Entradas

Las Emociones: ¿Verdades absolutas?

emocionesNo eres tu emoción

No podemos obligarnos a no tener emociones, las personas intentan ignorar o reprimir sentimientos “negativos” lo cual es contraproducente ya que eso hace que se queden más tiempo. Cuando tenemos emociones fuertes, podemos ver los pensamientos y creencias asociados con esa emoción como la única verdad posible y tenemos la noción de que las emociones son “hechos”, verdades absolutas.

A veces, si experimentamos mucho la misma emoción, podemos confundir a esa emoción como una parte de nuestra identidad. Es normal tener impulsos asociados con las emociones y aunque éstos sean fuertes, uno pude elegir si desea actuar o no. Cada persona experimenta la misma emoción de diferente manera.

Cuando nos resistimos a sentir y nos empeñamos en controlar lo que pensamos o sentimos, dichas experiencias se cronifican con el tiempo expresándose mediante sensaciones físicas, se disparan sentimientos de incertidumbre, lo que resulta más abrumador y esto incrementa la intensidad emocional. Cuando dejamos de resistirnos a sentir algunas emociones, paradójicamente el dolor cesa.

Nos tenemos que abrir a la experiencia de sentir, hacer lugar y aprender a estar con nuestras emociones sin resistirse, invirtiendo la energía que utilizamos en evitarlas para modificar el modo en que nos enfrentamos a ellas. Se requiere de flexibilidad para ampliar el repertorio conductual, integrando un abanico de alternativas de respuestas.

Cada una de las emociones tiene su función y utilidad, no podemos eliminarlas o anularlas pero si podemos modular y modelar nuestras reacciones elaborando respuestas de procesamiento positivas. Recuerda, para poder trabajar con nuestros sentimientos, tenemos que empezar por modificar nuestros propios pensamientos.

Cuando permitimos que las emociones gobiernen nuestra vida, es cuando somos más vulnerables a caer en adicciones, o a caer en el alcoholismo, porque siempre estaremos buscando como dejar de sentir, es por eso que es importante que, si tú o algún conocido necesitan apoyo profesional, no duden en buscarlo.

Mtra. Miriam Samour Nieva

Psicóloga clínica

Terapeuta en clínica SER

Cédula: 11729330.

Dependencia Emocional, Adicción y conducta adictiva.

En el ámbito del trabajo clínico con adictos encontramos patologías emergentes no bien definidas en su marco conceptual, ni en los manuales clínicos y/o psiquiátricos, como la Dependencia Emocional que se une con otras patologías en el espacio de intervención, y en ocasiones interfiriere a la hora de pautar estrategias y desestabiliza el cumplimiento de pautas indicadas por el terapeuta.

La Dependencia Emocional se enuncia como un comportamiento desadaptativo contingente a una interacción afectivo-dependiente y/o la necesidad extrema que una persona siente hacia otra a lo largo de las diferentes relaciones de pareja.

La Dependencia Emocional es una adicción que cursa como un comportamiento adictivo con tres rasgos diferenciales como son: la pérdida de control, la compulsión y la perseverancia a pesar de las consecuencias negativas del comportamiento. Entre los rasgos determinantes en el marco de cualquier adicción y que determinan la conducta adictiva están la obsesión, que es una necesidad irresistible, con intensos deseos de consumir, es decir, estar con la persona centro de atención del dependiente emocional.

La pérdida de control, que muestra una incapacidad para autolimitarse o controlarse en el consumo, es decir, en el acercamiento a la persona, que es su centro de atención y esto unido a unas consecuencias negativas que van a mantener este comportamiento a pesar de los problemas emergentes y que van a complicar la vida del dependiente emocional. Y por último la Negación, considerando y negando que la adicción es un problema poniéndose a la defensiva cuando alguien les indica su problemática.

La dependencia emocional se manifiesta por un deseo intenso, un ansia o pulsión irresistible (craving), una polarización o focalización atencional, por la variabilidad en el estado de ánimo del dependiente emocional así como por una agitación y/o irritabilidad si no es posible satisfacerla, acompañado por la pérdida de control e impotencia.

Teniendo en cuenta que los adictos tienen el doble de posibilidad de sufrir trastornos en sus estados de ánimo o niveles de ansiedad, observamos que la dependencia emocional como adicción comportamental propiamente dicha, se encuentra referenciada con diferentes patologías.

Es por esto que en Clínica SER® manejamos las adicciones con un Tratamiento integral de Rehabilitación, con atención de profesionales que le dan al paciente las herramientas y conocimiento necesarios para salir adelante. 

Dr Rodolfo H Rodríguez Morenol

Cédula Especialidad= 7342242

Psicoterapeuta en Clínica SER®

Clínica SER® es tu mejor opción para la Rehabilitación de Adicciones  en conjunto con trastornos como la Dependencia Emocional, contamos con atención especializada de Psiquiatras, Psicólogos y Terapeutas que te apoyarán durante el proceso.

Llámanos, podemos ayudarte.
TEL. (01·222) 231·7626 / 231·7574 / 248·3324 / 249·9390

www.clinicaser.com