Las relaciones de pareja

Recuerda que venimos a esta vida a ser felices y no tenemos que pagar ningún precio para no estar solos. Es importante sin ser demandante, saber poner límites y fomentar la comunicación asertiva para establecer relaciones sanas.

Las evidencias que muestran que estás pasando por una crisis de pareja - Psico.mx

Mi pareja me hace daño, pero no puedo separarme de ella.

Las relaciones de pareja pueden ser muy complejas, ya que intervienen una gran cantidad de factores tanto externos (familia, amigos, sociedad, costumbres y creencias), como internos (personalidades, trastornos, traumas, creencias).

Dentro de toda esa gama de interacciones, hay una que lamentablemente es más común de lo que parece y es la dinámica de relación entre un/una dependiente emocional y alguien con personalidad narcisista.

Para esto habrá que entender en qué consiste cada una de las personalidades.

El dependiente emocional, generalmente tiene:

  1. Baja autoestima y auto desprecio.
  2. Buscan relaciones de pareja teniendo poco criterio, les faltan ser más asertivos.
  3. Tienen tendencia a depresión o ansiedad.
  4. No asumen responsabilidades.
  5. Tienen dificultades en la toma de decisiones.
  6. Son inseguras
  7. Pueden tener problemas para hacer las cosas por si solas.
  8. Están dispuestas a obedecer y ser subordinadas de forma desproporcionada.
  9. Son poco adaptativas a nuevos entornos o situaciones.
  10. Tienen temor al rechazo y dificultades para dar su opinión.
  11. Tienen dificultad para iniciar proyectos por su cuenta.
  12. Hay falta de confianza en su propio juicio y capacidades.
  13. Están dispuestos a hacer tareas no deseables con tal de mantener la relación de dependencia.
  14. Se ponen en una posición menor en las relaciones
  15. Pueden soportar maltrato físico o verbal que puede dar pie al maltrato de género, pensando que la persona con dependencia emocional consciente cosas incondicionalmente.
  16. La soledad les hace sentir muy incómodos.
  17. No tienen la capacidad de salir de una relación tóxica.
  18. Tienen sensación de vacío que solo pueden llenar con otra persona.
  19. Se auto anulan, no piensan en sus propias necesidades.

Por otro lado, la personalidad narcisista son personas con:

  1. Una sensación desmesurada de ser muy importantes.
  2. necesitan excesiva admiración y reconocimiento.
  3. Generan relaciones conflictivas por su constante demanda y descalificación sutil.
  4. Carecen de empatía.
  5. Causan muchos problemas en las interrelaciones, aunque difícilmente lo van a aceptar.
  6. Tienden a culpar a los demás o a las situaciones para no sentirse inferiores.
  7. Rara vez, aceptan sus errores.

Psic. Guillermo Rojas Ayón

Especialista en adicciones

Ced. Prof. 7237938

Estrés y efectos

10 actividades para mejorar la salud mental en tu vida diaria

El estrés

Es una reacción que las personas tenemos ante situaciones amenazantes, angustiantes que ponen en riesgo el bienestar, teniendo como respuesta huir de la situación o enfrentarla reactivamente, interviniendo casi todos los órganos y funciones corporales; corazón, músculos, flujo de sangre, nivel hormonal, como parte de este proceso se observa que el corazón late más rápido, estas reacciones que parecen evitar el peligro a corto plazo, no son dañinas pero sí persisten puede tornarse nocivo para la salud.

Cuando una persona tiene niveles altos de estrés es probable que se deprima o se sienta exageradamente presionado, lo que puede llevarlo al consumo de drogas.

Actualmente vivimos en una sociedad, donde diario y a cada instante se está sujeto a situaciones amenazantes y de riesgo, problemas familiares, laborales, personales, estando el organismo en constante alerta y estrés continuo, una de las repercusiones más comunes de este padecimiento es la depresión, según ha quedado demostrado con diferentes estudios, es un factor de riesgo para el inicio en el consumo de drogas y saber como identificar los síntomas de adicción 

Efecto inmediato

Historia Clínica - Odontología Legal - Quizizz

Para subsanar el malestar que provoca el estrés excesivo frecuentemente se recurre a sustancias nocivas para la salud, alcohol, tabaco, sustancias ilícitas, sedantes, tranquilizantes etc. El efecto inmediato de las drogas, causa un estado inicial de varias emociones, euforia, depresión o sueño excesivo, según el tipo de droga que se consuma y quien las consume se libera del malestar solo momentáneamente, cuantas veces hemos escuchado, vamos a tomar una copa para aliviar el estrés… pero este tipo de situaciones altera el organismo, sintiendo alivio inmediato y cada vez que su malestar se presente volverá a aliviarlo de la misma manera solo que en dosis cada vez mayores, provocando una dependencia.

Por lo que todas estas falsas maneras de “aliviar” el estrés lo único que llega provocar son malestares posteriores, que además de causar daños físicos y psicológicos, pueden ser el comienzo de una dependencia.

En este sentido el tratamiento integral y se sugieren y se practican algunas estrategias ante el afrontamiento y manejo del estrés

 Recomendaciones:

  • Evitar el uso de tranquilizantes, uso de alcohol, para afrontar las situaciones de estrés.
  • Practicar técnicas de relajación, yoga, meditación.
  • Liberar tensión con ejercicios, pasatiempos, deporte, caminata, actividades manuales.
  • Expresar sentimientos, emociones con personas de confianza o con algún profesional de la salud.

PSIC. BLANCA CECILIA ADÁN PERALTA

MTRA. EN PSICOTERAPIA Y PSICODIAGNOSTICO

CÉDULA PROFESIONAL 10769035

¿Cómo nos comunicamos con los demás?

Comunicación eficaz

La comunicación es uno de los logros más grandes de la humanidad, en todos los ámbitos de nuestra vida, una comunicación eficaz favorece al logro de los objetivos en común, evita malas interpretaciones y los daños en las relaciones interpersonales. Para poder tener una buena comunicación debemos ser asertivos y evitar conductas pasivo-agresivas.

La asertividad

Es un tipo de habilidad social que consiste en defender nuestros derechos de una manera adecuada y sin vulnerar los derechos de los demás. El derecho a decir no sin sentirse culpable o egoísta. El derecho a cometer errores y, ser responsable de ellos, a tener necesidades y a que esas necesidades sean tan importantes como las de los demás. De la misma manera es importante pedir (no a exigir) que los otros respondan a nuestras necesidades, poder decidir si decimos Sí a las necesidades de los demás. Aprender a hacer lo que queramos, mientras no se violen los derechos de otra persona y comportarnos siguiendo nuestros deseos, siempre que no se vulneren los derechos de los demás.

¿Cómo actuamos cuando somos sumisos? Anteponemos los derechos de los demás a nuestros propios derechos. ¿Por qué renunciamos a nuestros derechos? Por comodidad, evitar un conflicto, no querer pasar un mal momento, buscar ser aceptados, nuestras creencias, nuestra autoestima, tener un modelo familiar que nos inculca el “quedar bien”, nuestras carencias, etc.

Comunicación e interacción de factores

Por otro lado, la persona con conducta agresiva defiende sus derechos, deseos, opiniones de forma ofensiva o incluso agrediendo físicamente. En definitiva, antepone sus derechos a los derechos de los demás. ¿Cuáles podrían ser las causas? La interacción de diferentes factores, por ejemplo: necesidades no resueltas, autopercepción, percepción del entorno, mecanismos de protección, el temperamento de la persona y lo comportamientos que adopta son de acusar, manipular, humillar, amenazar, insultar, etc.

Cuando la comunicación no funciona adecuadamente, es una fuente de conflictos, de incomprensión y puede interferir en la motivación y productividad de objetivos. Cuidemos la manera en la que comunicamos nuestros deseos, pensamientos y necesidades con el objetivo de no dañar a las personas que nos rodean.

Mtra. Miriam Samour Nieva

Terapeuta en Clínica SER

Psicóloga clínica

Cédula:11729330

Motivación

La motivación

Esta es producto de los pensamientos, expectativas y metas de las personas: sus cogniciones. Las teorías de pensamiento de la motivación marcan una distinción clave entre la intrínseca y extrínseca.

La motivación intrínseca hace que participemos en una actividad por el placer de hacerlo y no por alguna posible recompensa concreta y tangible, así como la rehabilitación. La motivación extrínseca hace que hagamos algo por dinero, una calificación o alguna otra recompensa.

Jerarquías motivacionales

Las jerarquías motivacionales se pueden clasificar de la siguiente manera:

  • Necesidades fisiológicas: Impulsos primarios
  • Necesidades de seguridad: De un ambiente sano
  • Amor y pertenencia: Necesidad de obtener y dar afecto
  • Estima: Necesidad de desarrollar un sentido de valía personal
  • Autorrealización: Estado de realización personal

Impulsos secundarios

También nos motivan poderosos impulsos secundarios sin fundamento biológico claro, entre los más destacados se encuentran las necesidades de

  • Logro: Característica aprendida estable en la que una persona obtiene satisfacción al esforzarse y alcanzar metas difíciles.
  • Afiliación: Interés por establecer y mantener relaciones con los demás.
  • Poder: Tendencia a buscar ejercer un efecto, control o influencia sobre los demás, y deseo de ser percibido como un individuo poderoso.

Es importante conocer nuestros mecanismos de recompensa que modifican nuestra dinámica motivacional y así, lograr cambios estructurales, pensar, cambiar, reflexionar en nuestro comportamiento.

 

Miriam Samour Nieva

Psicóloga clínica

Terapeuta en Clínica SER

Cédula:11729330

Luz de Gas II (Gaslighting)

¿Gaslighting? Parte II

 

Esta temática  se ha llevado a la pantalla grande  con la película Gaslight, estrenada en 1944, donde una mujer enfrenta a su marido por coquetear con otra mujer en su casa de Londres, la respuesta de Gregory no es negar la acusación ni confirmar la sospecha, si no reformular con una pregunta: “¿Estás imaginando cosas de nuevo?”. Al final termina por convencer a la mujer de que ha perdido la noción de la realidad.

En muchas ocasiones el paciente farmacodependiente normaliza tanto su situación de consumo de sustancias, que hace creer a la familia que no está mal, que es mejor consumir en casa que afuera, que lo más conveniente es que  le den dinero para obtener su sustancia, de lo contrario robara, que es la obligación de los padres o de la pareja ver por él, es importante la atención integral de las adicciones

Realidad inexistente

La familia se va enfermando con todas estas situaciones, y termina creando una realidad inexistente, hay madres de familia que inyectan a sus hijos droga creyendo que es lo mejor, que piensan que por que hicieron o no hicieron cosas en un pasado el paciente se encuentra con las problemáticas actuales y por esa culpabilidad son responsables de lo que pasa y pudiéramos mencionar infinidad de situaciones, pero en cada una de ellas la familia pierde el “sano juicio” es decir, no actúa correctamente y hace cosas que para ellos están “bien”  pero que en realidad lo único que pasa con esas soluciones, es que se perpetua el problema.

Prevenir el gaslighting y sus consecuencias;

Confía en ti y en tu memoria: nadie puede conocer tu realidad y tus sentimientos mejor que tú.

Evita perseguir la aprobación de los demás: respeta las opiniones pero ten la tuya propia, lo luches por hacer cambiar de opinión al resto de personas.

Rodéate de gente que te haga sentir bien, amigos o familia que te ayudarán a ver la vida de otra forma y mejorarás tu estado de ánimo, dejando atrás los efectos negativos de la luz de gas.

No dejes que superen tus límites: no permitas que te griten o que te hagan sentir mal.

No dejes que nadie decida por ti: evita tener que delegar en otra persona para las decisiones que solo te atañen a ti, puedes pedir consejo, pero siempre debe prevalecer tu criterio.

Trabaja tu autoestima: es la base de todo, si no la tenemos perdemos la confianza en nuestro criterio, por lo que seremos la presa perfecta para el gaslighting.

Evita la dependencia emocional: no delegues algo tan importante como tu felicidad en otra persona, pues entonces será ella la que tenga el mayor control sobre ti. Válete por ti mismo.

La persona que padece el gaslighting y además vive con alguna enfermedad mental necesita hacer tierra, por ello es muy importante que el paciente que consume y la familia busquen ayuda de profesionales con tratamientos completos.

Psic. Jehú Rosales Gómez.

Terapeuta de Clínica SER

Cédula profesional: 6041334

Referencia: https://www.latercera.com/paula/que-es-el-gaslighting-el-abuso-que-radica-en-hacerte-sentir-loca/

https://www.webconsultas.com/mente-y-emociones/familia-y-pareja/consecuencias-del-gaslighting-como-prevenir-sus-efectos

Pensar, reflexionar, identificar y cambiar.

Inicios

Cuando una persona inicia el tratamiento, a menudo la adicción ha provocado graves consecuencias en su vida desestabilizando su salud, entorno familiar, trabajo y su comunidad.

¿Qué trae consigo la adicción?

La adicción te vuelve un minusválido emocional, destruye toda estructura y habilidades de vida: pensar constructivamente, sentir y canalizar emociones, hablar, relacionarte, reflexionar, elegir adecuadamente, convivir, contribuir, crecer tener tolerancia a la frustración, toma de decisiones, analizar, planificar, inteligencia y resiliencia (o impermeabilidad) emocional, ser creativo y lograr la satisfacción de metas y objetivos, etc. Hablamos de áreas cerebrales que interactúan entre sí y modifican sus conexiones por el abuso de sustancias.

Cualquier emoción reprimida puede convertirse en patología. Uno se evade de los sentimientos cuando está en consumo, en este sentido las drogas cumplen la función de enmascarar, una reacción negativa al proceso de angustia que genera algo sobre lo que no se quiere saber.

Crecimiento emocional

El aprendizaje de estrategias y habilidades para afrontar y manejar adecuadamente las emociones resultará la mejor forma de prevención de recaídas. Identificar la función de la droga en relación a las emociones, tolerar la incertidumbre y el cambio

Aprender a estabilizarse es imprescindible, estar familiarizado con la abstinencia, identificar emociones para poder lograr un desarrollo emocional y así protegerse de tormentas emocionales. El resultado final se traduce en crecimiento.

Mtra. Miriam Samour Nieva

Terapeuta de Clínica SER

Maestría en Psicología Clínica

Ced. Prof. 11729330

Regulación emocional

“Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo”.

-Aristóteles.

La inteligencia emocional

La inteligencia emocional requiere que identifiquemos y entendamos nuestro propio estado de ánimo, actuar sobre las causas y no sólo los síntomas de adicción. Cuando sentimos emociones nuestro cuerpo genera energía, que puede afectarnos de forma positiva o negativa en función de la situación.

Emociones

Existen cinco emociones básicas: alegría, miedo, tristeza, rabia y desagrado. Ante alguna vivencia despertamos una u otra emoción par conseguir nuestra meta reaccionando mediante un mecanismo de defensa que desencadena un proceso en el cerebro y cierta conducta. Podemos reaccionar de forma exagerada ante algunas situaciones y es ahí cuando las emociones se descontrolan y se vuelven ininteligibles.

Trabajar en las emociones

La aceptación de la experiencia presente y el abandono de la lucha contra varios síntomas de adicción no es una tarea fácil. El objetivo del manejo emocional es abandonar la lucha contra los síntomas, entrar en contacto con pensamientos, sensaciones y aprender de ellas sin resistirse.

Es imposible no sentir pero sí modificar el modo en que nos enfrentamos a las emociones, para esto se requiere de flexibilidad la cual permitirá que se amplíe el repertorio conductual. Empezar a trabajar en tus emociones es esencial para tu bienestar y potenciar el control emocional te ayudará a sentirte más capaz de afrontar las situaciones negativas y de disfrutar las positivas. Cuando dejamos de resistirnos a sentir algunas emociones, paradójicamente, el dolor cesa.

 

Mtra. Miriam Samour Nieva

Terapeuta en Clínica SER

Psicóloga Clínica

Cédula: 11729330

 

Escondiéndonos detrás de una máscara

Cuáles son las profesiones que utilizan máscaras

¿Para qué sirven las máscaras en las profesiones? Para responder esta pregunta habría que revisar cuales son las profesiones que utilizan máscaras, podemos encontrar algunos ejemplos, como los soldadores, cirujanos, buzos, astronautas, deportes de alto impacto, etc. Por lo que la respuesta es muy obvia, para protegernos.

En relación a la personalidad, podemos concluir que nuestra personalidad no es otra cosa más que la máscara que hemos desarrollado para protegernos.

¿Protegernos de qué? Al momento de nacer, el ser humano es como una hoja en blanco que va recibiendo información y retroalimentación de su entorno, y a través de sus procesos adaptativos y cognitivos va enfrentando a su entorno, con lo cual, aprende a responder, a sonreír, mentir, manipular, defenderse, golpear, quitar, abrazar, besar, irse, etc.

Adaptación a su entorno

Y a consecuencia de esa necesidad de adaptación es que vamos aprendiendo a dar “la cara necesaria” para lograr esa adaptación y aceptación de nuestro entorno. Por ejemplo, si un niño se desarrolla en un nivel de carencia es probable que desarrolle habilidades de manipulación, dominio, sumisión, así como adicción a las drogas, la conducta adaptativa que mejor le haya funcionado en sus inicios para poder lograr esa adaptación a su entorno.

Lo que nosotros definimos como nuestra personalidad en realidad no es más que la respuesta adaptativa que nos ha aparentemente funcionado para continuar con nuestra vida, desafortunadamente algunas pueden rayar en la clasificación de trastorno (todos tenemos rasgos).

“Reparar” o “hacer las paces” con ese pasado

¿Cómo te ve la gente o cual es la personalidad que has desarrollado? Es una buena guía para entender la historia que nos tocó vivir y en caso de que sea una “personalidad conflictiva o conflictuada” nos abre la oportunidad para pedir ayuda profesional que nos permita “reparar” o “hacer las paces” con ese pasado, con la finalidad de adaptarnos de manera más sana a nuestro entorno, con la única finalidad de poder ser felices y ser un elemento importante en la felicidad de los demás.

 

Psic. Guillermo Rojas Ayón

Especialista en adicciones

Ced. Prof. 7237938

Identificar los gatillos que disparan las emociones

Mi peor pesadilla

En el mundo de la rehabilitación de adicciones resulta que para muchos que buscan rehabilitarse no quieren voltear a ver su peor pesadilla, la cual, no es su adicción, ni las consecuencias que ocasionaron en el periodo de consumo, son, al igual que para ti y para mí, sus emociones.

Cada uno de nosotros tenemos estados naturales de ser, cuando estamos ansiosos no estamos viviendo, estamos en un modo de sobrevivencia, esperando que pase, perdiendo minutos que nunca volverán, horas interminables o días de nuestra única oportunidad de vida.

Se trata primordialmente de identificar los gatillos que disparan las emociones en un principio. Los buenos estados anímicos son siempre lo mismo, a diferencia de los estados anímicos negativos siempre saben diferentes, o tienen diferente peso.  Recuerda que lo único que controlas son las percepciones y las reacciones a situaciones que son al azar o desagradables.

Parar de pensar sobre el futuro y dejar de recordar el pasado es la solución, en pocas palabras el mindfulness, vivir el aquí y él ahora es clave en construir una nueva versión de uno mismo.

Cambiar mi manera de ver la vida tiene que ver con soltar los juicios hacia lo que nos toca hacer, por ejemplo, si veo lo que me estresa como un reto a realizar, mi organismo se prepara para hacerlo. Una parte importante en el tratamiento de adicciones, es encontrar modos de convertir situaciones negativas en positivas. Miedos en belleza. Dando una mejor versión de ti mismo para cualquier situación sin reservas.

Disfrutar el tiempo con una buena calidad de vida no es ser egocéntrico, es restaurador.

Disfrutar el tiempo con una buena calidad de vida no es ser egocéntrico, es restaurador. Por ejemplo, este fin de semana me dediqué diecinueve horas para hacer un platillo que era la segunda vez en realizar, en esta ocasión salió un manjar exquisito. Si me hubiese quedado con el primer sabor de boca de un platillo quemado, no habría disfrutado lo que aun sigo saboreando en mi mente.

Lo contrario al trabajo es jugar, ¿Cómo puedo jugar más en mi vida? ¿Qué pasa si suelto los obstáculos? O ¿si dejo de tomarme tan en serio tanto yo, o a los demás?

Todo proceso lleva tiempo, en Clínica Ser nos especializamos en remplazar modos de SER, viendo el stress como oportunidades de mejora continua en el diario vivir. Para vivir tu vida que no ha sido escrita aún.

En resumen, no te digo que seas feliz todo el tiempo, acéptate tal como eres, imperfectamente perfecto y Ámate, soltando tus juicios, si pensabas treinta veces antes de actuar, bájale a dos. Identifica tus pensamientos negativos hacia ti mismo, y reviértelos hacia tres positivos que los van a sustituir.

Si tu vida está rota en todos los sentidos y no estas llegando a ningún lado, recuerda que no se supone que debe ser así. Aceptar donde estas y que estás haciendo tu mejor esfuerzo cambia todo, mientras tanto sigue a tu ritmo y disfruta las oportunidades que te da la vida para dar la mejor versión de Ti.

Mtro Edward G Fisher

Psicólogo Clínica SER

Ced. 6987755

La Respuesta es: Autocompasión

Cuando te tratas mal a ti mismo(a)

Alguna vez te has tratado como que “eres de lo peor”, “que no te lo mereces, siempre es culpa tuya, mereces ser castigado, si le pasa algo a los demás es porque no los cuidaste adecuadamente, ya mejor no deberías estar, etc.

Todo este malestar puede ser difícil de soportar al grado que ante las quejas y actitudes que muestras de forma negativa, llegas a “hartar a los demás”, a provocar enojo en ellos, a ya no ser tolerantes contigo y por ende te vas a retroalimentar que: “efectivamente, eres de lo peor”. Y no solo los demás se van a enojar o alejar de ti, sino que tú mismo terminarás agotado e irás perdiendo poco a poco ese sentido de vivir, y buscando algo que te haga sentir “mejor” como el Alcohol, y las drogas, comenzando con esto una adicción que en lugar de ayudarte te llevará cada vez a sentirte peor.

Para romper con esta dinámica es necesario que te involucres en comportamientos y conductas que te tranquilicen, que aprendas a reconocer de manera amorosa a tus sentimientos de tristeza, impotencia, abandono o inutilidad. Si no lo haces, te tratarás tan duramente que aumentará tu sufrimiento en la vida (y los que te rodean no se la pasarán a gusto contigo).

¿Cuál es la clave para dejar de vivir así? La respuesta es la autocompasión.

Autocompasión significa tratarse a uno mismo con amabilidad, reconocer que soy humano, que las cosas suceden y que no siempre están bajo mi control y que, aunque lo intente no soy tan poderosa como para poder controlar eso que no me gusta. Que la vida ofrece retos y que es mejor dejarse llevar, que luchar contra la corriente.

Identifica cuales son esos comportamientos que te dan paz y recuérdalos constantemente, para que cuando tengas algún tipo de crisis, en automático recuerdes que necesitas tratarte a ti misma con mucho respeto. Las personas que logran este trato a sí mismas, tienden a pasar los momentos más dolorosos de la vida de una forma más tranquila y por lo tanto más sana.

Y te pregunto: ¿Qué ganas con auto atacarte?, lo único que logras es que tu momento difícil se vuelva más doloroso, con lo cual te vas a sentir en extremo miserable, el sufrimiento va a ser una constante, y obvio vas a querer justificarte, buscar la auto conmiseración, el apoyo de los demás, pero como estás encerrada en un círculo vicioso, aunque te apoyen no lo podrás ver y por lo mismo terminarás quedándote más solo y con más dolor, tristeza y frustración.

La clave está en ACEPTAR

La clave no está en saber si te lo mereces o no te lo mereces, la clave está en ACEPTAR que lo que pasó, simplemente pasó. Para ello necesitas estar convencido y pensar que la auto compasión y la amabilidad hacia ti, son muy importantes. Eso implica también (sin ser cínicos) el tolerar cierto grado de culpa, el saber actuar de manera asertiva, el saber poner límites a los otros (saber decir “NO”).

No te desesperes, la práctica hace al maestro, si lo practicas todos los días, si te lo recuerdas todos los días, comenzarás a cambiar poco a poco tus actitudes, al grado que después de un tiempo (no tan corto) lograrás cambiar tus creencias, las cuales son el origen de todos tus sufrimientos.

En conclusión, si cambia tu manera de reaccionar, cambiará el mundo que está a tu alrededor, o por lo menos ya no te va a perturbar más. Busca ayuda profesional con un Tratamiento integral que incluya terapias psicológicas que te ayudarán en este proceso.

Psic. Guillermo Rojas Ayón

Especialista en adicciones

Terapeuta en Clínica SER

Ced. Prof. 7237938