Identificar los gatillos que disparan las emociones

Mi peor pesadilla

En el mundo de la rehabilitación de adicciones resulta que para muchos que buscan rehabilitarse no quieren voltear a ver su peor pesadilla, la cual, no es su adicción, ni las consecuencias que ocasionaron en el periodo de consumo, son, al igual que para ti y para mí, sus emociones.

Cada uno de nosotros tenemos estados naturales de ser, cuando estamos ansiosos no estamos viviendo, estamos en un modo de sobrevivencia, esperando que pase, perdiendo minutos que nunca volverán, horas interminables o días de nuestra única oportunidad de vida.

Se trata primordialmente de identificar los gatillos que disparan las emociones en un principio. Los buenos estados anímicos son siempre lo mismo, a diferencia de los estados anímicos negativos siempre saben diferentes, o tienen diferente peso.  Recuerda que lo único que controlas son las percepciones y las reacciones a situaciones que son al azar o desagradables.

Parar de pensar sobre el futuro y dejar de recordar el pasado es la solución, en pocas palabras el mindfulness, vivir el aquí y él ahora es clave en construir una nueva versión de uno mismo.

Cambiar mi manera de ver la vida tiene que ver con soltar los juicios hacia lo que nos toca hacer, por ejemplo, si veo lo que me estresa como un reto a realizar, mi organismo se prepara para hacerlo. Una parte importante en el tratamiento de adicciones, es encontrar modos de convertir situaciones negativas en positivas. Miedos en belleza. Dando una mejor versión de ti mismo para cualquier situación sin reservas.

Disfrutar el tiempo con una buena calidad de vida no es ser egocéntrico, es restaurador.

Disfrutar el tiempo con una buena calidad de vida no es ser egocéntrico, es restaurador. Por ejemplo, este fin de semana me dediqué diecinueve horas para hacer un platillo que era la segunda vez en realizar, en esta ocasión salió un manjar exquisito. Si me hubiese quedado con el primer sabor de boca de un platillo quemado, no habría disfrutado lo que aun sigo saboreando en mi mente.

Lo contrario al trabajo es jugar, ¿Cómo puedo jugar más en mi vida? ¿Qué pasa si suelto los obstáculos? O ¿si dejo de tomarme tan en serio tanto yo, o a los demás?

Todo proceso lleva tiempo, en Clínica Ser nos especializamos en remplazar modos de SER, viendo el stress como oportunidades de mejora continua en el diario vivir. Para vivir tu vida que no ha sido escrita aún.

En resumen, no te digo que seas feliz todo el tiempo, acéptate tal como eres, imperfectamente perfecto y Ámate, soltando tus juicios, si pensabas treinta veces antes de actuar, bájale a dos. Identifica tus pensamientos negativos hacia ti mismo, y reviértelos hacia tres positivos que los van a sustituir.

Si tu vida está rota en todos los sentidos y no estas llegando a ningún lado, recuerda que no se supone que debe ser así. Aceptar donde estas y que estás haciendo tu mejor esfuerzo cambia todo, mientras tanto sigue a tu ritmo y disfruta las oportunidades que te da la vida para dar la mejor versión de Ti.

Mtro Edward G Fisher

Psicólogo Clínica SER

Ced. 6987755

La Respuesta es: Autocompasión

Cuando te tratas mal a ti mismo(a)

Alguna vez te has tratado como que “eres de lo peor”, “que no te lo mereces, siempre es culpa tuya, mereces ser castigado, si le pasa algo a los demás es porque no los cuidaste adecuadamente, ya mejor no deberías estar, etc.

Todo este malestar puede ser difícil de soportar al grado que ante las quejas y actitudes que muestras de forma negativa, llegas a “hartar a los demás”, a provocar enojo en ellos, a ya no ser tolerantes contigo y por ende te vas a retroalimentar que: “efectivamente, eres de lo peor”. Y no solo los demás se van a enojar o alejar de ti, sino que tú mismo terminarás agotado e irás perdiendo poco a poco ese sentido de vivir, y buscando algo que te haga sentir “mejor” como el Alcohol, y las drogas, comenzando con esto una adicción que en lugar de ayudarte te llevará cada vez a sentirte peor.

Para romper con esta dinámica es necesario que te involucres en comportamientos y conductas que te tranquilicen, que aprendas a reconocer de manera amorosa a tus sentimientos de tristeza, impotencia, abandono o inutilidad. Si no lo haces, te tratarás tan duramente que aumentará tu sufrimiento en la vida (y los que te rodean no se la pasarán a gusto contigo).

¿Cuál es la clave para dejar de vivir así? La respuesta es la autocompasión.

Autocompasión significa tratarse a uno mismo con amabilidad, reconocer que soy humano, que las cosas suceden y que no siempre están bajo mi control y que, aunque lo intente no soy tan poderosa como para poder controlar eso que no me gusta. Que la vida ofrece retos y que es mejor dejarse llevar, que luchar contra la corriente.

Identifica cuales son esos comportamientos que te dan paz y recuérdalos constantemente, para que cuando tengas algún tipo de crisis, en automático recuerdes que necesitas tratarte a ti misma con mucho respeto. Las personas que logran este trato a sí mismas, tienden a pasar los momentos más dolorosos de la vida de una forma más tranquila y por lo tanto más sana.

Y te pregunto: ¿Qué ganas con auto atacarte?, lo único que logras es que tu momento difícil se vuelva más doloroso, con lo cual te vas a sentir en extremo miserable, el sufrimiento va a ser una constante, y obvio vas a querer justificarte, buscar la auto conmiseración, el apoyo de los demás, pero como estás encerrada en un círculo vicioso, aunque te apoyen no lo podrás ver y por lo mismo terminarás quedándote más solo y con más dolor, tristeza y frustración.

La clave está en ACEPTAR

La clave no está en saber si te lo mereces o no te lo mereces, la clave está en ACEPTAR que lo que pasó, simplemente pasó. Para ello necesitas estar convencido y pensar que la auto compasión y la amabilidad hacia ti, son muy importantes. Eso implica también (sin ser cínicos) el tolerar cierto grado de culpa, el saber actuar de manera asertiva, el saber poner límites a los otros (saber decir “NO”).

No te desesperes, la práctica hace al maestro, si lo practicas todos los días, si te lo recuerdas todos los días, comenzarás a cambiar poco a poco tus actitudes, al grado que después de un tiempo (no tan corto) lograrás cambiar tus creencias, las cuales son el origen de todos tus sufrimientos.

En conclusión, si cambia tu manera de reaccionar, cambiará el mundo que está a tu alrededor, o por lo menos ya no te va a perturbar más. Busca ayuda profesional con un Tratamiento integral que incluya terapias psicológicas que te ayudarán en este proceso.

Psic. Guillermo Rojas Ayón

Especialista en adicciones

Terapeuta en Clínica SER

Ced. Prof. 7237938

SER FELIZ ES UNA DECISIÓN

Nuestro maravilloso cerebro es el lugar en donde se instalan nuestras creencias, las cuales pueden limitar nuestra capacidad de ser felices.

Dado lo anterior, podemos concluir que el ser feliz es una decisión, cuando podemos sobreponernos al miedo. En los primeros 7 años de vida el niño que crece en un entorno feliz aprende a ser feliz, después de esta edad, el ser feliz se convierte en una decisión, de ahí la necesidad de aprender a ser feliz. Cada quien elige si quiere ser feliz y con qué puede ser feliz, la felicidad no tiene ni costo ni precio, y básicamente no se necesita de alguien para encontrar ese sentimiento de felicidad, por ello que las personas sólo me pueden contagiar de felicidad, pero no son la fuente de la misma.

¿Qué es lo que nos limita a ser felices? La respuesta es las creencias. En un origen las creencias surgen desde la tradición familiar, a través de nuestros padres y posteriormente por las experiencias de vida que vamos teniendo y que gracias a nuestro proceso de pensamiento vamos elaborando e interpretando. Está en nosotros la perspectiva del pensamiento que decidiremos dar, ya sea de connotación positiva o negativa. En conclusión, yo decido a través de mi pensamiento el poder ser feliz.

Fisiológicamente necesito elaborar nuevas conexiones neuronales, a modo de quitar los pensamientos negativos (algunas veces relacionadas con las adicciones) que se han convertido en creencias y remplazarlos por nuevos pensamientos en donde me veo con actitud de “yo puedo” y “yo merezco”, y de tanto pensarlos lo podré llevar a la práctica al grado que se terminará convirtiendo en una creencia.

Una estrategia que puede ayudar es actuar como si fuera feliz, hay un refrán que dice: “haz como si creyeras y terminarás creyendo”, al mandar mensajes tanto físicos como mentales a mi cerebro a través de pensamientos positivos, poco a poco se irán construyendo nuevas creencias que me acercarán a la felicidad y me alejarán del miedo. Es necesario pretender que somos felices. Ya que algo que se practica 36 veces hace que se desarrolle un esquema mental. Esta estrategia la utilizamos en Clínica Ser para el tratamiento y rehabilitación de nuestros pacientes con adicciones.

Una cosa es el cerebro y otra distinta la mente, entre más conciencia pueda desarrollar del potencial de mi mente, más podré acercarme a la felicidad, para ello se requiere de una práctica constante de actitudes y pensamientos agradables. En el cerebro hay una región específica que es el giro del cíngulo en donde se encuentran neuronas espejo, con lo cual podemos imitar lo que nos ofrece el entorno y si imito situaciones de felicidad tarde o temprano actuaré feliz y por consecuencia mi entorno cambiará también.

Otras cosas que podemos utilizar para lograr el cambio de paradigma de nuestras creencias de miedo hacia las creencias positivas que nos regalarán felicidad son:

  • Los abrazos y el contacto humano libera fuertes dosis de dopamina y oxitocina, las cuales elevan el estado de ánimo y generan una sensación de felicidad.

 

  • La risa, la cual puede ser contagiosa y liberar neurotransmisores de placer y felicidad.

 

  • La música, ya que esta activa los centros del lenguaje, la memoria, el sistema límbico y una serie de reacciones químicas a nivel cerebral. De ahí la importancia de eliminar la música que nos conecta con recuerdos desagradables y por el contrario generar nuevas conexiones neuronales con música que nos conecte o genere sensaciones gratas.

 

En conclusión: tengo la inteligencia necesaria para discernir y poder tomar decisiones para ser feliz, para ello necesito perder el miedo y aprender a aceptar lo que sucede, así cuando acepto desarrollo la humildad y más cerca podré estar de la felicidad.

En Clínica Ser trabajamos junto con nuestros pacientes para desarrollar un cambio, utilizando las más novedosas técnicas terapéuticas, que les permitan recuperarse de cualquier adicción y vivir el sentido de una vida plena libre de sustancias.

¡Solicita Ayuda Hoy, y comienza el cambio en manos Expertas!

 LLÁMANOS (222) 231-7626 / 231-7574 / 249-9390.

E.A. Guillermo Rojas Ayón

Especialista en Adicciones de Clínica SER

Cédula de Especialista 7237938

Detrás de la Adicción existen Emociones Negativas Aprende a reestructurar tu forma de pensar

Detrás de toda adicción existen emociones que queremos evitar que producen asco, ansiedad, aversión, esto provoca al adicto a consumir para dejar de sentir esas emociones. Posiblemente si fue algo que los traumo o dejaron sin resolver.

Existen personas que no ven su vida sin un problema, tienden a ser personas negativas, viven bajo stress las veinticuatro horas del día. Eso los lleva a padecer otros problemas como la depresión. A pesar de que la situación esté bien, aun así, no están contentos. Se vuelven esclavos de sus emociones. Generalmente viven analizando de manera continua como actúan o viven las demás personas, imaginando qué piensa o va a hacer, buscando cualquier acción para considerarlo una falta de respeto o desplante hacia sí mismo, y así, justificar sus agresiones o manera de ser.

Es normal que la persona emocionalmente dependiente, siempre se esconda tras excusas para justificarse, del tipo “yo soy así y que”, “no se puede cambiar a mi edadeste es mi carácter y si te gusta bien, si no pues nada” …, y esto hace mucho más complicado el proceso de cambio y recuperación.

Pero si se toma la decisión, firme y meditada, de querer “desengancharse” de estas adicciones, se debe trabajar para aprender a reestructurar nuestra manera de pensar. Teniendo en cuenta que nos llevará trabajo y esfuerzo. Podemos seguir la fórmula de “distanciamiento mental”, que consiste establecer un alejamiento físico de la persona u objeto que dispara el pensamiento negativo obsesivo durante un tiempo al pasar el tiempo pasará una desintoxicación y a su tiempo el distanciamiento mental llegará.

La distancia mental requiere que nos volvamos en policías de nuestros pensamientos, para estar al tanto de cuáles son los que nos están provocando esos sentimientos de sufrimiento y después de identificarlos, los sustituyamos por nuevos pensamientos positivos, a través de la constancia iremos cambiando nuestra estructura del pensamiento.

Como todo, primero necesitamos reconocer el comportamiento que deseamos modificar, quedar en paz con uno, perdonarse por actuar de este modo, hay métodos como las apps de mindfulness y psicología positiva que puedes descargar, meditar diariamente, llevar una nutrición más adecuada a tu estilo de vida, que te puedan apoyar en este proceso, aparte de llevar una vida más activa, en este aspecto, me refiero a veinte o treinta minutos al día para realizar una actividad física. Recuerda cuál es tu misión en la vida aparte ser feliz.

En la rehabilitación de adicciones es fundamental seguir trabajando esa manera de sentir y pensar de manera continua para una recuperación estable.

En Clínica SER contamos con los programas de rehabilitación adecuados para cualquier adicción. Te invitamos a conocerlos aquí (https://www.clinicaser.org/)


Mtro. Edward German Fisher Naveda

Coordinador de Psicología de Clínica Ser

Maestría en Psicoterapia Ericksoniana
Cédula profesional  6987755