Adicciones y codependencia de la familia.

Dependencia

CÓMO ES UNA PERSONA CODEPENDIENTE? - Gamma Psicólogos

Estar inmerso en un ambiente que involucra el consumo y abuso de sustancias conlleva grandes dificultades tanto para la persona que depende de una sustancia como el de la familia que se verá involucrada en una dinámica que podría terminar convirtiéndose en un círculo vicioso incorporando cada vez más conductas que terminarán afectando otras áreas de interacción en la familia.

Ante la necesidad de mantener la salud física y emocional de los miembros de la familia, quienes fungen como figuras de orientación y cuidado llegan a desarrollar un interés genuino por la tranquilidad de sus seres queridos; cuando un padre, una madre, un hermano, la pareja de una persona con adicción a alguna sustancia, descubre tal padecimiento comienza a generar una serie de experiencias para nada agradables que generarán incertidumbre a lo que sucederá en un futuro, la inminente destrucción de la salud así como muchos aspectos más en el entorno de aquel miembro de su familia, ante este temor y a la inminente pérdida, aquella figura de orientación y cuidado buscará sobre manera la posibilidad de encontrar la recuperación, ante ello, puede que comience a desarrollar un interés que irá más allá de la pura intención de atención y cuidado, sus pensamientos se verán obstruidos por este interés de salvar, de querer lo mejor para su familia.

Ante una necesidad tan fuerte de protección y sanación de aquel miembro de la familia, es probable que al menos un miembro desarrolle una codependencia, es decir, comenzará a tener actitudes que incluso, podrían verse como un reflejo del miembro con adicción, prácticamente un espejo, ya que es posible que sea tanto su interés por el cuidado del otro que comenzará a perder el control de su propia vida, sus límites, se verá en la necesidad de invertir tanto tiempo y energía en el cuidado en aquel miembro de su familia que puede verse negligente consigo mismo al grado de llegar a debilitar su propia identidad, y tal como el familiar con adicción, llegar a descuidar áreas de su vida y afectar su entorno familiar, laboral y social, generando un lazo tan estrecho que terminaría viviendo por y para el adicto.

Atención integral

Ante esta codependencia, se llega a perder este sentido de realidad y la facultad de ser independiente, por ello, lo importante de considerar la rehabilitación no sólo para la persona adicta, ante ello, sensibilizar lo fundamental que es la atención integral para todos los familiares involucrados, porque no sólo se afecta el adicto, también se afectan otras áreas de su vida y uno de los impactos fuertes llega a ser en la familia, por ello la necesidad de asistir a los distintos grupos de apoyo de familias con un miembro adicto, de acudir con los especialistas en adicciones, establecer una red de apoyo, tomar las medidas y herramientas necesarias así como un adecuado tratamiento en adicciones para lograr una recuperación exitosa.

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp 2213490308

Andrés Luciano Gregorio.

Lic. En Psicología.

Maestría en Psicología Clínica.

Terapeuta de Clínica SER

Cédula Profesional: 11050830

Aspectos del programa Hazelden (I)

Programa Hazelden

Una de las grandes cualidades del programa Hazelden instituido entre otras cosas en los 12 pasos de AA, se basa en sus características de intervención cognitivo-conductual, la cual incide directamente en hacer conciencia en los pacientes sobre la cantidad de impulsos reprimidos que los empujan al consumo. La moralización tan lastimada en el adicto podrá manifestarse solo si se entienden las causas y los deseos por los cuales se ha preferido la sustancia sobre muchas de las cosas.
Pero, ¿Cómo se mantiene el paciente sin-toma (r)? ¿Cómo se mantiene sin drogar? Principalmente aceptando que la sustancia adictiva es un síntoma que sirve para enfrentar el estrés. El paciente también debe de entender, que si el estrés será para siempre corre un riesgo importante en utilizar el consumo de una droga como forma para enfrentarlo. De tal manera se vuelven imprescindibles la continuación del tratamiento médico, psicológico, y de grupo AA.
Sin embargo la mayoría de las veces esto no sucede así. El paciente olvida frecuentemente que el tratamiento de 35 días es solo el comienzo del proceso para llegar a la sobriedad. Esto sucede ya que se sabe científicamente, que los defectos de carácter requieren un tratamiento psicológico de mayor tiempo. El sexto paso de AA se convierte en un camino arduo pero no imposible.
Una de las recomendaciones que se suele hacer al paciente radica en hacerles tener consciencia sobre la importante disminución de estrés durante el tratamiento debido a que continuamente se les interpretan sus impulsos y se les contiene de forma importante en cuanto a las elaboraciones psíquicas que suceden durante el internamiento. En lo que respecta al área psicoterapéutica me tomaré a bien recomendarle al lector sobre aspectos analizables posterior al tratamiento.

Aspectos analizables

Una de las principales cosas que se mencionan a las familias y pacientes es acerca de la relación inseparable entre el estrés y la adicción. Es así que el síntoma de consumir una droga le sirve al paciente para enfrentar las vicisitudes de la vida. Durante mi trabajo, me he dado cuenta que una de las dificultades con que nos enfrentamos para poder hacer una buena integración de los beneficios terapéuticos del programa, radica en no tener claro que el estrés es generado por un sin número de razones, y que tal vez las causas por las que antes el paciente se alcoholizaba o drogaba ya no son las mismas.

La represión

El adicto se refugia en la droga para olvidar sus penas. Dichas penas son mantenidas en el inconsciente para no hacer más daño del que ya están haciendo, mediante un proceso llamado represión. Digamos que la represión es como la tapa que contiene la presión de una olla exprés. Dicha presión interna, son todas aquellas penas que acongojan al adicto. Si la presión aumenta debido a mucho calor originado por una flama y no se deja escapar parte de esa energía contenida, la olla exprés, podrá explotar. Para tal efecto existe una válvula de escape de dicha energía. Ese gas y calor que escapa por la válvula (retorno de lo reprimido) el adicto lo representa principalmente en la expresión del síntoma. En este caso el consumo de la droga. En pocas palabras: una forma de escape a sus problemas, perpetuando así una formación de compromiso.

Bibliografía
Bellak, Leopold (1994) “Evaluación de las funciones del yo: Manual y Protocolos” México Ed. Manual Moderno.

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al  (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp  2213490308

Mtro. Alfonso Chávez González
Cédula Profesional: 5799762
Terapeuta Clínica SER

LA FAMILIA, CAOS Y CODEPENDENCIA

Dentro del ambiente familiar de una persona en adicción, también se presentan una vida caótica e impredecible debido a que no se puede saber o predecir el estado de ánimo con el que el familiar en adicción (alcoholismo, drogadicción, ludopatía etc.) se encuentra, ni tampoco como será su comportamiento.

Esta incertidumbre genera una gran cantidad de estrés y emociones suprimidas, por lo que los miembros de la familia van cada vez más dejando de atender y responder a las necesidades emocionales de los demás integrantes.

Otro de los problemas que frecuentemente se presentan son los relacionados con la confianza y la intimidad, ya que los integrantes de la familia van dejando poco a poco de responder a las necesidades emocionales de los demás miembros, dejando de hacer lo que se había acordado, abandonando el apoyo ni respondiendo en forma empática, con falta de comprensión y desconfianza que en otra etapa pasada existió y que ahora por la situación se va desmoronando.

Por esta situación, es frecuente que los más pequeños, terminen convirtiéndose en adolescentes y posteriormente en jóvenes y adultos que han sido educados en relaciones estresantes, tensas y destructivas, que de una u otra manera no les permite experimentar o vivenciar una relación íntima con otras personas fuera de la familia.

 Por su parte, la esposa o pareja del adicto se ve en la obligación de realizar todas aquellas actividades y obligaciones que su pareja tenía que realizar o cumplir.

Si por su consumo el adicto deja de laborar o es despedido de su trabajo, genera una pérdida de economía en la cual ya no puede pagar los gastos correspondientes y se desobliga de ellos, como respuesta, la esposa o pareja busca la manera de sufragar dichos gastos a través de encontrar un trabajo provisional o solicitar préstamos para hacerlo.

Esto hará que el adicto entre en una zona de confort en la que ya no se hará responsable porque hay quien se haga cargo de la economía de la familia y, como consecuencia, no sufrirá las consecuencias negativas de sus actos, por lo que continuará sin problemas con su adicción (alcoholismo, drogadicción, ludopatía etc.)  ya que la pareja se encarga cada vez de que esto sucede de rescatar y solucionar, lo que fomenta la adicción.

De esta manera la familia entra en un círculo vicioso y en la trampa permanente de la adicción en donde “tu fallas y yo rescato”, justificando la pareja que como va a dejar de comer o atender a los hijos o sus gastos y nuevamente se vuelve a rescatar, del cual se genera un círculo vicioso del cual es difícil salir.

En Clínica SER podemos ayudarte a salir de esta situación.

Llámanos 222 2317626, 222 231 7574

WhatsApp 221 349 0308

 

Mtro. Psic. Adrián Alberto Pérez Méndez 

Cédula 11929943

Piscólogo Terapeuta en Clínica Ser