Planeando Tu Recuperación

Seguramente ya lo has pensado, e incluso muchas personas pasan años en múltiples intentos de rehabilitación de adicciones viendo brujos, médicos, terapeutas, juramentos para dejar el consumo de alcohol o de otras sustancias. Las personas que en promedio nos visitan en el centro de rehabilitación, pasaron en promedio ocho años después de una consecuencia grave para buscar un lugar de internamiento.

La primera pregunta que habría que hacerse es ¿Si has tocado un fondo de dolor? Entendiendo a este como el conjunto de consecuencias que se sufren durante el consumo, como son pérdidas de confianza, trabajo, familia, escuela, salud, dinero, etc. A raíz de esto, ¿Has tomado la decisión de querer dejar de consumir por ti o por alguien? Considero fundamental que sea por ti y para ti el que quieras dejar de consumir. Si lo quieres hacer por alguien OLVIDALO, en un principio puede sonar como buena idea pero después de un tiempo con cualquier conflicto con esta persona, justificas fácilmente una recaída, como por ejemplo diciendo: “me hiciste enojar, me dejo, no me hacen caso, no me entienden”. Si eres familiar de un usuario lo difícil es dejarlo que toque ese fondo cortando el apoyo económico y emocional. Creyendo que le haces un bien manteniéndolo en tu casa.

Pero ¿Quién te puede apoyar en este internamiento? Pueden ser familia, amigos, jefes de trabajo. Todos ellos formarán una importante red de apoyo para cuando salgas. Aclarando que ellos no te van a resolver la vida, sino para que te apoyen en el camino que estas eligiendo.

De igual manera es importante construir habilidades sociales, de manejo de estrés adecuado, compartir tus emociones en grupo: conviviendo y comunicando tus ideas, autoestima, tener metas claras y como conseguirlo.

Hay múltiples actividades que hacer desde diversión sana, deporte y yoga que son fundamentales para segregar dopamina y endorfinas. Volviendo la recuperación dinámica y llena de ocupaciones.

Hay varias personas que han podido recuperarse con el apoyo de un grupo de Ayuda Mutua, que es una cuestión elemental en cualquier recuperación. Una gran parte de tu rehabilitación es tu disposición al cambio en Tu Vida. Si ya lo has decidido y necesitas un apoyo profesional médico, terapéutico, grupal, con nosotros tienes una buena opción para lograr esta recuperación y un cambio favorable en tu vida.

Mtro. Edward Geman Fisher Naveda

Terapeuta de Clínica SER

Ced. 6987755

 

En Clínica SER® estamos a la vanguardia en la rehabilitación de adicciones, nuestro nivel de recuperación y no incidencia es de los más altos del país.

Llámanos, podemos ayudarte.
TEL. (01·222) 231·7626 / 231·7574 / 248·3324 / 249·9390

Como hablar de Adicciones con nuestros hijos

Muchas familias, cuando tienen en casa a un familiar adicto y  decide entrar en un proceso de recuperación, viene la pregunta ¿Qué le digo a mi hijo?, si éste es tu caso seguramente eres de las personas que ya cayeron en la “mentira piadosa” para que tu retoño no sepa de la adicción de su familiar, algunos de  los ejemplos más clásicos de este tipo de mentira son: “Mamá está trabajando fuera de la ciudad” “El tío Pedro está en un viaje de negocios”  “Papá se fue a un congreso por parte de su trabajo” “Tu hermano decidió hacer un viaje por placer” “Papá está tomando un curso en el extranjero” “Mamá está enferma y va a curarse” “Recuerdas que tu papá estaba siempre enojado, bueno pues va entrar a un lugar para aprender a controlarse…” etc. etc. Estos últimos 2 ejemplos no están muy lejanos a la realidad, ya que la adicción efectivamente, es una enfermedad crónica progresiva y mortal, pero la cuestión es que para prevenir el consumo de cualquier sustancia adictiva en la infancia o bien adolescencia, la familia debe hablar siempre, ¡pero siempre con la verdad! , además de que es fundamental trasmitir valores desde una edad temprana, así como fomentarles a nuestros hijos como desarrollar la capacidad de decisión, aprender a decir no sin culpas ni remordimientos y sembrar responsabilidad, autonomía e identidad propia. Alguna vez escuche de un sabio hombre  las siguientes palabras: “Si educamos con cimientos  y límites firmes y fuertes, será más sencilla la vida”,  y ¡vaya que sí!, ya que con ello es más fácil comprender y entender  sobre ciertos temas relevantes. Muchos padres de familia se preguntan de forma constante como salir de ese mundo de mentiras piadosas que alimentan y crecen a la enfermedad y a qué edad pueden estar preparados los hijos para hablar sobre este tipo de temas, considero que a partir de la etapa de la adolescencia nuestros hijos entran  en una proceso en donde comienzan a desarrollar la capacidad de razonamiento, justo ahí es el magnífico momento  para hablar con ellos y aportarles información realista y verdadera para evitar entrar en mitos y creencias erróneas.

Algunas técnicas para hablar sobre drogas con nuestros hijos son:

  • NO MONTES UN ESCENARIO. Lo que menos queremos como hijos de padres adictos es recibir el sermón de la vida de 2 horas y media sentados en la parte trasera del coche, en total silencio, viendo como los arbolitos pasan y pasan y de fondo escuchando la  voz de nuestros padres hablar y hablar… ¡Y créanme si pasa! La cuestión aquí es que no hay que dramatizar el tema, ni interrogarlos, hay que hablar con naturalidad y sinceridad, ya que no se trata de crear miedos, si no de fomentar acciones y habilidades positivas que ayuden a prevenir. Mis recomendaciones aquí son: Aprende a dialogar, pídeles su opinión, o que piensan de lo hablado, aprende a observar y sobre todo a escuchar, una buena comunicación entre padres-hijos puede fomentar el cambio.
  • CLARIDAD. Siempre hablar con la verdad de lo que son las sustancias adictivas,  desafortunadamente cuando se trata de temas delicados, los niños y adolescentes suelen recibir información incompleta, vaga y llena de mitos y creencias erróneas, ¡Tú no minimices! da información clara, seria, científica y  sobre todo que este completa,  habla de consecuencias y de todo lo que ocurre en la adicción, además es de vital importancia fomentar factores de protección para nuestros hijos. Infórmate  sobre el tema, ya que es importante  conocer de lo que hablamos para poder dar una explicación exitosa.

Finalmente, es importante mencionar que existen más técnicas para hablar con niños desde los 7 años hasta los adolescentes que suelen vivir con familias  donde  el dolor y sufrimiento por el uso de sustancias ha sido un problema, existe un libro que se llama “UN ADICTO EN MI FAMILIA: Una Guía para niños y jovencitos con familiares adictos al alcohol o a las drogas” de Jill M. Hastings, en donde se ayuda a mejorar relaciones personales, aprender a expresarse, mejorar su autoestima, reconocer fortalezas y debilidades y sobre todo entender la adicción como enfermedad y sus causas. Te invito a romper el silencio, habla con tus hijos, infórmate, busca ayuda profesional para evitar que el patrón se repita en años más adelante, en clínica SER, podemos ayudarte, recuerda que este tipo de tratamientos también involucra la recuperación y sanación del sistema familiar.

Psic. Cristhel Amairani Segovia Terapeuta de Clínica SER

Especialista en Adicciones

Céd.Prof. 8293913

En Clínica SER® estamos a la vanguardia en la rehabilitación de adicciones, nuestro nivel de recuperación y no incidencia es de los más altos del país.

Llámanos, podemos ayudarte.
TEL. (01·222) 231·7626 / 231·7574 / 248·3324 / 249·9390

Borrachera seca

“Borrachera seca, antecedentes y neurosis”

por Psic. Esp. Adrián Alberto Pérez Méndez Terapeuta de Clínica SER

Una de las causas por las que una persona que ha sufrido de adicción vuelve a recaer es lo conocido como la “Borrachera seca”, sin embargo hoy no me centraré a hablar de ella, sino de lo que le antecede y de uno de los principales elementos que la fortalecen: la neurosis.

Iniciaré por marcar la diferencia entre lo que es estar en un estado de abstinencia y la sobriedad. En la primera, la abstinencia, la podemos entender como la privación, negación o renuncia a algo. La abstinencia puede ser voluntaria, forzada u obligada, y esto marca que el individuo deje de hacer alguna cosa o acción que comúnmente le era placentero o que deseaba, que en  nuestro caso es el dejar el consumo alcohol y/o drogas.

Por su parte, la sobriedad, no solamente requiere de la vida en abstinencia, sino de que la persona vaya encontrando la madurez, entendida esta no solo como asociada a la edad cronológica o de desarrollo, sino también a la experiencia de vida y, principalmente, de la madurez emocional alcanzada. Madurar es el concebir que se ha llegado a un momento en la vida en que se ha aprendido a aceptar lo que se ha vivido, vive y vendrá, lo que permite fluir ante la vida, implica el no juzgar y descargar culpas a los demás o hacia las cosas de lo que a mí me sucede.

Otro de los elementos y quizá el más importante, es la neurosis que llega a enfrentar el adicto en rehabilitación, quien solamente considera que el dejar de consumir es su recuperación. Esta neurosis se refiere a una forma de estrategia en la que se trata de eludir lo inaceptable, que en ocasiones lleva a la angustia o a la ansiedad, manteniendo elevados mecanismos de defensa para no enfrentar la realidad o lo que le amenaza, por lo tanto le impide al adicto tener una plenitud de vida y constantemente provoca que se repitan una y otra vez  los problemas al interior de la familia, diferencias y problemas en el trabajo y alejamiento o aislamiento social, lo cual le seguirá provocando insatisfacciones en su vida  y por lo tanto infelicidad. El neurótico rechaza conscientemente los aspectos que integran su realidad  interna, no contacta con sus sentimientos y se aleja de ellos lo más posible, así como de sus pensamientos o deseos a través de comportamientos y modelos estrictos de acciones, previamente establecidas, así como formas de pensamiento psicológico que ya ejecutan en forma automatizada y, por lo tanto, lo hacen inconscientemente y sin darse cuenta, sin embargo, el adicto sabe que existe algo en su interior que no le permite desarrollarse en forma plena y le provoca constantes dificultades, en su tentativa de solucionar en el presente asuntos pendientes o inacabados de su pasado.

LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.
Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

 

 

Alcohol: Señales de abuso y adicción

Con frecuencia, las personas que se encuentran bajo la influencia del alcohol pueden:

  • Reír y hablar en voz alta
  • Sentirse mareadas
  • Tener la visión borrosa
  • Tener problemas para mantenerse de pie y balancearse cuando caminan
  • Tener dificultad para hablar
  • Sentirse soñolientas y relajadas
  • Desmayarse o perder el conocimiento
  • Tener ganas de vomitar
  • Pelear e inclusive ponerse violenta

Emborracharse puede llevar a una persona a hacer o decir cosas que luego se arrepienta.. También le hace más propenso a tener un accidente y lastimarse.

Después de beber mucho, las personas tienden a tener dolores de cabeza y sentirse enfermas. Esto se conoce como una resaca.

Las personas que son adictas al alcohol empiezan a tener que beber más y más para emborracharse. Puede ser que tomen un trago en la mañana para calmar o detener una resaca. Pueden beber solas y mantenerlo en secreto. Puede ser que se olviden de las cosas que pasaron cuando estaban borrachas. A esto se le llama pérdida de la conciencia.

Las personas que están tratando de dejar de beber pueden:

  • Sentirse nerviosas o tristes
  • Tener temblores
  • Sudar en exceso
  • Tener dificultad para dormir

Tener una fuerte necesidad de beber alcohol.

Fuente: https://easyread.drugabuse.gov/

En Clínica SER la AYUDA está LISTA. Visitanos en  www.clinicaser.com o Comunícate con Nosotros,  tu llamada es confidencial y no constituye compromiso alguno.

Tel. (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390

Tambien puedes acudir directamente a Clínica SER®:

Tepeyahualco 37, Colonia La Paz, Puebla, Puebla.

(A un costado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes)

¿Es Necesario que mis Hijos Sepan de mi Alcoholismo?

Muchos padres que viven algún proceso de rehabilitación, se hacen la pregunta si será necesario que sus hijos conozcan más acerca del alcoholismo o adicción de ellos.

Las razones por las cuales no quieren compartir esa información de vida es porque argumentan que ya demasiado han padecido sus hijos experiencias desagradables al convivir con su manera de consumir que no quieren hablar más del tema para “no traumarlos”.

Desafortunadamente, esta manera de pensar es errónea ya que lo único que quieren seguir manteniendo es el secreto y sobre todo la negación de la enfermedad y cómo esta ha dañado a la familia.

No olvidemos que la enfermedad de la adicción se alimenta de secretos y mentiras, y lo que los hijos necesitan es certeza, certeza de que lo que vivieron como hijos de alcohólicos ahora sus padres lo reconocen y se interesan en reparar el daño (no en compensar). Lo que los hijos necesitan es recuperar la confianza de que “ahora sí” sus padres no les van a fallar.

De ahí la importancia de comenzar a familiarizarse con toda la terminología que encierra al proceso de una clínica de rehabilitación de adicciones, conocer lo que es un factor de recaída, el concepto de abstinencia, recaída, negación, manejo de emociones, disparadores, grupo de AA, grupo de Al-Anón, padrinazgo, defectos de carácter, etc.

Para los padres también implica un acto de compromiso y responsabilidad, ya que así se podrá hablar de frente en relación a la enfermedad de la adicción y así como familia se puede hacer un frente común construyendo una red de apoyo, y sobre todo comenzando a trabajar en reconocer esos actos que permitieron el desarrollo de varios mecanismos de defensa que ahora los hijos (“hijos de alcohólicos”) han desarrollado al igual que sus padres, los cuales son: La minimización, racionalización y negación, los cuales si no se trabajan adecuadamente generarán una gran neurosis (necesidad de ser perfectos, obsesivos y controladores) que los alejará de la felicidad y que incluso los puede llevar a repetir el patrón, esto es que o se vuelvan adictos / alcohólicos o se relacionen con personas con este tipo de enfermedad o en relaciones destructivas, ya que “lo que no pudieron arreglar en casa, quizá lo puedan reparar al vivir con otra persona”.

Te invito a hablar de esta enfermedad y de las consecuencias que vivieron tus hijos con ella, y si no te sientes preparado, existe ayuda profesional para que de este modo puedas evitar que esta historia se repita.

Lic. Guillermo Rojas Ayón

Especialista en Adicciones

Cédula de Especialista: 7971023

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA. Visitanos en  www.clinicaser.com o Comunícate con Nosotros,  tu llamada es confidencial y no constituye compromiso alguno.

Tel. (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390

 

Tambien puedes acudir directamente a Clínica SER®:

Tepeyahualco 37, Colonia La Paz, Puebla, Puebla.

(A un costado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes)

¿Mi adicción está afectando a mi familia?

Si lo más preciado es nuestra familia, ¿cómo saber si la adicción o codependencia que tenemos a ciertas sustancias no les afecta personal, emocional y socialmente?

Adicciones y familia

Adicciones y familia.

Importante dejar claro que el primero en sufrir las consecuencias de una adicción es el propio adicto, tanto en el aspecto físico como en el social y familiar: trastornos mentales, afectaciones a órganos vitales y el rechazo de la sociedad son los más graves. También existe el resquebrajamiento del patrimonio y la falta de solidez económica, es decir, el no tener lo necesario para vivir como consecuencia de la codependencia a sustancia tóxicas.

Por si fuera poco, hay otros afectados cuando se vive en una atmósfera caracterizada por una adicción y estos son la familia y los amigos que suelen ser las personas más cercanas.

En lo familiar y en lo particular cuando se trata de infantes que viven con una o más personas adictas, los primeros pueden vivir consecuencias negativas en su educación cuando se encuentran en un ambiente hostil o vulnerable, como el bajo rendimiento y la rebeldía en el colegio, por ejemplo.

Sin embargo, las complicaciones más comunes que afectan a una familia que vive con una persona adicta que no acepta la ayuda de un tratamiento, son las siguientes:

1.- Se establece una codependencia como resultado de un cambio en la dinámica de las relaciones, conducta y comunicación de sus integrantes, convirtiéndose en disfuncionales y facilitando la conducta adictiva.

2.- Los miembros de una familia se ubican en ciertos roles que son definidos por la codependencia y que, lejos de buscar ayuda o tratamiento, sostienen el proceso adictivo.

3.- Los problemas financieros debido a la adicción pueden llevar al adicto a robar a su propia familia o a los amigos para solventar el costo de las sustancias. La gravedad de este tema puede orillar a la persona a enfrentar a la justicia.

4.- El alcohol es una sustancia especialmente relacionada con la violencia en el ambiente familiar e incluso con los amigos. Por tanto, pueden presentarse escenarios violentos.

5.- Otra grave afectación es el abandono. Por un lado, el adicto sustituye la compañía de la familia por el consumo de las sustancias tóxicas y en casos extremos los padres o cónyuges, encerrados en prisión como resultado de sus adicciones, llevan a los hijos a crecer sin una madre o un padre.

Es importante que si estos casos o similares los vive usted o alguien cercano a usted, busque ayuda para iniciar un tratamiento adecuado en un espacio óptimo y profesional como Clínica SER donde contamos con médicos, terapeutas y profesionales dedicados a las adicciones.

Clínica SER forma parte de un grupo médico con más de 47 años de experiencia que, a través del tiempo, ha desarrollado y mejorado programas y tratamientos para adicciones llevando al paciente a una atmósfera digna y con trato humano. Acérquese, estamos para atenderle los 365 días del año.

 

 

LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.
Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

¿Cómo afecta el alcoholismo la vida laboral?

Son distintas las repercusiones que el alcoholismo genera en la vida de quien lo padece. Sin una correcta rehabilitación, el adicto puede resquebrajar sus círculos familiares, sociales y laborales. Por ello, un tratamiento oportuno puede salvarle incluso la vida.

En Clínica SER® le podemos dar la asesoría adecuada para que usted, un familiar o amigo, pueda establecer una vida armoniosa a partir de un tratamiento de rehabilitación exitoso.

Retomando el tema de lo laboral, una quinta parte de los accidentes en el área de trabajo, se debe a la ingesta de bebidas alcohólicas, según la Secretaría de Salud. Y en México “el alcoholismo en el ámbito laboral se considera un problema importante ya que se encuentra entre las 10 principales causas de discapacidad en los empleados, lo que afecta directamente su productividad, así como a las empresas”.

El alcoholismo debe ser tratado y en Clínica SER® te decimos cómo. Un tratamiento con sentido humano, cálido y cercano es fundamental para la pronta recuperación del paciente. Es importante recordar que las causas que lo llevan a beber de manera compulsiva derivan de muchos factores, uno de ellos, la baja autoestima. Por ello, es importante que la rehabilitación sea en un entorno confiable y digno.

Si la persona se encuentra una vez más sin empleo a causa de esta enfermedad es fundamental pedir ayuda. El ausentismo por alcoholismo o sus secuelas es elevado en nuestro país: “Sólo en el IMSS, se atienden alrededor de mil casos semanales, diagnosticados como deshidratación o desequilibrio hidroelectrolítico”.

Además del ausentismo, la falta de confianza del empleador hacia el empleado que recae en problemas por el consumo de alcohol, suma no sólo en los constantes despidos sino en una falta de recomendación hacia el exempleado durante la búsqueda de otros trabajos. Y aún cuando el mismo patrón o jefe le da otra oportunidad a la persona con esta adicción, el nivel de confianza para otorgarle ciertas encomiendas es limitado, por lo que la persona difícilmente puede acceder a un mejor puesto o acenso, al menos que pasen algunos años en los que compruebe su total estabilidad.

Lo invitamos a que se acerque a Clínica SER® para que conozco nuestro programa y al equipo de médicos y especialistas que le acompañan, a usted o a su familiar, durante el tratamiento de rehabilitación. Estamos para apoyarle las 24 horas del día los 365 días del año.

Importancia del apoyo familiar en la recuperación de la persona adicta

Maestro Edward Germán Fisher Naveda

Maestro Edward Germán Fisher Naveda

La enfermedad de la adicción es Bio-psico-social, así que aparte del interno esta el factor familiar, social, laboral.

En nuestro país tenemos la tendencia de querer una “Mac” recuperación, algo rápido que resuelva la adicción, la solución es más compleja que la pregunta que con frecuencia nos hacen; Así que ¿en treinta y cinco días cómo voy a recuperarme o recuperar a mi familiar?

En adolescentes se tarda alrededor de un año en desarrollar la adicción y en la vida adulta aproximadamente cinco años.

Mientras está internado el familiar, la familia que también fue afectada por los años de abuso del adicto que neurotizó, deprimió y aterrorizó a los familiares necesita de ayuda profesional. ¿Qué hace la familia? En algunos casos lo interna y se olvida de él durante un mes, sin conciencia de que la propia familia necesita también de una atención profesional. En esos casos, al regresar el paciente al hogar, regresa al mismo entorno neurótico para eventualmente acabar repitiendo el mismo ciclo.

En Clínica SER lo sabemos, por ello trabajamos de manera profesional el apoyo familiar atenuando la neurosis familiar y canalizándolo a su respectivo grupo de atención. El Programa para la familia de Clínica SER está diseñado para promover el bienestar de quienes viven o se preocupan por su ser querido con una adicción. A través de educación y orientación, las familias de aprenden que no pueden controlar la adicción, no causan la adicción y no pueden curar la adicción de sus seres queridos, pero sí pueden asumir la responsabilidad de su propia salud y felicidad e identificar nuevas formas saludables de lidiar con las adicciones y las relaciones. Nos caracterizamos por conocer a nuestros pacientes internos  y empatizar con ellos de modo integral.

Es necesario que el internamiento lleve un correcto protocolo de atención, incluyendo un calificado diagnóstico, tratamiento médico, psicológico, grupal y espiritual, tanto para el consultante como para la familia.

Les invito a recapacitar en cuanto a cómo puedo ayudar a mi familiar si no me quiero ayudar a mí mismo. La respuesta es sencilla: primero necesito ayudarme a mí para poder ayudar a los demás. Este aspecto va directamente dirigido a las esposas y padres afectados, a los hijos invisibles, quienes consideran que el del problema es la persona que consume, cuando en realidad toda la familia resulta afectada y mantienen esta dinámica debido a las ganancias secundarias que recibe cada uno de los integrantes (por increíble que parezca).

Por eso recalco la importancia del apoyo familiar en la rehabilitación de adicciones tanto en su grupo de apoyo familiar como en en sus diversas actividades cotidianas.

Les invito a que se den la oportunidad de sorprenderse con una nueva forma de vida que inicia en Clínica SER. La ayuda esta lista, ¿estás listo para recibirla?

El Mtro. Edward G. Fisher Naveda es Psicólogo y Consejero individual en Clínica SER®. Su cédula profesional es: 6987755. Consulta su perfil completo aquí

También te puede interesar:
[12 cosas que arruinan la recuperación de una adicción]

 

 

LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.
Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Las 4 fases del alcoholismo

Cuando una persona sufre alcoholismo, su paso por este padecimiento tiene diversas fases que comprenden distintas características.  La adicción al alcohol es una enfermedad crónica, que tiene consecuencias graves sobre la salud. Según el National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism (NIAA, pos sus siglas en inglés) el alcoholismo como enfermedad tiene 4 fases.

Fases del Alcoholismo

A continuación enlistamos estas cuatro etapas y sus características:

1. DESEO 

En esta etapa, la persona presenta una fuerte necesidad o urgencia por beber. Ya sea que empiece como diversión o como modo de relajarse, su necesidad lo hace beber más.

2. PÉRDIDA DE CONTROL

En esta fase, la persona ya no puede medir su forma de beber, una vez que ha comenzado la ingesta de alcohol no puede parar.

3.  DEPENDENCIA FÍSICA

En esta etapa se dan síntomas de reajuste, y se pueden presentar síntomas como malestares estomacales, sudor, temblor y ansiedad posterior al consumo en exceso.

4. TOLERANCIA 

A medida que la persona ingiere más alcohol por periodos prolongados, va necesitando tomar más para sentir que está tomando o sentirse eufórico.

Reconocer en uno mismo o en una persona cercana que padece adicción al alcohol es uno de los primeros pasos para la recuperación y sobre todo para evitar la pérdida de la salud, las relaciones o incluso la vida. Pedir ayuda a tiempo y acudir a un centro de rehabilitación profesional, es muy importante para llevar una vida libre de adicciones.

 

Si tienes un familiar que padece una adicción, puedes consultar esta Guía de Intervención, que te ayudará a saber cómo acercarte a tu ser querido y ayudarlo a enfrentar el problema.  También puedes contactarnos vía telefónica o por correo haciendo click aquí.

LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.
Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.