No quiero que mis hijos sufran lo mismo que yo sufrí

Lo mismo que yo sufrí 

Malos Hábitos De Iconos Isométricos De Personas Con Drogas, Alcohol, Fumar,  Adicción Al Trabajo, Redes Sociales, Ir De Compras Aislado Ilustración  Vectorial Ilustraciones Svg, Vectoriales, Clip Art Vectorizado Libre De  Derechos. Image

Esta frase ya lleva dos generaciones que se comenzó a utilizar como un argumento para justificar el hecho de que a nuestros hijos podamos darles todo lo que está a nuestro alcance y lo único que se ha obtenido es hijos incapaces de enfrentar por sí solos muchos retos y frustraciones ante la vida.

Les estamos enseñando a recibir pero no a dar, y bajo el argumento de que “se puede traumar” o “es que todos los demás lo hacen, o todos lo tienen” y lo más irónico es que sufren en demasía debido a que no han sido preparados para tolerar la frustración (porque nunca quisimos que la padecieran bajo el argumento de no traumatizarlos) y ante esta realidad los estamos preparando para “sufrir la vida” y como no están preparados para lidiar con esa frustración en automático van a buscar conductas o sustancias que los hagan sentir “bien” ante el caótico malestar que están “sufriendo” (lo ideal sería decir “viviendo”), es así como el consumo/abuso de sustancias, relaciones destructivas o incluso alteraciones en la personalidad de los jóvenes pueden ser la consecuencia ante la inadaptación a lo que les ofrece el mundo real.

Pero ¿Por qué un padre/madre actúa de esta manera con sus hijos? La respuesta es por evitar la sensación desagradable (llámese ansiedad) que les genera el ver o pensar que su hijo sufre al no resolverle la situación que está viviendo. Por ejemplo, saber que mi hijo dejó el lunch en la casa y que va a estar sufriendo de hambre, hace que haga lo posible para que dicho lunch llegué a su escuela (mandar a la persona que ayuda en casa, mandarlo en taxi, salir de la oficina para dejárselo, hablar con la maestra para que me preste dinero y de esa manera no sufra mi hijo por algo que es su propia responsabilidad).

¿Es bueno que mi hijo sufra?

Lo que es bueno es que mi hijo aprenda a manejar y superar la frustración pero que sobre todo aprenda que hay cosas que no dependen de él (ni de sus padres) y por lo tanto necesita aceptar la realidad así tal y como es.

Si como padre te sientes incómodo porque tu hijo no está a la moda como los demás, te invito a analizar cuáles son tus motivaciones o necesidades que tratas de resolver al proyectarlas en resolver las necesidades de tu hijo.

Recuerda que no porque algo sea “normal” significa que sea “adecuado” y es de lamentar que en nuestra cultura cada vez es más “normal” inutilizar a nuestros hijos para que yo como padre no viva la ansiedad de ver que mi hijo está aprendiendo a adaptarse a la vida, a la sociedad y que eso le permitirá aprender, crecer y sobreponerse a los retos.

Tu hijo como adulto te agradecerá el proceso de rehabilitación y el hecho que le diste lo que era necesario para vivir en valores y contentamiento,  (poder aceptar de buena gana lo que no le gusta) lo cual se reflejará en que viva una vida llena de plenitud y no de frustraciones.

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp 2213490308

Psic. Guillermo Rojas Ayón

Esp. en adicciones

Ced. Prof. 7237938

¿Qué es la Supresión Post Aguda?

Supresión Post Aguda 1/2

La importancia de la familia frente al consumo de drogasMuchas veces los pacientes al egresar de su internamiento en Clínicas de Rehabilitación de adicciones, salen con la intención de cambiar varios aspectos, para tener una mejor calidad de vida, sin embargo, en el proceso de la incorporación de sus nuevas actividades, se presentan secuelas del daño causado en el sistema nervioso por el consumo de sustancias psicoactivas, a lo que llamamos Supresión Post Aguda, que es un conjunto de síntomas de la enfermedad adictiva que ocurre como resultado de la abstinencia de los químicos adictivos. Estos síntomas varían para cada paciente, y por supuesto la sustancia y frecuencia de consumo determinarán el tiempo en el que se presentan, regularmente estos se detonan de siete a catorce días de abstinencia.

Estas secuelas hacen complicada la sobriedad, e incluso si no se hacen consientes, los síntomas pueden provocar una recaída, por ello la importancia de que el paciente pueda conocer su enfermedad, y con la ayuda de su red de apoyo crear estrategias de prevención para evitar una posible recaída.

Algunos pacientes y familia ante el desconocimiento de este síndrome de Supresión Post Aguda, llegan a presentar sentimientos de culpa, tristeza y desesperación, por creer que, a pesar de apegarse al programa de la filosofía de 12 pasos, y seguir las recomendaciones de especialistas no notan un cambio tan significativo, ya que sus emociones siguen fluctuando e inclusos sus relaciones sociales siguen siendo conflictivas. Lo cierto es que estos síntomas aumentarán, pues su intensidad pico es de los tres a seis meses después de que comienza la abstinencia, y la recuperación del sistema nervioso central lleva de seis a veinticuatro meses, este tiempo estimado da pauta de continuar aun con mayor razón su tratamiento, pues la contención y seguimiento es de suma importancia para una mejor sobriedad.

Características de la Supresión  Post Aguda

Algunas características por las que pasan los pacientes en recuperación, reconocer que es un proceso, que es normal sentir esos síntomas (que pueden ser temporales o de por vida), y que se requiere tiempo para la rehabilitación, esto puede evitar conductas contraproducentes.

Tipos de síntomas de la Supresión Post Aguda (SPA)

  1. Inhabilidad de pensar con claridad: en ocasiones la inteligencia no se ve afectada, pero si la concentración, e incluso se llega a un pensamiento rígido y repetitivo.
  2. Problemas de memoria: pueden escuchar instrucciones, pero en poco tiempo se les olvida, con alto estrés suele olvidarse aún más, pero con el tiempo regresa esa memoria, y también existe dificultades para aprender nuevas habilidades.
  3. Sobre reacciones emocionales o adormecimiento: en esta parte podemos apreciar que existe una ansiedad e irritabilidad, por situaciones que no causan tanta angustia, (excesiva sensibilidad), o por el contrario existe una apatía y desinterés extremo que se caracteriza por ser insensible a situaciones que conllevan un significado, incapaces de sentir nada.
  4. Disturbios al dormir: donde se puede observar pesadillas, despiertan antes de tiempo, duermen más o no pueden dormir, pero cuando se continua con la abstinencia y sobriedad estos suelen ser menos frecuentes.
  5. Problemas de coordinación física: se pueden presentar mareos, problemas de balance, reflejos lentos, torpeza o riesgos de accidentes.
  6. Sensibilidad al estrés: hay dificultad de reconocer situaciones de estrés elevado y bajo, por lo que hay sobre reacciones emocionales, a causa de este comportamiento impulsivo suele desarrollarse vergüenza toxica o baja autoestima.

La recuperación del daño causado por la adición requiere de abstinencia. Pero el daño por sí mismo interfiere con la habilidad de abstenerse. Esta suele ser la paradoja de la recuperación, de alguna otra forma si no se reconocen y atienden estos síntomas pueden afectar tanto a pacientes como a la familia, por eso es importante que se siga en Tratamiento con especialistas en adicciones.

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp 2213490308

Psic. Elizabeth Romero Zarate

Maestría en Adicciones

Cedula profesional: 11299915

Terapeuta en Clínica SER

Adicciones y codependencia de la familia.

Dependencia

CÓMO ES UNA PERSONA CODEPENDIENTE? - Gamma Psicólogos

Estar inmerso en un ambiente que involucra el consumo y abuso de sustancias conlleva grandes dificultades tanto para la persona que depende de una sustancia como el de la familia que se verá involucrada en una dinámica que podría terminar convirtiéndose en un círculo vicioso incorporando cada vez más conductas que terminarán afectando otras áreas de interacción en la familia.

Ante la necesidad de mantener la salud física y emocional de los miembros de la familia, quienes fungen como figuras de orientación y cuidado llegan a desarrollar un interés genuino por la tranquilidad de sus seres queridos; cuando un padre, una madre, un hermano, la pareja de una persona con adicción a alguna sustancia, descubre tal padecimiento comienza a generar una serie de experiencias para nada agradables que generarán incertidumbre a lo que sucederá en un futuro, la inminente destrucción de la salud así como muchos aspectos más en el entorno de aquel miembro de su familia, ante este temor y a la inminente pérdida, aquella figura de orientación y cuidado buscará sobre manera la posibilidad de encontrar la recuperación, ante ello, puede que comience a desarrollar un interés que irá más allá de la pura intención de atención y cuidado, sus pensamientos se verán obstruidos por este interés de salvar, de querer lo mejor para su familia.

Ante una necesidad tan fuerte de protección y sanación de aquel miembro de la familia, es probable que al menos un miembro desarrolle una codependencia, es decir, comenzará a tener actitudes que incluso, podrían verse como un reflejo del miembro con adicción, prácticamente un espejo, ya que es posible que sea tanto su interés por el cuidado del otro que comenzará a perder el control de su propia vida, sus límites, se verá en la necesidad de invertir tanto tiempo y energía en el cuidado en aquel miembro de su familia que puede verse negligente consigo mismo al grado de llegar a debilitar su propia identidad, y tal como el familiar con adicción, llegar a descuidar áreas de su vida y afectar su entorno familiar, laboral y social, generando un lazo tan estrecho que terminaría viviendo por y para el adicto.

Atención integral

Ante esta codependencia, se llega a perder este sentido de realidad y la facultad de ser independiente, por ello, lo importante de considerar la rehabilitación no sólo para la persona adicta, ante ello, sensibilizar lo fundamental que es la atención integral para todos los familiares involucrados, porque no sólo se afecta el adicto, también se afectan otras áreas de su vida y uno de los impactos fuertes llega a ser en la familia, por ello la necesidad de asistir a los distintos grupos de apoyo de familias con un miembro adicto, de acudir con los especialistas en adicciones, establecer una red de apoyo, tomar las medidas y herramientas necesarias así como un adecuado tratamiento en adicciones para lograr una recuperación exitosa.

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp 2213490308

Andrés Luciano Gregorio.

Lic. En Psicología.

Maestría en Psicología Clínica.

Terapeuta de Clínica SER

Cédula Profesional: 11050830

Reflexiones de 14 años trabajando en SER

Experiencias

En el dos mil ocho Clínica Ser me dio la oportunidad de entrar a un ambiente de mucho crecimiento y desarrollo profesional, desde capacitación en Minessotta, Monte Félix y Oceánica, y experiencias.

Ha sido un honor ver la evolución de una excelente institución, que a lo largo de los años ha sido mi segundo hogar, enfocándose tanto en el tratamiento humano personalizado por parte de todos los profesionales que trabajamos aquí. Las adicciones han cambiado creciendo de una manera complicada, hace trece años la mayoría consumía alcohol , mariguana o cocaína, después comenzó a haber casos de opioides, heroína. Hoy en día la mariguana, el cristal o metanfetamina y fentanilo, están convirtiendo en casos psiquiátricos  cada día a más jóvenes, ponen en pausa o destruyen toda esperanza de que acaben una carrera o persigan sus sueños.

Rehabilitación

Aun a estas alturas en un centro de rehabilitación de primer nivel, nos toca reeducar tanto a los familiares como a los internos para que reconfiguren su modo de ver las opciones que quedan por calidad de vida. Cuando un paciente llega y se desintoxica sufre una abstinencia y a pesar de los medicamentos y las pláticas lo pasan mal, algunos les cuesta trabajo asimilar las ideas limitantes o alucinaciones que regían su vida en el consumo. Eso es lo que comenzamos a trabajar hoy en día, las distorsiones cognitivas de su vida. Al identificarlas haciendo conciencia y enseñándoles a vivir con límites de ahora en adelante. He sido testigo de las vidas que se pueden salvar si ellos lo deciden así y el beneficio que se hace a la sociedad al tener buenos elementos recuperados.

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp 2213490308

Mtro. Edward German Fisher Naveda

Cédula Profesional: 6987755

Terapeuta en Clínica SER

El sentido de la vida

“La felicidad es cuando lo que piensas,

lo que dices y lo que haces están en armonía”  Mahatma Gandhi 

Las personas tenemos la capacidad de descubrirnos, viajando, vinculándonos, explorando, haciéndonos preguntas acerca de lo que nos pasa, al disfrutar, vivir momentos críticos y cuando sucede indiscutiblemente eres otra persona. Por lo que la vida de cualquier ser humano requiere irse definiendo mientras caminamos y experimentamos las decisiones de la vida cotidiana, esta situación puede darnos orientación y sentido a nuestra vida sin necesidad de consumir sustancias adictivas. Ello va a influir, en gran medida, en el grado de realización que se alcance. Para que esta ruta o camino personal vaya cobrando sentido se requiere de reflexión, así como de ir entendiendo los aspectos que encaminan o alejan de las metas.

El camino se inicia prestando atención a las necesidades psicológicas, físicas como emocionales, por ejemplo: alimento, salud, libertad y autonomía, confianza en uno mismo, relaciones interpersonales satisfactorias, buenos niveles de autoestima, sentirse capaz de lograr metas, autorrealización. El psiquiatra austriaco Víctor Emil Frank dijo que “la sociedad se olvida de satisfacer la más humana de todas las necesidades del hombre, la de encontrar sentido a la vida”.  El sentido que le encontremos a nuestra vida orientará nuestro camino, tanto las metas personales a seguir como la manera de lograrlas. Este sentido organiza nuestra energía, nuestras acciones y decisiones al momento de tomar rehabilitación o terapias, ya que las orienta hacia un mismo fin, el de nuestra realización personal.

Es importante nos cuestionemos y reflexionemos situaciones básicas, tales como: ¿Quiénes somos?, ¿Qué queremos?, ¿Qué es importante para nosotros…? (a nivel intelectual, social, emocional, espiritual, etc.), ¿de qué manera somos felices?, ¿Cuáles son nuestros ideales?, ¿con qué valores nos comprometemos?, ¿Cuál es el papel que tenemos dentro de la sociedad?, ¿Cómo podemos contribuir a la felicidad de otros?, ¿Qué estamos haciendo a respecto?… muchas de estas y otras respuestas nos irán dando el sentido que buscamos para nuestra vida.

Las personas encuentran el sentido de sus vidas en sí mismas, conocer el rol de las emociones y  en la relación con los demás. Ello implica un ejercicio diario que requiere esfuerzo y/o rehabilitación en adicciones con profesionales

La idea del sentido de la vida se refiere, entonces, al camino que se elige para vivir y al significado que tiene para nosotros y para los demás. Este camino lo vamos construyendo día a día y depende de cada persona.

«Quien tiene un por que vivir, encontrará un cómo». 

Nietzsche

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.
Llámanos al (222) 231-7626 / (222) 231-7574
WhatsApp 2213490308

MTRA. BLANCA CECILIA ADÁN PERALTA

CÉDULA PROFESIONAL 10769035

Terapeuta en Clínica SER

El duelo y la recuperación

El duelo y la recuperación

Qué es el duelo? | Universidad Anáhuac México

A lo largo de nuestra vida nos enfrentamos a diferentes pérdidas y aun cuando en muchas ocasiones asociamos la muerte con el duelo, el consumo de drogas también puede estar vinculada, cabe mencionar que el duelo es un proceso psicológico que se presenta ante cualquier pérdida de objeto, persona o situación, la intensidad de dicho duelo varía según el grado de vinculación emocional, de la propia naturaleza de la pérdida, de la estructura de personalidad y de la historia previa de cada persona. Hay objetivos en las fases de recuperación en dicho consumo

Fases de recuperación

Hay objetivos en las fases de recuperación Existen varias teorías sobre las diferentes etapas de la elaboración de un duelo, sin embargo, en esta ocasión se hará referencia a cinco etapas por las que una persona puede atravesar ante una pérdida, cabe destacar que aun cuando puede de manera sucesiva, no siempre será así, ya que cada individuo es único y por lo tanto su reacción ante la pérdida es diferente, se recomienda tomar ayuda profesional en adicciones y terapias de duelo:

  • Negación: es la reacción que casi siempre, que se genera inmediatamente después de la pérdida, puede surgir como una sensación de irrealidad o de incredulidad, que por lo regular se ve acompañada de una congelación de emociones, no obstante, puede presentarse de forma más sutil, restando importancia a la gravedad de la situación o teniendo la idea de que puede ser reversible.
  • Ira: Durante esta etapa se activan sentimientos de frustración y de impotencia que pueden ser manifestadas con enojo descontrolado y deseos de venganza, sin embargo, casi siempre existe la auto-agresión, durante esta etapa es común que la persona atribuya la responsabilidad de la pérdida a un tercero (Dios, un tercero en discordia o incluso el mismo objeto amado).
  • Negociación: es una etapa en la que se comienza a contactar con la realidad de la pérdida, no obstante, al mismo tiempo se explora la forma de revertir la situación, por poner un ejemplo, cuando existe la ruptura definitiva de una relación, una de las partes pide al otro seguir siendo amigos.
  • Depresión: es cuando se va asumiendo la realidad de la pérdida y comienza el contacto con lo que implica a nivel emocional dicha ausencia. De cierta forma sólo cuando permitimos hacer contacto con el dolor es como podemos iniciar el proceso de seguir viviendo a pesar de la pérdida.
  • Aceptación: supone la llegada de un estado de calma y paz, no sólo a nivel racional, sino también emocional, no siempre implica olvidar, sino que en ocasiones se recordará pero se podrá seguir viviendo con ello.

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al  (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp  2213490308

Psic. Alba Torres Díaz

Psicóloga Clínica

Ced. Prof. 4558087

Aspectos del programa Hazelden (I)

Programa Hazelden

Una de las grandes cualidades del programa Hazelden instituido entre otras cosas en los 12 pasos de AA, se basa en sus características de intervención cognitivo-conductual, la cual incide directamente en hacer conciencia en los pacientes sobre la cantidad de impulsos reprimidos que los empujan al consumo. La moralización tan lastimada en el adicto podrá manifestarse solo si se entienden las causas y los deseos por los cuales se ha preferido la sustancia sobre muchas de las cosas.
Pero, ¿Cómo se mantiene el paciente sin-toma (r)? ¿Cómo se mantiene sin drogar? Principalmente aceptando que la sustancia adictiva es un síntoma que sirve para enfrentar el estrés. El paciente también debe de entender, que si el estrés será para siempre corre un riesgo importante en utilizar el consumo de una droga como forma para enfrentarlo. De tal manera se vuelven imprescindibles la continuación del tratamiento médico, psicológico, y de grupo AA.
Sin embargo la mayoría de las veces esto no sucede así. El paciente olvida frecuentemente que el tratamiento de 35 días es solo el comienzo del proceso para llegar a la sobriedad. Esto sucede ya que se sabe científicamente, que los defectos de carácter requieren un tratamiento psicológico de mayor tiempo. El sexto paso de AA se convierte en un camino arduo pero no imposible.
Una de las recomendaciones que se suele hacer al paciente radica en hacerles tener consciencia sobre la importante disminución de estrés durante el tratamiento debido a que continuamente se les interpretan sus impulsos y se les contiene de forma importante en cuanto a las elaboraciones psíquicas que suceden durante el internamiento. En lo que respecta al área psicoterapéutica me tomaré a bien recomendarle al lector sobre aspectos analizables posterior al tratamiento.

Aspectos analizables

Una de las principales cosas que se mencionan a las familias y pacientes es acerca de la relación inseparable entre el estrés y la adicción. Es así que el síntoma de consumir una droga le sirve al paciente para enfrentar las vicisitudes de la vida. Durante mi trabajo, me he dado cuenta que una de las dificultades con que nos enfrentamos para poder hacer una buena integración de los beneficios terapéuticos del programa, radica en no tener claro que el estrés es generado por un sin número de razones, y que tal vez las causas por las que antes el paciente se alcoholizaba o drogaba ya no son las mismas.

La represión

El adicto se refugia en la droga para olvidar sus penas. Dichas penas son mantenidas en el inconsciente para no hacer más daño del que ya están haciendo, mediante un proceso llamado represión. Digamos que la represión es como la tapa que contiene la presión de una olla exprés. Dicha presión interna, son todas aquellas penas que acongojan al adicto. Si la presión aumenta debido a mucho calor originado por una flama y no se deja escapar parte de esa energía contenida, la olla exprés, podrá explotar. Para tal efecto existe una válvula de escape de dicha energía. Ese gas y calor que escapa por la válvula (retorno de lo reprimido) el adicto lo representa principalmente en la expresión del síntoma. En este caso el consumo de la droga. En pocas palabras: una forma de escape a sus problemas, perpetuando así una formación de compromiso.

Bibliografía
Bellak, Leopold (1994) “Evaluación de las funciones del yo: Manual y Protocolos” México Ed. Manual Moderno.

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al  (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp  2213490308

Mtro. Alfonso Chávez González
Cédula Profesional: 5799762
Terapeuta Clínica SER

Estragos asociados al consumo de sustancias adictivas

El consumo de sustancias adictivas se ha considerado como “normal”                    

En nuestra sociedad actual, el consumo de sustancias adictivas se ha considerado como “normal” principalmente el uso del alcohol, el cual se trata de esconder o de  dar ocultamiento refiriendo que siempre acompaña en diferentes y sinnúmero de ocasiones y que es básica su  presencia en todo tipo de celebraciones o cuando se presentan diferentes estados de ánimo como la tristeza o la alegría y en ocasiones como forma de evasión de la realidad o escape y algunos incluso como una forma de relajamiento.

Sin embargo, lo que no se toma en cuenta es que estas costumbres o hábitos culminan en una enfermedad crónica y progresiva que puede tener consecuencias a la salud muy graves, e incluso fatales por los cambios orgánicos que genera, afectando no solamente al consumidor sino también a su entorno.

El consumo de alcohol y drogas tendrá un efecto directo en el sistema nervioso central, lo que llevará al consumidor a modificar en forma negativa tanto su personalidad como su conciencia, incluso estos cambios pueden ser tan radicales que ya no es posible comprender como es que una persona puede cambiar tanto en tan poco tiempo.

Síndrome de Tolerancia

Cuando la persona consume sustancias adictivas por largos periodos de tiempo en forma frecuente o en grandes cantidades, el cerebro se adapta tanto a la misma que implica el mantenimiento de funciones que van ahora a depender de su ingesta.

Por el consumo frecuente, el cuerpo se va acostumbrando a sentir los efectos que la sustancia le provoca (síndrome de tolerancia) y, por lo tanto, el efecto buscado va requiriendo de una mayor dosis para sentirlo.

Cuando el cerebro inicia a adaptarse a la presencia de la sustancia, se podrán reconocer los efectos de cambio en el funcionamiento del cerebro, ya que son visibles a simple vista, pero en el momento en que la persona abandona el consumo en forma repentina comienzan a aparecer diferentes desórdenes cerebrales como son: temblor de la lengua, párpados y manos, sudoración, náuseas o vómitos, taquicardia y/o aumento de la presión arterial, agitación psicomotora, cefalea, insomnio, malestar o debilidad, alucinaciones transitorias o ilusiones ópticas, táctiles o auditivas, convulsiones tónico-clónicas y delirium tremens.

Detectar la presencia de la enfermedad puede tardar hasta varios años

Estos signos y síntomas son propios del síndrome de abstinencia y, en muchas ocasiones desaparecen con la nueva ingesta de la sustancia, por lo que la persona se siente “aliviada”, lo que hace que se genere una de las principales causas para no dejar de consumir que es el efecto placebo.

Cabe aclarar que por la normalización del consumo en nuestra sociedad y en las familias, el detectar la presencia de la enfermedad puede tardar hasta varios años para que pueda ser detectada la dependencia que se generó.

Por otra parte, podemos identificar causas o motivos que refieren las personas que les han llevado a iniciar el consumo de sustancias adictivas, siendo principalmente estos:

  • Problemas para poder solucionar conflictos familiares y/o sociales.
  • Problemas con el control de estrés.
  • Problemas para poder solucionar conflictos emocionales y/o amorosos.
  • Efecto de influencia de festividades culturales y familiares para el consumo.
  • Problemas laborales y/o económicos.
  • Evitación de solución a problemas. Etc.

Por lo que siempre es recomendable buscar un Tratamiento integral que pueda apoyar en la Desintoxicación y Rehabilitación del paciente, donde pueda contar con terapias individuales y grupales con psicólogos y terapeutas especializados en adicciones que le ayudarán a recuperar su vida.

Mtro. Psic. Adrián Alberto Pérez Méndez

Terapeuta de Clínica SER

Ced. Prof. 11929943

Depresión – Adicción: Patología dual

Pareja DisfrutandoRelación entre depresión y adicción.

La depresión puede ser una consecuencia del consumo de sustancias, así como también puede ser un factor de riesgo para llegar a una adicción, esto se le conoce como patología dual. En ambos casos, tanto los factores genéticos como los factores ambientales son sumamente importantes a la hora de establecer los mecanismos por los cuales llegan a producirse este tipo de trastornos.

No existe una correlación que detecte que ocurre primero, pero comparte síntomas similares que pueden vincularse entre si, ambas afectan áreas similares en el cerebro. La complejidad en una depresión dual se relaciona con los diversos efectos farmacológicos provenientes de las sustancias de abuso. Esta complejidad se pude presentar tanto en consumo como en abstinencia.

Esto provoca conductas suicidas.

Además, se ha observado en diversos estudios científicos que la coexistencia de la depresión y adicción aumenta el riesgo de conductas suicidas y la probabilidad de tener otras enfermedades médicas, lo que hace aun mas difícil el tratamiento y empeora el pronóstico.

Existen algunos puntos necesarios para un tratamiento adecuado de adicción-depresión que son los siguientes:

  • Diagnóstico
  • Desintoxicación de la sustancia
  • Motivación hacia el abandono del consumo de sustancias
  • Psicoterapia
  • Estabilización: Farmacoterapia
  • Aprendizaje de estrategias de afrontamiento
  • Programa de prevención de recaídas
  • Mantenimiento de la abstinencia

Es necesario un Tratamiento integral

Es fundamental tener un tratamiento integral que permita a la persona abordar los trastornos desde todas las perspectivas y llegar a soluciones permanentes, por medio de un equipo Multidisciplinario que abarque todas las probables causas, y sus tratamientos.

Mtra. Miriam Samour Nieva

Terapeuta en Clínica SER

Psicóloga clínica

Cédula: 11729330

La familia con un enfermo adicto

Parte del entendimiento y logros de los procesos de rehabilitación de adicciones y la problemática que puede bloquear la misma de un paciente con consumo de sustancias adictivas, se encuentra en un principio al interior de la familia. La familia es un elemento muy importante en el logro de la rehabilitación de su familiar adicto, sin embargo, en muchas ocasiones, la familia también puede provocar a través de su codependencia que su familiar no acepte su adicción o no quiera rehabilitarse porque no lo considera necesario.

 

La familia por lo general, al igual que el adicto suelen entrar en negación por diversos motivos, en los que sobresale la apariencia hacia el exterior, el mantener el secreto de la adicción o por no aceptar que su familiar tiene un problema y por lo tanto se actúa como si no pasara nada, como si todo estuviera bien o considerando que es normal que una persona tome, principalmente alcohol y en ocasiones drogas. Escuchando la opinión de familiares puedo nombrar respuestas como: “Mi hijo es adolescente y está experimentando y eso es normal” “Pero si mi hijo o esposo solo se emborracha cada fin de semana” “toma todos los días su copita pero no se emborracha” “si fuma marihuana pero solo lo hace en forma recreativa” “fuma marihuana pero eso lo mantiene tranquilo” etc.

 

En muchas ocasiones la familia se siente avergonzada por lo que está sucediendo al interior de su casa, lo que les llega a resultar muy dolorosa la aceptación de la realidad, incluso pudiendo llegar a la negación total aun en las peores circunstancias ante sí mismo.

 

Esta situación de negación no le permite a la familia reconocer que muchos de los problemas que les están afectando son consecuencia del comportamiento que presenta el adicto, como por ejemplo cuando los culpa de sus desgracias o por las pérdidas económicas y laborales que suelen ser constantes.

 

Muchas veces estas actitudes le impiden a los integrantes de la familia el poder expresar sus emociones y sentimientos que los agobian e incluso, con el paso del tiempo y con la costumbre, se bloquean de tal manera que llegan a no sentir estas intensas emociones bloqueándolas por completo, ya que estas emociones pueden llegar a ser vistas como “peligrosas”, por lo que se mantienen en un silencio emocional para evitar que, si se llega a expresar o decirse lo que sienten, esto afecte o perturbe al adicto ya que le tienen un miedo profundo a sus emociones y en la forma en que éste explota, pero principalmente en cómo va a reaccionar ante ellos, que por lo general es en forma violenta.

 

Otra de las formas de negación es tratar de no hablar de la adicción ya que esto les genera una respuesta emocional fuerte, incluso muchos llegan a creer que “si no se habla del tema no pasa nada”.

 

Por su parte, la familia también debe de comprender que al presentarse las emociones estas no pueden ser eliminadas y suprimidas en forma selectiva,  las emociones es importante dejarlas salir y sentirlas o, todo lo contrario y no recomendable, dejar de sentir completamente, ya que cuando la persona tratar de suprimir las emociones que le son más afectivas o intensas, acaban suprimiendo todas. Como consecuencia se confundirán al no poder identificar lo que sienten generarles otro tipo de problemas, como por ejemplo el confundir la ansiedad con el enojo o ira o la depresión con irritabilidad.

 

Cuando al interior de la familia las emociones no se encuentran reguladas, controladas o están confusas, se generan dificultades para la toma de decisiones y la forma de relacionarse inclusive con personas al exterior de la familia.

 

En Clínica Ser podemos Ayudarte.

LLÁMANOS (222) 231-7626 / (222) 231-7574 / (222) 249-9390

WhatsApp  221 349 0308

 

Mtro. Psic. Adrián Alberto Pérez Méndez

Maestría en Psicología Clínica

Psicólogo Clínica Ser

Cédula 11929943