LAS ADICCIONES Y EL SUICIDIO

El pasado 10 de septiembre, se celebró el día mundial de la prevención al suicidio, motivo por el cual, hablaremos acerca de la relación entre las adicciones y el suicidio.

A partir de los últimos años el aumento en la tasa de suicidios ha llamado la atención de las autoridades de salud no solo del México sino del mundo entero. En términos generales, el suicidio se entiende o define como la generación de un daño autoinfligido de una persona de forma intencional con la finalidad de terminar con su vida.

El suicidio se considera un acto complejo, ya que evoluciona a partir de la idea suicida, el plan suicida y el acto suicida. Las causas principales que se han identificado son la presencia de trastornos mentales y trastornos de la personalidad, particularmente los trastornos depresivos, obsesivos compulsivos, antisociales, limítrofe de la personalidad y, en nuestro interés el trastorno por consumo de sustancias, en el cual el riesgo de suicidio entre la población consumidora es mayor que el general de la población inclusive en los que presentan una comorbilidad en trastornos psiquiátricos.

En el caso del consumo de sustancias adictivas, el número más significativo que presentan conducta suicida se presentan en el consumo del alcohol, la marihuana, los sedantes, estimulantes y opioides, en los cuales lo principal es el consumo y el alto número de consumidores lo que aumenta la estadística debido a que el consumidor de sustancias adictivas indica tener más síntomas depresivos y una comorbilidad psiquiátrica, esto significa que la persona sufre dos o más trastornos o enfermedades que se presentan al mismo tiempo o que existe una interacción entre ellas, lo que hace que en un número alto utilicen fármacos de prescripción como método suicida o el haber experimentado un número mayor de sobredosis.

Es importante entender también que el consumo de sustancias adictivas es, por sí solo, un comportamiento suicida de forma constante.

Esta prevalencia se debe a que la desinhibición que provoca la intoxicación incrementa dicho riesgo al reducir la inhibición para cometer un acto impulsivo, a la vez de que al consumir las sustancias, tanto la intoxicación como la abstinencia, perturban la capacidad de juicio y esto potencializa la desinhibición de la conducta.

Otra característica es la generación de descuido hacia su vida, indiferencia, desesperanza, provocando alteraciones en el estado de ánimo, ya sea hacia la depresión, hacia un ánimo expansivo e incluso la irritabilidad.

Es necesario recordar que el consumo de sustancias presenta daño cerebral acompañado de disfunciones y cambios neuropsicológicos que afectan y deterioran la conducta y el estado de ánimo pudiéndose generar conductas agresivas y violentas.                 

Por otra parte, es necesario que se tome en cuenta, aunque con cautela, los fallecimientos suicidas provocados por sobredosis. En este sentido, se ha informado sobre subgrupos de consumidores de sustancias con un nivel elevado de impulsividad, como el caso de los consumidores de heroína, en quienes se ha encontrado un rango de sobredosis anteriores a la conducta suicida de 48 a 68%.

En conclusión, el consumo de sustancias es un factor importante relacionado con el suicidio al comparar con otras causas de defunción, en los sujetos cuya causa de defunción fue dictaminada por el SEMEFO de las entidades federativas participantes en el SISVEA. Sin embargo, deben establecerse mecanismos o metodologías más precisos para la detección de las sustancias con objeto de mejorar el registro de los casos de suicidio bajo la influencia de éstas.

En Clínica Ser, sabemos que:

  • El suicidio es prevenible mediante intervenciones oportunas.
  • La Identificación temprana, el acudir a tiempo a un programa de rehabilitación de adicciones, que ofrezca un tratamiento y atención profesional para personas que presentan abuso de sustancias, puede salvar su vida o la de su ser querido.

NO ESPERE A QUE SE PRESENTEN EVENTOS LAMENTABLES E IRREPARABLES, SOLICITE AYUDA PROFESIONAL HOY.

¡En Clínica Ser la Ayuda está Lista!

LLÁMENOS podemos Ayudarle (222) 231-7626 / 231-7574 / 249-9390.

 

Mtro. Adrián Alberto Pérez Méndez

Terapeuta de Clínica SER

Maestría en Psicología Clínica Infanto – Juvenil

Ced. Prof. 11929943

Borrachera seca

LA CODEPENDENCIA EN LA PAREJA

En la codependencia la pareja se va olvidando de sí misma, deja de visitar sus familiares, de hacer ejercicio, platicar con amigos, disfrutar de una película… ahora los pensamientos y preocupaciones están enfocadas en la pareja que consume alcohol y/o drogas. No se puede concentrar se invierte una gran cantidad de tiempo y esfuerzo tratando de controlar la conducta del adicto y el entorno. ¿A dónde vas? ¿Con quién estabas? NO PUEDES SALIR !!!…

El cónyuge se va desgastando emocionalmente, al querer salvar al ser amado, paga las deudas que tiene, lo saca de los problemas en los que se mete y le resuelve todos sus problemas, estas acciones se realizan por que se  percibe al otro incapaz de hacerse cargo de sí.

La persona salvadora va introduciendo a una adicción afectiva donde la dependencia está relacionada con el bienestar del ser amado. Si el otro está bien hay tranquilidad, pero si el otro se encuentra mal, no hay bienestar, se genera depresión y ansiedad.

Cuando mis emociones dependen de los demás se habla de una relación “patológica”

¿Por qué llego a descuidarme?

En algunas ocasiones se proviene de una familia con violencia intrafamiliar, presencia de adicciones químicas y/o emocionales, historia de rechazo, historia de abandono y/o historia de abuso sexual, todas estas carencias no determinan pero si influyen en mis comportamientos actuales, poniendo un ejemplo si me abandonaron de pequeño, porque mis padres estaban muy metidos en el trabajo, necesito ese afecto esa compañía, y quien necesita de la compañía de los demás para estar bien se vuelve codependiente. No importa lo que me haga la otra persona lo importante es que no este solo.

Por otra parte, no resulta difícil adivinar que, cuando la relación con el padre ha sido mala, se buscan patrones similares inconscientemente. Es posible que la niña interprete ciertas actitudes negativas como normales. Y vaya siendo permisiva, mientras que otras personas detectarían conductas no saludables y podrían límites desde la primera ocasión y si no se respetasen se alejarían inmediatamente.

En Clínica Ser ofrecemos un modelo profesional de atención, que conjunta a un equipo de especialistas y terapeutas ampliamente calificados, ayudando tanto al paciente como a su familia a superar el caos, miedo y desolación que provoca la adicción.  

Referencia: www.alcoholinformate.org.mx 

En Clínica Ser podemos Ayudarte, Llámanos al (222) 231-7626 / 231-7574 / 249-9390 o mándanos un whatsapp 221 349 0308

 

Psic. Jehú Rosales Gómez.

Psicólogo clínico.

Terapeuta de Clínica SER

Cédula Profesional 6041334

PRINCIPIOS QUE AYUDAN EN EL CAMINO A LA SOBRIEDAD

La Adicción según la Organización Mundial de la Salud (OMS) es una enfermedad física y psicoemocional que crea una dependencia o necesidad hacia una sustancia, actividad o relación.

Se caracteriza por un conjunto de signos y síntomas, en los que se involucran factores biológicos, genéticos, psicológicos y sociales. Es una enfermedad progresiva y fatal, caracterizada por episodios continuos de descontrol, distorsiones del pensamiento y negación ante la enfermedad. Uno de los grandes problemas que se encuentra en los procesos de recuperación de la adicción es el alto índice de reincidencia en el consumo.

Sin embargo, hoy en día mediante estudios que se han realizado, se ha comprobado que la ESPIRITUALIDAD ACTIVA LOS MISMO CIRCUITOS DE RECOMPENSA EN EL CEREBRO. Además de los circuitos de recompensa del cerebro, los investigadores descubrieron que los sentimientos espirituales estaban asociados con la corteza prefrontal media, una región cerebral compleja que se activa mediante tareas que incluyen valoración, juicio y razonamiento moral.

Los sentimientos espirituales también activaron las regiones cerebrales asociadas con la atención focalizada.

La experiencia religiosa es quizás la parte más influyente cuando las personas toman decisiones que nos afectan a todos, para bien y para mal. Entender lo que sucede en el cerebro para contribuir a esas decisiones es realmente importante “, (Universidad de Utah en 2014).

Por lo que parte de la espiritualidad es poner en práctica algunos principios que generalmente se practican en grupos de Autoayuda y en Clínica Ser son retomados para el cambio de valores y de juicios.

A continuación, mencionaremos algunos que son importantes tomarlos en cuenta para el camino de la sobriedad:

FÉ: Es la seguridad, esperanza y confianza en el tratamiento de rehabilitación de adicciones, creencia de que la vida puede ser distinta, como lo ha sido para otros compañeros.

HONRADEZ: Poner en practica la integridad de los actos y en el pensamiento, sinceridad en el deseo de la rehabilitación del alcoholismo y/o drogadicción, la buena voluntad para admitir los errores, resistirse a esa primera copa.

HUMILDAD, Valoración veraz de las cosas tal como son, afrontar los hechos, reconociendo y aceptando la enfermedad, practicando también la nueva relación con los semejantes.

 FORTALEZA: Es la que al pasar del tiempo permitirá ver la vida diferente, enfrentando los problemas de una forma creativa, sin depender del alcohol y/o droga.

 AMOR: Será necesario, cultivar el amor propio para poder brindar relaciones sanas, ya que en la medida que se desarrolla la disposición para amar, también se aumenta la capacidad servicial. 

Estas son algunas prácticas que a las personas permiten aceptar, creer y modificar conductas por convicción, siendo más conscientes de la vida y de lo finito del día a día.

“…Concédeme serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, valor para cambiar las que puedo y sabiduría para reconocer la diferencia…”

En Clínica Ser la AYUDA está LISTA

¡Llámanos!,  Tel. (222) 231-7626 / 231-7574 / 249-9390.

 

Mtra. Blanca Cecilia Adán Peralta

Terapeuta de Clínica Ser

Maestría en Psicoterapia y Psicodiagnóstico 

Cédula Profesional 10769035

¿Qué hago con un Adicto en casa?

Cuando nos encontramos en casa con nuestros seres queridos, existen momentos en los cuales diferimos de las ideas y acciones que toma cada uno, sin embargo y por lo general, estas “discusiones” siempre acaban en buenos términos. Esta situación se torna mas delicada cuando contamos con un adicto en casa, ya sea que sufre de algún problema de alcoholismo y/o drogadicción, el tema debe tratarse cuidadosamente.

Las primeras acciones que te recomendamos hacer son: Hablarlo con personas cercanas, dejar de evitar el famoso tema de un elefante blanco en la sala como si no hubiese nada fuera de lo normal. Evita por completo intentar convencer al usuario que deje de consumir la sustancia, ya que esto genera un sentimiento de enojo e irritación.

También pueden existir momentos en que la persona traiga el tema a la conversación, con un trato amable y respetuosos, menciónale que te encuentras consiente de lo que está haciendo y las consecuencias negativas que le ha traído (puedes llevar una lista anotada de las diez principales), mencionándole que hay soluciones viables ya sea ambulatorio o de internamiento (un tratamiento de rehabilitación de adicciones)

Asimismo, evita llamarle “adicto”, “enfermo” o de manera que lo demerites, esto fomentará una conversación mucho más fluida y empática.

Háblale que la adicción es un tipo de enfermedad, donde muchos usuarios se sienten culpables y avergonzados por su conducta, sin embargo, al saber que es una enfermedad ayudar a disminuir este sentimiento y crece la necesidad de pedir apoyo.

Una recomendación muy valiosa es que no lo solapes, deja que el se responsabilice de sus consecuencias, deudas, problemas legales, etc. El tratar de solucionar estos problemas y rescatarlo, lo vuelve una persona que no aprenderá la lección que por sus acciones debe enfrentar.

Cuando se de la situación de poner mano firme, hazlo, no titubes o cedas, ya que, si haces esto, la persona sabrá que no hay consecuencias por sus actos.

Si no quiere ayuda, intenta hablar con él con confianza y respeto. Reconoce y asume que no consume alcohol y/o drogas porque quiere. Las sustancias pueden estar ya controlando su conducta. Aprovecha cada ocasión favorable que se presente, para que inicie el tratamiento para el alcoholismo o el tratamiento para la drogadicción.

Establece límites de convivencia familiar, dentro de los cuales tu familiar reciba siempre atención por parte de cada miembro que esté presente. Mantener la calma ante el síndrome de abstinencia sin aceptar el chantaje.

Si tu familiar solicita apoyo, en Clínica SER la AYUDA está LISTA. Nuestro personal especializado los ayudará a superar el caos, miedo, soledad y desesperanza que provocan las adicciones, recuperando su vida.

 

Mtro. Edward German Fisher Naveda

Coordinador de Psicología de Clínica Ser

Maestría en Psicoterapia Ericksoniana
Cédula profesional  6987755

Consumo en la adolescencia.

La conducta adictiva es uno de los problemas más grandes de salud pública en la actualidad. El consumo de sustancias debe su potencial adictivo a la acción que tienen las drogas sobre el sistema mesolímbico cortical, que actúa en aspectos motivacionales y de recompensa. El riesgo del abuso de drogas aumenta tremendamente durante los periodos de transición, tales como un cambio de escuela, una mudanza, un divorcio, o –para efectos de este artículo- la pubertad.

Debido a que el juicio y la capacidad de los adolescentes para tomar decisiones todavía no están completamente desarrolladas, su habilidad para evaluar los riesgos con exactitud y tomar decisiones sensatas sobre el consumo de  drogas puede encontrarse aún limitadas.

Durante la adolescencia se producen cambios cerebrales importantes  (sobre todo en el lóbulo frontal) que favorecen el desarrollo de funciones como memoria de trabajo, pensamiento abstracto y capacidad para resolver problemas complejos pero, las funciones cerebrales que permiten la inhibición de impulsos todavía no han experimentado un desarrollo completo. Los jóvenes son sumamente sensibles a la influencia y la presión social de los pares, se caracterizan por una búsqueda de sensaciones y toma de riesgos.

El consumo de sustancias en esta etapa puede iniciar desde el uso hasta llegar a un abuso o una adicción. Algunas de las razones por las cuales comienzan a consumir son las siguientes:

  • Quieren encajar con sus amigos o en ciertos grupos sociales.
  • Si existe algún familiar consumidor.
  • Si están pasando por un episodio depresivo o ansioso.
  • Les gusta la forma en que los hace sentir.
  • Si sienten poco amor propio o baja autoestima.
  • Si sienten que no pertenecen.
  • Creen que los hace más adultos.

El uso de sustancias provoca problemas graves, como un mal desempeño escolar, pérdida de relaciones sociales, problemas familiares, legales, económicos entre otros que pueden ocasionar consecuencias permanentes. El consumo de drogas es de las principales causas de muerte o lesiones en la adolescencia (involucrado accidentes automovilísticos, suicidios, violencia, ahogamiento, etc.), de igual manera, el uso de sustancias aumenta el riesgo de embarazo, enfermedades de transmisión sexual.

Es sumamente importante mantener una comunicación asertiva, de confianza y honestidad con nuestros hijos, nos  ayudará a identificar conductas de riesgo para prevenir el consumo de alguna sustancia que implique una dependencia en un futuro.

______________________________________________________________________________

Miriam Samour Nieva

Psicóloga clínica

CP 11729330

“ADICCIONES EN TIEMPOS DE CONFINAMIENTO EN ADOLESCENTES”

Hoy en día nos han bombardeado y absorbido las noticias sobre el covid-19, y hoy no será la excepción, ya que les hablaré de las adicciones en tiempos de confinamiento en adolescentes.

                El confinamiento puede tener dos vertientes en el campo de las adicciones, la primera, el mismo puede resultar una excelente oportunidad de mantenerse en abstinencia, debido a que los mismos amigos o personas consumidoras que se relacionaban con el familiar adicto también se encuentran en confinamiento y, al mismo tiempo se genera un problema de acceso a las sustancias por no encontrar  o acceder a los dilers en las calles, lo que se puede volver una buena oportunidad si ésta se aprovecha.

                Esto va desde la disminución significativa del consumo de la sustancia hasta la oportunidad de observar y sentir los beneficios que proporciona la abstinencia y poder dar reconocimiento al esfuerzo que se está haciendo para mantenerse así.

                Los cambios que podemos observar en el familiar consumidor, primeramente es que se van cambiando los hábitos de salud de riesgo por hábitos sanos, que la comunicación y las relaciones familiares así como la colaboración en casa van teniendo una mejoría. Se vuelve a iniciar una relación que antes por el consumo se había perdido y ahora los padres pueden volver a reconocer a sus hijos, lo que antes ya no pasaba pese a que los mismos defienden la idea de que si los conocen y les tienen confianza. Al mismo tiempo, se mejoran sus situaciones emocionales al tratar de mantenerse tranquilos relajados y unto con la parte cognitiva mejorar su atención, memoria, juicios, escucha, etc.

                Por otra parte no hay que disminuir el cuidado y atención hacia el familiar en adicción, ya que en cualquier momento podrá salir y adquirir la sustancia, por lo que hay que tratar de evitarlo al máximo

                Tratar también de hacer un ambiente agradable en casa a través de actividades de tipo recreativo que sirvan de distractivo al familiar enfermo. Evitar peleas y discusiones internas para evitar sobresaltos emocionales y, al contrario, abrir algún espacio para que puedan comunicar sus emociones, ya que debido al mantenerse en abstinencia, ésta les puede generar enojo, enfado, irritabilidad, intolerancia, así como el no poder dormir adecuadamente, tener altibajos emocionales, pérdida o aumento de apetito entre otras.

                La otra vertiente va asociada al uso y abuso del internet y de las redes sociales, ya que los adolescente se conectan más tiempo a redes o a video juegos, por lo que puede generar un cambio en la adicción o adicción cruzada, esto quiere decir que le familiar, al no tener forma de consumo, cambia su consumo a las redes sociales o a los videojuegos, lo que hace que mantenga la adicción y que exista la posibilidad de que poder salir nuevamente la vuelva a cambiar por la sustancia de consumo e incluso que se quede con ambas adicciones.

                Otras adiciones que se pueden cruzar son hacia los alimentos, exceso de ejercicio, sexo y cibersexo, pornografía, compras compulsivas en línea entre otras.

                Hay que poner atención a las señales o mensajes que nos pueden enviar sobre estas actividades para poner límites y controlar las acciones y así evitarlo.

______________________________________________________________________________

Mtro. Psic. Adrián Alberto Pérez Méndez

USO, ABUSO Y DEPENDENCIA DE DROGAS

Hoy en día existen muchas dudas en relación al consumo de sustancias, pero la diferencia radica en el control que cada persona tiene para dosificar el consumo de las sustancias y este grado de control se relaciona con el tiempo de consumo o a veces no es así, no se puede llamar drogadicto a un individuo que consume por primera vez, ya que este puede ser un usuario, pero si en esa ocasión pierde el control del consumo y llega a una intoxicación severa o provoca situaciones negativas como puede ser un accidente, entonces estamos hablando de abuso.

El uso se refiere a un consumo moderado que no provoca enajenamiento, ni tampoco perdida de las funciones motoras, ni dificultades para hablar, en cambio el abuso es cuando se consume en grandes cantidades, se caracteriza por episodios frecuentes, afectando a terceras personas, como por ejemplo podemos mencionar a una mujer embarazada, que sin llegar a la embriaguez, fuma y bebe. Por su parte la dependencia se refiere al consumo compulsivo sin mayor causa, derivado del alto grado de dependencia, en este caso las características por los episodios de consumo frecuentes, perdida de memoria, eventos violentos o agresivos, privación de la conciencia.

El uso generalmente no afecta de manera considerable en las actividades diarias, laborales, escolares, sociales etc. El consumo no perjudica a terceras personas; por lo contrario, el abuso las situaciones se complican de forma importante ya que afectan en todas las áreas que acabamos de comentar, en el abuso se rebasan los limites del autocuidado, como ponerse en riesgo de manera frecuente, lleva a consecuencias serias que rebasan los episodios de consumo, conocidas como cruda, experimentando molestias derivado de la necesidad de continuar consumiendo.

Es importante que te des cuenta que el abuso causa daños a la salud, que pueden originarse a corto plazo, irritación en garganta y estómago, daños al corazón y al cerebro, implica que las personas busquen mezclar drogas y esto llevarlos a la dependencia.

En la dependencia todas las áreas de la vida se verán afectadas, también en el consumo excesivo desmedido y excesivo es muy probable las lesiones graves, ingresar a un centro por algún delito imprudencial o la muerte.

Por lo que en clínica Ser preocupados por las estadísticas alarmantes cada vez de mayor impacto en la vida de las personas, parte del proceso de recuperación implica la toma de conciencia de los daños físicos, emocionales, materiales y psicológicos. Mientras no se reconozca drogadicción como una enfermedad; las personas seguirán minimizando el uso, abuso y dependencia. 

______________________________________________________________________________

PSIC. BLANCA CECILIA ADÁN PERALTA

MTRA. EN PSICOTERAPIA Y DIAGNÓSTICO CLINICO

CÉDULA PROFESIONAL 10769035

 

Cómo nos relacionamos a través de la culpa.

Las interacciones humanas son muy complejas, hay diversos medios y formas de comunicarnos y de interactuar. Muchos de los conflictos que tenemos es por no saber comunicar o entregar el mensaje, de ahí la importancia no solo de poder comunicarnos efectivamente sino de también tener bien definido qué es lo que queremos comunicar u obtener.

Y es que todos los seres humanos tendemos a la necesidad de obtener la atención que según nosotros merecemos, esta necesidad viene de una necesidad de sentirnos aceptados y valorados. Desafortunadamente como no lo tenemos muy claro de forma consciente hacemos cosas para tratar de cubrir esa necesidad de que se cumplan nuestros caprichos y deseos.

A esto es a lo que podemos denominar “control” y visto de esta perspectiva todos en mayor o menor medida intentamos ejercer ese control en los demás (y a veces en nosotros mismos).

Existen muchas formas de ejercer ese control que pueden ser desde las más violentas, radicales y arbitrarias, hasta las más sutiles y discretas. Hoy quiero hablar de una de ellas que es la manipulación a través de “la culpa”.

La culpa es algo que aprendemos de forma sutil y sin darnos cuenta desde que somos niños y tiene que ver con el miedo a quedarnos solos, lo cual explico a continuación.

Como especie, somos dependientes en nuestros primeros estados de desarrollo a que alguien para quien somos importante nos dedique tiempo y atención para que principalmente cubran nuestras necesidades básicas (de supervivencia), de no ser así la posibilidad de sobrevivir sería escasa. Si bien en un principio nuestros “cuidadores” (padres) tienen total control sobre nuestras decisiones, conforme el niño comienza a desarrollarse empieza a hacer uso de su voluntad (libre albedrío). Sin embargo, muchas veces a nuestros cuidadores no les conviene o incluso les disgusta esa capacidad que tenemos de elegir, y es cuando comienzan a usar la culpa, como si fuera un control remoto para poder controlar nuestra voluntad.

Imaginemos que el niño no se quiere poner cierta ropa de determinado color… pero como la mamá se siente comprometida de lucirla porque es un regalo de “x persona” quiere que el niño se la ponga a todo lugar, quizá trate de obligarlo, pero el niño se enfada o se quita esa ropa, entonces utiliza el chantaje para que el niño ceda a la voluntad del adulto.

-“sólo los niños bonitos se ponen la ropa que mamá les dice..” a lo que en la lógica del niño es: … si no me la pongo significa que no soy bonito, y si no soy bonito a mi mamá no le voy a gustar… y si no le gusto va a dejar de cuidarme… y si no me cuida… moriré!!

O la frase: “si no te la pones, mamá ya no te va a querer” … con esta frase el niño deduce que su supervivencia estará en peligro y por eso se someterá a la voluntad del adulto.

El problema es que esta forma de relacionarnos a través del chantaje para generar culpa la aprendemos tan profundamente que ahora que somos adultos la seguimos utilizando o muchos la tratan de usar en nosotros.

Por ejemplo: “¿y me vas a dejar así con la duda? ” o “…y yo que pensé que tú me querías…” “si me amaras de verdad harías lo que te pido” “¿ya viste como por tu culpa “x” se puso así?” entonces se activa en nosotros ese miedo primitivo a no poder sobrevivir si no hay alguien cerca de mi (soledad) y por consiguiente la angustia me motiva a terminar haciendo algo que no quiero.

¿Tú que tanto te relacionas con los demás a través de la culpa? ¿Qué tanto te quedas frustrado por hacer lo que no quieres? ¿temes mostrar tus emociones por miedo a ofender a alguien?

Si eres vulnerable al chantaje de los demás, te recomiendo pedir ayuda profesional para empoderarte y tener el valor de vivir tu propia vida.

______________________________________________________________________________

Psic. Guillermo Rojas Ayón

Especialista en adicciones

Ced. Prof. 7237938

Las Drogas un lugar Seguro

De niños muchos veía una película una y otra vez, en parte porque la primera vez uno no comprende muchas cosas, a la segunda uno aprecia detalles que no vio en un comienzo aparte de aprenderse los diálogos. Los niños encuentran seguridad en esta práctica y los promueve a pensar y desarrollar su mente.

Muchos usuarios de igual manera encuentran en las drogas un lugar donde se sienten seguros de ser ellos mismos, bailar, opinar, hacer amigos, ligar, cerrar tratos, incluso trabajar más. Repitiendo el patrón que tuvieron inicialmente en la infancia donde el desarrollo sale a un precio debido al efecto de tolerancia cada vez el cuerpo pide más sustancia para tener el mismo efecto. Al pasar esto es cuando las dosis aumentan y las consecuencias son más fuertes, desde perdida de celulares, amistades por actos violentos, relaciones afectivas, accidentes automovilísticos, estar en los separos, o en el hospital.

Si tienes un familiar que tiene estas características, confróntalo con amor, retírale tu apoyo económico y si mientes por el deja de hacerlo, cuando acepte estar con nosotros en un ambiente familiar durante treinta y cinco días seguidos aquí estamos listos para servirte en Clínica SER

______________________________________________________________________________

Mtro Edward German Fisher Naveda

Ced. 6987755

Perspectiva de género en las adicciones.

El estigma social que genera el consumo de sustancias afecta directamente a la vida de las personas, desde retrasar la búsqueda de un tratamiento adecuado, encontrar y mantener un trabajo o una vivienda, en sus relaciones sociales y familiares hasta en el auto concepto volviendo dicho estigma en un factor de riesgo para la recuperación. 

 

Se ha podido observar que dicho estigma es considerablemente más severo hacia las figuras femeninas debido a constructos sociales generados entorno al consumo y al rol de las mujeres. Perspectiva que es imprescindible considerar en el tratamiento de las adicciones.

 

Al intervenir desde un enfoque de género permite dar cuenta de los efectos sociales y las problemáticas especificas que aquejan a hombres y a mujeres, incluyendo repercusiones en su trayectoria de consumo tales como el entorno, las motivaciones, el estigma social, procesos de consumo, vivencias específicas, procesos de recaída, etc.

 

Un error muy frecuente al hacer frente a las adicciones (salud en general) es considerar a la población como global o general en el que domina la perspectiva masculina sin tomar en cuenta perspectivas e interpretaciones del consumo en ambos géneros.

 

Al enfocar un tratamiento considerando la perspectiva de género nos permite comprender los distintos factores indispensables para una mejor atención. Tales como: factores de riesgo, diferencias biológicas, psicológicas, sociales y culturales, impacto familiar y social de las adiciones, adherencia al tratamiento.

 

Las mujeres, en ocasiones,  presentan un pronóstico menos favorable que los hombres en ocasiones debido a que las propuestas no están lo suficientemente enfocadas en las necesidades especificas que las involucran, ya que reciben más presiones en su entorno ya sea familiar, social y laboral.

 

Es por ello que en clínica SER ofrecemos un programa integral especializado, considerando la individualidad de los pacientes y las necesidades específicas para lograr una mejor intervención.

______________________________________________________________________________

Mtra. Miriam Samour Nieva.

Cédula: 11729330.