¿Compartir con mi familia el proceso de rehabilitación?

Proceso de rehabilitación

Frases sobre la familia unida

Muchos padres que viven algún proceso de rehabilitación, se hacen la pregunta si será necesario que sus hijos conozcan más acerca del alcoholismo o adicción de ellos. Las razones por las cuales muchas veces no quieren compartir esa información de vida es porque argumentan que ya han padecido sus hijos demasiadas experiencias desagradables al convivir con su manera de consumir que no quieren hablar más del tema para “no traumarlos”.

Desafortunadamente esta manera de pensar es errónea ya que lo único que quieren seguir manteniendo es el secreto y es precisamente el “secreto” lo que hace que esta enfermedad siga dañando a la familia. No olvidemos que la enfermedad de la adicción se alimenta de secretos y mentiras, y lo que más necesitan los hijos es certeza, certeza de que lo que vivieron como hijos de alcohólicos ahora sus padres lo reconocen y se interesan en reparar el daño (no en compensar). Lo que los hijos necesitan es recuperar la confianza de que “ahora sí” sus padres no les van a fallar.

Compromiso y responsabilidad

De ahí la importancia de comenzar a familiarizarse con toda la terminología que encierra al proceso de rehabilitación, conocer lo que es un factor de recaída, el concepto de abstinencia, recaída, negación, manejo de emociones, disparadores, grupo de AA e inducción a 12 pasos, grupo de Al-Anón, padrinazgo, defectos de carácter, etc.

Para los padres también implica un acto de compromiso y responsabilidad, ya que así se podrá hablar de frente en relación a la enfermedad de la adicción y así como familia se puede hacer un frente común construyendo una red de apoyo y sobre todo comenzando a trabajar en reconocer esos actos que permitieron el desarrollo de varios mecanismos de defensa que ahora los hijos (“hijos de alcohólicos”) han desarrollado al igual que sus padres, los cuales son: La minimización, racionalización y negación, los cuales si no se trabajan adecuadamente generarán una gran neurosis (necesidad de ser perfectos, obsesivos y controladores) que los alejará de la felicidad y que incluso los puede llevar a repetir el patrón, esto es que o se vuelvan adictos/alcohólicos o se relacionen con personas con este tipo de enfermedad o en relaciones destructivas, ya que “lo que no pudieron arreglar en casa, quizá lo puedan reparar al vivir con otra persona”.

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.
Llámanos al (222) 231-7626 / (222) 231-7574
WhatsApp 2213490308

Psic. Guillermo Rojas Ayón

Especialista en adicciones

Ced. Prof. 7237938

Terapeuta de Clínica SER

Chantaje emocional

¿Cómo puedo manejarlo?

En términos generales, se trata de una forma de violencia o maltrato que consiste en una manipulación psicológica o emocional desde el miedo, la obligación o la culpa como dinámicas de relación entre dos personas y también que ha sido dañada por la adicción a sustancias, no siempre es fácil identificar comportamientos manipuladores, y mucho menos cómo responder de una manera saludable.  El chantajista emocional busca tomar el control.

Conforme la relación va avanzando, reconocer el chantaje emocional es una cuestión delicada. Cuanto más estrecha sea la relación, más vulnerables podemos ser a este tipo de conducta ya que nos preocupará la felicidad de esa persona y no seremos capaces de asumir que tenga una actitud tan egoísta. No siempre es fácil reconocer cuando estás siendo manipulado, especialmente cuando la fuente de la manipulación es alguien que amas y cuidas. Una forma confiable de determinar si está siendo manipulado es pensar cómo se siente después de interactuar con la persona. También puedes aprender a reconocer algunos de los signos de manipulación para que puedas hacer un esfuerzo para eliminarlos en tu propia vida.

Algunas características de este tipo de maltrato psicológico son las siguientes:

  • El chantajista emocional es una persona manipuladora, insegura y llena de miedos, con baja tolerancia a la frustración, que no soporta recibir una negativa por respuesta y que reacciona con amenazas o conductas victimistas cuando las cosas no son como ella quiere. Busca que la otra persona se sienta culpable para que ceda y que se satisfagan sus exigencias.
  • La manipulación se realiza con mentiras, excusas, ocultando información, exagerando, poniendo excusas, levantando la voz como forma de manipulación agresiva.
  • El chantaje emocional puede adoptar la forma de queja constante que te responsabiliza a ti de todas las cosas que no funcionan bien.
  • Las personas que ejercen el chantaje emocional suelen responsabilizar a los demás de culpas que les corresponden a ellas.

Por otro lado, si estás siendo víctima de una situación de chantaje emocional, es posible que hayas incorporado cambios en tu conducta, por ejemplo:

  • Has perdido amistades por su influencia.
  • Sientes una fuerte presión por agradar a tu pareja o ser querido.
  • Tienes miedo a estar haciendo las cosas mal.
  • Tu autoestima se está resintiendo.
  • Siempre tienes que ceder tú.

Las pautas generales para manejar el chantaje emocional pueden ser detectar conductas de este tipo, sobre todo si son reiteradas y prolongadas en el tiempo, responder sin miedo a decir que no, ser asertivos, poner límites, exponerle los sentimientos que nos genera su conducta de forma clara y racional, tener claras nuestras prioridades y decisiones; nadie puede ni debe hacerlo por nosotros, aclararle tus sentimientos, dejando claros también tus necesidades y tus deseos. Con el tratamiento y el apoyo adecuados, la persona puede aprender a comunicarse de manera efectiva y respetuosa, y con el tiempo, la relación puede sanar

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al  (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp  2213490308

Mtra. Miriam Samour Nieva

Terapeuta de Clínica SER

Maestría en Psicología Clínica

Ced. Prof. 11729330

 

Las necesidades psicológicas

Cuidado ante la enfermedad de adicción

Supone un esfuerzo continuado en ambos sentidos que puede llegar a afectar de forma notable la salud de la persona encargada de los cuidados y del enfermo. Muchas de ellas no lo reconocen. Sin embargo, se sienten desbordadas.

Existe un desgaste físico y psicológico que experimenta la persona que muestra una codependencia a una persona cercana con adicción que puede llegar a complicar el proceso de recuperación de ambos.

El cuidador o cuidadora tiene que compaginar el estrés cotidiano y su propia vida con las tareas de cuidados y acaba por desatenderse a sí mismo. Con frecuencia, aparecen alteraciones del estado de ánimo, sentimientos de culpa, cambios en las relaciones familiares y sociales, problemas laborales, etc.

Apoyo Psicológico

Así que la enfermedad no solo afecta a la persona que la padece, sino también a la persona encargada. Así, puede acentuar su malestar psicológico hasta el punto de caer en una depresión, desarrollar estrés crónico u otros trastornos y enfermedades de lo más variado.

Por lo tanto, el cuidador o cuidadora debería recibir apoyo profesional en adicciones si lo necesita, además del de su entorno familiar. Solo así podrá soportar esta gran carga emocional sin tirar la toalla.

Consejos para no generar una dinámica disfuncional:

  • Infórmate sobre la enfermedad de la persona y su evolución.
  • Es necesario que se tenga tiempo para ti.
  • Es preciso que sepas gestionar las emociones y sentimientos, que se reconozcan y expresen.
  • Practicar ejercicio físico, dormir las horas necesarias y llevar una alimentación sana.
  • Practica técnicas de relajación.
  • Saber pedir ayuda cuando se necesite.
  • Se necesita preparar para la situación de alguna posible recaída.

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al  (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp  2213490308

Mtra. Miriam Samour Nieva

Maestría en Psicología Clínica

Cédula Profesional: 11729330

Terapeuta de Clínica SER

 

En los momentos difíciles… creces

Creces

A lo largo de la vida nos encontramos envueltos en situaciones que nos cuesta comprender. Atravesamos momentos que nos exigen dar, ceder, desprender, arrancar; momentos que nos hacen llorar, gritar, reñir y que nos sumergen en la desesperanza.

Según el DRAE (2017) la crisis es un “cambio profundo y de consecuencias importantes en un proceso o una situación”.  Todos pasamos por diferentes crisis y muchas veces no nos percatamos de ellas o las tomamos como algo difícil pero inevitable. Pero hay ocasiones en las que sentimos que las crisis nos sobrepasan, en las que sentimos que no estamos preparados para sobrevivir a ellas porque fueron inesperadas. Un ejemplo claro de ello es cuando llegan a clínicas profesionales devastados, sin ilusiones y no encontrando salida a la situación que los rodea..  Ante una crisis emocional originada por consumo de sustancias adictivas u otro problema se presenta un desequilibrio, en donde el factor desencadenante es mayor a los recursos personales que poseemos para afrontar la situación. Conangla (2002) Cuando atravesamos una crisis y estamos faltos de recursos nos encontramos ante un desierto, sin agua, sin sombra, sin descanso.

Cactus y Raíces

Pero imaginemos que en este desierto tomamos el papel de un cactus, ¿cómo resisten el fuerte sol? ¿Cómo resisten la soledad? Bravo (1978) señala lo sorprendente de estas plantas, ya que nos sorprenden porque gracias a su fisiología han logrado la adaptación a la sequía. Sus raíces son la base de su supervivencia, éstas se extienden a lo largo del suelo árido para absorber la poca agua que se infiltra por las grietas en el suelo. Dentro de todo este proceso de internamiento, es preciso preguntarse ¿ cuáles son mis raíces que me han mantenido hasta este momento?, y darse cuenta que nuestras raíces son todas aquellas personas y hechos que nos enseñaron valores, tal vez padres, hermanos o amigos que nos tendieron la mano en algún momento, y también los malos momentos que nos dejaron aprendizajes conforman esa raíz que nos da firmeza.  Aun cuando en el desierto nuestra escala de valores se puede remover, se erige la importancia del amor en nuestras relaciones interpersonales (Conangla, 2002). Las cuales son nuestras raíces. Un cactus que se encuentra en el desierto podría parecer que está lleno de amargura y soledad, y que eso le ha llevado a tener espinas por todos lados.  Habiendo referencia al cactus- podemos desarrollar defensas que nos hacen sobrevivir al desierto de la crisis, que sí a veces pueden lastimar a otras personas, pero otras veces solo anuncian que deseamos ser tratados con cuidado y consciencia.

 “Solo el contacto y una comunicación de calidad con otro ser humano nos permitirá ver la otra cara del desierto: silencio, la belleza, la serenidad y la posibilidad de hallar un oasis en medio de tanta aridez.”  Es conveniente mirar a nuestro alrededor y observar nuestros recursos, pero también mirar internamente y reconocer lo que nos ha permitido sobrellevar situaciones, reconocer nuestra fortaleza y nuestra debilidad, nuestra compasión y perdón, pero también nuestra racionalidad con la que afrontamos problemas y las decisiones que tomamos. para un camino a la sobriedad y a la rehabilitación .  En el desierto por lo regular no hay un solo cactus aislado, hay más alrededor que probablemente estén lidiando con el desierto, pero que están ahí para acompañarse mutuamente.

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al  (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp  2213490308

Psic. Blanca Cecilia Adán Peralta

Mtra, Psicoterapia

especialista  en conductas adictivas y

Manipulación Psicológica

Cédula profesional: 10769035

Causas de recaída

Las recaídas

Ocurren cuando dejamos de hacer lo que ha estado funcionando y, a menudo, cambiamos de percepción y comportamiento hacia atrás. Cuando los consumidores de sustancias van a un centro de rehabilitación o participan en el programa de 12 pasos, ninguno de los recursos le enseña cómo dejar de consumir drogas o alcohol; le ayudan a comprender por qué consumió drogas y alcohol. La recuperación de la adicción proviene de abordar y procesar el trauma, experiencias, sentimientos y comportamientos incómodos del pasado, un cambio en el pensamiento, percepción distorsionada y habilidades de afrontamiento desadaptativas para esto esta el proceso terapeutico. La gente usa drogas y alcohol para llenar un vacío y cubrir diversas formas de dolor.

El egoísmo y el resentimiento

Son dos enormes precursores de las recaídas relacionadas con el consumo de alcohol y drogas. Cuando una persona se está recuperando de una adicción y comienza a volverse resentida y egoísta, está en una pendiente resbaladiza. Los viejos comportamientos, pensamientos y percepciones a menudo siguen cuando el egoísmo y los resentimientos se acumulan y se establecen cuando estos resentimientos y limites que  incluyen a los miembros de la familia, puede hacer que uno beba o use drogas como arma durante las vacaciones. Se ha dicho muchas veces que las personas que están resentidas y usan drogas o alcohol toman veneno mientras esperan que el otro muera. Los adictos y los alcohólicos no consumen drogas ni alcohol con las personas a las que resienten; beben y usan drogas contra ellos. Procesar estos resentimientos, abordar el comportamiento de víctima egoísta y traer una mentalidad diferente a la temporada navideña cuando está rodeado de personas con las que alguna vez estuvo enojado puede reducir en gran medida sus posibilidades de un desliz o una recaída.

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al  (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp  2213490308

Mtro. Edward Fisher

Cédula profesional: 6987755

Terapeuta en Clínica SER

Estigma en la salud

Estigma en la salud mental

Hoy en día, nuestra actualidad se caracteriza por la incertidumbre que permea cada uno de los ámbitos de desarrollo de los seres humanos, así que ante este panorama se manifiestan diferentes aspectos de la vida que se habían dejado de lado como la pobreza, la violencia, la discriminación, la industrialización, y sin lugar a dudas la salud mental, dado el uso de sustancias. 

Definiciones se pueden encontrar varias, y en esta ocasión se retomará una de las más socorridas y que es enunciada por la OMS, entendiéndola como un completo estado de bienestar físico, mental y social; y no solamente la ausencia de afección o enfermedad. Es entonces como esta salud dista de ubicarse en una dicotomía de salud-enfermedad – adicciones, sino más bien como un continuo que ha sido tan descuidado desde hace muchos, muchos años y se necesita atención profesional

El estigma y sus tres elementos

Si bien la falta de promoción, prevención y atención de la salud mental es de por más debida a cuestiones multifactoriales, una de ellas es una perpetuación de nosotros como una sociedad basada en estereotipos carentes de análisis, es decir, el estigma que acompaña a los procesos implicados en la salud. El estigma se conforma por tres elementos: estereotipos, prejuicios y discriminación; en él se ubican al grupo tanto estigmatizado como estigmatizante; y se divide en público y autoestigma. En el último la persona puede terminar aprobando los estereotipos, que la conducirían a autoprejuicios con reacciones emocionales negativas (autoestima y autoeficacia bajas), conllevando finalmente a comportamientos de autodiscriminación y configurando, por tanto, el autoestigma.

Así que, si el estigma en su parte pública conllevaría estrategias en ese nivel para su abordaje y erradicación, podemos empezar de primer momento a enfocarse en el autoestigma, es decir, cada uno rompiendo esas etiquetas que no nos hemos detenido a examinar, comencemos a hablar y a escuchar, a hablarnos y escucharnos.

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al  (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp  2213490308

Psic. Marissa Martínez Valencia

Cédula profesional 11093760

Efectos de la ansiedad en tiempos de contingencia

Efectos

Angustiarse resulta ser una experiencia que afecta las áreas fundamentales de la vida como en el área emocional, en los pensamientos, formas de reaccionar, sentimientos provocados por la manera de relacionarnos y hasta llegar a consumir sustancias adictivas, sin embargo, para comprender mejor los efectos de la angustia, conozcamos estos aspectos: cognitivo, conductual, fisiológico e interpersonal.

Ansiedad Cognitiva

La ansiedad cognitiva se refiere a pensamientos de sentirse de manera angustiada es decir, una cognición es un pensamiento simple, pero si éste pensamiento empieza a provocarte sentimientos negativos entonces ya se refiere a una ansiedad cognitiva es decir, ya aseverando pensamientos negativos y  catastróficos sobre el futuro que empiezan a dominar la mente al uno angustiarse; por ejemplo,  ¿tendré Covid-19?, tendré una muerte horrible y dolorosa, mi familia sufrirá viéndome como me extingo. Será espantoso. No podría soportarlo. Tan solo las cuentas médicas me llevaran a bancarrota. La terapia de oxigenación y medicamentos costosos me hará sentir desmejorado o ¿Qué tal si tengo cáncer? Podría estar enfermo y ni siquiera estar enterado y tener Covid-19 ¡Es terrible! No puedo soportarlo”.

Ansiedad Conductual

El elemento conductual  consiste en la manera de reaccionar hacia la ansiedad. Estas respuestas por lo general son de dos tipos. La primera es la intención de reducir la ansiedad con alguna clase de acción buscando el consuelo de algún amigo cercano o confiar en las conductas compulsivas, como verificar o repetir la acción que al verificarla te da tranquilidad y empieza a disminuir la ansiedad y, el segundo elemento conductual consiste en la evasión es decir, significa  que nos mantendremos alejados de lo que nos provoca ansiedad o angustia.

Esto podría tomar la forma de postergación de alguna tarea estresante por ejemplo, evadir a un amigo con el que se tiene alguna dificultad de comunicación o evitar el contacto directo con el jefe porque te preocupa que te despida.

Ansiedad Fisiológica

La angustia crónica resulta físicamente estresante y puede provocarte una variedad de síntomas físicos. Algunos de los síntomas más comunes que experimentan las personas que lo sufren incluyen tensión muscular, dificultad para concentrarse, impaciencia, fatiga, insomnio, dolores de cabeza entre otras. Asimismo podría percibir otros síntomas de ansiedad como temblor, sudoración, bochorno, sarpullido, falta de aire, nauseas, diarrea o micciones continúas.

Ansiedad interpersonal

La ansiedad no solo afecta a uno como persona, sino que también deteriora la relación con otras personas y el cómo nos relacionamos en cada uno de nuestros ámbitos como con la pareja, los amigos, los familiares y con los compañeros del trabajo o escuela.

Este tipo de ansiedad es un resumen de cómo afecta la angustia en la manera de pensar, actuar, sentir y relacionarse con los demás por lo que se puede reaccionar con evasión a la intimidad, argumentaciones o justificaciones frecuentes, irritabilidad, rechazo entre otras.

Para mejorar la salud mental es importante conocer los efectos del estrés e identificar  el tipo de angustia que se está generando a través de tus días.

¿Y tú con que ansiedad te identificas?

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al  (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp  2213490308

Marcela Andrea Aguirre Cadena

Mtra. En Psicología Clínica

Cédula Profesional  8039947

La adicción como enfermedad familiar

Características de hijos adultos de adictos

 

La adicción es una enfermedad que no sólo afecta al consumidor sino a todos los integrantes de la familia, dañando física, mental y espiritualmente a cada uno de los miembros, Se ven afectados por la impredecible conducta del adicto, por el temor a que se repitan situaciones desagradables, por la angustia y la vergüenza.

Conforme la adicción va avanzando, se van deteriorando diversas áreas de la vida del adicto, en primera instancia se ven afectadas las personas cercanas a él. La enfermedad de la adicción se convierte en una enfermedad familiar en dos sentidos:

  1. Existe una tendencia a desarrollar algún tipo de adicción, ya sea porque el consumo se convierte en algo normal y conocido en su entorno familiar, por cuestiones genéticas o por afectaciones emocionales, cualquiera que sea la causa, es originada por un padre adicto, y el resultado es desalentador para el que se convierte en otro adicto dentro del sistema familiar.
  2. Por otro lado hay quienes al estar en contacto directo con el adicto, (como actuar cuando mi ser querido consuma) presentan reacciones emocionales ante ello,  tratando de esconderlo, controlarlo o disculparlo, incluso, sienten culpa, remordimientos y a la larga se sienten heridos y defraudados por el adicto, éstos terminan convirtiéndose, finalmente, en neuróticos o en cónyuges de adictos, éstos últimos se relacionan desde el único lugar en el que creen que se muestra el amor y terminan tolerando una vez más en su vida todas aquellas conductas de un adicto (manipulación, violencia, mentiras, deshonestidad, irresponsabilidad, etc) y se recomienda ayuda profesional

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al  (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp  2213490308

Psic. Alba Torres Díaz

Ced. Prof. 4558087

Terapeuta en Clínica SER

Adicción al móvil

Abuso o adicción

El uso del celular o móvil en ocasiones puede resultar problemático, en un abuso o en una adicción, ya que es importante reconocer que se ha convertido en un instrumento multifuncional, posee reloj, cámara, radio agenda, GPS, llamadas etc, esto suele reforzar el componente adictivo (Carbonell, 2014), pero como identificar los síntomas de adicción.

Las personas con adicción al móvil, manifiestan una pérdida de        control          en el uso, necesita usarlo cada vez más a todas horas, comida, clases, horas de sueño, necesita tenerlo cerca, mientras se hacen las actividades etc. Es ahí cuando se llega a experimentar nerviosismo y angustia cuando no se está cerca del celular, ocasionando repercusiones como el sueño, pareja trabajo, dinero. Por lo que cuatro de cada diez jóvenes de entre 18 y 30 años no pueden vivir sin el teléfono móvil, según datos presentados en el Mobile World Congress 2015 en Barcelona. Y existe mayor prevalencia en mujeres que en hombres y los adolescentes son los mas vulnerables. Como en todo tratamiento la familia puede ayudarte en la recuperación de la adicción. (Chóliz, 2010; Echeburúa, 1999; Carbonell, 2014),

Respecto al perfil clínico de un adicto al móvil (Charlton et al., 2005; Lee y Perry, 2004; Chóliz, 2010; Jenaro et al., 2007; Pedrero et al., 2012; Sánchez-Martínez y Otero, 2009) se caracteriza por la presencia de:

  • Rasgos de personalidad (baja autoestima, neuroticismo, extraversión, baja afabilidad, neuroticismo, impulsividad, mayor aburrimiento en el ocio, búsqueda de sensaciones, bajo autocontrol, elevada motivación para la aprobación).
  • Trastornos psicopatológicos (estrés prolongado, insomnio, ansiedad, depresión, abuso de tabaco, alcohol y adicción a sustancias).
  • Comorbilidad con trastornos depresivos, de ansiedad social e interpersonal.

Algunas técnicas que te pueden ayudar en esta conducta adictiva, con la finalidad que puedas tener una calidad de vida y con mayor adaptación: (Gómez, 2014):

  • Establecer un tiempo límite de uso del móvil.
  • Bloquear, desinstalar o dejar de utilizar las aplicaciones del móvil más problemáticas, que le       generan        abuso y/o     descontrol    (whatsapp,   juegos,    ),  y                  continuar      utilizando      el       resto  de aplicaciones del teléfono.
  • Establecer unos horarios de uso del móvil.
  • Establecer el coste máximo mensual que puede facturar con el uso del dispositivo. Disminuir el tiempo de uso del teléfono para disminuir el gasto excesivo de dinero en aplicaciones y juegos electrónicos para el móvil.
  • Evitar relacionarse exclusivamente con otras personas con el móvil (llamadas, whatsapp, etc.).
  • Relacionarse con personas de forma presencial y que no limite su vida social a la establecida mediante el móvil.
  • Utilizar el móvil para comunicarse, tener ocio y entretenimiento, pero con un control. Aprender a controlar la ansiedad cuando no lleva el móvil encima

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al  (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp  2213490308

PSIC. Blanca Cecilia Adán Peralta

Mtra. En Psicoterapia

Esp. Adicciones Comportamentales  Y

Manipulación Psicológíca

Cédula Profesi0nal 10769035

Terapeuta en clínica SER

ADICTO Y/O ALCOHÓLICO EN ESTAS FIESTAS DECEMBRINAS

Fiestas decembrinas

Las fiestas decembrinas, un riesgo para quien atraviesa un proceso de rehabilitación

Es perfectamente entendible que tu sistema de recompensa, a nivel sensación, está destruido y por ello consideras que necesitas alcohol y/o drogas para sentirte bien o para disfrutar del momento.

La realidad es que de primer momento, vas a lograr tu objetivo, pero las siguientes dosis o las siguientes copas harán que tu estado físico se ponga en riesgo y en cuestión emocional tu dolor crezca, al igual que la culpa y la vergüenza; mientras todo esto sucede, intentarás escapar de todas estas sensaciones y emociones y lo harás consumiendo aún más.

Con respecto a la familia y  la recuperación, la gente que ama, al verte así, empezarán a dejar de disfrutar estas fiestas navideñas y de fin de año, a su vez iniciará toda la angustia, miedo, persecución, frustración, incluso decepción y todo ello te hará darte cuenta del tu error, sin embargo, esto no será suficiente, ya que ellos estarán en modo angustia y deseo de controlarte y tu estarás en modo compulsivo, sin poder parar.

Conciencia 

Esos momentos dejan huellas y se convierten en los peores recuerdos: las fiestas se convierten en angustia, miedo, desesperanza, desesperación, tristeza e incluso en la mayoría de las ocasiones también se acompañan de violencia y vergüenza y en el peor de los casos hasta la muerte. Por lo anterior te comento que si pretendes consumir, sabiendo que cada vez que lo haces hieres a tus seres queridos y te haces daño a ti mismo, intentes hacer conciencia de que tienes la oportunidad de cambiar tu vida y la de los tuyos, buscando ayuda con profesionales o dejándote ayudar por los que te rodean, solo ten en cuenta que estar bien y ser feliz es una decisión, solo tu puedes ser el mayor regalo para ti y tus seres queridos. Si consumes y HACES DAÑO UNA VEZ MÁS, con esta enfermedad, una vez más, también, tendrás que hacerte cargo de las consecuencias que cada vez pueden estar siendo más dolorosas.

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al  (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp  2213490308

Psic. Alba Torres Díaz

Ced. Prof. 4558087

Terapeuta en Clínica SER