siendo el Trastorno por Uso de Sustancias (TUS) el trastorno comórbido más frecuente (64-66%). En mayor medida puede empeorar el pronóstico, existiendo riesgo de suicidio, así como el uso de sustancias, como inicio el alcoholismo. 

Es el Perfil más ansioso, evitativo y con más dificultades tienden a abusar de drogas con características sedantes, como el alcohol o los benzodiacepinas.

También existe evidencia de que 8-10% de estos pacientes llegan a consumar el acto suicida (relacionado con consumo de tóxicos). Están relacionados con conductas adictivas tales como atracones de comida o ludopatía etc.

Dato importante de personas con adicciones es que han sufrido acontecimientos traumáticos, maltrato físico, psicológico y abuso sexual. Por lo que es frecuente que los adultos en tratamiento para las adicciones refieran una historia de trauma psicológico.

En muchas ocasiones las personas con TLP recurren al consumo de alcohol como modo de no pensar en sus problemas, para regularse emocionalmente, por falta de recursos que les permitan pensar en otras alternativas, o para salir de una reactivación de un evento traumático o revertir un estado de despersonalización.

Los individuos con un apego seguro por lo general sólo experimentan con la sustancia durante la adolescencia, esto es visto como conducta exploratoria y los unos apegos inseguros pueden experimentar con sustancias en la misma forma que los individuos con un apego seguro, pero la experimentación se convierte en una manera de hacer frente a la angustia emocional y por lo general continúa hasta la edad adulta.

En términos de estilo de apego, esto significa que los apegos temerosos y preocupados se relacionaban con un uso más problemático del alcohol, que no estaba presente en sujetos con apego seguro ni evitativo.

* Hallazgos sugieren que el estilo de apego inseguro es un factor de riesgo para TLP y Trastorno por abuso de alcohol, independientemente del riesgo familiar de alcoholismo. (Vungkhanching, 2004).

Se debe  tomar en cuenta en el tratamiento integral, la sintomatología disociativa muy frecuente en estos pacientes, los factores predisponentes de tipo biológico y dinámica familiar o de pareja.

Es por ello que en la Clínica SER el trabajo familiar psicoeducativo promueve estilos y conductas sanas donde no nada más el paciente se ve beneficiado, sino también la propia dinámica familiar.

En Clínica Ser la AYUDA está LISTA 

LLÁMANOS (222) 231-7626 / 231-7574 / 249-9390

Whatsapp 221 349 0308

 

Mtra. Blanca Cecilia Adán Peralta

Terapeuta de Clínica SER

Mtra. en Psicoterapia y Psicodiagnóstico

Cédula Profesional 10769035

Detrás de la Adicción existen Emociones Negativas Aprende a reestructurar tu forma de pensar

Detrás de toda adicción existen emociones que queremos evitar que producen asco, ansiedad, aversión, esto provoca al adicto a consumir para dejar de sentir esas emociones. Posiblemente si fue algo que los traumo o dejaron sin resolver.

Existen personas que no ven su vida sin un problema, tienden a ser personas negativas, viven bajo stress las veinticuatro horas del día. Eso los lleva a padecer otros problemas como la depresión. A pesar de que la situación esté bien, aun así, no están contentos. Se vuelven esclavos de sus emociones. Generalmente viven analizando de manera continua como actúan o viven las demás personas, imaginando qué piensa o va a hacer, buscando cualquier acción para considerarlo una falta de respeto o desplante hacia sí mismo, y así, justificar sus agresiones o manera de ser.

Es normal que la persona emocionalmente dependiente, siempre se esconda tras excusas para justificarse, del tipo “yo soy así y que”, “no se puede cambiar a mi edadeste es mi carácter y si te gusta bien, si no pues nada” …, y esto hace mucho más complicado el proceso de cambio y recuperación.

Pero si se toma la decisión, firme y meditada, de querer “desengancharse” de estas adicciones, se debe trabajar para aprender a reestructurar nuestra manera de pensar. Teniendo en cuenta que nos llevará trabajo y esfuerzo. Podemos seguir la fórmula de “distanciamiento mental”, que consiste establecer un alejamiento físico de la persona u objeto que dispara el pensamiento negativo obsesivo durante un tiempo al pasar el tiempo pasará una desintoxicación y a su tiempo el distanciamiento mental llegará.

La distancia mental requiere que nos volvamos en policías de nuestros pensamientos, para estar al tanto de cuáles son los que nos están provocando esos sentimientos de sufrimiento y después de identificarlos, los sustituyamos por nuevos pensamientos positivos, a través de la constancia iremos cambiando nuestra estructura del pensamiento.

Como todo, primero necesitamos reconocer el comportamiento que deseamos modificar, quedar en paz con uno, perdonarse por actuar de este modo, hay métodos como las apps de mindfulness y psicología positiva que puedes descargar, meditar diariamente, llevar una nutrición más adecuada a tu estilo de vida, que te puedan apoyar en este proceso, aparte de llevar una vida más activa, en este aspecto, me refiero a veinte o treinta minutos al día para realizar una actividad física. Recuerda cuál es tu misión en la vida aparte ser feliz.

En la rehabilitación de adicciones es fundamental seguir trabajando esa manera de sentir y pensar de manera continua para una recuperación estable.

En Clínica SER contamos con los programas de rehabilitación adecuados para cualquier adicción. Te invitamos a conocerlos aquí (https://www.clinicaser.org/)


Mtro. Edward German Fisher Naveda

Coordinador de Psicología de Clínica Ser

Maestría en Psicoterapia Ericksoniana
Cédula profesional  6987755

“Adicción o enfermedad”

En la actualidad ha existido una discusión social que gira alrededor de la pregunta: ¿Es la adicción un vicio o una enfermedad?

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), se considera a una enfermedad como un desequilibrio tanto físico como mental y social que presenta un individuo. Al adquirir una enfermedad, se originan diferentes síntomas y signos que va a afectar a todo el organismo a algún órgano o en particular, reflejándose en la vida del individuo.

Cuando hablamos de una adicción, a ésta la podemos definir como una enfermedad de tipo crónica y recurrente del cerebro modificando este órgano, junto con su estructura y funcionamiento que se ven afectados, teniendo como características principales la búsqueda y consumo compulsivo de drogas a pesar de las consecuencias que su consumo provoca.

La adicción genera un desequilibrio físico que afecta a todo el organismo, principalmente mientras se consume la sustancia, esto va acompañado de un desequilibrio mental debido a que las drogas modifican el funcionamiento del cerebro, provocando que la conducta se vea afectada y cambie el proceder de tal manera que pareciera que la persona no fuera ella misma, ya que cambian sus pensamientos y actitudes. Tales cambios pueden ser de duración prolongada, llevando a la persona a comportamientos obsesivos, compulsivos e incluso paranoicos que pueden conducir a situaciones peligrosas.

Socialmente el medio en el que se desarrolla la persona en adicción llega  a desequilibrarse, afectando, principalmente a la familia, estudios, trabajo y amigos entre otros.

La adicción es una enfermedad de tipo multifactorial debido a las diversas causas que favorecen el desarrollo de la misma, pudiendo ser de tipo psicológico, psicoemocional, social y físicas, que se irán desarrollando a través de un proceso que inicia con el contacto con las sustancias, seguido de su experimentación, el uso y abuso y concluyendo en la adicción.

Por estas razones, la Sociedad Médica Americana en 1956, reconoce a la adicción no como un síntoma o como una secuela de otra enfermedad, sino como una enfermedad primaria y definido como Trastorno por Uso de Sustancias, según se define en el Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, Fifth Edition [Manual de Diagnóstico y Estadísticas de los Trastornos Mentales, quinta edición] (DSM-5, 2013).

Para reconocer la presencia de la enfermedad en una persona, hay que poner atención cuando se presenta una dependencia de tipo psicológica (pensamientos de no poder abandonar o dejar el alcohol o drogas), una dependencia física (cuando la persona refiere que el cuerpo se lo pide y le es necesario), tolerancia adquirida a la sustancia (cada vez necesito más para sentir lo mismo) acompañados de un vacío existencial, emocional y espiritual.

Si se llegasen a reconocer estos signos y síntomas, la persona requiere una rehabilitación de adicciones integral multidisciplinaria con profesionales de la salud para lograr su recuperación.

Mtro. Psic. Adrián Alberto Pérez Méndez

Psicoterapeuta en Clínica SER®

Cédula Profesional 8488797

Clínica SER® es tu mejor opción para la Rehabilitación de Adicciones, contamos con atención especializada de Psiquiatras, Psicólogos y Terapeutas que te apoyarán durante el proceso de Desintoxicación y Rehabilitación.

Llámanos, podemos ayudarte.
TEL. (01·222) 231·7626 / 231·7574 / 248·3324 / 249·9390

www.clinicaser.com

¿PARA QUÉ NOS DROGAMOS?

Son diversas las causas por las que una persona puede consumir alguna “droga” en algunas ocasiones se ocultan  heridas emocionales, como conflictos en la niñez, duelo de algún familiar, problemas en la relación de pareja, dificultades económicas y algunas otras problemáticas.

 Ante estas situaciones se puede observar que hay emociones revueltas, ansiedad y frustración.  Por lo que se es vulnerable a “tapar” todos estos vacíos con el consumo de alguna sustancia psicoactiva.

Tomemos el caso de un ejecutivo, con mucho estrés, toma alcohol para relajarse lo toma como un ansiolítico cotidiano para poder conciliar el sueño. Este consumo  le ayuda a  evadir el origen de su estrés, o sea, las presiones de su trabajo, que además lo demandan como un empresario competitivo, en donde el alcohol se presta como alcahuete de comidas y reuniones, con la aparente forma de relaciones públicas, en esas relaciones comienza a  conocer la cocaína por ofrecimiento de un amigo, como un energético del poder.

En el caso del ama de casa, que busca energía para lograr una calidad de desempeño en su vida a través de estimulantes, lo más seguro es que oculta una fuerte depresión, por no complacer a un marido exigente, obsesivo y distante afectivamente. El trabajo de esta mujer no se nota en el hogar, ha sido siempre invisible, la belleza de su delgadez es por un recurso artificial para no ser abandonada, de lo cual está amenazada implícitamente. Su razón de ser son sus hijos, los cuales cuando crezcan la dejarán con un marido voraz. Mientras tanto, su dependencia física a los barbitúricos, la están llevando a estados notorios de confusión mental y atención dispersa. 

Como se puede observar en cada uno de estos casos, hay un vacío existencial, que en muchas ocasiones la persona que consume no lo hace consiente, por lo tanto como lo  señala el especialista en adicciones, Mario Bejos Lucero, es de vital importancia, que el terapeuta sepa distinguir, si el consumo se debe a una forma en que el paciente descubrió el uso para soportar lo cotidiano, o si dicho consumo dejó de ser hedonista para pasar a ocultar un dolor existencial, físico o psicológico que no pudo resolver en su momento, lo que provocó un enquistamiento y que dio como resultado, un consumo que va más allá de sus deseos y voluntad.

 Psic. Jehú Rosales Gómez

Terapeuta de Clínica SER

En Clínica SER® estamos a la vanguardia en la rehabilitación de adicciones, nuestro nivel de recuperación y no incidencia es de los más altos del país.

Llámanos, podemos ayudarte.
TEL. (01·222) 231·7626 / 231·7574 / 248·3324 / 249·9390

Como hablar de Adicciones con nuestros hijos

Muchas familias, cuando tienen en casa a un familiar adicto y  decide entrar en un proceso de recuperación, viene la pregunta ¿Qué le digo a mi hijo?, si éste es tu caso seguramente eres de las personas que ya cayeron en la “mentira piadosa” para que tu retoño no sepa de la adicción de su familiar, algunos de  los ejemplos más clásicos de este tipo de mentira son: “Mamá está trabajando fuera de la ciudad” “El tío Pedro está en un viaje de negocios”  “Papá se fue a un congreso por parte de su trabajo” “Tu hermano decidió hacer un viaje por placer” “Papá está tomando un curso en el extranjero” “Mamá está enferma y va a curarse” “Recuerdas que tu papá estaba siempre enojado, bueno pues va entrar a un lugar para aprender a controlarse…” etc. etc. Estos últimos 2 ejemplos no están muy lejanos a la realidad, ya que la adicción efectivamente, es una enfermedad crónica progresiva y mortal, pero la cuestión es que para prevenir el consumo de cualquier sustancia adictiva en la infancia o bien adolescencia, la familia debe hablar siempre, ¡pero siempre con la verdad! , además de que es fundamental trasmitir valores desde una edad temprana, así como fomentarles a nuestros hijos como desarrollar la capacidad de decisión, aprender a decir no sin culpas ni remordimientos y sembrar responsabilidad, autonomía e identidad propia. Alguna vez escuche de un sabio hombre  las siguientes palabras: “Si educamos con cimientos  y límites firmes y fuertes, será más sencilla la vida”,  y ¡vaya que sí!, ya que con ello es más fácil comprender y entender  sobre ciertos temas relevantes. Muchos padres de familia se preguntan de forma constante como salir de ese mundo de mentiras piadosas que alimentan y crecen a la enfermedad y a qué edad pueden estar preparados los hijos para hablar sobre este tipo de temas, considero que a partir de la etapa de la adolescencia nuestros hijos entran  en una proceso en donde comienzan a desarrollar la capacidad de razonamiento, justo ahí es el magnífico momento  para hablar con ellos y aportarles información realista y verdadera para evitar entrar en mitos y creencias erróneas.

Algunas técnicas para hablar sobre drogas con nuestros hijos son:

  • NO MONTES UN ESCENARIO. Lo que menos queremos como hijos de padres adictos es recibir el sermón de la vida de 2 horas y media sentados en la parte trasera del coche, en total silencio, viendo como los arbolitos pasan y pasan y de fondo escuchando la  voz de nuestros padres hablar y hablar… ¡Y créanme si pasa! La cuestión aquí es que no hay que dramatizar el tema, ni interrogarlos, hay que hablar con naturalidad y sinceridad, ya que no se trata de crear miedos, si no de fomentar acciones y habilidades positivas que ayuden a prevenir. Mis recomendaciones aquí son: Aprende a dialogar, pídeles su opinión, o que piensan de lo hablado, aprende a observar y sobre todo a escuchar, una buena comunicación entre padres-hijos puede fomentar el cambio.
  • CLARIDAD. Siempre hablar con la verdad de lo que son las sustancias adictivas,  desafortunadamente cuando se trata de temas delicados, los niños y adolescentes suelen recibir información incompleta, vaga y llena de mitos y creencias erróneas, ¡Tú no minimices! da información clara, seria, científica y  sobre todo que este completa,  habla de consecuencias y de todo lo que ocurre en la adicción, además es de vital importancia fomentar factores de protección para nuestros hijos. Infórmate  sobre el tema, ya que es importante  conocer de lo que hablamos para poder dar una explicación exitosa.

Finalmente, es importante mencionar que existen más técnicas para hablar con niños desde los 7 años hasta los adolescentes que suelen vivir con familias  donde  el dolor y sufrimiento por el uso de sustancias ha sido un problema, existe un libro que se llama “UN ADICTO EN MI FAMILIA: Una Guía para niños y jovencitos con familiares adictos al alcohol o a las drogas” de Jill M. Hastings, en donde se ayuda a mejorar relaciones personales, aprender a expresarse, mejorar su autoestima, reconocer fortalezas y debilidades y sobre todo entender la adicción como enfermedad y sus causas. Te invito a romper el silencio, habla con tus hijos, infórmate, busca ayuda profesional para evitar que el patrón se repita en años más adelante, en clínica SER, podemos ayudarte, recuerda que este tipo de tratamientos también involucra la recuperación y sanación del sistema familiar.

Psic. Cristhel Amairani Segovia Terapeuta de Clínica SER

Especialista en Adicciones

Céd.Prof. 8293913

En Clínica SER® estamos a la vanguardia en la rehabilitación de adicciones, nuestro nivel de recuperación y no incidencia es de los más altos del país.

Llámanos, podemos ayudarte.
TEL. (01·222) 231·7626 / 231·7574 / 248·3324 / 249·9390

Claves para saber si un tratamiento en adicciones es profesional

Tratamiento de adicciones

Elegir un tratamiento de adicciones profesional es el camino seguro a la recuperación

Lo que se busca en los tratamientos de adicciones y en los centros de rehabilitación de drogas es que la persona adicta deje las sustancias, recupere las riendas de su vida y viva en armonía con sus familiares y amigos. Sin embargo, lograr que el paciente se mantenga firme en el tratamiento es una tarea ardua cuyo éxito recae en la correcta elección del tratamiento y que éste sea el adecuado para el paciente.

 

Para tener una idea clara de cómo identificar el tratamiento de adicciones adecuado dentro de las ofertas existentes en las distintas clínicas de adicciones, el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas estructuró una guía con cinco preguntas que uno debe formularse y formular al profesional que dé informes en el centro de rehabilitación de drogas:

1.- ¿El programa usa tratamientos que están apoyados en evidencia científica?

2.- ¿El programa adapta el tratamiento a las necesidades de cada paciente?

3.- ¿El programa modifica el tratamiento cuando cambian las necesidades del paciente?

4.- ¿La duración del tratamiento es suficiente?

5.- ¿Cómo encajan los programas de recuperación de 12 pasos o programas similares dentro del tratamiento para la drogadicción?

Es muy importante entonces elegir el tratamiento en adicciones adecuado de entre el número de centros de rehabilitación de drogas que existen en el país; estar consciente de que no existe un programa que le resuelva a todos el problema del consumo de drogas y que los tratamientos en una clínica de adicciones se aplican con base en el historial del paciente, en lo avanzado de su adicción y si ésta es consecuencia o no de algún trastorno mental. Sobre este punto, en clínica de adicciones SER® contamos con una gran ventaja de entre los demás centros de rehabilitación de drogas ya que tenemos el respaldo de Casa de Salud®, uno de los grupos hospitalarios más importantes y reconocidos del país en materia de rehabilitación de adicciones y salud mental.

Esto nos permite atender a aquellos pacientes que tienen algún trastorno mental y que como resultado del mismo, orilla a la persona al consumo de sustancias adictivas. Es fundamental por ello un diagnóstico que despeje las dudas sobre el estado mental de la persona y a partir de allí avocarse al desarrollo del tratamiento. Es por esto que el National Institute on Drug Abuse (NIDA) recomienda considerar “el alcance y la naturaleza de los problemas de la persona, cuán adecuado es el tratamiento, la disponibilidad de servicios adicionales (en este caso el respaldo de Casa de Salud® con el que cuenta SER®) y la calidad de la interacción entre las personas y los proveedores del tratamiento”.

Con respecto al último punto que menciona el NIDA sobre cómo reconocer si un tratamiento de adicciones es profesional y la relación de esto con el trato que debe existir entre el paciente y los proveedores del tratamiento, en Clínica SER® nos hemos avocado a la profesionalización de nuestras áreas, a la actualización de nuestros procedimientos sobre temas relacionados con el consumo de drogas y tratamientos de adicciones y sobre todo a la capacitación constante de profesionales en adicciones que, en conjunto con médicos, enfermeras y especialistas conforman un equipo multidisciplinario consciente del trato humano que debe recibir el paciente a lo largo de su estadía en la clínica.

Todos cuentan con cédula profesional y están preparados para atender a la persona las 24 horas del día. Contemple estos tips y preguntas para saber en dónde debe ingresar la persona con problemas de adicción y recobrar así su vida. Recuerde que los familiares y amigos son importantes en el proceso de rehabilitación, su apoyo y motivación pueden ser el motor extra en esos tiempos obscuros además de la decisión convencida de la persona de ingresar en la clínica de adicciones.

 

Si tienes un familiar que padece una adicción, puedes consultar esta Guía de Intervención, que te ayudará a saber cómo acercarte a tu ser querido y ayudarlo a enfrentar el problema.  También puedes contactarnos vía telefónica o por correo haciendo click aquí.

Llámanos, podemos ayudarte. Tu llamada es confidencial y no constituye compromiso alguno.

Lada sin costo 01-800-833-8888 Tel. (01-222) 231-7626 / 231-7574 248-3324 / 249-9390

e-mail:info@clinicaser.com

O acude directamente a Clínica SER®:

Tepeyahualco 37, Colonia La Paz Puebla, Puebla. (A un costado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes)