Niño Rey

Factores

Cómo neutralizar el chantaje emocional - Pir

Le llamamos  “niño rey” porque la persona tiene un comportamiento que es típico de un individuo terriblemente egocéntrico que exige todos los derechos del niño, pero que no cumple ninguna obligación del adulto. En otras palabras, cuando le conviene se comporta como niño y cuando le conviene se comporta como adulto autoritario y es posible que se desencadene una adicción y codependencia del familiar 

Los factores socioculturales influyen en el desarrollo del perfil psicológico del niño rey. El machismo, la sobreprotección maternal, los roles tradicionales de género en la familia mexicana, la sumisión de la mujer, etc., han sido factores que han contribuido mucho a la configuración de este tipo de comportamientos. 

Las principales características comportamentales del niño rey son las siguientes:

  • Sentido exagerado de lo que les corresponde y esperan que los que están a su alrededor se lo proporcionen.
  • Baja tolerancia a la incomodidad, especialmente si es causada por la frustración, el desengaño, el aburrimiento, o la negación de lo que han pedido; entonces, la expresan con rabietas, ataques de ira, insultos y/o violencia.
  • Presentan escasos recursos para la solución de problemas o afrontar experiencias negativas.
  • Están muy centrados en sí mismos y creen que son el centro del mundo.
  • Buscan las justificaciones de sus conductas en el exterior y culpan a los demás de lo que hacen, por tanto, esperan que sean los otros quienes les solucionen sus problemas.
  • No pueden, o no quieren, ver la manera en que sus conductas afectan a los demás por lo que se dice que, muchos de ellos, carecen de empatía.
  • Piden hasta el extremo de la exigencia. Una vez conseguido, muestran su insatisfacción y vuelven a querer más cosas.
  • Les cuesta sentir culpa o remordimiento por sus conductas.
  • Discuten las normas y/o los castigos con sus padres a quienes consideran injustos, malos, etc. Pero comportarse así, les compensa ya que ante el sentimiento de culpa inducido, los padres ceden y otorgan más privilegios.
  • Exigen atención, no sólo de sus padres, sino de todo su entorno. Y cuanta más se les da, más reclaman.
  • Les cuesta adaptarse a las demandas de las situaciones extra familiares, especialmente en la escuela, porque no responden bien a las estructuras sociales establecidas ni a las figuras de autoridad.
  • Se siente tristes, enfadados, y/o ansiosos, y suelen tener una autoestima baja

Las principales características del perfil psicológico del niño rey son las siguientes:

  • Infantilismo
  • Demandas excesiva
  • Egoísmo
  • Narcisismo
  • Intolerancia a la frustración
  • Caprichos
  • Inconsistencia
  • Inconstancia
  • Dependencias emocionales
  • Superficialidad
  • Manipulación
  • Incapacidad de aplazar satisfacciones
  • Rebeldía ante la autoridad
  • Egocentrismo
  • Irresponsabilidad
  • Pasividad

Se debe tener muy claro cuál es el rol de cada uno. Los padres deben ejercer su autoridad, establecer límites claros en todos los ámbitos. Se debe de ser coherente, no imponer consecuencias que no se cumplirán, otorgar responsabilidades y no sobreprotegerlos y tomar rehabilitación con expertos. 

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp 2213490308

Mtra. Miriam Samour Nieva.

Terapeuta de Clínica SER

Maestría en Psicología Clínica

Ced. Prof. 11729330

El apego y cómo modifica mi conducta

El apego

Apego emocional | Somos Estupendas

Es un vínculo afectivo que se establece entre el cuidador principal y el recién nacido. La función de la persona a cargo del bebé es asegurar el cuidado, el desarrollo psicológico y la formación de la personalidad. El establecimiento del apego desde la infancia más temprana se relaciona principalmente con dos sistemas: el sistema exploratorio, el cual permite al bebé contactar con el ambiente físico a través de los sentidos; y el sistema afiliativo, mediante el cual los bebes contactan con otras personas.

El apego es el encargado de proporcionar seguridad en situaciones de amenaza. El apego seguro permite al pequeño explorar, conocer el mundo y relacionarse con otros; bajo la tranquilidad de sentir que la persona con quien se ha vinculado va a estar allí para protegerlo. Cuando esto no ocurre, los miedos e inseguridades influyen en el modo de interpretar el mundo y de relacionarse.

Existen cuatro tipos se apego que mantiene una conducta específica en la infancia y en la vida adulta, a continuación se describen dichas características:

  1. Apego seguro

Este tipo de apego está caracterizado por la incondicionalidad: el niño sabe que su cuidador no va a fallarle. Se siente querido, aceptado y valorado. De acuerdo con Bowlby, este tipo de apego depende en gran medida de la constancia del cuidador en proporcionar cuidados y seguridad.

Los niños con apego seguro manifiestan comportamientos activos, interactúan de manera confiada con el entorno y hay una sintonía emocional entre el niño y la figura vincular de apego.

No les supone un esfuerzo unirse íntimamente a las personas y no les provoca miedo el abandono. Es decir, pueden llevar a una vida adulta independiente, sin prescindir de sus relaciones interpersonales y los vínculos afectivos.

  1. Apego ansioso y ambivalente

El niño no confía en sus cuidadores y tiene una sensación constante de inseguridad, de que a veces sus cuidadores están y otras veces no están, lo constante en los cuidadores es la inconsistencia en las conductas de cuidado y seguridad.

Las emociones más frecuentes en este tipo de apego, son el miedo y la angustia exacerbada ante las separaciones, así como una dificultad para calmarse cuando el cuidador vuelve.

De adultos, el apego ansioso-ambivalente provoca, una sensación de temor a que su pareja no les ame o no les desee realmente. Les resulta difícil interaccionar de la manera que les gustaría con las personas, ya que esperan recibir más intimidad o vinculación de la que proporcionan. Un ejemplo de este tipo de apego en los adultos es la dependencia emocional y puede llegar incluso al consumo de drogas.

  1. Apego evitativo

Los niños con un apego de tipo evitativo han asumido que no pueden contar con sus cuidadores, lo cual les provoca sufrimiento. Se conoce como “evitativo” porque los bebés presentan distintas conductas de distanciamiento.

Lo constante han sido conductas de sus cuidadores que no han generado suficiente seguridad, el menor desarrolla una autosuficiencia compulsiva con preferencia por la distancia emocional.

En la edad adulta, se producen sentimientos de rechazo de la intimidad con otros y de dificultades de relación. Por ejemplo, las parejas de estas personas echan en falta más intimidad en la interacción.

  1. Apego desorganizado

Lo constante en los cuidadores han sido conductas negligentes o inseguras. Se trata del extremo contrario al apego seguro. Casos de abandono temprano, cuya consecuencia en el niño es la pérdida de confianza en su cuidador o figura vincular, e incluso puede sentir constantemente miedo hacia ésta.

Evitan la intimidad, no han encontrado una forma de gestionar las emociones que esto les provoca, por lo que se genera un desbordamiento emocional de carácter negativo que impide la expresión de las emociones positivas.

Vinculo patológico

De adultos suelen ser personas con alta carga de frustración e ira, no se sienten queridas y parece que rechacen las relaciones, si bien en el fondo son su mayor anhelo. En otros casos, este tipo de apego en adultos puede encontrarse en el fondo de las relaciones conflictivas constantes estamos hablando del vínculo patológico con algo o alguien y que es necesaria la atención de especialistas

El apego no es inmutable en todas las personas a medida que el desarrollo progresa. El apego se desarrolla en nuestro núcleo de socialización, es decir, la familia. Las familias inestables o desestructuradas acaban reproduciendo en sus hijos un apego inestable en las que las figuras de autoridad, y cuidado, no están disponibles.

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al  (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp  2213490308

Mtra. Miriam Samour Nieva

Maestría en Psicología Clínica

Ced. Prof. 11729330

Terapeuta de Clínica SER

¿Cuáles son los efectos de las drogas en el cerebro de los adolescentes?

Consumo a edades tempranas.

Las drogas afectan al funcionamiento cerebral alterando múltiples mecanismos de comunicación neuronal. El cerebro de los jóvenes sigue creciendo y desarrollándose hasta alrededor de los 25 años, incluyendo la corteza prefrontal, que cumple un rol importante para tomar decisiones. Mientras más temprano los jóvenes empiecen en el consumo de drogas, mayores serán las posibilidades de continuar consumiendo en el futuro y llegar a tener alguna dependencia con las sustancias. ¿Cuáles son los efectos de las drogas en el cerebro de los adolescentes? Las drogas afectan al funcionamiento cerebral alterando múltiples mecanismos de comunicación neuronal.

Algunas drogas, como la marihuana, tienen una composición química similar a otras sustancias naturales generadas por el propio cerebro y esto hace que actúen simulando y alterando su funcionamiento. Otras como la cocaína o las anfetaminas inducen estímulos activadores en las neuronas que les llevan a desarrollar una excesiva actividad.

El consumo de drogas provoca cambios negativos en la estructura e incluso lesiones directas                                                           

Este funcionamiento anormal tiene diferentes repercusiones y genera desequilibrio en la regulación de muchos procesos cerebrales. Por otro lado, al estar en desarrollo, el consumo de sustancias provoca cambios negativos en la estructura e incluso lesiones directas que desencadenan en lesiones persistentes y secuelas.

Las zonas del cerebro que se pueden ver afectadas por el consumo de drogas son:

Ganglios basales. Es una región muy relacionada con los mecanismos de motivación y recompensa del cerebro.

  • Región prefrontal. La corteza prefrontal del cerebro es el área más fuertemente relacionada con nuestra capacidad de autocontrol, capacidad de planificación, organización y la memoria.
  • La amígdala está relacionada con la regulación del estrés, la ansiedad, la irritabilidad y el miedo.

Algunas de las señales que puede presentar un adolescente al consumir sustancias son:

  • Cambiar mucho de amigos
  • Pasar mucho tiempo solo
  • Perder interés en sus cosas favoritas
  • No preocuparse de su apariencia personal.
  • Estar decaído
  • Comer más o comer menos de lo habitual
  • Cambios en su humor
  • Tener problemas en la escuela, faltar a clases o tener malas calificaciones
  • Mentir y robar
  • Problemas de memoria, falta de concentración, falta de coordinación, o dificultad para hablar

Algunas pautas para evitar el consumo en los adolescentes son:

  • Tener buena comunicación
  • Alentarlos para el desarrollo de confianza y un fuerte sentido de sí mismos.
  • Enseñarles habilidades asertivas para resolver conflictos
  • Establecer límites claros.
  • Supervisar actividades
  • Conocer a los amigos de sus hijos

Por eso es importante estar informados, si tus o algunos conocidos están en una situación parecida, busca ayuda profesional con Tratamientos de adicciones integrales.

Mtra. Miriam Samour Nieva

Psicóloga Clínica

Terapeuta en Clínica SER

Cédula:11729330

Nuevas Tecnologías, Nuevas Adicciones

Adolescentes felicesNUEVAS ADICCIONES, ADOLESCENTES Y NIÑOS LOS MÁS VULNERABLES

Hoy en día, la tecnología ha avanzado a pasos agigantados, y esto abarca también la aparición de los videojuegos, internet, redes sociales, pantallas, mismos que han ido evolucionando para satisfacción de los usuarios.

Los adolescentes y niños son una población vulnerable a desarrollar adicciones, ya que utilizan las nuevas tecnologías para relacionarse, aprender, entretenerse y divertirse. El uso recreativo en ocasiones excesivo de estas tecnologías es normal en algunos momentos de la adolescencia (Israelashvili, Kim y Bukobza, 2012). Sin embargo, este tipo de comportamientos han desatado gran polémica y preocupación de los padres, profesores, así como áreas de la salud mental, ya que el uso inmoderado provoca una serie de síntomas y conductas des adaptativas que perjudican el desarrollo biopsicosocial.

La transición de la infancia a la adolescencia es un periodo de especial vulnerabilidad para el desarrollo de comportamientos adictivos.

Teniendo en cuenta que la transición de la infancia a la adolescencia es un periodo de especial vulnerabilidad para el desarrollo de comportamientos adictivos; en esta etapa de la vida suceden grandes cambios biológicos, cognitivos, emocionales y sociales:

  1. Empieza a manifestarse gran parte de la vulnerabilidad genética para el desarrollo de trastornos mentales.
    2. El adolescente se ve obligado a afrontar demandas cada vez más exigentes de su entorno: buen rendimiento en los estudios, responsabilidades domésticas, independencia, relaciones de pareja.

La coincidencia de ambos fenómenos sitúa al adolescente en una situación de estrés que en ocasiones le incita a iniciar actividades gratificantes compulsivas que pueden derivar en una adicción (Castellanos-Ryan et al., 2012; Gladwin, Figner, Crone y Wiers, 2011) y con ello anomalías neurobiológicas en la corteza orbitofrontal, cuerpo estriado y regiones sensoriales, áreas implicadas en el control de los impulsos, datos que afligen pues en la adolescencia el manejo emocional es importante afianzar.

Los expertos han advertido daños a la salud en adolescentes y niños

Los expertos han advertido daños a la salud derivados de la adicción a los videojuegos, tales como problemas auditivos, visuales, descontrol en el sueño, conducta agresiva, alimentación deficiente, complicaciones muscuesqueléticas depresión. Por lo que existe un riesgo alto para la salud física y mental de las personas afectadas o las que se encuentran alrededor generando deterioro personal, familiar, social y educativo, así como otras áreas importantes del funcionamiento del individuo.

La OMS refirió que se observa un patrón de comportamiento de juego persistente o recurrente tanto en línea como fuera de línea en un lapso de por lo menos doce meses, en los adolescentes, sin embargo, existen casos graves y evidentes en periodos más breves. La sintomatología puede incluir:

  • Deterioro en el control sobre el juego (desde el inicio hasta el final, pasando por la frecuencia, intensidad, duración y contexto)
    • Incremento de la prioridad prestada al juego, que se antepone a otros intereses y actividades cotidianos
    • Persistencia o aumento del tiempo dedicado al juego pese a que tenga consecuencias negativas.

Por tanto,  por estas nuevas adicciones, el trabajo con familias, en información y prevención es indispensable para poder apoyar en los hábitos y costumbres más sanas, con la intención de mejorar la calidad de vida, así como los tratamientos de adicciones que ayudan el la recuperación de la misma.

 

PSIC. BLANCA CECILIA ADÁN PERALTA

MTRA. EN PSICOTERAPIA Y PSICODIAGNOSTICO

CÉDULA PROFESIONAL 10769035

 

COMENZANDO UN NUEVO CICLO EN LA RECUPERACIÓN

Cuando iniciamos un nuevo ciclo, un nuevo año, un nuevo mes, se experimentan diversas emociones que provocan que las personas nos planteemos metas y objetivos con los que creemos podemos sentirnos, vernos o ser mejores personas, sin embargo, no siempre es sencillo llevarlo a cabo pues se requiere, empeño, constancia y paciencia, mismos que tendrás que recordar durante tus días. En muchas ocasiones es mejor ir paso a paso, es decir realizar pequeños cambios que te permitan alcanzar otros, por lo que, en el tema de las conductas adictivas, así como en la adicción es trascendental que definas como comenzar identificando el orden de prioridades desde lo más básico.

 

Guerri M. (s/f) explica que la psicología conductual establece que las personas respondemos positivamente a los logros, por pequeños que sean. Estos avances o logros también evitan la procrastinación, estableciendo un camino de logros, permitiendo ir paso a paso con los objetivos establecidos.

  • Como primer punto, puedes comenzar con comprometerte con tu tratamiento farmacológico en tiempo y forma.

 

  • Segundo: establece una rutina de ejercicio divertido, donde puedas hacer caminata, trotar diez kilómetros a la semana, distribuyéndolo durante la semana, tu cuerpo con el tiempo te lo agradecerá y a ti te permitirá construir un hábito sano.

 

  • Tercero: asiste a grupos de apoyo, por lo menos cuatro días a la semana, te permitirá estar en contención constante, recordando que te encuentras en un proceso que requiere tiempo. Recuerda que el tratamiento de las adicciones debe ser llevado por profesionales de la salud con la experiencia y conocimiento adecuado.

 

  • Cuarto: Involúcrate en aprender algo nuevo cada mes, puede ser un curso, leer un libro, o también te puedes enfocar en un área específica.

 

  • Quinto: Fortalece la comunicación con personas que estén a tu alrededor, desarrollar habilidades, sociales o de comunicación genera inteligencia emocional, ayuda a liberar emociones negativas y poco a poco desarrollarás estrategias en la solución de problemas.

 

  • Sexto: Pasa menos tiempo en redes sociales y videojuegos, estable cierto tiempo, revisar el teléfono todo el día no es una buena idea, te ayudará en tu estabilidad emocional.

 

  • Séptimo:Asiste a psicoterapia; Te permitirá, tener un espacio de escucha activa, replanteándote el rumbo hacia donde te En Clínica Ser te ayudamos a empezar de nuevo, con una perspectiva real y comprometida.

 

Tus metas, siempre tienen que ser alcanzables, de no ser así, podrías experimentar frustración, recuerda que paso a paso se llega lejos.

 

En tu proceso de recuperación

 

En Clínica SER podemos ayudarte.

Llámanos 222 2317626, 222 2317574

WhatsApp 2213490308

 

PSIC. BLANCA CECILIA ADÁN PERALTA

MTRA. EN PSICOTERAPIA Y PSICODIAGNOSTICO

Psicoterapeuta de Clínica Ser

CÉDULA PROFESIONAL 10769035