Duelo en adicciones

Hablemos de duelo 

Duelo y confinamiento: ¿Qué hacer? - Fundación Edad&Vida

Cuando hablamos de duelo, la mayoría de las veces lo relacionamos con la pérdida de un ser querido, situación que no es equívoca, sin embargo, no es a lo único que se refiere la palabra duelo; se ha considerado primordial por el impacto ante la pérdida de un ser querido, no obstante, al hablar de duelo, nos referimos al proceso normal que se desencadena tras una pérdida ya que, como seres humanos, nos manejamos a través de la energía, del contacto y las relaciones, del vínculo generado en relación con aquel objeto o persona, cuando dicha separación sucede es esperado que experimentemos tristeza, es decir una reacción de la mente y el cuerpo ante un dolor, nos permite afrontar situaciones que nos desequilibran, y restan atención a lo que pasa a nuestro alrededor, nos da la oportunidad para reflexionar sobre uno mismo, nos enfocamos en sentimientos rumiantes, sin embargo, nos puede dar pauta, dentro de tantos pensamientos a darle un sentido a eso que nos falta, de esa forma podemos cambiar el enfoque de la tristeza, al final de todo la tristeza es normal ante una pérdida, es esperado experimentar un desequilibrio  emocional mismo que, nos permitirá procesar dicha pérdida y recuperarse emocionalmente.

Al hablar de duelo en adicciones, podemos mencionar entonces que nos referimos a cualquier pérdida con la cual se haya generado un vínculo afectivo, ante un duelo será esperado experimentar ciertas emociones como la tristeza, enojo, sentimiento de culpa, ansiedad, desesperanza, entre otros; un paciente con adicciones llegará a experimentar diferentes pérdidas, ahora, una persona que padece de adicción por lo regular estará invadida de emociones desagradables, ya que, al haber mantenido en un estilo de vida en donde ha acostumbrado a lograr  estados emocionales agradables a base del consumo de sustancias, es decir buscar el placer por medio del consumo, llegando así a experimentar las diferentes pérdidas comenzando con el estilo de vida, la zona de confort y estados de tranquilidad generadas por el consumo, otra de las pérdidas que se llegan a experimentar es la confianza, al utilizar las mentiras para conseguir lo que desea, conforme pasa el tiempo las mentiras se vuelven torpes y más fáciles de identificar llevando a la familia a generar una desconfianza ante la persona con adicción, otra de las pérdidas es el lugar que se ocupa en la vida de las personas, ante ello la persona comienza a utilizar la manipulación, también se llega a dar la pérdida de la identidad, como persona, como hombre, en algunos casos, la masculinidad puesta por la sociedad.

 El dilema ante la pérdida

También está vinculada con la pérdida del amor, es decir cuando se pierde algo que se ama, con aquello que se tiene un vínculo afectivo cercano, la persona se sentirá afectada y negada a soltar aquella tranquilidad erróneamente concebida a pesar de generarle afectaciones, debido a ello, se llega a la aceptación del dolor o sufrimiento como consecuencia de la relación conflictiva con aquel objeto de amor, llevando así a la persona a generar ideas equívocas, imaginando que el dolor forma parte de su existencia y como efecto secundario a la vinculación con aquel objeto. La incertidumbre ante lo desconocido, a soltar aquello que le generaba tranquilidad y pesar, ahora forjará una nueva relación afectiva consigo mismo y su recuperación, dentro de las adicciones este proceso es doloroso, ya que la persona con adicción no puede continuar con su vida y tiende a  aferrarse al dolor mismo que prefiere calmar con la sustancia.

Una persona que padece de adicciones no solo se enfrentará al malestar físico, emocional o social que el consumo le genera, más allá de no querer dejar su consumo, en realidad está vinculado con una serie de factores internos y externos que influirán en el mantenimiento del mismo, ante ello, es importante acudir con especialistas en adicciones, centros de rehabilitación en adicciones y grupos de autoayuda buscando un tratamiento interdisciplinario.

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp 2213490308

ANDRÉS LUCIANO GREGORIO.

Maestría en Psicología Clínica.

Cédula profesional. 11050830

Terapeuta de Clínica SER

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *