No quiero que mis hijos sufran lo mismo que yo sufrí

Lo mismo que yo sufrí 

Malos Hábitos De Iconos Isométricos De Personas Con Drogas, Alcohol, Fumar,  Adicción Al Trabajo, Redes Sociales, Ir De Compras Aislado Ilustración  Vectorial Ilustraciones Svg, Vectoriales, Clip Art Vectorizado Libre De  Derechos. Image

Esta frase ya lleva dos generaciones que se comenzó a utilizar como un argumento para justificar el hecho de que a nuestros hijos podamos darles todo lo que está a nuestro alcance y lo único que se ha obtenido es hijos incapaces de enfrentar por sí solos muchos retos y frustraciones ante la vida.

Les estamos enseñando a recibir pero no a dar, y bajo el argumento de que “se puede traumar” o “es que todos los demás lo hacen, o todos lo tienen” y lo más irónico es que sufren en demasía debido a que no han sido preparados para tolerar la frustración (porque nunca quisimos que la padecieran bajo el argumento de no traumatizarlos) y ante esta realidad los estamos preparando para “sufrir la vida” y como no están preparados para lidiar con esa frustración en automático van a buscar conductas o sustancias que los hagan sentir “bien” ante el caótico malestar que están “sufriendo” (lo ideal sería decir “viviendo”), es así como el consumo/abuso de sustancias, relaciones destructivas o incluso alteraciones en la personalidad de los jóvenes pueden ser la consecuencia ante la inadaptación a lo que les ofrece el mundo real.

Pero ¿Por qué un padre/madre actúa de esta manera con sus hijos? La respuesta es por evitar la sensación desagradable (llámese ansiedad) que les genera el ver o pensar que su hijo sufre al no resolverle la situación que está viviendo. Por ejemplo, saber que mi hijo dejó el lunch en la casa y que va a estar sufriendo de hambre, hace que haga lo posible para que dicho lunch llegué a su escuela (mandar a la persona que ayuda en casa, mandarlo en taxi, salir de la oficina para dejárselo, hablar con la maestra para que me preste dinero y de esa manera no sufra mi hijo por algo que es su propia responsabilidad).

¿Es bueno que mi hijo sufra?

Lo que es bueno es que mi hijo aprenda a manejar y superar la frustración pero que sobre todo aprenda que hay cosas que no dependen de él (ni de sus padres) y por lo tanto necesita aceptar la realidad así tal y como es.

Si como padre te sientes incómodo porque tu hijo no está a la moda como los demás, te invito a analizar cuáles son tus motivaciones o necesidades que tratas de resolver al proyectarlas en resolver las necesidades de tu hijo.

Recuerda que no porque algo sea “normal” significa que sea “adecuado” y es de lamentar que en nuestra cultura cada vez es más “normal” inutilizar a nuestros hijos para que yo como padre no viva la ansiedad de ver que mi hijo está aprendiendo a adaptarse a la vida, a la sociedad y que eso le permitirá aprender, crecer y sobreponerse a los retos.

Tu hijo como adulto te agradecerá el proceso de rehabilitación y el hecho que le diste lo que era necesario para vivir en valores y contentamiento,  (poder aceptar de buena gana lo que no le gusta) lo cual se reflejará en que viva una vida llena de plenitud y no de frustraciones.

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp 2213490308

Psic. Guillermo Rojas Ayón

Esp. en adicciones

Ced. Prof. 7237938

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *