El apego y cómo modifica mi conducta

El apego

Apego emocional | Somos Estupendas

Es un vínculo afectivo que se establece entre el cuidador principal y el recién nacido. La función de la persona a cargo del bebé es asegurar el cuidado, el desarrollo psicológico y la formación de la personalidad. El establecimiento del apego desde la infancia más temprana se relaciona principalmente con dos sistemas: el sistema exploratorio, el cual permite al bebé contactar con el ambiente físico a través de los sentidos; y el sistema afiliativo, mediante el cual los bebes contactan con otras personas.

El apego es el encargado de proporcionar seguridad en situaciones de amenaza. El apego seguro permite al pequeño explorar, conocer el mundo y relacionarse con otros; bajo la tranquilidad de sentir que la persona con quien se ha vinculado va a estar allí para protegerlo. Cuando esto no ocurre, los miedos e inseguridades influyen en el modo de interpretar el mundo y de relacionarse.

Existen cuatro tipos se apego que mantiene una conducta específica en la infancia y en la vida adulta, a continuación se describen dichas características:

  1. Apego seguro

Este tipo de apego está caracterizado por la incondicionalidad: el niño sabe que su cuidador no va a fallarle. Se siente querido, aceptado y valorado. De acuerdo con Bowlby, este tipo de apego depende en gran medida de la constancia del cuidador en proporcionar cuidados y seguridad.

Los niños con apego seguro manifiestan comportamientos activos, interactúan de manera confiada con el entorno y hay una sintonía emocional entre el niño y la figura vincular de apego.

No les supone un esfuerzo unirse íntimamente a las personas y no les provoca miedo el abandono. Es decir, pueden llevar a una vida adulta independiente, sin prescindir de sus relaciones interpersonales y los vínculos afectivos.

  1. Apego ansioso y ambivalente

El niño no confía en sus cuidadores y tiene una sensación constante de inseguridad, de que a veces sus cuidadores están y otras veces no están, lo constante en los cuidadores es la inconsistencia en las conductas de cuidado y seguridad.

Las emociones más frecuentes en este tipo de apego, son el miedo y la angustia exacerbada ante las separaciones, así como una dificultad para calmarse cuando el cuidador vuelve.

De adultos, el apego ansioso-ambivalente provoca, una sensación de temor a que su pareja no les ame o no les desee realmente. Les resulta difícil interaccionar de la manera que les gustaría con las personas, ya que esperan recibir más intimidad o vinculación de la que proporcionan. Un ejemplo de este tipo de apego en los adultos es la dependencia emocional y puede llegar incluso al consumo de drogas.

  1. Apego evitativo

Los niños con un apego de tipo evitativo han asumido que no pueden contar con sus cuidadores, lo cual les provoca sufrimiento. Se conoce como “evitativo” porque los bebés presentan distintas conductas de distanciamiento.

Lo constante han sido conductas de sus cuidadores que no han generado suficiente seguridad, el menor desarrolla una autosuficiencia compulsiva con preferencia por la distancia emocional.

En la edad adulta, se producen sentimientos de rechazo de la intimidad con otros y de dificultades de relación. Por ejemplo, las parejas de estas personas echan en falta más intimidad en la interacción.

  1. Apego desorganizado

Lo constante en los cuidadores han sido conductas negligentes o inseguras. Se trata del extremo contrario al apego seguro. Casos de abandono temprano, cuya consecuencia en el niño es la pérdida de confianza en su cuidador o figura vincular, e incluso puede sentir constantemente miedo hacia ésta.

Evitan la intimidad, no han encontrado una forma de gestionar las emociones que esto les provoca, por lo que se genera un desbordamiento emocional de carácter negativo que impide la expresión de las emociones positivas.

Vinculo patológico

De adultos suelen ser personas con alta carga de frustración e ira, no se sienten queridas y parece que rechacen las relaciones, si bien en el fondo son su mayor anhelo. En otros casos, este tipo de apego en adultos puede encontrarse en el fondo de las relaciones conflictivas constantes estamos hablando del vínculo patológico con algo o alguien y que es necesaria la atención de especialistas

El apego no es inmutable en todas las personas a medida que el desarrollo progresa. El apego se desarrolla en nuestro núcleo de socialización, es decir, la familia. Las familias inestables o desestructuradas acaban reproduciendo en sus hijos un apego inestable en las que las figuras de autoridad, y cuidado, no están disponibles.

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al  (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp  2213490308

Mtra. Miriam Samour Nieva

Maestría en Psicología Clínica

Ced. Prof. 11729330

Terapeuta de Clínica SER

Efectos de la ansiedad en tiempos de contingencia

Efectos

Angustiarse resulta ser una experiencia que afecta las áreas fundamentales de la vida como en el área emocional, en los pensamientos, formas de reaccionar, sentimientos provocados por la manera de relacionarnos y hasta llegar a consumir sustancias adictivas, sin embargo, para comprender mejor los efectos de la angustia, conozcamos estos aspectos: cognitivo, conductual, fisiológico e interpersonal.

Ansiedad Cognitiva

La ansiedad cognitiva se refiere a pensamientos de sentirse de manera angustiada es decir, una cognición es un pensamiento simple, pero si éste pensamiento empieza a provocarte sentimientos negativos entonces ya se refiere a una ansiedad cognitiva es decir, ya aseverando pensamientos negativos y  catastróficos sobre el futuro que empiezan a dominar la mente al uno angustiarse; por ejemplo,  ¿tendré Covid-19?, tendré una muerte horrible y dolorosa, mi familia sufrirá viéndome como me extingo. Será espantoso. No podría soportarlo. Tan solo las cuentas médicas me llevaran a bancarrota. La terapia de oxigenación y medicamentos costosos me hará sentir desmejorado o ¿Qué tal si tengo cáncer? Podría estar enfermo y ni siquiera estar enterado y tener Covid-19 ¡Es terrible! No puedo soportarlo”.

Ansiedad Conductual

El elemento conductual  consiste en la manera de reaccionar hacia la ansiedad. Estas respuestas por lo general son de dos tipos. La primera es la intención de reducir la ansiedad con alguna clase de acción buscando el consuelo de algún amigo cercano o confiar en las conductas compulsivas, como verificar o repetir la acción que al verificarla te da tranquilidad y empieza a disminuir la ansiedad y, el segundo elemento conductual consiste en la evasión es decir, significa  que nos mantendremos alejados de lo que nos provoca ansiedad o angustia.

Esto podría tomar la forma de postergación de alguna tarea estresante por ejemplo, evadir a un amigo con el que se tiene alguna dificultad de comunicación o evitar el contacto directo con el jefe porque te preocupa que te despida.

Ansiedad Fisiológica

La angustia crónica resulta físicamente estresante y puede provocarte una variedad de síntomas físicos. Algunos de los síntomas más comunes que experimentan las personas que lo sufren incluyen tensión muscular, dificultad para concentrarse, impaciencia, fatiga, insomnio, dolores de cabeza entre otras. Asimismo podría percibir otros síntomas de ansiedad como temblor, sudoración, bochorno, sarpullido, falta de aire, nauseas, diarrea o micciones continúas.

Ansiedad interpersonal

La ansiedad no solo afecta a uno como persona, sino que también deteriora la relación con otras personas y el cómo nos relacionamos en cada uno de nuestros ámbitos como con la pareja, los amigos, los familiares y con los compañeros del trabajo o escuela.

Este tipo de ansiedad es un resumen de cómo afecta la angustia en la manera de pensar, actuar, sentir y relacionarse con los demás por lo que se puede reaccionar con evasión a la intimidad, argumentaciones o justificaciones frecuentes, irritabilidad, rechazo entre otras.

Para mejorar la salud mental es importante conocer los efectos del estrés e identificar  el tipo de angustia que se está generando a través de tus días.

¿Y tú con que ansiedad te identificas?

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al  (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp  2213490308

Marcela Andrea Aguirre Cadena

Mtra. En Psicología Clínica

Cédula Profesional  8039947

EL IMPACTO DEL ESTRÉS EN LA SALUD

El estrés

Así se transforma tu piel cuando la sometes a estrés crónico - Salud con lupa

Es una de las situaciones más frecuentes del hombre moderno, actualmente lo padecen más de la mitad de la población, siendo el mal de nuestros días; debido a que la vida tiene un ritmo febril, trepidante, las actividades suceden velozmente y todo tiene que llevarse a cabo con urgencia, aceleradamente, para sacarle al tiempo la mayor eficacia.

El estrés es la respuesta del organismo a un estado de tensión excesiva y permanente que se prolonga más allá de las propias fuerzas, manifestándose  a través de tres planos específicos: físico, psicológico y de conducta. La persona  estresada lleva acumulado un sobreesfuerzo constante, una tensión emocional y/o intelectual fuerte, un ritmo vertiginoso de vida, sin tiempo para nada y este riesgo conlleva alguna adicción.  Su tipo de vida siempre es abrumador, sobrepasado en las propias posibilidades, permanentemente desbordado, agobiado sin un minuto libre, arrastrando un cansancio crónico y atendiendo simultáneamente a demasiadas exigencias inaplazables.

El hombre con estrés vive una tensión constante, y esto afecta a todo el individuo, observando una reacción de alarma, derivada de estar agobiado por mil cosas, y se caracteriza por una serie muy compleja de modificaciones bioquímicas  que tratan de compensar ese estado de excesiva actividad. Por lo que una persona debe conocer los efectos del estrés ya que se sitúa en condiciones de vida que la llevan continuamente al borde del agotamiento, pero llega  un momento en que sin darse cuenta ese hilo vital se rompe por el sitio más débil.

Síntomas físicos

Estas zonas de ruptura o evoluciones negativas del estrés suelen ser; síntomas físicos como; taquicardia, aumento de la tensión arterial, hiper sudoración, dilatación pupilar, temblores, excitación general, insomnio y sequedad en la boca; síntomas psíquicos como; desasosiego, miedo difuso, disminución de la vigilancia, desorganización del curso del pensamiento, disminución del rendimiento intelectual, desorientación tiempo- espacial y atención dispersa; y finalmente síntomas de conducta como; imposibilidad para relajarse, perplejidad, situaciones de guardia- alerta, tensión muscular facial  y mandibular, caminatas sin rumbo (ir y venir), frecuentes bloqueos, irritabilidad, excitación y respuestas desproporcionadas a estímulos externos.

15 síntomas físicos del estrés de los que (seguro) no has oído hablar | El HuffPost

Impactando en la salud mental del sujeto dado todo lo que se está viviendo en ese momento con un alto grado de ansiedad, experimentado pensamientos catastróficos o  sensaciones de temor a perder el control o a la muerte, ganas de huir, de marcharse o sensaciones de vacío interior, por lo que es importante identificar a tiempo todas las señales  de alarma posibles, se indica acudir a un centro de especialistas para frenar, controlar y disolver todos los síntomas asociados a la ansiedad, adicción o algún otro padecimiento derivado del estrés.

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al  (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp  2213490308

Mtra. Silvia Tello T

Ced Prof. 8039990

Mtra. en Psicología Clínica

 

Video Juegos

¿Algo común?

Mucha gente adulta hoy en día creció y ha jugado algún tipo de videojuego. De ser un lugar a donde ibas en una plaza llamada “Chispas” evolucionó a computadoras, consolas y ahora en los teléfonos los bajas gratis, hay opciones donde también se paga por tener mejores accesorios u oportunidades de ganar. No todos los que juegan tienen problemas con el juego, talvez les guste mucho. El porcentaje de personas con problemas de adicción a los videojuegos en internet o celular  es entre el 1% y el 9%. Sin importar la edad. Siendo esto más común en hombres que mujeres.

Como saber si es un problema, si su familiar piensa todo el tiempo en jugar, se siente mal cuando no puede jugar, cada vez necesita pasar más tiempo jugando para sentirse bien, no puede parar de jugar o disminuir el tiempo, tiene problemas en la escuela, trabajo o en casa por no hacer lo que le corresponde, a pesar de esos problemas sigue jugando. Miente sobre el tiempo que juega, usa los videojuegos para aligerar sus estados anímicos y sentimientos.

Amar jugar o tener que jugar

Si cumple con cinco o más síntomas en un año tienen un problema de acuerdo al DSM-5  (quinta edición del diagnóstico y del manual estadístico de los trastornos mentales)

Preguntas que nos podemos hacer si creemos que tenemos un problema con videojuegos. ¿Los videojuegos interfieren en otras cosas importantes de tu vida (relación, trabajo o escuela)? ¿Consideras que cruzaste la línea entre amar jugar y tener que jugar? ¿Crees estar usando el jugar para evitar un problema más profundo como una depresión?

Para una persona que juega el tiempo puede ser el adecuado pero a las personas alrededor puede ser demasiado, puede ser tiempo de reducir el tiempo de juego.

Si eres un padre de familia preocupado por el tiempo que tu hijo gasta jugando o ves como están bajando sus notas escolares. Si no es el caso y tienen buenas notas y una buena relación con sus padres adelante.

En muchas ocasiones poner límites funciona, en caso que no, las terapias con profesionales en particular la  cognitiva conductual está científicamente comprobada que funciona

 

En Clínica Ser la AYUDA está LISTA.

Llámanos al  (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp  2213490308

 

Mtro. Edward Germán Fisher Naveda

Maestro en Psicoterapia Ericksoniana

Cédula Profesional: 6987755

Coordinador del área de Psicología de Clínica SER

 

Estrés y efectos

10 actividades para mejorar la salud mental en tu vida diaria

El estrés

Es una reacción que las personas tenemos ante situaciones amenazantes, angustiantes que ponen en riesgo el bienestar, teniendo como respuesta huir de la situación o enfrentarla reactivamente, interviniendo casi todos los órganos y funciones corporales; corazón, músculos, flujo de sangre, nivel hormonal, como parte de este proceso se observa que el corazón late más rápido, estas reacciones que parecen evitar el peligro a corto plazo, no son dañinas pero sí persisten puede tornarse nocivo para la salud.

Cuando una persona tiene niveles altos de estrés es probable que se deprima o se sienta exageradamente presionado, lo que puede llevarlo al consumo de drogas.

Actualmente vivimos en una sociedad, donde diario y a cada instante se está sujeto a situaciones amenazantes y de riesgo, problemas familiares, laborales, personales, estando el organismo en constante alerta y estrés continuo, una de las repercusiones más comunes de este padecimiento es la depresión, según ha quedado demostrado con diferentes estudios, es un factor de riesgo para el inicio en el consumo de drogas y saber como identificar los síntomas de adicción 

Efecto inmediato

Historia Clínica - Odontología Legal - Quizizz

Para subsanar el malestar que provoca el estrés excesivo frecuentemente se recurre a sustancias nocivas para la salud, alcohol, tabaco, sustancias ilícitas, sedantes, tranquilizantes etc. El efecto inmediato de las drogas, causa un estado inicial de varias emociones, euforia, depresión o sueño excesivo, según el tipo de droga que se consuma y quien las consume se libera del malestar solo momentáneamente, cuantas veces hemos escuchado, vamos a tomar una copa para aliviar el estrés… pero este tipo de situaciones altera el organismo, sintiendo alivio inmediato y cada vez que su malestar se presente volverá a aliviarlo de la misma manera solo que en dosis cada vez mayores, provocando una dependencia.

Por lo que todas estas falsas maneras de “aliviar” el estrés lo único que llega provocar son malestares posteriores, que además de causar daños físicos y psicológicos, pueden ser el comienzo de una dependencia.

En este sentido el tratamiento integral y se sugieren y se practican algunas estrategias ante el afrontamiento y manejo del estrés

 Recomendaciones:

  • Evitar el uso de tranquilizantes, uso de alcohol, para afrontar las situaciones de estrés.
  • Practicar técnicas de relajación, yoga, meditación.
  • Liberar tensión con ejercicios, pasatiempos, deporte, caminata, actividades manuales.
  • Expresar sentimientos, emociones con personas de confianza o con algún profesional de la salud.

PSIC. BLANCA CECILIA ADÁN PERALTA

MTRA. EN PSICOTERAPIA Y PSICODIAGNOSTICO

CÉDULA PROFESIONAL 10769035

¿Cómo nos comunicamos con los demás?

Comunicación eficaz

La comunicación es uno de los logros más grandes de la humanidad, en todos los ámbitos de nuestra vida, una comunicación eficaz favorece al logro de los objetivos en común, evita malas interpretaciones y los daños en las relaciones interpersonales. Para poder tener una buena comunicación debemos ser asertivos y evitar conductas pasivo-agresivas.

La asertividad

Es un tipo de habilidad social que consiste en defender nuestros derechos de una manera adecuada y sin vulnerar los derechos de los demás. El derecho a decir no sin sentirse culpable o egoísta. El derecho a cometer errores y, ser responsable de ellos, a tener necesidades y a que esas necesidades sean tan importantes como las de los demás. De la misma manera es importante pedir (no a exigir) que los otros respondan a nuestras necesidades, poder decidir si decimos Sí a las necesidades de los demás. Aprender a hacer lo que queramos, mientras no se violen los derechos de otra persona y comportarnos siguiendo nuestros deseos, siempre que no se vulneren los derechos de los demás.

¿Cómo actuamos cuando somos sumisos? Anteponemos los derechos de los demás a nuestros propios derechos. ¿Por qué renunciamos a nuestros derechos? Por comodidad, evitar un conflicto, no querer pasar un mal momento, buscar ser aceptados, nuestras creencias, nuestra autoestima, tener un modelo familiar que nos inculca el “quedar bien”, nuestras carencias, etc.

Comunicación e interacción de factores

Por otro lado, la persona con conducta agresiva defiende sus derechos, deseos, opiniones de forma ofensiva o incluso agrediendo físicamente. En definitiva, antepone sus derechos a los derechos de los demás. ¿Cuáles podrían ser las causas? La interacción de diferentes factores, por ejemplo: necesidades no resueltas, autopercepción, percepción del entorno, mecanismos de protección, el temperamento de la persona y lo comportamientos que adopta son de acusar, manipular, humillar, amenazar, insultar, etc.

Cuando la comunicación no funciona adecuadamente, es una fuente de conflictos, de incomprensión y puede interferir en la motivación y productividad de objetivos. Cuidemos la manera en la que comunicamos nuestros deseos, pensamientos y necesidades con el objetivo de no dañar a las personas que nos rodean.

Mtra. Miriam Samour Nieva

Terapeuta en Clínica SER

Psicóloga clínica

Cédula:11729330

Motivación

La motivación

Esta es producto de los pensamientos, expectativas y metas de las personas: sus cogniciones. Las teorías de pensamiento de la motivación marcan una distinción clave entre la intrínseca y extrínseca.

La motivación intrínseca hace que participemos en una actividad por el placer de hacerlo y no por alguna posible recompensa concreta y tangible, así como la rehabilitación. La motivación extrínseca hace que hagamos algo por dinero, una calificación o alguna otra recompensa.

Jerarquías motivacionales

Las jerarquías motivacionales se pueden clasificar de la siguiente manera:

  • Necesidades fisiológicas: Impulsos primarios
  • Necesidades de seguridad: De un ambiente sano
  • Amor y pertenencia: Necesidad de obtener y dar afecto
  • Estima: Necesidad de desarrollar un sentido de valía personal
  • Autorrealización: Estado de realización personal

Impulsos secundarios

También nos motivan poderosos impulsos secundarios sin fundamento biológico claro, entre los más destacados se encuentran las necesidades de

  • Logro: Característica aprendida estable en la que una persona obtiene satisfacción al esforzarse y alcanzar metas difíciles.
  • Afiliación: Interés por establecer y mantener relaciones con los demás.
  • Poder: Tendencia a buscar ejercer un efecto, control o influencia sobre los demás, y deseo de ser percibido como un individuo poderoso.

Es importante conocer nuestros mecanismos de recompensa que modifican nuestra dinámica motivacional y así, lograr cambios estructurales, pensar, cambiar, reflexionar en nuestro comportamiento.

 

Miriam Samour Nieva

Psicóloga clínica

Terapeuta en Clínica SER

Cédula:11729330

Clínica vs Pseudo Clínica o Anexo

La rehabilitación

Hoy la mayoría de los profesionales médicos que proporcionan tratamiento contra la adicción han recibido una formación insuficiente para tratar los trastornos por uso de sustancias. El consenso incongruente sobre la naturaleza de la adicción, junto con la falta de conocimiento de las mejores prácticas entre los profesionales de la salud, ha erosionado la calidad del tratamiento en clínicas de rehabilitación para las personas con trastornos por uso de sustancias.

Resultados

Uno de los indicadores más poderosos del éxito de la rehabilitación de drogas es el resultado de la vida de alguien después de que la persona completa un programa de rehabilitación de drogas que incorpora todos los Principios de tratamiento efectivo. Dada la literatura de investigación limitada sobre los resultados posteriores al tratamiento a corto y largo plazo, es vital encontrar una rehabilitación de drogas que brinde atención continua a sus pacientes.

 

Seguimiento y monitoreo

Es mucho más probable que las personas en recuperación tengan éxito si reciben evaluación continua, monitoreo y modificación del tratamiento (según sea necesario) del programa de atención continua de rehabilitación de drogas, también conocido como programa de pos tratamiento. El cuidado posterior extendido que dura al menos un año o más aumenta las posibilidades de éxito y, a menudo, se anima a los graduados del programa  a permanecer activos en la comunidad de un nuevo ciclo de recuperación de Ex pacientes virtuales. Seguir con su tratamiento médico profesional visitando a los especialistas con regularidad especifica del tratamiento de cuidado continuo.

Mtro Edward G. Fisher Naveda

Ced. 6987755

 

La familia y la recuperación

Cambios

Los cambios en las conductas pueden producirse si se dan también en el contexto, los cambios en un solo individuo no pueden ser sostenido por el sistema.

Hay teorías que plantean que la familia se hace disfuncional cuando hay rigidez en el sistema, con lo cual no se tiene la capacidad de generar cambios, ni adaptarse en situaciones vitales de crisis. También por el incumplimiento de sus funciones básicas, abarcando dentro de las mismas la función económica, biológica, educativa, cultural y espiritual, entre otras.

La familia es capaz de soportar cualquier conducta, o de responsabilizarse por cosas del adicto con tal de que este siga apegado al sistema y no los abandone.

Existen ciertas características de las familias de los adictos, tales como:

  • Mala alianza marital (pareja disfuncional): Siendo consecuente que muchas se encuentra un padre ausente o familias desintegradas.
  • Interacción simbiótica en la relación madre e hijo; donde el sujeto no se ha individualizado, y se encuentra una relación de fuerte apego.
  • Coalición intergeneracional: las alianzas contradictorias de dos contra uno en la familia, como por ejemplo madre-hijo VS padre.
  • Padre sobre involucrado o periférico: como consecuencia de la mala alianza marital surgen los roles de los padres invertidos, por ejemplo la madre como padre sobre involucrado y el padre deslazado en su rol o viceversa.
  • Falta de límites: escases en las delimitaciones de los subsistemas que componen la familia.
  • Incongruencia jerárquica: la falta de límites deriva en que no esté delimitado el orden familiar.
  • Dobles mensajes: refiere también cuando se da ambigüedad entre el decir y el hacer o presentan un discurso ambivalente
  • Secretos familiares: se refiere a secretos del tiempo presente. Por ejemplo el adicto consume alcohol y algún miembro de la familia lo encubre.

Punto de control

Cada persona deberá evaluar hasta qué punto de control tiene sobre su modo de vivir, cuáles son las consecuencias negativas del mismo y así proceder a realizar los cambios constructivos que sean necesarios, también otra opción es buscar clínicas de rehabilitación para un tratamiento con profesionales.

Mtra. Miriam Samour Nieva

Psicóloga Clínica

Terapeuta en Clínica SER

Cédula profesional: 11729330

 

Consumo en la adolescencia.

La conducta adictiva es uno de los problemas más grandes de salud pública en la actualidad. El consumo de sustancias debe su potencial adictivo a la acción que tienen las drogas sobre el sistema mesolímbico cortical, que actúa en aspectos motivacionales y de recompensa. El riesgo del abuso de drogas aumenta tremendamente durante los periodos de transición, tales como un cambio de escuela, una mudanza, un divorcio, o –para efectos de este artículo- la pubertad.

Debido a que el juicio y la capacidad de los adolescentes para tomar decisiones todavía no están completamente desarrolladas, su habilidad para evaluar los riesgos con exactitud y tomar decisiones sensatas sobre el consumo de  drogas puede encontrarse aún limitadas.

Durante la adolescencia se producen cambios cerebrales importantes  (sobre todo en el lóbulo frontal) que favorecen el desarrollo de funciones como memoria de trabajo, pensamiento abstracto y capacidad para resolver problemas complejos pero, las funciones cerebrales que permiten la inhibición de impulsos todavía no han experimentado un desarrollo completo. Los jóvenes son sumamente sensibles a la influencia y la presión social de los pares, se caracterizan por una búsqueda de sensaciones y toma de riesgos.

El consumo de sustancias en esta etapa puede iniciar desde el uso hasta llegar a un abuso o una adicción. Algunas de las razones por las cuales comienzan a consumir son las siguientes:

  • Quieren encajar con sus amigos o en ciertos grupos sociales.
  • Si existe algún familiar consumidor.
  • Si están pasando por un episodio depresivo o ansioso.
  • Les gusta la forma en que los hace sentir.
  • Si sienten poco amor propio o baja autoestima.
  • Si sienten que no pertenecen.
  • Creen que los hace más adultos.

El uso de sustancias provoca problemas graves, como un mal desempeño escolar, pérdida de relaciones sociales, problemas familiares, legales, económicos entre otros que pueden ocasionar consecuencias permanentes. El consumo de drogas es de las principales causas de muerte o lesiones en la adolescencia (involucrado accidentes automovilísticos, suicidios, violencia, ahogamiento, etc.), de igual manera, el uso de sustancias aumenta el riesgo de embarazo, enfermedades de transmisión sexual.

Es sumamente importante mantener una comunicación asertiva, de confianza y honestidad con nuestros hijos, nos  ayudará a identificar conductas de riesgo para prevenir el consumo de alguna sustancia que implique una dependencia en un futuro.

______________________________________________________________________________

Miriam Samour Nieva

Psicóloga clínica

CP 11729330