Estragos asociados al consumo de sustancias adictivas

El consumo de sustancias adictivas se ha considerado como “normal”                    

En nuestra sociedad actual, el consumo de sustancias adictivas se ha considerado como “normal” principalmente el uso del alcohol, el cual se trata de esconder o de  dar ocultamiento refiriendo que siempre acompaña en diferentes y sinnúmero de ocasiones y que es básica su  presencia en todo tipo de celebraciones o cuando se presentan diferentes estados de ánimo como la tristeza o la alegría y en ocasiones como forma de evasión de la realidad o escape y algunos incluso como una forma de relajamiento.

Sin embargo, lo que no se toma en cuenta es que estas costumbres o hábitos culminan en una enfermedad crónica y progresiva que puede tener consecuencias a la salud muy graves, e incluso fatales por los cambios orgánicos que genera, afectando no solamente al consumidor sino también a su entorno.

El consumo de alcohol y drogas tendrá un efecto directo en el sistema nervioso central, lo que llevará al consumidor a modificar en forma negativa tanto su personalidad como su conciencia, incluso estos cambios pueden ser tan radicales que ya no es posible comprender como es que una persona puede cambiar tanto en tan poco tiempo.

Síndrome de Tolerancia

Cuando la persona consume sustancias adictivas por largos periodos de tiempo en forma frecuente o en grandes cantidades, el cerebro se adapta tanto a la misma que implica el mantenimiento de funciones que van ahora a depender de su ingesta.

Por el consumo frecuente, el cuerpo se va acostumbrando a sentir los efectos que la sustancia le provoca (síndrome de tolerancia) y, por lo tanto, el efecto buscado va requiriendo de una mayor dosis para sentirlo.

Cuando el cerebro inicia a adaptarse a la presencia de la sustancia, se podrán reconocer los efectos de cambio en el funcionamiento del cerebro, ya que son visibles a simple vista, pero en el momento en que la persona abandona el consumo en forma repentina comienzan a aparecer diferentes desórdenes cerebrales como son: temblor de la lengua, párpados y manos, sudoración, náuseas o vómitos, taquicardia y/o aumento de la presión arterial, agitación psicomotora, cefalea, insomnio, malestar o debilidad, alucinaciones transitorias o ilusiones ópticas, táctiles o auditivas, convulsiones tónico-clónicas y delirium tremens.

Detectar la presencia de la enfermedad puede tardar hasta varios años

Estos signos y síntomas son propios del síndrome de abstinencia y, en muchas ocasiones desaparecen con la nueva ingesta de la sustancia, por lo que la persona se siente “aliviada”, lo que hace que se genere una de las principales causas para no dejar de consumir que es el efecto placebo.

Cabe aclarar que por la normalización del consumo en nuestra sociedad y en las familias, el detectar la presencia de la enfermedad puede tardar hasta varios años para que pueda ser detectada la dependencia que se generó.

Por otra parte, podemos identificar causas o motivos que refieren las personas que les han llevado a iniciar el consumo de sustancias adictivas, siendo principalmente estos:

  • Problemas para poder solucionar conflictos familiares y/o sociales.
  • Problemas con el control de estrés.
  • Problemas para poder solucionar conflictos emocionales y/o amorosos.
  • Efecto de influencia de festividades culturales y familiares para el consumo.
  • Problemas laborales y/o económicos.
  • Evitación de solución a problemas. Etc.

Por lo que siempre es recomendable buscar un Tratamiento integral que pueda apoyar en la Desintoxicación y Rehabilitación del paciente, donde pueda contar con terapias individuales y grupales con psicólogos y terapeutas especializados en adicciones que le ayudarán a recuperar su vida.

Mtro. Psic. Adrián Alberto Pérez Méndez

Terapeuta de Clínica SER

Ced. Prof. 11929943

EL TRASTORNO LÍMITE DE PERSONALIDAD Y EL USO DE SUSTANCIAS

El aumento de la incidencia de Trastornos de la Personalidad (TP) es un problema de salud, existe dificultad para su diagnóstico oportuno, son trastornos severos que generalmente se caracteriza por descontrol de impulsos, cambios intensos y frecuentes de humor, erráticas relaciones interpersonales y conductas suicidas y autolesivas.

El trastorno límite de personalidad, TLP se caracteriza por una elevada comorbilidad, siendo el Trastorno por Uso de Sustancias (TUS) el trastorno comórbido más frecuente (64-66%). En mayor medida puede empeorar el pronóstico, existiendo riesgo de suicidio, así como el uso de sustancias, como inicio el alcoholismo. 

Es el Perfil más ansioso, evitativo y con más dificultades tienden a abusar de drogas con características sedantes, como el alcohol o los benzodiacepinas.

También existe evidencia de que 8-10% de estos pacientes llegan a consumar el acto suicida (relacionado con consumo de tóxicos). Están relacionados con conductas adictivas tales como atracones de comida o ludopatía etc.

Dato importante de personas con adicciones es que han sufrido acontecimientos traumáticos, maltrato físico, psicológico y abuso sexual. Por lo que es frecuente que los adultos en tratamiento para las adicciones refieran una historia de trauma psicológico.

En muchas ocasiones las personas con TLP recurren al consumo de alcohol como modo de no pensar en sus problemas, para regularse emocionalmente, por falta de recursos que les permitan pensar en otras alternativas, o para salir de una reactivación de un evento traumático o revertir un estado de despersonalización.

Los individuos con un apego seguro por lo general sólo experimentan con la sustancia durante la adolescencia, esto es visto como conducta exploratoria y los unos apegos inseguros pueden experimentar con sustancias en la misma forma que los individuos con un apego seguro, pero la experimentación se convierte en una manera de hacer frente a la angustia emocional y por lo general continúa hasta la edad adulta.

En términos de estilo de apego, esto significa que los apegos temerosos y preocupados se relacionaban con un uso más problemático del alcohol, que no estaba presente en sujetos con apego seguro ni evitativo.

* Hallazgos sugieren que el estilo de apego inseguro es un factor de riesgo para TLP y Trastorno por abuso de alcohol, independientemente del riesgo familiar de alcoholismo. (Vungkhanching, 2004).

Se debe  tomar en cuenta en el tratamiento integral, la sintomatología disociativa muy frecuente en estos pacientes, los factores predisponentes de tipo biológico y dinámica familiar o de pareja.

Es por ello que en la Clínica SER el trabajo familiar psicoeducativo promueve estilos y conductas sanas donde no nada más el paciente se ve beneficiado, sino también la propia dinámica familiar.

En Clínica Ser la AYUDA está LISTA 

LLÁMANOS (222) 231-7626 / 231-7574 / 249-9390

Whatsapp 221 349 0308

 

Mtra. Blanca Cecilia Adán Peralta

Terapeuta de Clínica SER

Mtra. en Psicoterapia y Psicodiagnóstico

Cédula Profesional 10769035