Entradas

“COMO UN DISPARADOR DETONA EN MI CABEZA”

Como ya sabemos la adicción se define como una enfermedad crónica y recurrente del cerebro, cuya característica principal es la búsqueda y el consumo compulsivo de drogas… se sabe bien que para un adicto /alcohólico alcance la recuperación después de un internamiento y pueda vivir en sobriedad es indispensable la prevención de recaídas.

Cuando doy terapia grupal les explico de manera sencilla a los pacientes como será el proceso de recuperación, se les informa de manera directa que será muy difícil… iSí, muy complicado! Siempre y cuando no se apeguen a puntos básicos para mantenerse libres de angustia y ansiedad.

Algunas de las recomendaciones básicas son: Terapia individual (mínimo un año) y cuando digo mínimo es porque depende del avance de cada paciente, estar alerta de disparadores, asistir a grupo AA, llevar acabo un adecuado plan de vida, equilibrar cruz de sobriedad etc… pero, ¿Qué pasa?¿Porque muchos no pueden llevar a cabo estas simples tareas? Lo que ocurre es que tras un cerebro adaptado a la dependencia de sustancias psicoactivas, llegan pensamientos adictivos, seguido de estrés y el famoso craving, para quienes no lo conocen o se olvidaron que es, “es aquel fuerte deseo irresistible o ansia de consumir una sustancia…” dicho craving juega un papel muy importante en el ámbito de las adicciones ya que es el responsable de una recaída en alguien que no supo seguir forma adecuada los puntos o recomendaciones básicas que sugiero arriba.

Yo les explico a pacientes, ex pacientes, y familiares que el craving, los pensamientos adictivos y los detonadores internos y externos son como si una pequeña bestia pero fuerte, viviera en nuestro cerebro, destruyendo prácticamente todo (nuestros pensamientos, actitudes, creencias, familia, trabajo, relaciones de pareja, etc.) la clave es aprender a controlarla, evitar que se mueva como remolino, dejarla quieta, para después sentarla, luego acostarla y finalmente trabajar para que caiga en un sueño profundo, lo cual es muy difícil, si no hay voluntad ni disposición del paciente al cambio, desafortunadamente así es la adicción, siempre va estar presente, es mentira que el medicamento cura la adicción, si sirve y mucho pero no garantiza la curación, la clave es aprender, es dominar a la bestia llamada adicción para que no despierte, de lo contrario cuando surgen detonadores y no somos capaces  de enfrentarlos, esa bestia es como si rompiera con su sueño profundo, se levanta, permanece sentada observando y asechando para después ponerse de pie e iniciar como remolino a destruir todo de nuevo y así, dar inicio a la recaída, por ello es recomendable llevar la fase III del tratamiento, seguir esas recomendaciones básicas y pedir ayuda para ser ayudado, evitemos que un disparador vuelva  a detonar en nuestra cabeza y nos convierta una vez más en esclavos de la adicción.

Terapeuta en Clínica SER

Esp. Cristhel A. Segovia Rivera
Ced.Prof. 8293913

Si Usted, algún familiar o conocido requiere de nuestros servicios LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.

Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.
Borrachera seca

“Borrachera seca, antecedentes y neurosis”

por Psic. Esp. Adrián Alberto Pérez Méndez Terapeuta de Clínica SER

Una de las causas por las que una persona que ha sufrido de adicción vuelve a recaer es lo conocido como la “Borrachera seca”, sin embargo hoy no me centraré a hablar de ella, sino de lo que le antecede y de uno de los principales elementos que la fortalecen: la neurosis.

Iniciaré por marcar la diferencia entre lo que es estar en un estado de abstinencia y la sobriedad. En la primera, la abstinencia, la podemos entender como la privación, negación o renuncia a algo. La abstinencia puede ser voluntaria, forzada u obligada, y esto marca que el individuo deje de hacer alguna cosa o acción que comúnmente le era placentero o que deseaba, que en  nuestro caso es el dejar el consumo alcohol y/o drogas.

Por su parte, la sobriedad, no solamente requiere de la vida en abstinencia, sino de que la persona vaya encontrando la madurez, entendida esta no solo como asociada a la edad cronológica o de desarrollo, sino también a la experiencia de vida y, principalmente, de la madurez emocional alcanzada. Madurar es el concebir que se ha llegado a un momento en la vida en que se ha aprendido a aceptar lo que se ha vivido, vive y vendrá, lo que permite fluir ante la vida, implica el no juzgar y descargar culpas a los demás o hacia las cosas de lo que a mí me sucede.

Otro de los elementos y quizá el más importante, es la neurosis que llega a enfrentar el adicto en rehabilitación, quien solamente considera que el dejar de consumir es su recuperación. Esta neurosis se refiere a una forma de estrategia en la que se trata de eludir lo inaceptable, que en ocasiones lleva a la angustia o a la ansiedad, manteniendo elevados mecanismos de defensa para no enfrentar la realidad o lo que le amenaza, por lo tanto le impide al adicto tener una plenitud de vida y constantemente provoca que se repitan una y otra vez  los problemas al interior de la familia, diferencias y problemas en el trabajo y alejamiento o aislamiento social, lo cual le seguirá provocando insatisfacciones en su vida  y por lo tanto infelicidad. El neurótico rechaza conscientemente los aspectos que integran su realidad  interna, no contacta con sus sentimientos y se aleja de ellos lo más posible, así como de sus pensamientos o deseos a través de comportamientos y modelos estrictos de acciones, previamente establecidas, así como formas de pensamiento psicológico que ya ejecutan en forma automatizada y, por lo tanto, lo hacen inconscientemente y sin darse cuenta, sin embargo, el adicto sabe que existe algo en su interior que no le permite desarrollarse en forma plena y le provoca constantes dificultades, en su tentativa de solucionar en el presente asuntos pendientes o inacabados de su pasado.

LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.
Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

 

 

Alcohol: Señales de abuso y adicción

Con frecuencia, las personas que se encuentran bajo la influencia del alcohol pueden:

  • Reír y hablar en voz alta
  • Sentirse mareadas
  • Tener la visión borrosa
  • Tener problemas para mantenerse de pie y balancearse cuando caminan
  • Tener dificultad para hablar
  • Sentirse soñolientas y relajadas
  • Desmayarse o perder el conocimiento
  • Tener ganas de vomitar
  • Pelear e inclusive ponerse violenta

Emborracharse puede llevar a una persona a hacer o decir cosas que luego se arrepienta.. También le hace más propenso a tener un accidente y lastimarse.

Después de beber mucho, las personas tienden a tener dolores de cabeza y sentirse enfermas. Esto se conoce como una resaca.

Las personas que son adictas al alcohol empiezan a tener que beber más y más para emborracharse. Puede ser que tomen un trago en la mañana para calmar o detener una resaca. Pueden beber solas y mantenerlo en secreto. Puede ser que se olviden de las cosas que pasaron cuando estaban borrachas. A esto se le llama pérdida de la conciencia.

Las personas que están tratando de dejar de beber pueden:

  • Sentirse nerviosas o tristes
  • Tener temblores
  • Sudar en exceso
  • Tener dificultad para dormir

Tener una fuerte necesidad de beber alcohol.

Fuente: https://easyread.drugabuse.gov/

En Clínica SER la AYUDA está LISTA. Visitanos en  www.clinicaser.com o Comunícate con Nosotros,  tu llamada es confidencial y no constituye compromiso alguno.

Tel. (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390

Tambien puedes acudir directamente a Clínica SER®:

Tepeyahualco 37, Colonia La Paz, Puebla, Puebla.

(A un costado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes)

Importancia del apoyo familiar en la recuperación de la persona adicta

Maestro Edward Germán Fisher Naveda

Maestro Edward Germán Fisher Naveda

La enfermedad de la adicción es Bio-psico-social, así que aparte del interno esta el factor familiar, social, laboral.

En nuestro país tenemos la tendencia de querer una “Mac” recuperación, algo rápido que resuelva la adicción, la solución es más compleja que la pregunta que con frecuencia nos hacen; Así que ¿en treinta y cinco días cómo voy a recuperarme o recuperar a mi familiar?

En adolescentes se tarda alrededor de un año en desarrollar la adicción y en la vida adulta aproximadamente cinco años.

Mientras está internado el familiar, la familia que también fue afectada por los años de abuso del adicto que neurotizó, deprimió y aterrorizó a los familiares necesita de ayuda profesional. ¿Qué hace la familia? En algunos casos lo interna y se olvida de él durante un mes, sin conciencia de que la propia familia necesita también de una atención profesional. En esos casos, al regresar el paciente al hogar, regresa al mismo entorno neurótico para eventualmente acabar repitiendo el mismo ciclo.

En Clínica SER lo sabemos, por ello trabajamos de manera profesional el apoyo familiar atenuando la neurosis familiar y canalizándolo a su respectivo grupo de atención. El Programa para la familia de Clínica SER está diseñado para promover el bienestar de quienes viven o se preocupan por su ser querido con una adicción. A través de educación y orientación, las familias de aprenden que no pueden controlar la adicción, no causan la adicción y no pueden curar la adicción de sus seres queridos, pero sí pueden asumir la responsabilidad de su propia salud y felicidad e identificar nuevas formas saludables de lidiar con las adicciones y las relaciones. Nos caracterizamos por conocer a nuestros pacientes internos  y empatizar con ellos de modo integral.

Es necesario que el internamiento lleve un correcto protocolo de atención, incluyendo un calificado diagnóstico, tratamiento médico, psicológico, grupal y espiritual, tanto para el consultante como para la familia.

Les invito a recapacitar en cuanto a cómo puedo ayudar a mi familiar si no me quiero ayudar a mí mismo. La respuesta es sencilla: primero necesito ayudarme a mí para poder ayudar a los demás. Este aspecto va directamente dirigido a las esposas y padres afectados, a los hijos invisibles, quienes consideran que el del problema es la persona que consume, cuando en realidad toda la familia resulta afectada y mantienen esta dinámica debido a las ganancias secundarias que recibe cada uno de los integrantes (por increíble que parezca).

Por eso recalco la importancia del apoyo familiar en la rehabilitación de adicciones tanto en su grupo de apoyo familiar como en en sus diversas actividades cotidianas.

Les invito a que se den la oportunidad de sorprenderse con una nueva forma de vida que inicia en Clínica SER. La ayuda esta lista, ¿estás listo para recibirla?

El Mtro. Edward G. Fisher Naveda es Psicólogo y Consejero individual en Clínica SER®. Su cédula profesional es: 6987755. Consulta su perfil completo aquí

También te puede interesar:
[12 cosas que arruinan la recuperación de una adicción]

 

 

LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.
Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Las 4 fases del alcoholismo

Cuando una persona sufre alcoholismo, su paso por este padecimiento tiene diversas fases que comprenden distintas características.  La adicción al alcohol es una enfermedad crónica, que tiene consecuencias graves sobre la salud. Según el National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism (NIAA, pos sus siglas en inglés) el alcoholismo como enfermedad tiene 4 fases.

Fases del Alcoholismo

A continuación enlistamos estas cuatro etapas y sus características:

1. DESEO 

En esta etapa, la persona presenta una fuerte necesidad o urgencia por beber. Ya sea que empiece como diversión o como modo de relajarse, su necesidad lo hace beber más.

2. PÉRDIDA DE CONTROL

En esta fase, la persona ya no puede medir su forma de beber, una vez que ha comenzado la ingesta de alcohol no puede parar.

3.  DEPENDENCIA FÍSICA

En esta etapa se dan síntomas de reajuste, y se pueden presentar síntomas como malestares estomacales, sudor, temblor y ansiedad posterior al consumo en exceso.

4. TOLERANCIA 

A medida que la persona ingiere más alcohol por periodos prolongados, va necesitando tomar más para sentir que está tomando o sentirse eufórico.

Reconocer en uno mismo o en una persona cercana que padece adicción al alcohol es uno de los primeros pasos para la recuperación y sobre todo para evitar la pérdida de la salud, las relaciones o incluso la vida. Pedir ayuda a tiempo y acudir a un centro de rehabilitación profesional, es muy importante para llevar una vida libre de adicciones.

 

Si tienes un familiar que padece una adicción, puedes consultar esta Guía de Intervención, que te ayudará a saber cómo acercarte a tu ser querido y ayudarlo a enfrentar el problema.  También puedes contactarnos vía telefónica o por correo haciendo click aquí.

LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.
Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

¿Cómo poner límites y así ayudar a tu hijo?

Psic. Ana Fernández del Valle Muñoz Psicóloga y consejera individual en Clínica Ser.

Psic. Ana Fernández del Valle Muñoz
Psicóloga y consejera individual en Clínica Ser.

Este texto es una adaptación de “Setting limits: parents, kinds & drugs” por William L. LaFountain, Hazelden.

1. Los adictos sufren de una enfermedad que altera su personalidad, valores y conducta. Esta enfermedad ocasiona problemas físicos, emocionales y sociales para el adicto, así como para su familia y personas cercanas a él.

2. A pesar de su preocupación, los padres no pueden controlar el comportamiento o las actitudes de la persona adicta. Los padres son responsables sólo de sus propias conductas y actitudes; no tienen la capacidad de controlar a nadie más que a sí mismos.

3. Si los padres quieren sobrevivir, deben establecer límites con respecto a lo que esperan hacer por sí mismos. No son dioses ni superhéroes, no pueden prevenir que sucedan cosas malas. Tienen el derecho y la responsabilidad de manejar sus hogares de la manera que consideren más adecuada.

4. Es inútil y destructivo lamentarse por fracasos del pasado. Los padres no eligen ni deciden que sus hijos consuman drogas. Sentir culpa sólo resta energía a las actitudes y acciones que conducen a cambios positivos.

5. De nada sirve tratar de rescatar a quien suele meterse en problemas por su propia falta de criterio y conducta inadecuada. Rescatar a los hijos una y otra vez genera más irresponsabilidad.

6. Las personas adictas únicamente desean dejar las drogas cuando su consumo trae resultados dolorosos y desagradables repetidamente. El sufrimiento es un buen maestro, especialmente cuando está asociado al abuso de sustancias.

7. Las rutinas de rescate y protección de los padres vuelven a los hijos más dependientes, irresponsables y resentidos. Es necesario practicar el establecimiento de límites para volverse hábiles en ese terreno.

8. Dar razones, sermonear, regañar y amenazar son métodos que rara vez funcionan con las personas adictas. Las palabras son adversarios débiles de las drogas.

9. Aceptar promesas, excusas u otras manipulaciones de los adictos promueve nuevos abusos y mayor negación. Las palabras y razones nunca sustituyen a las conductas responsables.

10. Desapegarse de la carga de preocupaciones y responsabilidad es mejor para todos a largo plazo. El amor requiere firmeza con la que muchos padres tienen dificultad para manifestar, por lo que puede requerir apoyo de grupo y ayuda profesional.

11. Los padres deben establecer principios claros y firmes sobre lo que se considera comportamiento aceptable en la casa. Ceder ante demandas irracionales promueve conductas indeseables y más demandas. El hogar y su atmósfera son tuyas, no las dejes ir.

12. Las personas adictas en su mayoría necesitan ayuda profesional pero frecuentemente están inmotivadas para beneficiarse por completo de un tratamiento. Los padres se desilusionan cuando sus altas expectativas de una recuperación rápida no se cumplen. La rehabilitación requiere buena voluntad, servicio y cooperación de todos los involucrados. Los padres pueden ofrecer un tratamiento a los adictos, pero no pueden forzarlos a beneficiarse de él.

13. La recuperación de las adicciones puede tomar años, casi nunca es inmediata y requiere de un mantenimiento diario con la filosofía de “sólo por hoy”. El amor, la esperanza, la fé y la paciencia son fundamentales cada día.

Ana Fernández del Valle es psicóloga y consejera individual en Clínica Ser.
Cédula profesional es 7433429.
Puedes consultar su perfil completo aquí.

 

Si tienes un familiar que padece una adicción, puedes consultar esta Guía de Intervención, que te ayudará a saber cómo acercarte a tu ser querido y ayudarlo a enfrentar el problema.  También puedes contactarnos vía telefónica o por correo haciendo click aquí.

LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.
Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Testimonio de rehabilitación en Clínica SER

testimonio rehabilitación del alcoholismo

Testimonio de rehabilitación del alcoholismo

Voy a narrarles brevemente mis experiencias en Clínica Ser. El día de hoy debo dar gracias a mi poder superior por haber conocido Clínica Ser.

El día 08 de Marzo del año 2007, fui internado en Clínica Ser a petición de mis familiares debido a mi forma inmoderada de beber, y después de haber tenido la experiencia en un anexo. Mi familia no sabía que hacer conmigo debido a mi adicción al alcohol, antes de ingresar yo me sentía completamente solo, sin fe ni esperanza, sin ilusiones por nada, y sin deseos de vivir.

Debido al profesionalismo del personal de Clínica Ser, sus atenciones, cuidado, interés, el trato que se me dio como ser humano por parte del cuerpo directivo, médico, enfermeras, y personal en general, el día de hoy no he vuelto a ingerir lo que tanto daño me causo a mí y a mis seres queridos.

El tratamiento que experimente dentro de mi internamiento para mi rehabilitación fue lo mejor que yo he podido encontrar, en Clínica Ser he encontrado los tres pilares importantes para mi recuperación.

En Primer Lugar; La Espiritualidad que para mí es mi Poder Superior como yo lo concibo. En Segundo Lugar; El Moral que es el apoyo incondicional de mi Familia. Y el Tercero; El Apoyo Profesional que en Clínica Ser se me ha brindado hasta el día de hoy.

Gracias a ese apoyo no he vuelto a mi adicción, he aprendido a valorar todo lo que había perdido.

Sr. Enrique

Paciente Rehabilitado en Clínica SER  

 

Si tienes un familiar que padece una adicción, puedes consultar esta Guía de Intervención, que te ayudará a saber cómo acercarte a tu ser querido y ayudarlo a enfrentar el problema.  También puedes contactarnos vía telefónica o por correo haciendo click aquí.

LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.
Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Alcohol, tabaco y cáncer gastrointestinal

Por: Dr. Jorge Alfredo Gayosso del Valle

Dr. Jorge Alfredo Gayosso del Valle

Director Médico. Especialista en Psiquiatría en Clínica SER.

La prevención del cáncer se basa en la identificación de los factores etiológicos. El acetaldehído derivado de las bebidas alcohólicas formado a partir del etanol ha sido recientemente clasificado por la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer y la OMS como un carcinógeno del grupo I. Esto se basa sobre la evidencia epidemiológica y bioquímica derivada de individuos que consumen alcohol, estas mutaciones se asocian con una mayor exposición del tracto digestivo superior al acetaldehído y también con un riesgo notablemente mayor de cáncer del tracto gastrointestinal superior.

El acetaldehído es el intermedio clave en la fermentación alcohólica y la oxidación de etanol. La mayoría de los factores de riesgo conocidos para el cáncer del tracto digestivo superior parecen estar asociados con una mayor exposición de la mucosa gastrointestinal al acetaldehído a nivel local. La glándulas salivales, los microorganismos del sitio e incluso células de la mucosa parecen jugar un papel esencial. Las concentraciones de acetaldehído en la saliva y sangre después de una dosis de alcohol o humo del cigarro, son cancerígenos y mutágenos potentes que predisponen al cáncer.

Se considera que la nicotina es cinco veces más adictiva que otras drogas. Fumar, consumir demasiado alcohol y tener esófago de Barret pueden aumentar el riesgo de cáncer de esófago. La coincidencia de consumo de tabaco, común entre la población bebedora, aumenta los efectos que sobre el riesgo de cánceres detracto digestivo superior y aparato respiratorio supone el consumo de alcohol.

Cada factor actúa multiplicando el efecto del otro:comparando poblaciones de no fumadores y pocos bebedores con grandes fumadores y bebedores, el riesgo relativo de neoplasia en los últimos, aumenta unas docenas de veces. Si vives con ansiedad y tu consumo de alcohol o de tabaco te está generando problemas personales, familiares y en el trabajo,a cércate a nosotros, en Clínica SER® podemos ayudarte.

 

Dr. Jorge Alfredo Gayosso del Valle

Especialista en Psiquiatría

Director médico de Clínica SER®

Cédula de especialista: 3181351

 

En Clínica SER® la ayuda está lista.

clinicaser.com

 

Fuentes:

1. Prescripción Médica. México D.F. año 35,número 414 mayo 2012. J Gastroenterol Hepatol. Marzo 2012. Prev. Tab. octubrede 2011

2. Instituto Nacional del cáncer (NCI) De losInstitutos Nacionales de Salud de EE. UU. 8 de Agosto de 2014

3. Alcohol y tabaco: factores de riesgo decáncer. Research Journal ISSN 1697 –6452Biocáncer.com/journal/348/4-el-alcohol.

 

Si tienes un familiar que padece una adicción, puedes consultar esta Guía de Intervención, que te ayudará a saber cómo acercarte a tu ser querido y ayudarlo a enfrentar el problema.  También puedes contactarnos vía telefónica o por correo haciendo click aquí.

LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.
Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

12 cosas que arruinan la recuperación de una adicción

Maestro Edward Germán Fisher Naveda

Artículo: 12 cosas que arruinan la recuperación de una adicción

En la recuperación de una adicción, existen diversos factores que pueden entorpecer el camino a la sobriedad. Algunos de ellos tienen que ver con creencias erróneas que no permiten que la persona que padece alcoholismo o drogadicción acceda a un tratamiento de adicciones o plan de recuperación. Estos son algunos de ellos:

1. Minimizar el uso de la sustancia convenciéndose que es normal y puede controlar su comportamiento: Una de las ideas esenciales es creer que puede seguir su vida normal (mismos amigos y costumbres).

2. Creer que la adicción a una sustancia es el único problema. Originalmente hay problemas desde el manejo de las emociones (enojo, tristeza, ansiedad), relaciones (personales e interpersonales), esto también lleva a minimizar el problema de adicción a la sustancia.

3. Autodecepción. Hay varios mecanismos de defensa dentro de la mente de un adicto que tienen como finalidad el sabotear una recuperación, una es la desensibilización o pensar que en cinco años puede volver a consumir.

4. Sustituir una droga por otra sólo aumenta las probabilidades de regresar a la droga preferida.

5. Abstinencia a medias creyendo que se controla la ingesta: Es jugar con la idea de disminuir el consumo.

6. Ir a un médico o psicólogo que no esté capacitado para el manejo de adicciones y que puede recetar desde Valium, Clorazepam o una benzodiacepina que produce adicción o puede minimizar la severidad de la situación siendo condescendiente. Una droga es cualquier estimulante mental.

7. La sustancia afecta el área límbica y prefrontal del cerebro responsable de la toma de decisiones,control de impulsos y formación de recuerdos. Esto es lo único que nos separa de los animales y nos hace animales racionales. ¿Qué tan consciente se está de esto?

8. Negación: Creer que todo está bien o bajo control cuando en la realidad es todo lo contrario.

9. Creer que puede hacerlo solo sin ayuda médica, psicológica o de un grupo (como el de AA).

10. Huir de los problemas pensando que van a desaparecer cambiando de estado, de trabajo o de pareja.

11. Seguir haciendo lo mismo pensando que se va a obtener un resultado distinto: Mismo consumo y más gritos por alguna extraña razón.

12. Codependencia: Que la persona siga dependiendo de los demás para que le resuelvan la vida: Padres sobreprotectores, pareja codependiente o familiares (complejo del niño rey).

Hacer conciencia de estos factores que entorpecen la recuperación de las adicciones, será un paso vital para lograrla cabalmente. Si tú o uno de tus familiares las viven, acércate a nosotros, podemos asesorarte para emprender el camino a una vida de sobriedad y recuperación.

El Mtro. Edward G. Fisher Naveda es Psicólogo y Consejero individual en Clínica SER®. Su cédula profesional es: 6987755.

Consulta su perfil completo aquí

 

 

Si tienes un familiar que padece una adicción, puedes consultar esta Guía de Intervención, que te ayudará a saber cómo acercarte a tu ser querido y ayudarlo a enfrentar el problema.  También puedes contactarnos vía telefónica o por correo haciendo click aquí.

LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.
Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.