Entradas

LAS ADICCIONES Y EL SUICIDIO

El pasado 10 de septiembre, se celebró el día mundial de la prevención al suicidio, motivo por el cual, hablaremos acerca de la relación entre las adicciones y el suicidio.

A partir de los últimos años el aumento en la tasa de suicidios ha llamado la atención de las autoridades de salud no solo del México sino del mundo entero. En términos generales, el suicidio se entiende o define como la generación de un daño autoinfligido de una persona de forma intencional con la finalidad de terminar con su vida.

El suicidio se considera un acto complejo, ya que evoluciona a partir de la idea suicida, el plan suicida y el acto suicida. Las causas principales que se han identificado son la presencia de trastornos mentales y trastornos de la personalidad, particularmente los trastornos depresivos, obsesivos compulsivos, antisociales, limítrofe de la personalidad y, en nuestro interés el trastorno por consumo de sustancias, en el cual el riesgo de suicidio entre la población consumidora es mayor que el general de la población inclusive en los que presentan una comorbilidad en trastornos psiquiátricos.

En el caso del consumo de sustancias adictivas, el número más significativo que presentan conducta suicida se presentan en el consumo del alcohol, la marihuana, los sedantes, estimulantes y opioides, en los cuales lo principal es el consumo y el alto número de consumidores lo que aumenta la estadística debido a que el consumidor de sustancias adictivas indica tener más síntomas depresivos y una comorbilidad psiquiátrica, esto significa que la persona sufre dos o más trastornos o enfermedades que se presentan al mismo tiempo o que existe una interacción entre ellas, lo que hace que en un número alto utilicen fármacos de prescripción como método suicida o el haber experimentado un número mayor de sobredosis.

Es importante entender también que el consumo de sustancias adictivas es, por sí solo, un comportamiento suicida de forma constante.

Esta prevalencia se debe a que la desinhibición que provoca la intoxicación incrementa dicho riesgo al reducir la inhibición para cometer un acto impulsivo, a la vez de que al consumir las sustancias, tanto la intoxicación como la abstinencia, perturban la capacidad de juicio y esto potencializa la desinhibición de la conducta.

Otra característica es la generación de descuido hacia su vida, indiferencia, desesperanza, provocando alteraciones en el estado de ánimo, ya sea hacia la depresión, hacia un ánimo expansivo e incluso la irritabilidad.

Es necesario recordar que el consumo de sustancias presenta daño cerebral acompañado de disfunciones y cambios neuropsicológicos que afectan y deterioran la conducta y el estado de ánimo pudiéndose generar conductas agresivas y violentas.                 

Por otra parte, es necesario que se tome en cuenta, aunque con cautela, los fallecimientos suicidas provocados por sobredosis. En este sentido, se ha informado sobre subgrupos de consumidores de sustancias con un nivel elevado de impulsividad, como el caso de los consumidores de heroína, en quienes se ha encontrado un rango de sobredosis anteriores a la conducta suicida de 48 a 68%.

En conclusión, el consumo de sustancias es un factor importante relacionado con el suicidio al comparar con otras causas de defunción, en los sujetos cuya causa de defunción fue dictaminada por el SEMEFO de las entidades federativas participantes en el SISVEA. Sin embargo, deben establecerse mecanismos o metodologías más precisos para la detección de las sustancias con objeto de mejorar el registro de los casos de suicidio bajo la influencia de éstas.

En Clínica Ser, sabemos que:

  • El suicidio es prevenible mediante intervenciones oportunas.
  • La Identificación temprana, el acudir a tiempo a un programa de rehabilitación de adicciones, que ofrezca un tratamiento y atención profesional para personas que presentan abuso de sustancias, puede salvar su vida o la de su ser querido.

NO ESPERE A QUE SE PRESENTEN EVENTOS LAMENTABLES E IRREPARABLES, SOLICITE AYUDA PROFESIONAL HOY.

¡En Clínica Ser la Ayuda está Lista!

LLÁMENOS podemos Ayudarle (222) 231-7626 / 231-7574 / 249-9390.

 

Mtro. Adrián Alberto Pérez Méndez

Terapeuta de Clínica SER

Maestría en Psicología Clínica Infanto – Juvenil

Ced. Prof. 11929943

SER FELIZ ES UNA DECISIÓN

Nuestro maravilloso cerebro es el lugar en donde se instalan nuestras creencias, las cuales pueden limitar nuestra capacidad de ser felices.

Dado lo anterior, podemos concluir que el ser feliz es una decisión, cuando podemos sobreponernos al miedo. En los primeros 7 años de vida el niño que crece en un entorno feliz aprende a ser feliz, después de esta edad, el ser feliz se convierte en una decisión, de ahí la necesidad de aprender a ser feliz. Cada quien elige si quiere ser feliz y con qué puede ser feliz, la felicidad no tiene ni costo ni precio, y básicamente no se necesita de alguien para encontrar ese sentimiento de felicidad, por ello que las personas sólo me pueden contagiar de felicidad, pero no son la fuente de la misma.

¿Qué es lo que nos limita a ser felices? La respuesta es las creencias. En un origen las creencias surgen desde la tradición familiar, a través de nuestros padres y posteriormente por las experiencias de vida que vamos teniendo y que gracias a nuestro proceso de pensamiento vamos elaborando e interpretando. Está en nosotros la perspectiva del pensamiento que decidiremos dar, ya sea de connotación positiva o negativa. En conclusión, yo decido a través de mi pensamiento el poder ser feliz.

Fisiológicamente necesito elaborar nuevas conexiones neuronales, a modo de quitar los pensamientos negativos (algunas veces relacionadas con las adicciones) que se han convertido en creencias y remplazarlos por nuevos pensamientos en donde me veo con actitud de “yo puedo” y “yo merezco”, y de tanto pensarlos lo podré llevar a la práctica al grado que se terminará convirtiendo en una creencia.

Una estrategia que puede ayudar es actuar como si fuera feliz, hay un refrán que dice: “haz como si creyeras y terminarás creyendo”, al mandar mensajes tanto físicos como mentales a mi cerebro a través de pensamientos positivos, poco a poco se irán construyendo nuevas creencias que me acercarán a la felicidad y me alejarán del miedo. Es necesario pretender que somos felices. Ya que algo que se practica 36 veces hace que se desarrolle un esquema mental. Esta estrategia la utilizamos en Clínica Ser para el tratamiento y rehabilitación de nuestros pacientes con adicciones.

Una cosa es el cerebro y otra distinta la mente, entre más conciencia pueda desarrollar del potencial de mi mente, más podré acercarme a la felicidad, para ello se requiere de una práctica constante de actitudes y pensamientos agradables. En el cerebro hay una región específica que es el giro del cíngulo en donde se encuentran neuronas espejo, con lo cual podemos imitar lo que nos ofrece el entorno y si imito situaciones de felicidad tarde o temprano actuaré feliz y por consecuencia mi entorno cambiará también.

Otras cosas que podemos utilizar para lograr el cambio de paradigma de nuestras creencias de miedo hacia las creencias positivas que nos regalarán felicidad son:

  • Los abrazos y el contacto humano libera fuertes dosis de dopamina y oxitocina, las cuales elevan el estado de ánimo y generan una sensación de felicidad.

 

  • La risa, la cual puede ser contagiosa y liberar neurotransmisores de placer y felicidad.

 

  • La música, ya que esta activa los centros del lenguaje, la memoria, el sistema límbico y una serie de reacciones químicas a nivel cerebral. De ahí la importancia de eliminar la música que nos conecta con recuerdos desagradables y por el contrario generar nuevas conexiones neuronales con música que nos conecte o genere sensaciones gratas.

 

En conclusión: tengo la inteligencia necesaria para discernir y poder tomar decisiones para ser feliz, para ello necesito perder el miedo y aprender a aceptar lo que sucede, así cuando acepto desarrollo la humildad y más cerca podré estar de la felicidad.

En Clínica Ser trabajamos junto con nuestros pacientes para desarrollar un cambio, utilizando las más novedosas técnicas terapéuticas, que les permitan recuperarse de cualquier adicción y vivir el sentido de una vida plena libre de sustancias.

¡Solicita Ayuda Hoy, y comienza el cambio en manos Expertas!

 LLÁMANOS (222) 231-7626 / 231-7574 / 249-9390.

E.A. Guillermo Rojas Ayón

Especialista en Adicciones de Clínica SER

Cédula de Especialista 7237938

LA CODEPENDENCIA EN LA PAREJA.

En la codependencia la pareja se va olvidando de sí misma, deja de visitar sus familiares, de hacer ejercicio, platicar con amigos, disfrutar de una película… ahora los pensamientos y preocupaciones están enfocadas en la pareja que consume alcohol y/o drogas. No se puede concentrar se invierte una gran cantidad de tiempo y esfuerzo tratando de controlar la conducta del adicto y el entorno. ¿A dónde vas? ¿Con quién estabas? ¡¡¡NO PUEDES SALIR !!!

El cónyuge se va desgastando emocionalmente, al querer salvar al ser amado, paga las deudas que tiene, lo saca de los problemas en los que se mete y le resuelve todos sus problemas, estas acciones se realizan por que se  percibe al otro incapaz de hacerse cargo de sí.

La persona salvadora va introduciendo a una adicción afectiva donde la dependencia está relacionada con el bienestar del ser amado. Si el otro está bien hay tranquilidad, pero si el otro se encuentra mal, no hay bienestar, se genera depresión y ansiedad.

Cuando mis emociones dependen de los demás se habla de una relación “patológica”

¿Por qué llego a descuidarme?

En algunas ocasiones se proviene de una familia con violencia intrafamiliar, presencia de adicciones químicas y/o emocionales, historia de rechazo, historia de abandono y/o historia de abuso sexual, todas estas carencias no determinan pero si influyen en mis comportamientos actuales, poniendo un ejemplo si me abandonaron de pequeño, porque mis padres estaban muy metidos en el trabajo, necesito ese afecto esa compañía, y quien necesita de la compañía de los demás para estar bien se vuelve codependiente. No importa lo que me haga la otra persona lo importante es que no este solo.

Por otra parte, no resulta difícil adivinar que, cuando la relación con el padre ha sido mala, se buscan patrones similares inconscientemente. Es posible que la niña interprete ciertas actitudes negativas como normales. Y vaya siendo permisiva, mientras que otras personas detectarían conductas no saludables y podrían límites desde la primera ocasión y si no se respetasen se alejarían inmediatamente.

En Clínica Ser ofrecemos un modelo profesional de atención, que conjunta a un equipo de especialistas y terapeutas ampliamente calificados, ayudando tanto al paciente como a su familia a superar el caos, miedo y desolación que provoca la adicción.  

Referencia: www.alcoholinformate.org.mx

 En Clínica Ser podemos Ayudarte, Llámanos al (222) 231-7626 / 231-7574 / 249-9390 o mándanos un whatsapp 221 349 0308

 

Psic. Jehú Rosales Gómez.

Psicólogo clínico.

Terapeuta de Clínica SER

Cédula Profesional 6041334

LA ADICCIÓN Y ENFERMEDADES RELACIONADAS

En Clínica Ser, normalmente contamos con pacientes que tienen una o varias enfermedades asociadas a las adicciones, entre algunas; Pulmonares, cardiacas, embolia, cáncer o problemas de salud mental. Los análisis de sangre, electrocardiogramas, radiografías de tórax, nos ayudan a corroborar los efectos nocivos del consumo de drogas y/o alcohol a lo largo de la vida de los usuarios que desean recuperarse.

Un claro ejemplo es como el humo de tabaco puede producir diversos tipos de cáncer, el cristal (metanfetamina) causa problemas dentales graves al igual que una grave descalcificación de los huesos, los opioides una sobredosis y llegar a la muerte, los solventes como su nombre lo establece (inhalantes) destruyen las células nerviosas del cerebro y en todo el cuerpo.

De igual forma, el consumo de drogas aumenta el riesgo de contraer infecciones, cuando se comparten elementos que se usan para la inyección de estas sustancias, tener conductas sexuales sin protección se puede contraer VIH o Hepatitis C. Hay posibilidades de contraer infecciones del corazón, de la piel o ahora el famoso Covid 19 al compartir la pipa o el cigarro y sin respetar la sana distancia.

Por supuesto que hay mayor riesgo de sufrir accidentes en automóvil, al conducir bajo los efectos de las drogas y/o el alcohol, al bajar los reflejos y conciencia, poniendo en riesgo la vida de quien conduce en ese estado y de terceras personas, con consecuencias fatales.

Es común, que la mayoría de las personas que llegan a nuestro programa de rehabilitación de adicciones en Clínica Ser, por un problema de abuso de sustancias, a la par tienen ansiedad, depresión o estrés postraumático, el consumo solo empeora o desencadena esos trastornos y los agudiza.

Algunas personas con estos trastornos pueden consumir drogas para intentar aliviar los síntomas que provocan los padecimientos psiquiátricos, entrando en un círculo interminable de fatales consecuencias.

En Clínica Ser somos Especialistas en el tratamiento de trastornos coexistentes. Contamos con personal especializado para ayudarlos. Si has leído hasta este párrafo, ¿cuánto tiempo quieres seguir esperando?, pide AYUDA HOY.

 Llámanos (222) 231-7626 / 231-7574 / 249-9390.

 

Mtro. Edward German Fisher Naveda

Coordinador de Psicología en Clínica Ser

Maestría en Psicoterapia Ericksoniana

Cédula profesional  6987755

PRINCIPIOS QUE AYUDAN EN EL CAMINO A LA SOBRIEDAD

La Adicción según la Organización Mundial de la Salud (OMS) es una enfermedad física y psicoemocional que crea una dependencia o necesidad hacia una sustancia, actividad o relación.

Se caracteriza por un conjunto de signos y síntomas, en los que se involucran factores biológicos, genéticos, psicológicos y sociales. Es una enfermedad progresiva y fatal, caracterizada por episodios continuos de descontrol, distorsiones del pensamiento y negación ante la enfermedad. Uno de los grandes problemas que se encuentra en los procesos de recuperación de la adicción es el alto índice de reincidencia en el consumo.

Sin embargo, hoy en día mediante estudios que se han realizado, se ha comprobado que la ESPIRITUALIDAD ACTIVA LOS MISMO CIRCUITOS DE RECOMPENSA EN EL CEREBRO. Además de los circuitos de recompensa del cerebro, los investigadores descubrieron que los sentimientos espirituales estaban asociados con la corteza prefrontal media, una región cerebral compleja que se activa mediante tareas que incluyen valoración, juicio y razonamiento moral.

Los sentimientos espirituales también activaron las regiones cerebrales asociadas con la atención focalizada.

La experiencia religiosa es quizás la parte más influyente cuando las personas toman decisiones que nos afectan a todos, para bien y para mal. Entender lo que sucede en el cerebro para contribuir a esas decisiones es realmente importante “, (Universidad de Utah en 2014).

Por lo que parte de la espiritualidad es poner en práctica algunos principios que generalmente se practican en grupos de Autoayuda y en Clínica Ser son retomados para el cambio de valores y de juicios.

A continuación, mencionaremos algunos que son importantes tomarlos en cuenta para el camino de la sobriedad:

FÉ: Es la seguridad, esperanza y confianza en el tratamiento de rehabilitación de adicciones, creencia de que la vida puede ser distinta, como lo ha sido para otros compañeros.

HONRADEZ: Poner en practica la integridad de los actos y en el pensamiento, sinceridad en el deseo de la rehabilitación del alcoholismo y/o drogadicción, la buena voluntad para admitir los errores, resistirse a esa primera copa.

HUMILDAD, Valoración veraz de las cosas tal como son, afrontar los hechos, reconociendo y aceptando la enfermedad, practicando también la nueva relación con los semejantes.

 FORTALEZA: Es la que al pasar del tiempo permitirá ver la vida diferente, enfrentando los problemas de una forma creativa, sin depender del alcohol y/o droga.

 AMOR: Será necesario, cultivar el amor propio para poder brindar relaciones sanas, ya que en la medida que se desarrolla la disposición para amar, también se aumenta la capacidad servicial. 

Estas son algunas prácticas que a las personas permiten aceptar, creer y modificar conductas por convicción, siendo más conscientes de la vida y de lo finito del día a día.

“…Concédeme serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, valor para cambiar las que puedo y sabiduría para reconocer la diferencia…”

En Clínica Ser la AYUDA está LISTA

¡Llámanos!,  Tel. (222) 231-7626 / 231-7574 / 249-9390.

 

Mtra. Blanca Cecilia Adán Peralta

Terapeuta de Clínica Ser

Maestría en Psicoterapia y Psicodiagnóstico 

Cédula Profesional 10769035

Miedo a cambiar

Dos italianos, Prochaskca y Diclemente crearon un modelo de cambio que especifica el quien, como y cuando la persona con problema de adicción va a cambiar, y cuando “No”. Estas etapas deben ser respetadas para que el proceso fluya al ritmo que debe y no al que nosotros queramos. Una vez identificada la etapa del cambio en la que está el sujeto podemos crear una estrategia terapéutica para aplicar al proceso.

La pre contemplación: Es la etapa donde el usuario rechaza tener un problema a pesar de lo que le digan los familiares, tener problemas legales o incluso acabar en el hospital. Al internarlo en alguna institución pensando que eso le servirá para abrir los ojos, lo más seguro es que abandone el tratamiento y pierdas tu tranquilidad y tiempo.

La contemplación: El usuario ya reconoce tener un problema, es más accesible a las posibles soluciones aunque duda en cuando hacer algo al respecto por no ver el beneficio que puede obtener

Preparación: En esta etapa ya está listo para actuar e incluso ha tomado unas decisiones en esa dirección. Como el internarse en un programa de rehabilitación de adicciones.

Acción: Ya internado, aquí va creando mayor conciencia y planea los cambios necesarios para regresar a la vida cotidiana logrando el cambio que busca en este caso dejar las drogas.

Mantenimiento: Es ejecutar el plan que preparo durante el internamiento, la constancia va a ser clave para sostener los cambios de hábitos en la vida real, con ayuda de sus grupos de apoyo para promover la recuperación.

Recaída: En esta etapa el sujeto vuelve a realizar el comportamiento que había cambiado o estaba en proceso de cambiar. Después de esto, el individuo  vuelve a una etapa anterior. Es labor del terapeuta motivar y comprender al paciente para que la regresión se de en una etapa lo más cercana posible a la acción.

Es importante destacar que, al intentar cambiar un problema, una parte de los sujetos recaen al menos una vez en el proceso, pero la mayoría de ellos suele volver a empezarlo desde la etapa de contemplación o preparación, para luego pasar a la acción. Es por esto que se dice que el cambio no sigue un patrón lineal, sino más bien uno en espiral. La mayoría de los sujetos incorporan nuevas estrategias y conocimientos. También es primordial que el terapeuta recuerde que los estadios del cambio son específicos para cada conducta-problema.

En Clínica Ser podemos ayudarte.

Llámanos (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 249-9390.

 

Mtro. Edward German Fisher Naveda

Coordinador de Psicología de Clínica Ser

Maestría en Psicoterapia Ericksoniana

Cédula profesional  6987755

Psicoeducación familiar

Archivo Editar Ver Insertar Formato Herramientas Tabla Párrafo  

La familia sigue siendo un factor clave en la rehabilitación del consumo de alcohol o drogas, aunque la fuerza con la que impacta al tratamiento depende, en parte, de las características de los trastornos de la personalidad que el paciente en adicción presenta, incluyendo las patologías duales y las características específicas de cada una  así como la forma en que estas influyen en el proceso psicoterapéutico; por lo general, en la relación familiar se llegan a presentar problemas y conflictos que poco a poco se van haciendo habituales.

La relación entre la familia y el familiar en adicción, se establece y determina por la situación cognitiva y de las relaciones cognoscitivas del paciente, ya que ésta fija la forma en que el paciente percibe su entorno y del cómo entiende la ayuda que está recibiendo de su familia, lo que hace que se convierta en un importante e interesante variable  para poder entender cómo se va presentando la evolución del paciente a través del proceso de tratamiento y el abstenerse del consumo de sustancias.

En el caso de los pacientes que presentan un trastorno de la personalidad, se debe entender y aceptar que la relación que se lleva a cabo entre paciente y familia, está caracterizada principalmente por conflictos, debido a que, en una gran cantidad de casos, la familia no posee los conocimientos ni las herramientas o estrategias que deben de llevar a cabo en el acompañamiento del paciente, por esta razón se hace necesario e indispensable el buscar la ayuda profesional que le permita solucionar los conflictos internos, así como adquirir las estrategias requeridas para dar un acompañamientos eficaz y en base a conocimiento a su familiar en rehabilitación.

Este apoyo se convierte en uno de los principales pilares del proceso de rehabilitación de adicciones ya que, al mismo tiempo, el paciente puede percibir la ayuda correcta y poner menos resistencia.

Por otra parte, el apoyo que la familia otorga demuestra la disponibilidad y el fácil acceso a la misma para que el paciente tenga la suficiente confianza para acercarse y recibir la ayuda en el afrontamiento de las dificultades que se le vayan presentando tanto a él como a la familia.

Cuando en la familia se tiene un paciente con trastorno de la personalidad, la forma en que ésta se relaciona no es necesariamente, el apoyo o ayuda que el  familiar enfermo requiere y, en ocasiones, se vuelve contraproducente, cayendo muchas veces en la represión, regaños, amenazas, castigos, etc., al tratar de controlar al familiar-paciente, lo que provoca una dinámica que en lugar de ayudar entorpece las situaciones.

Estas situaciones van a influenciar en el tiempo que dure el proceso de rehabilitación y abstinencia y también en la posible aparición o reforzamiento de las patologías duales.

Por otro lado, también se ha observado que según vaya aumentando el tiempo de abstinencia en la rehabilitación, el familiar-paciente adquiere la confianza de que su familia sabe cómo le puede ayudar, así como se genera una mejor relación entre sus miembros, lo que se refleja en una mayor confianza cuando el familiar- paciente regresa a sus actividades cotidianas, fortaleciendo un círculo de seguridad, como cuando ya tienen que salir a las calles con la seguridad de que no volverá a consumir, lo que en el paciente se refleja como una mejor relación familiar.

Cuando un paciente presenta patología dual, tiene la percepción de que sus familiares presentan una mayor dificultad para ayudarles, que no les dan apoyo y sentir que tienen una peor relación que otros pacientes con la misma enfermedad pero sin patología dual.

Por tales motivos, se hace necesario que se lleve a cabo una valoración familiar tanto antes de empezar un tratamiento y durante la duración de todo el proceso, debido a que el familiar-adicto presenta una percepción subjetiva sobre la dinámica familiar en la que se encuentra conocida como efecto de relajación, en donde el paciente con trastorno de la personalidad no logra percibir en forma objetiva su problemática familiar ya que la misma abstinencia  nubla las características de la dinámica familiar que son menos favorables.

La psicoterapia deberá observar y evaluar contantemente a lo largo del proceso la forma en que se lleva a cabo la dinámica familiar.

El tratamiento psicoterapéutico familiar requiere de dar a la familia, orientaciones adecuadas y detalladas de las estrategias que se deben de seguir por parte de los integrantes de la familia. La psicoterapia familiar es un factor esencial del tratamiento paralelo al tratamiento del familiar-paciente que deben de llevarse a cabo en forma paralela haciendo un abordaje en conjunto de todas las situaciones, elementos o aspectos que pueden influir en la dinámica relacional entre el familiar-paciente y su familia.

Si la familia no está informada y conocedora de la psicopatología de su familiar y de todos los aspectos que influyen en la dinámica familiar de relación concomitante a la adicción, provocará conflictos que serán difíciles de solucionar.

En Clínica Ser conocemos la enfermedad y sabemos cómo atenderla, la recuperación es posible.

Llámenos (01-222) 231-7626 / 248-3324 / 249-9390.

 

Mtro. Adrián Alberto Pérez Méndez

Terapeuta de Clínica SER

Maestría en Psicología Clínica Infanto – Juvenil

Ced. Prof. 11929943

Familia Nutricia y Sobreprotectora como identificarla y qué hacer.

La familia a lo largo del tiempo siempre ha sido importante en el desarrollo de las personas, menciona Satir (1998), que la familia podemos concebirla como un microcosmo donde aprendemos a relacionarnos con las demás personas desde el poder; la intimidad; la autonomía, la confianza y la habilidad para comunicación son partes vitales que fundamentan nuestra forma de vivir en el mundo.

La vida de la familia depende de la compresión de los sentimientos y necesidades subyacentes a los acontecimientos familiares cotidianos. En el tema de Adicciones las familias contribuyen en un porcentaje importante para la recuperación de los pacientes, ya que la familia puede ser el sitio donde encontramos amor, compresión y apoyo, aun cuando falle todo lo demás; el lugar donde podemos refrescarnos y recupera energías para enfrentar con mayor eficiencia el mundo exterior. Sin embargo, para muchas familias esto no es más que un sueño, pues las conductas y relaciones son conflictivas.

Es común que cuando existe adicción, la familia puede estar muy perturbada y confundida.

Atendiendo esta necesidad de modificar pensamientos y conductas en CLINICA SER, retomaremos algunas aportaciones de Satir, mencionaremos las características de una familia nutricia y conflictiva, con la finalidad de que podamos retomar algunos consejos para revertir esta situación y logremos generar, familias y núcleos más sanos, generadores de salud emocional.

Para la familia nutricia, es sencillo asimilar el mensaje de que la vida y los sentimientos humanos son más importantes que cualquier cosa. Los padres de las familias nutricias saben que sus hijos no son malos deliberadamente. Si alguien se conduce de manera destructiva, los progenitores se dan cuenta de que ocurrió algún malentendido, o que la autoestima de un miembro esta baja.

Las características principales desde la sanidad, donde los limites son flexibles y pueden hablarlos, se estimula el desarrollo y la individuación de sus miembros, se promueve la honestidad, existe confianza, existe un compromiso con la familia y fuera de ella, tratando de adaptarse ante los cambios que se van presentando. Ante cualquier situación de adicción, este tipo de familia tiene mayor probabilidad de salir adelante.

En la familia Conflictiva o Sobreprotectora, tienden a ser rígidos, incapaces de resolver problemas, pueden ver solamente una visión de túnel, donde solo importa una opinión, se encuentran sobre involucrados, afectados por lo que ocurre con todos los miembros de la familia y poco compromiso consigo mismo.  

En Clínica SER te damos algunas sugerencias de como una familia conflictiva puede convertirse en una nutricia remplazando algunas conductas:

  • Primero, es necesario reconocer que la familia en ocasiones es conflictiva y no siempre hacemos lo adecuado, reconocer los propios errores es importante, sin sentir culpa y más bien responsabilidad.
  • Segundo, se necesita perdonarse por los errores del pasado y darse la oportunidad para cambiar, con la conciencia de que las cosas pueden ser distintas.
  • Tercero, Tomar la determinación de cambiar las situaciones.
  • Cuarto, adoptar alguna medida para inicia el proceso de cambio.

Mtra. Blanca Cecilia Adán Peralta

Terapeuta de Clínica Ser 

Maestría en Psicoterapia y Psicodiagnóstico 

Cédula Profesional 10769035

Detrás de la Adicción existen Emociones Negativas Aprende a reestructurar tu forma de pensar

Detrás de toda adicción existen emociones que queremos evitar que producen asco, ansiedad, aversión, esto provoca al adicto a consumir para dejar de sentir esas emociones. Posiblemente si fue algo que los traumo o dejaron sin resolver.

Existen personas que no ven su vida sin un problema, tienden a ser personas negativas, viven bajo stress las veinticuatro horas del día. Eso los lleva a padecer otros problemas como la depresión. A pesar de que la situación esté bien, aun así, no están contentos. Se vuelven esclavos de sus emociones. Generalmente viven analizando de manera continua como actúan o viven las demás personas, imaginando qué piensa o va a hacer, buscando cualquier acción para considerarlo una falta de respeto o desplante hacia sí mismo, y así, justificar sus agresiones o manera de ser.

Es normal que la persona emocionalmente dependiente, siempre se esconda tras excusas para justificarse, del tipo “yo soy así y que”, “no se puede cambiar a mi edadeste es mi carácter y si te gusta bien, si no pues nada” …, y esto hace mucho más complicado el proceso de cambio y recuperación.

Pero si se toma la decisión, firme y meditada, de querer “desengancharse” de estas adicciones, se debe trabajar para aprender a reestructurar nuestra manera de pensar. Teniendo en cuenta que nos llevará trabajo y esfuerzo. Podemos seguir la fórmula de “distanciamiento mental”, que consiste establecer un alejamiento físico de la persona u objeto que dispara el pensamiento negativo obsesivo durante un tiempo al pasar el tiempo pasará una desintoxicación y a su tiempo el distanciamiento mental llegará.

La distancia mental requiere que nos volvamos en policías de nuestros pensamientos, para estar al tanto de cuáles son los que nos están provocando esos sentimientos de sufrimiento y después de identificarlos, los sustituyamos por nuevos pensamientos positivos, a través de la constancia iremos cambiando nuestra estructura del pensamiento.

Como todo, primero necesitamos reconocer el comportamiento que deseamos modificar, quedar en paz con uno, perdonarse por actuar de este modo, hay métodos como las apps de mindfulness y psicología positiva que puedes descargar, meditar diariamente, llevar una nutrición más adecuada a tu estilo de vida, que te puedan apoyar en este proceso, aparte de llevar una vida más activa, en este aspecto, me refiero a veinte o treinta minutos al día para realizar una actividad física. Recuerda cuál es tu misión en la vida aparte ser feliz.

En la rehabilitación de adicciones es fundamental seguir trabajando esa manera de sentir y pensar de manera continua para una recuperación estable.

En Clínica SER contamos con los programas de rehabilitación adecuados para cualquier adicción. Te invitamos a conocerlos aquí (https://www.clinicaser.org/)


Mtro. Edward German Fisher Naveda

Coordinador de Psicología de Clínica Ser

Maestría en Psicoterapia Ericksoniana
Cédula profesional  6987755

“Adicción o enfermedad”

En la actualidad ha existido una discusión social que gira alrededor de la pregunta: ¿Es la adicción un vicio o una enfermedad?

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), se considera a una enfermedad como un desequilibrio tanto físico como mental y social que presenta un individuo. Al adquirir una enfermedad, se originan diferentes síntomas y signos que va a afectar a todo el organismo a algún órgano o en particular, reflejándose en la vida del individuo.

Cuando hablamos de una adicción, a ésta la podemos definir como una enfermedad de tipo crónica y recurrente del cerebro modificando este órgano, junto con su estructura y funcionamiento que se ven afectados, teniendo como características principales la búsqueda y consumo compulsivo de drogas a pesar de las consecuencias que su consumo provoca.

La adicción genera un desequilibrio físico que afecta a todo el organismo, principalmente mientras se consume la sustancia, esto va acompañado de un desequilibrio mental debido a que las drogas modifican el funcionamiento del cerebro, provocando que la conducta se vea afectada y cambie el proceder de tal manera que pareciera que la persona no fuera ella misma, ya que cambian sus pensamientos y actitudes. Tales cambios pueden ser de duración prolongada, llevando a la persona a comportamientos obsesivos, compulsivos e incluso paranoicos que pueden conducir a situaciones peligrosas.

Socialmente el medio en el que se desarrolla la persona en adicción llega  a desequilibrarse, afectando, principalmente a la familia, estudios, trabajo y amigos entre otros.

La adicción es una enfermedad de tipo multifactorial debido a las diversas causas que favorecen el desarrollo de la misma, pudiendo ser de tipo psicológico, psicoemocional, social y físicas, que se irán desarrollando a través de un proceso que inicia con el contacto con las sustancias, seguido de su experimentación, el uso y abuso y concluyendo en la adicción.

Por estas razones, la Sociedad Médica Americana en 1956, reconoce a la adicción no como un síntoma o como una secuela de otra enfermedad, sino como una enfermedad primaria y definido como Trastorno por Uso de Sustancias, según se define en el Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, Fifth Edition [Manual de Diagnóstico y Estadísticas de los Trastornos Mentales, quinta edición] (DSM-5, 2013).

Para reconocer la presencia de la enfermedad en una persona, hay que poner atención cuando se presenta una dependencia de tipo psicológica (pensamientos de no poder abandonar o dejar el alcohol o drogas), una dependencia física (cuando la persona refiere que el cuerpo se lo pide y le es necesario), tolerancia adquirida a la sustancia (cada vez necesito más para sentir lo mismo) acompañados de un vacío existencial, emocional y espiritual.

Si se llegasen a reconocer estos signos y síntomas, la persona requiere una rehabilitación de adicciones integral multidisciplinaria con profesionales de la salud para lograr su recuperación.

Mtro. Psic. Adrián Alberto Pérez Méndez

Psicoterapeuta en Clínica SER®

Cédula Profesional 8488797

Clínica SER® es tu mejor opción para la Rehabilitación de Adicciones, contamos con atención especializada de Psiquiatras, Psicólogos y Terapeutas que te apoyarán durante el proceso de Desintoxicación y Rehabilitación.

Llámanos, podemos ayudarte.
TEL. (01·222) 231·7626 / 231·7574 / 248·3324 / 249·9390

www.clinicaser.com

Páginas

LA CODEPENDENCIA EN LA PAREJA.

En la codependencia la pareja se va olvidando de sí misma, deja de visitar sus familiares, de hacer ejercicio, platicar con amigos, disfrutar de una película… ahora los pensamientos y preocupaciones están enfocadas en la pareja que consume alcohol y/o drogas. No se puede concentrar se invierte una gran cantidad de tiempo y esfuerzo tratando de controlar la conducta del adicto y el entorno. ¿A dónde vas? ¿Con quién estabas? ¡¡¡NO PUEDES SALIR !!!

El cónyuge se va desgastando emocionalmente, al querer salvar al ser amado, paga las deudas que tiene, lo saca de los problemas en los que se mete y le resuelve todos sus problemas, estas acciones se realizan por que se  percibe al otro incapaz de hacerse cargo de sí.

La persona salvadora va introduciendo a una adicción afectiva donde la dependencia está relacionada con el bienestar del ser amado. Si el otro está bien hay tranquilidad, pero si el otro se encuentra mal, no hay bienestar, se genera depresión y ansiedad.

Cuando mis emociones dependen de los demás se habla de una relación “patológica”

¿Por qué llego a descuidarme?

En algunas ocasiones se proviene de una familia con violencia intrafamiliar, presencia de adicciones químicas y/o emocionales, historia de rechazo, historia de abandono y/o historia de abuso sexual, todas estas carencias no determinan pero si influyen en mis comportamientos actuales, poniendo un ejemplo si me abandonaron de pequeño, porque mis padres estaban muy metidos en el trabajo, necesito ese afecto esa compañía, y quien necesita de la compañía de los demás para estar bien se vuelve codependiente. No importa lo que me haga la otra persona lo importante es que no este solo.

Por otra parte, no resulta difícil adivinar que, cuando la relación con el padre ha sido mala, se buscan patrones similares inconscientemente. Es posible que la niña interprete ciertas actitudes negativas como normales. Y vaya siendo permisiva, mientras que otras personas detectarían conductas no saludables y podrían límites desde la primera ocasión y si no se respetasen se alejarían inmediatamente.

En Clínica Ser ofrecemos un modelo profesional de atención, que conjunta a un equipo de especialistas y terapeutas ampliamente calificados, ayudando tanto al paciente como a su familia a superar el caos, miedo y desolación que provoca la adicción.  

Referencia: www.alcoholinformate.org.mx

 En Clínica Ser podemos Ayudarte, Llámanos al (222) 231-7626 / 231-7574 / 249-9390 o mándanos un whatsapp 221 349 0308

 

Psic. Jehú Rosales Gómez.

Psicólogo clínico.

Terapeuta de Clínica SER

Cédula Profesional 6041334