¿Mi adicción está afectando a mi familia?

Si lo más preciado es nuestra familia, ¿cómo saber si la adicción o codependencia que tenemos a ciertas sustancias no les afecta personal, emocional y socialmente?

Adicciones y familia

Adicciones y familia.

Importante dejar claro que el primero en sufrir las consecuencias de una adicción es el propio adicto, tanto en el aspecto físico como en el social y familiar: trastornos mentales, afectaciones a órganos vitales y el rechazo de la sociedad son los más graves. También existe el resquebrajamiento del patrimonio y la falta de solidez económica, es decir, el no tener lo necesario para vivir como consecuencia de la codependencia a sustancia tóxicas.

Por si fuera poco, hay otros afectados cuando se vive en una atmósfera caracterizada por una adicción y estos son la familia y los amigos que suelen ser las personas más cercanas.

En lo familiar y en lo particular cuando se trata de infantes que viven con una o más personas adictas, los primeros pueden vivir consecuencias negativas en su educación cuando se encuentran en un ambiente hostil o vulnerable, como el bajo rendimiento y la rebeldía en el colegio, por ejemplo.

Sin embargo, las complicaciones más comunes que afectan a una familia que vive con una persona adicta que no acepta la ayuda de un tratamiento, son las siguientes:

1.- Se establece una codependencia como resultado de un cambio en la dinámica de las relaciones, conducta y comunicación de sus integrantes, convirtiéndose en disfuncionales y facilitando la conducta adictiva.

2.- Los miembros de una familia se ubican en ciertos roles que son definidos por la codependencia y que, lejos de buscar ayuda o tratamiento, sostienen el proceso adictivo.

3.- Los problemas financieros debido a la adicción pueden llevar al adicto a robar a su propia familia o a los amigos para solventar el costo de las sustancias. La gravedad de este tema puede orillar a la persona a enfrentar a la justicia.

4.- El alcohol es una sustancia especialmente relacionada con la violencia en el ambiente familiar e incluso con los amigos. Por tanto, pueden presentarse escenarios violentos.

5.- Otra grave afectación es el abandono. Por un lado, el adicto sustituye la compañía de la familia por el consumo de las sustancias tóxicas y en casos extremos los padres o cónyuges, encerrados en prisión como resultado de sus adicciones, llevan a los hijos a crecer sin una madre o un padre.

Es importante que si estos casos o similares los vive usted o alguien cercano a usted, busque ayuda para iniciar un tratamiento adecuado en un espacio óptimo y profesional como Clínica SER donde contamos con médicos, terapeutas y profesionales dedicados a las adicciones.

Clínica SER forma parte de un grupo médico con más de 47 años de experiencia que, a través del tiempo, ha desarrollado y mejorado programas y tratamientos para adicciones llevando al paciente a una atmósfera digna y con trato humano. Acérquese, estamos para atenderle los 365 días del año.

 

 

LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.
Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Parejas de “a mentis” en el adicto

Consejero individual Alfonso Chávez González

Mtro. Alfonso Chávez González

La vida del adicto es muy desorganizada en general y mucho de ello se relaciona a todo aquello que tiene que ver con su vida amorosa. Infidelidad, relaciones conflictivas, perversiones (búsqueda del placer sexual a través de otra cosa que no sea el coito en sí mismo), insatisfacción sexual, divorcios, separaciones, entre otros, son ejemplos de cómo la vida amorosa del adicto ha sido afectada.

Tener una relación de “a mentis” (de mentira) significa una relación amorosa que se basa en la creación de una fantasía más que de una realidad. Aquello que es de “a mentis” no es real y no es sostenido más que con apuntalados frágiles que no podrían ni con un solo soplido del lobo feroz sobre ese engañoso hogar construido en bella paja de cebada, si bien nos va. ¡Digo!, ¡por eso de que la cerveza se obtiene de la cebada!

Es así que el adicto ha formado una casa frágil, un hogar y unas relaciones que pueden caerse con solo que uno las vea feo.

Una de las principales razones es que el adicto tiende a formar relaciones más infantiles que maduras en realidad. Una relación inmadura o infantil es toda aquella que se basa en asunciones fantaseadas.

Pongamos un ejemplo: Un esposo adicto puede estarse quejando amargamente con sus compañeros de parranda acerca de lo complicado que es su matrimonio; podría estar hablando de las razones por las cuales su esposa no lo comprende y de lo difícil que es poder llevar una buena convivencia. Si hubiera una actitud realista, un adicto no podría seguir esperando (alejado de su esposa) a que se resolviera el problema, tomando o consumiendo sustancias y evadiendo sus sentimientos estando fuera de casa. ¿Ayuda llegar con aliento alcohólico al día siguiente en una casa donde hay problemas matrimoniales? Por supuesto que no. Una actitud realista y madura se enfocaría en que se resolviera el problema de la relación, además del problema de alcoholismo o drogadicción , para así poder esperar un resultado diferente.

Buscar no llevar una relación inestable sería encontrar todos aquellos apuntalamientos débiles para reforzarlos. Una relación de “a debis” (de verdad) es una relación que busca analizar todo aquello que está mal y debe cambiarse.

Para que alguien adicto lleve una relación más sana, debe empezar por un análisis de todas aquellas cosas que espera y ver si son verdaderamente factibles de realizar, por ejemplo; me parecería el colmo de la falla de juicio, que un adicto que es infiel, esperara poder llevar a cabo una relación de “a debis” con una mujer que no esté de acuerdo con la infidelidad, al fin y al cabo el que a dos mujeres sirve, con alguna queda mal, por lo menos en el contexto de la familia mexicana.

Entonces como adicto, ¿en realidad estoy siendo objetivo? La verdad es que la mayor parte de las veces, como adicto, se prefiere permanecer en la subjetividad: “No creo que mi esposa me cache”. ¿En verdad está siendo realista? ¿O sólo esto habla de la enfermiza omnipotencia de la enfermedad?

Conozca más sobre estos temas que son fundamentales en la conservación de una relación, de un matrimonio y en general de las experiencias interpersonales que uno tiene todos los días. Clínica SER® ofrece un Programa de Rehabilitación de Adicciones Integral, modelo profesional de atención que conjunta a un equipo de especialistas y terapeutas ampliamente calificados. Le respalda la experiencia de 47 años como grupo hospitalario así como las instalaciones de primer nivel y el trato digno y confidencial.

El Mtro. Alfonso Chávez González es Psicólogo y Consejero individual en Clínica SER®. Su cédula profesional es: 5799762. Consulta su perfil completo aquí

También te puede interesar:
[Mi humilde adicción]

 

LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.
Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Importancia del apoyo familiar en la recuperación de la persona adicta

Maestro Edward Germán Fisher Naveda

Maestro Edward Germán Fisher Naveda

La enfermedad de la adicción es Bio-psico-social, así que aparte del interno esta el factor familiar, social, laboral.

En nuestro país tenemos la tendencia de querer una “Mac” recuperación, algo rápido que resuelva la adicción, la solución es más compleja que la pregunta que con frecuencia nos hacen; Así que ¿en treinta y cinco días cómo voy a recuperarme o recuperar a mi familiar?

En adolescentes se tarda alrededor de un año en desarrollar la adicción y en la vida adulta aproximadamente cinco años.

Mientras está internado el familiar, la familia que también fue afectada por los años de abuso del adicto que neurotizó, deprimió y aterrorizó a los familiares necesita de ayuda profesional. ¿Qué hace la familia? En algunos casos lo interna y se olvida de él durante un mes, sin conciencia de que la propia familia necesita también de una atención profesional. En esos casos, al regresar el paciente al hogar, regresa al mismo entorno neurótico para eventualmente acabar repitiendo el mismo ciclo.

En Clínica SER lo sabemos, por ello trabajamos de manera profesional el apoyo familiar atenuando la neurosis familiar y canalizándolo a su respectivo grupo de atención. El Programa para la familia de Clínica SER está diseñado para promover el bienestar de quienes viven o se preocupan por su ser querido con una adicción. A través de educación y orientación, las familias de aprenden que no pueden controlar la adicción, no causan la adicción y no pueden curar la adicción de sus seres queridos, pero sí pueden asumir la responsabilidad de su propia salud y felicidad e identificar nuevas formas saludables de lidiar con las adicciones y las relaciones. Nos caracterizamos por conocer a nuestros pacientes internos  y empatizar con ellos de modo integral.

Es necesario que el internamiento lleve un correcto protocolo de atención, incluyendo un calificado diagnóstico, tratamiento médico, psicológico, grupal y espiritual, tanto para el consultante como para la familia.

Les invito a recapacitar en cuanto a cómo puedo ayudar a mi familiar si no me quiero ayudar a mí mismo. La respuesta es sencilla: primero necesito ayudarme a mí para poder ayudar a los demás. Este aspecto va directamente dirigido a las esposas y padres afectados, a los hijos invisibles, quienes consideran que el del problema es la persona que consume, cuando en realidad toda la familia resulta afectada y mantienen esta dinámica debido a las ganancias secundarias que recibe cada uno de los integrantes (por increíble que parezca).

Por eso recalco la importancia del apoyo familiar en la rehabilitación de adicciones tanto en su grupo de apoyo familiar como en en sus diversas actividades cotidianas.

Les invito a que se den la oportunidad de sorprenderse con una nueva forma de vida que inicia en Clínica SER. La ayuda esta lista, ¿estás listo para recibirla?

El Mtro. Edward G. Fisher Naveda es Psicólogo y Consejero individual en Clínica SER®. Su cédula profesional es: 6987755. Consulta su perfil completo aquí

También te puede interesar:
[12 cosas que arruinan la recuperación de una adicción]

 

 

LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.
Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

¿Cómo poner límites y así ayudar a tu hijo?

Psic. Ana Fernández del Valle Muñoz Psicóloga y consejera individual en Clínica Ser.

Psic. Ana Fernández del Valle Muñoz
Psicóloga y consejera individual en Clínica Ser.

Este texto es una adaptación de “Setting limits: parents, kinds & drugs” por William L. LaFountain, Hazelden.

1. Los adictos sufren de una enfermedad que altera su personalidad, valores y conducta. Esta enfermedad ocasiona problemas físicos, emocionales y sociales para el adicto, así como para su familia y personas cercanas a él.

2. A pesar de su preocupación, los padres no pueden controlar el comportamiento o las actitudes de la persona adicta. Los padres son responsables sólo de sus propias conductas y actitudes; no tienen la capacidad de controlar a nadie más que a sí mismos.

3. Si los padres quieren sobrevivir, deben establecer límites con respecto a lo que esperan hacer por sí mismos. No son dioses ni superhéroes, no pueden prevenir que sucedan cosas malas. Tienen el derecho y la responsabilidad de manejar sus hogares de la manera que consideren más adecuada.

4. Es inútil y destructivo lamentarse por fracasos del pasado. Los padres no eligen ni deciden que sus hijos consuman drogas. Sentir culpa sólo resta energía a las actitudes y acciones que conducen a cambios positivos.

5. De nada sirve tratar de rescatar a quien suele meterse en problemas por su propia falta de criterio y conducta inadecuada. Rescatar a los hijos una y otra vez genera más irresponsabilidad.

6. Las personas adictas únicamente desean dejar las drogas cuando su consumo trae resultados dolorosos y desagradables repetidamente. El sufrimiento es un buen maestro, especialmente cuando está asociado al abuso de sustancias.

7. Las rutinas de rescate y protección de los padres vuelven a los hijos más dependientes, irresponsables y resentidos. Es necesario practicar el establecimiento de límites para volverse hábiles en ese terreno.

8. Dar razones, sermonear, regañar y amenazar son métodos que rara vez funcionan con las personas adictas. Las palabras son adversarios débiles de las drogas.

9. Aceptar promesas, excusas u otras manipulaciones de los adictos promueve nuevos abusos y mayor negación. Las palabras y razones nunca sustituyen a las conductas responsables.

10. Desapegarse de la carga de preocupaciones y responsabilidad es mejor para todos a largo plazo. El amor requiere firmeza con la que muchos padres tienen dificultad para manifestar, por lo que puede requerir apoyo de grupo y ayuda profesional.

11. Los padres deben establecer principios claros y firmes sobre lo que se considera comportamiento aceptable en la casa. Ceder ante demandas irracionales promueve conductas indeseables y más demandas. El hogar y su atmósfera son tuyas, no las dejes ir.

12. Las personas adictas en su mayoría necesitan ayuda profesional pero frecuentemente están inmotivadas para beneficiarse por completo de un tratamiento. Los padres se desilusionan cuando sus altas expectativas de una recuperación rápida no se cumplen. La rehabilitación requiere buena voluntad, servicio y cooperación de todos los involucrados. Los padres pueden ofrecer un tratamiento a los adictos, pero no pueden forzarlos a beneficiarse de él.

13. La recuperación de las adicciones puede tomar años, casi nunca es inmediata y requiere de un mantenimiento diario con la filosofía de “sólo por hoy”. El amor, la esperanza, la fé y la paciencia son fundamentales cada día.

Ana Fernández del Valle es psicóloga y consejera individual en Clínica Ser.
Cédula profesional es 7433429.
Puedes consultar su perfil completo aquí.

 

Si tienes un familiar que padece una adicción, puedes consultar esta Guía de Intervención, que te ayudará a saber cómo acercarte a tu ser querido y ayudarlo a enfrentar el problema.  También puedes contactarnos vía telefónica o por correo haciendo click aquí.

LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.
Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

¿Qué es la codependencia?

Por: Mtra. Concepción Hernández Samaniego

SER_Perfil-para-blog_HERNANDEZ

La codependencia es una condición psicológica en la cual  los familiares del adicto manifiestan una excesiva y a menudo inapropiada preocupación por las dificultades que rodean a su enfermo.

El codependiente suele olvidarse de sí mismo para centrarse en los problemas de su familiar adicto, es por eso que es muy común que se enganche con el comportamiento inadecuado del consumidor, justamente para poder rescatarlo y crear de este modo un lazo que los una. Así es como el codependiente al preocuparse por el otro, olvida sus propias necesidades y cuando la otra persona no responde como el codependiente espera, éste se frustra y se deprime.

Es muy común que elcodependiente no pueda poner límites y sencillamente todo lo perdone, a pesar de que el adicto llegue a herirlo de manera deliberada, esto es simplemente porque el codependiente confunde la “obsesión” y “adicción”que siente por el otro con un inmenso amor que todo lo puede.

La codependencia se caracteriza por una negación inconsciente de nuestras emociones. La negación es una respuesta humana natural a situaciones a las que no podemos hacer frente o que no podemos permitirnos sentir. Generalmente se origina en la niñez (pero puede aparecer a cualquier edad), dentro de un ambiente familiar (o grupal) no sano. Es nuestra forma de protegernos. Es un proceso inconscientenecesario para la supervivencia en determinadas circunstancias.

Conductas tales como concentrarse en una persona o lugar fuera de nosotros, facilita las tensiones dentro de la familia, dado que en este caso el codependiente está realmente “facilitando” el comportamiento adictivo de la persona de la cual es codependiente; por ejemplo,el esposo alcohólico.

Algunos síntomas de lacodependencia son:

·      Conducta controladora.
·      Desconfianza.
·      Perfeccionismo.
·      Evitar hablar de los sentimientos.
·      Problemas de intimidad.
·      Comportamiento protector.
·      Hipervigilancia.
·      Malestar físico debido al estrés.

A menudo la codependencia va acompañada por depresión, ya que el codependiente sucumbe ante sentimientos de frustración o tristeza extrema por su incapacidad de realizar cambios en la vida de la otra persona (o personas) y puede llegar a producir ataques de pánico en quienes lo padecen.

El Programa para la Familia de Clínica SER está diseñado para promover el bienestar de quienes viven o se preocupan por un ser querido con una adicción.

En SER, Clínica de Rehabilitación de Adicciones, a través de educación y orientación, las familias aprenden que no pueden controlar la adicción, no causan la adicción y no pueden curar la adicción de sus seres queridos, pero sí pueden asumir la responsabilidad de su propia salud y felicidad e identificar nuevas formas saludables de lidiar con las adicciones como el alcoholismo, la drogadicción, la ludopatía y las relaciones.

Mtra.Concepción Hernández Samaniego

Coordinadoradel Área de Psicología de Clínica SER®

Cédulaprofesional número: 2103337

Visita el perfil completo de la Mtra. Concepción Hernández Samaniego en clinicaser.com

Si tienes un familiar que padece una adicción, puedes consultar esta Guía de Intervención, que te ayudará a saber cómo acercarte a tu ser querido y ayudarlo a enfrentar el problema.  También puedes contactarnos vía telefónica o por correo haciendo click aquí.

LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.
Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Ludopatía: la adicción al juego

Tratamiento de la ludopatía

La ludopatía destruye tu patrimonio y tu familia.

Quedarse sin nada. Acabar con el patrimonio de la familia. Usar la colegiatura de los hijos, el presupuesto de las vacaciones y hasta el gasto de la semana en el juego y las apuestas son tan sólo algunas de las terribles consecuencias de la ludopatía. 

La ludopatía es la compulsión patológica al juego que empuja a la persona a jugar y a apostar dinero y bienes hasta perderlo todo, provocando consecuencias devastadoras en lo económico, psicológico, laboral, social y familiar. Existen diversas características de tipo psicológico, biológico y social que pueden predisponer a una persona a desarrollar la ludopatía. Influyen y mucho el crecimiento y la disponibilidad de las salas de juego que además suelen estar abiertas hasta largas horas de la noche.

Según el departamento de psiquiatría de la Facultad de Medicina de la UC de Chile, el ludópata o adicto al juego se enfrenta a una progresiva inhabilidad para resistir los impulsos de jugar y por lo general muestra síntomas inequívocos. Analice a continuación tres criterios para el diagnóstico del juego patológico:

  • Irritabilidad o inquietud cuando alguien le interrumpe o intenta persuadirlo para dejar el juego.
  • Necesidad de jugar con cantidades crecientes de dinero para alcanzar el grado de excitación deseado.
  • Miente a familiares y amigos sobre el grado de implicación al juego y empieza a cometer actos delictivos como robo, fraude y abuso de confianza para financiar su adicción y seguir jugando.

Las conductas relacionadas al juego, afirman los especialistas, “se incrementan gradualmente hasta que las pérdidas personales y financieras obligan al jugador a buscar ayuda. Sin embargo, cabe mencionar que este trastorno es altamente tratable”. Por tanto acercarse a una clínica de adicciones como clínica SER® en busca de un tratamiento profesional es recomendable. Mejor dicho, es necesario.

Uno de los objetivos en el tratamiento de la ludopatía es reducir significativamente las conductas del juego hasta lograr, de ser posible, la total abstinencia. Es básico el diagnóstico de un médico especialista y visitar una clínica de adicciones es una opción para conocer los planes o el tratamiento adecuado para enfrentar la enfermedad. En Clínica SER® contamos con profesionales, médicos y enfermeras especializados en estos casos y una oportuna entrevista puede salvarle la vida a la persona que sufre de ludopatía: el suicidio es intentado en porcentajes que alcanzan el 15 a 20% de los jugadores patológicos, especialmente en las fases de pérdida, desesperación y rendición”. Fuente: Facultad de Medicina del Red Salud UC®

La psiquiatra Carolina Muñiz, explica que esta enfermedad crónica no involucra sólo la pérdida de dinero, “se traduce en síntomas significativos que afectan al individuo y a su entorno” como la depresión, el divorcio, la pérdida del trabajo, la cárcel y en el caso más extremo, como ya se mencionó, el suicidio. Esto debido a que los ludópatas presentan una progresión de la enfermedad con cuatro etapas sucesivas: ganancia, pérdida, desesperación y rendición o derrota.

Se desconocen las causas específicas del trastorno que aquí se discute, pero hay información que afirma que estaría determinado por componentes sociales, biológicos y ambientales y que son generalmente los que se presentan en las adicciones. Algunos factores de riesgo que podrían influir en su aparición son:

  • Antecedentes familiares.
  • Abuso de sustancias.
  • Trastornos de la personalidad, de la ansiedad y del ánimo.
  • Déficit atencional.
  • Pérdidas (como un duelo por ejemplo).
  • Temperamento impulsivo.

Es importante que tome en consideración los puntos aquí discutidos y si considera que vive o tiene frente a usted un caso de ludopatía, acuda a una clínica de adicciones como Clínica SER® e infórmese sobre los programas o el tratamiento para enfrentar la compulsión del juego, superar la adicción y vivir en paz y en armonía.

 

Si tienes un familiar que padece una adicción, puedes consultar esta Guía de Intervención, que te ayudará a saber cómo acercarte a tu ser querido y ayudarlo a enfrentar el problema.  También puedes contactarnos vía telefónica o por correo haciendo click aquí.

LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.
Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Familia y adicciones: ¿Cuándo es el momento de buscar ayuda?

Familia y adicciones

El apoyo de la familia es importante en el tratamiento de adicciones

Uno de los primeros pasos es reconocer que se tiene un problema con el consumo de alcohol y de drogas. Sí, lo sabemos, no es fácil aceptar la situación: la palabra “adicción” parece lejana o hasta absurda pero es una realidad que generalmente no se quiere ver o aceptar.

Incluso, nos encontramos a veces con amigos o familiares cuya problemática física y social por el abuso de sustancias es evidente y aún así son renuentes a reconocerlo; es normal y por ello es una de las primeras experiencias a superar: aceptar que se tiene una adicción al alcohol y a las drogas es la puerta de entrada para el consejo y sobre todo para un tratamiento de rehabilitación. Si tú o uno de tus seres cercanos tiene comportamientos inadecuados o conductas fuera de lo común que afectan a terceros y están relacionados con el consumo de sustancias adictivas, considera que la aceptación de la adicción no es tarea fácil y se debe trabajar al respecto: Estas actitudes destructivas o violentas son alarmas que debes tomar en cuenta para pedir ayuda profesional. Es el momento.

Se debe tomar en cuenta que cada caso es particular a cada individuo. Es decir, también existen aquellos que reconocen que su relación familiar, laboral y de pareja se está resquebrajando debido a sus adicciones, lo aceptan y buscan ayuda en los programas que presentan las clínicas de rehabilitación, como el que ofrecemos en Clínica SER, por ejemplo. Pero en la mayoría de los casos la aceptación del problema no es inmediata y mientras más tiempo pasa los problemas son más evidentes y perjudiciales.

Acudir al trabajo y pensar sólo en el consumo de drogas descuidando las responsabilidades del puesto son señales inequívocas de una rutina que dejó de ser un escape para la “relajación”. Las sustancias que llegaron a consumirse antes y después del trabajo empiezan a consumirse durante hasta llegar a ser la prioridad. Esto, inevitablemente lleva a la persona a perder su empleo. Se deben tomar en cuenta estas alertas para buscar ayuda y empezar un tratamiento.

Si hablamos de clínicas de rehabilitación, en Clínica SER® contamos con profesionales en adicciones que enfrentan casos como los que hemos descrito. Es recomendable acercarse a ellos cuando quien abusa de las sustancias empieza a deteriorarse físicamente o los problemas en el trabajo, con la familia y con los amigos son más recurrentes y más severos.

Recuerda que la persona con adicción o adicciones debe aceptar el problema para que su integración al tratamiento de rehabilitación sea por voluntad propia y así el resultado sea más efectivo disminuyendo las probabilidades de una recaída. En las clínicas de rehabilitación serias el paciente es aceptado sólo si se presenta reconociendo su problemática consciente de que necesita ayuda. Salvo que su vida corra peligro, una persona con problemas de adicciones no debe ser llevado contra su voluntad y es uno de los principios que recomendamos y solicitamos en Clínica SER.

Si tienes un familiar que padece una adicción, puedes consultar esta Guía de Intervención, que te ayudará a saber cómo acercarte a tu ser querido y ayudarlo a enfrentar el problema.  También puedes contactarnos vía telefónica o por correo haciendo click aquí.

Llámanos, podemos ayudarte.
Tu llamada es confidencial y no constituye compromiso alguno.

Lada sin costo
01-800-833-8888
Tel. (01-222) 231-7626 / 231-7574
248-3324 / 249-9390
e-mail: info@clinicaser.com

O acude directamente a Clínica SER®:

Tepeyahualco 37, Colonia La Paz
Puebla, Puebla.
(A un costado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes).