La impulsividad

La impulsividad como factor predisponente y como consecuencia del consumo de sustancias.

Se considera que una acción de impulso se caracteriza por una predisposición conductual para realizar acciones rápidas y sin planificación frente a estímulos tanto internos como externos, donde los individuos pueden tener repercusiones positivas o negativas. Por ello, consideramos que la impulsividad es la reacción precipitada ante una situación extrema sin reflexionar sobre las posibles consecuencias a corto o largo plazo y posteriormente pueden presentarse sentimientos de culpa o arrepentimiento.

La impulsividad

implica una agrupación de procesos emocionales, cognitivos y motivacionales que actúan conjuntamente; es así que, es posible la discusión de impulsividad bajo tres aspectos. El primero, hace referencia a la parte individual, es decir, al comportamiento circunstancial de un individuo, donde actúa de una manera precipitada y sin reflexión previa. El segundo, hace referencia a una característica de la persona que lo predispone a tomar decisiones, pensar y reaccionar impetuosamente de manera constante. Y, el tercer aspecto, hace referencia a la impulsividad como un síntoma de una enfermedad mental o con algún tipo de patología  ¿pero cómo identificar los síntomas de las sustancias?

La carencia de habilidades para el control de impulsos, es una característica propia de las personas consumidoras, ya que incrementa un trastorno como la ansiedad y el deseo al consumo, lo cual le impide dar respuestas adaptativas.

Una serie de recomendaciones que podrían funcionar podrían ser las siguientes:

  1. Conocer qué la provoca
  2. Generar autoinstrucciones de manejo
  3. Usar técnicas de relajación
  4. Ser consecuentes
  5. Buscar alternativas positivas para el manejo de la frustración

La conducta impulsiva se expresa con características como la impaciencia, la constante búsqueda del riesgo y el placer, la necesidad de recompensa inmediata, y es necesaria la ayuda con especialistas en adiciones

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp 2213490308

Miriam Samour Nieva

Maestra en psicología clínica.

Cédula profesional: 11729330

Terapeuta en Clínica SER

Reflexiones de 14 años trabajando en SER

Experiencias

En el dos mil ocho Clínica Ser me dio la oportunidad de entrar a un ambiente de mucho crecimiento y desarrollo profesional, desde capacitación en Minessotta, Monte Félix y Oceánica, y experiencias.

Ha sido un honor ver la evolución de una excelente institución, que a lo largo de los años ha sido mi segundo hogar, enfocándose tanto en el tratamiento humano personalizado por parte de todos los profesionales que trabajamos aquí. Las adicciones han cambiado creciendo de una manera complicada, hace trece años la mayoría consumía alcohol , mariguana o cocaína, después comenzó a haber casos de opioides, heroína. Hoy en día la mariguana, el cristal o metanfetamina y fentanilo, están convirtiendo en casos psiquiátricos  cada día a más jóvenes, ponen en pausa o destruyen toda esperanza de que acaben una carrera o persigan sus sueños.

Rehabilitación

Aun a estas alturas en un centro de rehabilitación de primer nivel, nos toca reeducar tanto a los familiares como a los internos para que reconfiguren su modo de ver las opciones que quedan por calidad de vida. Cuando un paciente llega y se desintoxica sufre una abstinencia y a pesar de los medicamentos y las pláticas lo pasan mal, algunos les cuesta trabajo asimilar las ideas limitantes o alucinaciones que regían su vida en el consumo. Eso es lo que comenzamos a trabajar hoy en día, las distorsiones cognitivas de su vida. Al identificarlas haciendo conciencia y enseñándoles a vivir con límites de ahora en adelante. He sido testigo de las vidas que se pueden salvar si ellos lo deciden así y el beneficio que se hace a la sociedad al tener buenos elementos recuperados.

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp 2213490308

Mtro. Edward German Fisher Naveda

Cédula Profesional: 6987755

Terapeuta en Clínica SER

El sentido de la vida

“La felicidad es cuando lo que piensas,

lo que dices y lo que haces están en armonía”  Mahatma Gandhi 

Las personas tenemos la capacidad de descubrirnos, viajando, vinculándonos, explorando, haciéndonos preguntas acerca de lo que nos pasa, al disfrutar, vivir momentos críticos y cuando sucede indiscutiblemente eres otra persona. Por lo que la vida de cualquier ser humano requiere irse definiendo mientras caminamos y experimentamos las decisiones de la vida cotidiana, esta situación puede darnos orientación y sentido a nuestra vida sin necesidad de consumir sustancias adictivas. Ello va a influir, en gran medida, en el grado de realización que se alcance. Para que esta ruta o camino personal vaya cobrando sentido se requiere de reflexión, así como de ir entendiendo los aspectos que encaminan o alejan de las metas.

El camino se inicia prestando atención a las necesidades psicológicas, físicas como emocionales, por ejemplo: alimento, salud, libertad y autonomía, confianza en uno mismo, relaciones interpersonales satisfactorias, buenos niveles de autoestima, sentirse capaz de lograr metas, autorrealización. El psiquiatra austriaco Víctor Emil Frank dijo que “la sociedad se olvida de satisfacer la más humana de todas las necesidades del hombre, la de encontrar sentido a la vida”.  El sentido que le encontremos a nuestra vida orientará nuestro camino, tanto las metas personales a seguir como la manera de lograrlas. Este sentido organiza nuestra energía, nuestras acciones y decisiones al momento de tomar rehabilitación o terapias, ya que las orienta hacia un mismo fin, el de nuestra realización personal.

Es importante nos cuestionemos y reflexionemos situaciones básicas, tales como: ¿Quiénes somos?, ¿Qué queremos?, ¿Qué es importante para nosotros…? (a nivel intelectual, social, emocional, espiritual, etc.), ¿de qué manera somos felices?, ¿Cuáles son nuestros ideales?, ¿con qué valores nos comprometemos?, ¿Cuál es el papel que tenemos dentro de la sociedad?, ¿Cómo podemos contribuir a la felicidad de otros?, ¿Qué estamos haciendo a respecto?… muchas de estas y otras respuestas nos irán dando el sentido que buscamos para nuestra vida.

Las personas encuentran el sentido de sus vidas en sí mismas, conocer el rol de las emociones y  en la relación con los demás. Ello implica un ejercicio diario que requiere esfuerzo y/o rehabilitación en adicciones con profesionales

La idea del sentido de la vida se refiere, entonces, al camino que se elige para vivir y al significado que tiene para nosotros y para los demás. Este camino lo vamos construyendo día a día y depende de cada persona.

“Quien tiene un por que vivir, encontrará un cómo”. 

Nietzsche

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.
Llámanos al (222) 231-7626 / (222) 231-7574
WhatsApp 2213490308

MTRA. BLANCA CECILIA ADÁN PERALTA

CÉDULA PROFESIONAL 10769035

Terapeuta en Clínica SER

Fisioterapia en la salud

Beneficios

Fisioterapia en la Salud Mental - Clínica de fisioterapia Physio Sports México

La actividad física mantiene tu cuerpo sanamente, pero ¿Sabías que estar activo físicamente también te puede beneficiar en la salud?

La fisioterapia tiene un papel muy importante en el ámbito de la salud ya que tiene como objetivo mantener una movilidad funcional, mantener conciencia del movimiento y promover la activación física, manteniendo en vinculación los aspectos físicos y mentales, teniendo como base la evidencia científica y clínica. Dicha especialidad está dirigida para niños, adolescentes, adultos y adultos mayores con trastornos mentales y/0 pacientes con alguna adicción a sustancias adictivas dentro de la atención primaria, en hospitalización y ambulatorio.

Los fisioterapeutas en salud y psiquiatría ayudan a los pacientes a familiarizarse y ser consientes en sus sentidos, en su cuerpo y en los movimientos.

Los beneficios del ejercicio terapéutico o ayuda en rehabilitación  dentro de la psiquiatría son:

  • Previene la aparición de la depresión.
  • Previene el desarrollo de problemas en salud mental.
  • Las personas con alguna enfermedad y/o trastorno mental tienen menos probabilidad de abandonar el ejercicio mientras está supervisado por un fisioterapeuta.
  • Mejora la calidad de vida y autoestima de las personas con problemas de salud mental.
  • El realizar ejercicio tiene un efecto antidepresivo muy importante.

Las palabras y las miradas tienen el mismo efecto que las manos (Tom Andersen). Por lo cual es importante que se tenga conexión entre mente, cuerpo, movimiento y emociones, para obtener mejores resultados.

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.
Llámanos al (222) 231-7626 / (222) 231-7574
WhatsApp 2213490308

LFT. Ana Karen Melendez Momox

Ced. Prof. 10550019

Fisioterapeuta de Casa de Salud

La vida es arte

“’ ¡Cuando la situación es buena, disfrútala! ¡Cunado la situación es mala, transfórmala! ¡Cuando la situación no puede ser transformada, transfórmate!”

El arte

Cómo el arte ayuda a superar los efectos emocionales de la pandemia

El médico y psicoterapeuta austriaco Alfred Adler, formulo tres tareas fundamentales en la vida, el contacto social, el amor y el trabajo, a las que debemos agregar una cuarta, el arte. Somos seres que responden de manera activa y creativa a las distintas influencias que afectan nuestra vida. El arte debe entenderse como una posibilidad de expresión, conocimiento y transformación personal, además de fomentar un vínculo social, es una herramienta terapéutica muy efectiva, en el tratamiento de diversas patologías asociadas a la salud mental o en rehabilitación de adicciones

La terapia de arte o arte terapia, es una forma de psicoterapia, en el que a diferencia de una terapia convencional, se emplea como principal medio de comunicación la creación artística, en lugar del lenguaje verbal, lo más importante en la terapia de arte es el proceso de creación y no la obra final. Se busca que el participante tenga algo palpable después de la práctica de dicha actividad, una evidencia de la dinámica, un dibujo, una pintura, una escultura, una obra, una imagen, que nos permita que seamos más conscientes de lo que verdaderamente nos pasa, y al llegar a este nivel de conciencia podamos trabajar en hacer que la solución sea más rápida. Ya que en la terapia de arte hay muy pocas defensas, a diferencia de la terapia verbal en la que controlamos en medida lo que queremos decir.

El arte nos permite expresar cualquier cosa, que en muchas ocasiones no nos atrevemos, porque pensamos que está mal, aunque planeemos algo en específico en el ejercicio saldrá lo que tenga que salir, no hay errores, lo que plasmemos es perfecto, ya que es un reflejo de como y donde estamos, haciéndonos mas conscientes sobre lo que estamos viviendo, ideas, sentimientos, dolencias, juicios, que al plasmar en un papel exteriorizamos y eso nos hace sentir mejor, nos libera del malestar, al hacernos conscientes de él. Se busca hacer un cambio en las imágenes internas que cada uno tenemos, trayéndolas al exterior, permitiendo que nuestra conducta cambie, ya que nos ponemos en contacto con nosotros mismos. Creemos que nos conocemos pero en ocasiones no es así, porque no tenemos un diálogo real con nosotros mismos, no tenemos una conciencia de nosotros mismos.

La práctica del arte

La práctica del arte como terapia consiste en utilizar las artes plásticas para ahondar más en quienes somos, se trabajan nuestras emociones para comprenderlas y ver cómo funciona en nuestra realidad, cualquier persona puede realizar esta práctica ya que no se necesita de ningún conocimiento previo. Se ha comprobado a través de varios estudios que quien practica la creación artística, en cualquiera de sus manifestaciones, crea neuroplasticidad, que es la flexibilidad que tiene el cerebro para adaptarse a los cambios, mejora el coeficiente intelectual, y la capacidad de atención, asimismo, reducen la impulsividad, mejora el comportamiento, se reduce el estrés y la ansiedad, se mejoran las habilidades motoras, la coordinación física, y la memoria, mejora los síntomas del déficit de atención con hiperactividad, ayuda a personas que sufren depresión o problemas de adaptación social, se emplea eficazmente para tratar adicciones, ayuda a pacientes con enfermedades terminales, se genera relajación logrando que pensemos mejor, es una experiencia que beneficia y minimiza sentimientos de soledad o aislamiento que sufren algunas personas, refuerza el autoestima y con ello se adquieren nuevas herramientas para disfrutar de una mejor comunicación. De manera general, la terapia en adicciones permite dotar de sentido a una tarea altamente estimulante, que nos permite expresar ideas y sentimientos que de otra manera quedarían reservados, provocando en ocasiones sentimientos de frustración.

La incorporación del arte a nuestra vida es una tarea fundamental, ya que es una de las expresiones más especiales del ser humano, puesto que nos permite el encuentro con uno mismo, podemos entender al arte como una terapia de respuestas espirituales, en el que las obras hablan de nosotros, revelando el alma y mostrando el interior. La pintora mexicana Frida Kahlo encontró en el arte  atributos que le ayudaron a convertir el sufrimiento y dolor físico que padeció, en el contenido principal de su obra pictórica, Frida encontró en la pintura una vía de escape, un refugio y una medicina, así, cada tema, técnica y trazo hecho, eran el espejo de sus sentimientos, sus estados de ánimo, sus reacciones y sensaciones ante cada episodio de su vida. Frida pintaba la parte triste de la vida, que todos tenemos la colgaba y se iba a vivir. Nuestro siguiente compromiso es explicar y plasmar en que consiste nuestro dolor, liberarnos de ese malestar, sanar nuestras heridas, liberarnos de los miedos, dejarlos colgados en la pared y salir a vivir.

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.
Llámanos al (222) 231-7626 / (222) 231-7574
WhatsApp 2213490308

Lic. Alan Alonso Gutiérrez Pérez

Licenciado en Artes Plásticas.

Terapeuta de clínica SER

 Ced. Prof. 9835844

Mujer y salud mental

Salud mental 

Salud mental: los obstáculos que se encuentran las mujeres

Se redacta en un mes en el que la mirada del mundo se vuelca hacia el sector que constituye el 49.5% aproximado de la población, mujeres, y si bien el cuestionamiento inicial del escrito se había centrado en acercarse a responder las implicaciones de serlo, fue inevitable reconducirse hacia la salud.

Como se ha compartido anteriormente la salud no se reduce a una fragmentación de atención, acción y cuidado físico o mental, ya que si lo social no se atiende el completo bienestar se menoscaba, lo cual sin lugar a dudas queda manifiesto en revisiones referidas a la salud mental en la mujer.  Asimismo, existen factores de riesgo que desarrollan adicciones de sustancias   y alteraciones de salud mental.

Al hablar de trastornos mentales, se ha visto que el uso de la marihuana procede, en algunos casos, por ejemplo, en la depresión, ansiedad y trastornos alimenticios y que se puede localizar una prevalencia mayor en mujeres lo que indudablemente revela cómo se apuntaba en el párrafo previo, el que la socialización y su consecuente educación sobre el género ubique vulnerabilidades no solo biológicas.  La mejor intervención que podemos dar es la prevención y la rehabilitación.

Y si bien más allá de aguardar a una deconstrucción de roles que impacten a políticas y realidades, hay que tomar responsabilidad de una misma para consigo dejando de postergar el cuidado y el amor, compartiendo y hablando de lo que se siente, desea y preocupa; reflexionando y actuando con el establecimiento de límites para cimentar una salud que permita la construcción, como ya lo señalaba Rosa Luxemburgo, “por un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres”.

Para que hoy en día, en tiempos de pandemia y la nueva realidad, se conlleve a dejar de situar a la violencia sólo en su máxima expresión, los feminicidios, sino tener presente que las bromas, el chantaje, el celar, culpabilizar, humillar, prohibir, amenazar, forzar y otras acciones más, son las múltiples caras que aún hoy en día vivencian cerca de 31 millones de mujeres en México.

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.
Llámanos al (222) 231-7626 / (222) 231-7574
WhatsApp 2213490308

Marissa Martínez Valencia

Psicóloga Clínica

Cédula profesional 11093760

Terapeuta de Casa de salud

El apego y cómo modifica mi conducta

El apego

Apego emocional | Somos Estupendas

Es un vínculo afectivo que se establece entre el cuidador principal y el recién nacido. La función de la persona a cargo del bebé es asegurar el cuidado, el desarrollo psicológico y la formación de la personalidad. El establecimiento del apego desde la infancia más temprana se relaciona principalmente con dos sistemas: el sistema exploratorio, el cual permite al bebé contactar con el ambiente físico a través de los sentidos; y el sistema afiliativo, mediante el cual los bebes contactan con otras personas.

El apego es el encargado de proporcionar seguridad en situaciones de amenaza. El apego seguro permite al pequeño explorar, conocer el mundo y relacionarse con otros; bajo la tranquilidad de sentir que la persona con quien se ha vinculado va a estar allí para protegerlo. Cuando esto no ocurre, los miedos e inseguridades influyen en el modo de interpretar el mundo y de relacionarse.

Existen cuatro tipos se apego que mantiene una conducta específica en la infancia y en la vida adulta, a continuación se describen dichas características:

  1. Apego seguro

Este tipo de apego está caracterizado por la incondicionalidad: el niño sabe que su cuidador no va a fallarle. Se siente querido, aceptado y valorado. De acuerdo con Bowlby, este tipo de apego depende en gran medida de la constancia del cuidador en proporcionar cuidados y seguridad.

Los niños con apego seguro manifiestan comportamientos activos, interactúan de manera confiada con el entorno y hay una sintonía emocional entre el niño y la figura vincular de apego.

No les supone un esfuerzo unirse íntimamente a las personas y no les provoca miedo el abandono. Es decir, pueden llevar a una vida adulta independiente, sin prescindir de sus relaciones interpersonales y los vínculos afectivos.

  1. Apego ansioso y ambivalente

El niño no confía en sus cuidadores y tiene una sensación constante de inseguridad, de que a veces sus cuidadores están y otras veces no están, lo constante en los cuidadores es la inconsistencia en las conductas de cuidado y seguridad.

Las emociones más frecuentes en este tipo de apego, son el miedo y la angustia exacerbada ante las separaciones, así como una dificultad para calmarse cuando el cuidador vuelve.

De adultos, el apego ansioso-ambivalente provoca, una sensación de temor a que su pareja no les ame o no les desee realmente. Les resulta difícil interaccionar de la manera que les gustaría con las personas, ya que esperan recibir más intimidad o vinculación de la que proporcionan. Un ejemplo de este tipo de apego en los adultos es la dependencia emocional y puede llegar incluso al consumo de drogas.

  1. Apego evitativo

Los niños con un apego de tipo evitativo han asumido que no pueden contar con sus cuidadores, lo cual les provoca sufrimiento. Se conoce como “evitativo” porque los bebés presentan distintas conductas de distanciamiento.

Lo constante han sido conductas de sus cuidadores que no han generado suficiente seguridad, el menor desarrolla una autosuficiencia compulsiva con preferencia por la distancia emocional.

En la edad adulta, se producen sentimientos de rechazo de la intimidad con otros y de dificultades de relación. Por ejemplo, las parejas de estas personas echan en falta más intimidad en la interacción.

  1. Apego desorganizado

Lo constante en los cuidadores han sido conductas negligentes o inseguras. Se trata del extremo contrario al apego seguro. Casos de abandono temprano, cuya consecuencia en el niño es la pérdida de confianza en su cuidador o figura vincular, e incluso puede sentir constantemente miedo hacia ésta.

Evitan la intimidad, no han encontrado una forma de gestionar las emociones que esto les provoca, por lo que se genera un desbordamiento emocional de carácter negativo que impide la expresión de las emociones positivas.

Vinculo patológico

De adultos suelen ser personas con alta carga de frustración e ira, no se sienten queridas y parece que rechacen las relaciones, si bien en el fondo son su mayor anhelo. En otros casos, este tipo de apego en adultos puede encontrarse en el fondo de las relaciones conflictivas constantes estamos hablando del vínculo patológico con algo o alguien y que es necesaria la atención de especialistas

El apego no es inmutable en todas las personas a medida que el desarrollo progresa. El apego se desarrolla en nuestro núcleo de socialización, es decir, la familia. Las familias inestables o desestructuradas acaban reproduciendo en sus hijos un apego inestable en las que las figuras de autoridad, y cuidado, no están disponibles.

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al  (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp  2213490308

Mtra. Miriam Samour Nieva

Maestría en Psicología Clínica

Ced. Prof. 11729330

Terapeuta de Clínica SER

El duelo y la recuperación

El duelo y la recuperación

Qué es el duelo? | Universidad Anáhuac México

A lo largo de nuestra vida nos enfrentamos a diferentes pérdidas y aun cuando en muchas ocasiones asociamos la muerte con el duelo, el consumo de drogas también puede estar vinculada, cabe mencionar que el duelo es un proceso psicológico que se presenta ante cualquier pérdida de objeto, persona o situación, la intensidad de dicho duelo varía según el grado de vinculación emocional, de la propia naturaleza de la pérdida, de la estructura de personalidad y de la historia previa de cada persona. Hay objetivos en las fases de recuperación en dicho consumo

Fases de recuperación

Hay objetivos en las fases de recuperación Existen varias teorías sobre las diferentes etapas de la elaboración de un duelo, sin embargo, en esta ocasión se hará referencia a cinco etapas por las que una persona puede atravesar ante una pérdida, cabe destacar que aun cuando puede de manera sucesiva, no siempre será así, ya que cada individuo es único y por lo tanto su reacción ante la pérdida es diferente, se recomienda tomar ayuda profesional en adicciones y terapias de duelo:

  • Negación: es la reacción que casi siempre, que se genera inmediatamente después de la pérdida, puede surgir como una sensación de irrealidad o de incredulidad, que por lo regular se ve acompañada de una congelación de emociones, no obstante, puede presentarse de forma más sutil, restando importancia a la gravedad de la situación o teniendo la idea de que puede ser reversible.
  • Ira: Durante esta etapa se activan sentimientos de frustración y de impotencia que pueden ser manifestadas con enojo descontrolado y deseos de venganza, sin embargo, casi siempre existe la auto-agresión, durante esta etapa es común que la persona atribuya la responsabilidad de la pérdida a un tercero (Dios, un tercero en discordia o incluso el mismo objeto amado).
  • Negociación: es una etapa en la que se comienza a contactar con la realidad de la pérdida, no obstante, al mismo tiempo se explora la forma de revertir la situación, por poner un ejemplo, cuando existe la ruptura definitiva de una relación, una de las partes pide al otro seguir siendo amigos.
  • Depresión: es cuando se va asumiendo la realidad de la pérdida y comienza el contacto con lo que implica a nivel emocional dicha ausencia. De cierta forma sólo cuando permitimos hacer contacto con el dolor es como podemos iniciar el proceso de seguir viviendo a pesar de la pérdida.
  • Aceptación: supone la llegada de un estado de calma y paz, no sólo a nivel racional, sino también emocional, no siempre implica olvidar, sino que en ocasiones se recordará pero se podrá seguir viviendo con ello.

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al  (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp  2213490308

Psic. Alba Torres Díaz

Psicóloga Clínica

Ced. Prof. 4558087

Programa Hazelden y los 12 pasos

Aspectos analizables (II)

Imágenes de Centro De Rehabilitacion | Vectores, fotos de stock y PSD gratuitos

Aspectos analizables de los 12 pasos;

1) Aceptar la diferencia entre realidad y fantasía. Al adicto le cuesta mucho trabajo poner los pies sobre la tierra, llegando en muchas ocasiones a confundir cuales cosas son reales y cuáles no.
2) Aceptar que su juicio no es el mejor de todos. El adicto caracterológicamente es impulsivo y una de sus grandes discapacidades es la intolerancia a la demora. Generalmente no piensa sobre las consecuencias de sus actos, y solo quiere una gratificación inmediata.
3) Aceptar que su identidad es confusa. Las personas adictas tienen un gusto especial por vivir emociones distintas para llenar un vacío que no saben explicar. Se encuentran en una eterna búsqueda de identidad.
4) Aceptar que sus mayores defensas son negar, echarle la culpa a otros, tener siempre una explicación racional a lo que inmaduramente realizan, entre otras. El adicto siempre buscará la manera de tratar de convencernos que no podrá con la adicción. Su raciocinio cederá siempre ante el impulso.
5) Aceptar que su forma de relacionarse es demasiado parcial. Los pacientes adictos tienen una vida sexual deteriorada. También se mantienen en conflicto con muchas de las personas importantes en su vida. Tienen muchos problemas en el trabajo. La adicción se convierte en su principal relación.
6) Aceptar que su proceso del pensamiento está deteriorado. Todo el adicto en rehabilitación sabe que ha abusado de una sustancia. Esto incide de manera importante en su capacidad para recordar, para retener información así como su capacidad de introspección.
7) Aceptar que su mejor manera de reaccionar ante el estrés es de una manera infantil. Las personas adictas con frecuencia no quieren enfrentar los problemas como lo hacen las personas maduras ya que su principal miedo es a crecer.
8) Aceptar que tiene una tendencia de tener poca consciencia de enfermedad. El adicto nunca entiende porque le suceden las cosas.
9) Aceptar que siempre lo sobrepasan los eventos de la vida cotidiana. El adicto es muy sensible a lo que sucede en su ambiente y le cuesta mucho trabajo resolver discrepancias emocionales.
10) Aceptar que siempre depende de los demás para resolver sus problemas. El grado de dependencia del adicto lo hace una persona que procura que los demás vivan a través de él no permitiéndoles manejar como mejor les convenga su vida.
11) Aceptar que la forma en que vive su ambivalencia es demasía intensa. El adicto tiene dificultad para entender que las emociones opuestas pueden existir a la misma vez. Y se confunde más aún, por tener una cantidad mayor de ellas.
12) Aceptar que su vida no se encuentra tan bien como debería de estar. El narcisismo de la adicción impide darse cuenta de que existen formas más adaptativas de enfrentar la vida. El adicto es el único que no se da cuenta del potencial que tiene.

Responsabilidades frente a la adicción

Se pueden ver a corto y a largo plazo. Algunos de los pacientes que recaen, reportan actitudes soberbias ante la forma de enfrentar el tratamiento posterior al internamiento. Esto les hace darse cuenta de los “hubieras”, siendo estas actitudes no modificables debido a que ya sucedieron. Sin embargo, hay que recordar en todo momento, que bien vale la pena toda la inversión que hagamos en nuestra salud mental dándole importancia a estados más adaptativos y de bienestar psicológico. El paciente devaluado siempre devaluará su tratamiento. No permitamos que esto suceda ya que nos hemos tomado mucho tiempo en enfrentar la situación y pide ayuda profesional en adicciones

Bibliografía
Bellak, Leopold (1994) “Evaluación de las funciones del yo: Manual y Protocolos” México Ed. Manual Moderno.

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al  (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp  2213490308

Por Mtro. Alfonso Chávez González
Cédula Profesional 5799762

Terapeuta de Clínica SER

 

Las necesidades psicológicas

Cuidado ante la enfermedad de adicción

Supone un esfuerzo continuado en ambos sentidos que puede llegar a afectar de forma notable la salud de la persona encargada de los cuidados y del enfermo. Muchas de ellas no lo reconocen. Sin embargo, se sienten desbordadas.

Existe un desgaste físico y psicológico que experimenta la persona que muestra una codependencia a una persona cercana con adicción que puede llegar a complicar el proceso de recuperación de ambos.

El cuidador o cuidadora tiene que compaginar el estrés cotidiano y su propia vida con las tareas de cuidados y acaba por desatenderse a sí mismo. Con frecuencia, aparecen alteraciones del estado de ánimo, sentimientos de culpa, cambios en las relaciones familiares y sociales, problemas laborales, etc.

Apoyo Psicológico

Así que la enfermedad no solo afecta a la persona que la padece, sino también a la persona encargada. Así, puede acentuar su malestar psicológico hasta el punto de caer en una depresión, desarrollar estrés crónico u otros trastornos y enfermedades de lo más variado.

Por lo tanto, el cuidador o cuidadora debería recibir apoyo profesional en adicciones si lo necesita, además del de su entorno familiar. Solo así podrá soportar esta gran carga emocional sin tirar la toalla.

Consejos para no generar una dinámica disfuncional:

  • Infórmate sobre la enfermedad de la persona y su evolución.
  • Es necesario que se tenga tiempo para ti.
  • Es preciso que sepas gestionar las emociones y sentimientos, que se reconozcan y expresen.
  • Practicar ejercicio físico, dormir las horas necesarias y llevar una alimentación sana.
  • Practica técnicas de relajación.
  • Saber pedir ayuda cuando se necesite.
  • Se necesita preparar para la situación de alguna posible recaída.

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al  (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp  2213490308

Mtra. Miriam Samour Nieva

Maestría en Psicología Clínica

Cédula Profesional: 11729330

Terapeuta de Clínica SER