Puntos importantes sobre la marihuana

Adolescentes y la marihuanaLa adicción:

La marihuana puede ser adictiva. El uso continuo de marihuana puede llevar a la adicción, lo cual significa que a la persona se le puede dificultar controlar el consumo de la droga y si quiere parar, usualmente no puede hacerlo. Estudios han demostrado que aproximadamente el 9 por ciento de las personas que usan marihuana, o 1 de cada 11 personas, se volverán adictas (Anthony, 1994; López-Quintero, 2011). Este riesgo  sube al 17 por ciento, o a aproximadamente 1 de cada 6 personas, entre aquellos que comienzan a usar marihuana durante la adolescencia, y aumenta a una tasa del 25 al 50 por ciento en aquellos que la consumen a diario (Hall, 2009a; Hall, 2009b).

Para ayudarte a tomar una decisión acorde a la realidad, a continuación se encuentran una serie de puntos informativos  basados en investigaciones que se han hecho sobre la marihuana. Estos temas reflejan las preguntas y los comentarios que recibimos con más frecuencia a diario en nuestro sitio web y en el blog para adolescentes. Comparte estos datos con tus amigos para ayudarlos a separar los hechos de los mitos.

Conducir:

Después del alcohol, la marihuana es la droga ilegal más comúnmente implicada en accidentes automovilísticos, incluyendo accidentes fatales.  En un estudio hecho a nivel nacional, se encontró que el 36.0 por ciento de los conductores quienes habían dado positivo en un examen de drogas, usaron marihuana (Wilson, 2010). La marihuana afecta las habilidades necesarias para poder conducir de una forma segura—la atención, la concentración, la coordinación y el tiempo de reacción. La marihuana hace que sea más difícil poder juzgar las distancias y reaccionar ante las señales visuales y auditivas en la carretera.

La escuela:

La marihuana está vinculada con el fracaso escolar. Los efectos negativos de la marihuana en la atención, la memoria, y el aprendizaje pueden durar días y a veces semanas—especialmente si se consume con frecuencia. Cuando alguien fuma marihuana a diario, puede tener una mente “nublada”  la mayoría del tiempo. En comparación con los adolescentes que no consumen, los estudiantes que fuman marihuana tienden a tener calificaciones más bajas y son más propensos a abandonar la escuela secundaria (McCaffrey, 2010). Las investigaciones incluso muestran que  el coeficiente intelectual de aquellos que fuman marihuana regularmente durante su adolescencia, puede disminuir (Meier, 2012). Además, aquellos que han usado marihuana por largo tiempo tienden a estar menos satisfechos con sus vidas, tener problemas de memoria y en sus relaciones, tener una salud mental y física más deficiente, salarios más bajos y menos éxito profesional (Zwerling, 1990).

Psicosis y pánico:

Las dosis altas de marihuana pueden causar psicosis o pánico cuando la persona esta drogada. Algunas personas experimentan una reacción psicótica aguda (percepciones y pensamientos perturbados, paranoia) o ataques de pánico mientras se encuentran bajo la influencia de la marihuana. Esta reacción usualmente desaparece a medida que los efectos de la droga desvanecen. Los científicos aún no saben si el consumo de la marihuana puede causar una enfermedad mental perdurable, pero si se sabe que puede empeorar los síntomas psicóticos en personas con esquizofrenia, la cual es una enfermedad mental grave con síntomas como alucinaciones, paranoia, y pensamiento desorganizado. También puede aumentar el riesgo de experimentar psicosis por largo tiempo en algunas personas.

Fuente: https://www.drugabuse.gov/es/publicaciones/hechos-sobre-la-marihuana-para-adolescentes/puntos-importantes-sobre-la-marihuana

LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.
Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

¿Cómo afecta la heroína al cerebro?

http://www.garmonia-sochi.ru/upload/image/News/trudnosti-otdicha-s-rebenkom-na-more.jpg

Al entrar al cerebro, la heroína se convierte de nuevo en morfina y se adhiere a moléculas en las células conocidas como receptores de opioides. Estos receptores se encuentran localizados en muchas áreas del cerebro (y del resto del cuerpo), especialmente en aquellas áreas que participan en la percepción del dolor y en la gratificación. Los receptores de opioides también están localizados en el tallo cerebral, que controla procesos automáticos esenciales para la vida como la presión arterial, la excitación y la respiración. Con frecuencia, la sobredosis de heroína implica la represión de la respiración, lo que puede resultar en la muerte.

Después de una inyección endovenosa de heroína, el usuario reporta sentir una oleada de euforia (“rush”) acompañada de sequedad en la boca, enrojecimiento caliente de la piel, pesadez en las extremidades y confusión mental.

El consumo regular de la heroína cambia la forma de funcionar del cerebro. Uno de los resultados es que se crea tolerancia a la droga, lo que significa que el usuario necesita una mayor cantidad de la droga para obtener la misma intensidad del efecto. Otro resultado es la dependencia, caracterizada por la necesidad de continuar con el consumo de la droga para evitar los síntomas de abstinencia.

El abuso de la heroína está asociado con varias consecuencias graves para la salud, que incluyen sobredosis mortal, aborto espontáneo y enfermedades infecciosas como el VIH/SIDA y la hepatitis. El consumo crónico puede llevar a la oclusión de las venas, infección del endocardio y de las válvulas del corazón, abscesos, estreñimiento, cólicos gastrointestinales y enfermedades del hígado y de los riñones. A su vez, también se pueden presentar complicaciones pulmonares, incluyendo varios tipos de neumonía, como resultado tanto del mal estado de salud del usuario así como de los efectos depresores de la heroína sobre la respiración.

Además de los efectos de la droga en sí, la heroína que se vende en la calle a menudo contiene aditivos o contaminantes tóxicos que pueden obstruir los vasos sanguíneos que van a los pulmones, hígado, riñones o cerebro, causando daño permanente a estos órganos vitales.

Fuente: https://www.drugabuse.gov/es/publicaciones/drugfacts/la-heroina

Si tu, algún conocido o familiar requiere ayuda para su rehabilitación, en Clínica Ser® ofrecemos un Tratamiento integral siendo el más avanzado  en su tipo en México, para más información visita nuestra página dando click aqui

En Clínica SER® estamos a la vanguardia en la rehabilitación de adicciones, nuestro nivel de recuperación y no incidencia es de los más altos del país.

Llámanos, podemos ayudarte.
TEL. (01·222) 231·7626 / 231·7574 / 248·3324 / 249·9390

¿Mi adicción está afectando a mi familia?

Si lo más preciado es nuestra familia, ¿cómo saber si la adicción o codependencia que tenemos a ciertas sustancias no les afecta personal, emocional y socialmente?

Adicciones y familia

Adicciones y familia.

Importante dejar claro que el primero en sufrir las consecuencias de una adicción es el propio adicto, tanto en el aspecto físico como en el social y familiar: trastornos mentales, afectaciones a órganos vitales y el rechazo de la sociedad son los más graves. También existe el resquebrajamiento del patrimonio y la falta de solidez económica, es decir, el no tener lo necesario para vivir como consecuencia de la codependencia a sustancia tóxicas.

Por si fuera poco, hay otros afectados cuando se vive en una atmósfera caracterizada por una adicción y estos son la familia y los amigos que suelen ser las personas más cercanas.

En lo familiar y en lo particular cuando se trata de infantes que viven con una o más personas adictas, los primeros pueden vivir consecuencias negativas en su educación cuando se encuentran en un ambiente hostil o vulnerable, como el bajo rendimiento y la rebeldía en el colegio, por ejemplo.

Sin embargo, las complicaciones más comunes que afectan a una familia que vive con una persona adicta que no acepta la ayuda de un tratamiento, son las siguientes:

1.- Se establece una codependencia como resultado de un cambio en la dinámica de las relaciones, conducta y comunicación de sus integrantes, convirtiéndose en disfuncionales y facilitando la conducta adictiva.

2.- Los miembros de una familia se ubican en ciertos roles que son definidos por la codependencia y que, lejos de buscar ayuda o tratamiento, sostienen el proceso adictivo.

3.- Los problemas financieros debido a la adicción pueden llevar al adicto a robar a su propia familia o a los amigos para solventar el costo de las sustancias. La gravedad de este tema puede orillar a la persona a enfrentar a la justicia.

4.- El alcohol es una sustancia especialmente relacionada con la violencia en el ambiente familiar e incluso con los amigos. Por tanto, pueden presentarse escenarios violentos.

5.- Otra grave afectación es el abandono. Por un lado, el adicto sustituye la compañía de la familia por el consumo de las sustancias tóxicas y en casos extremos los padres o cónyuges, encerrados en prisión como resultado de sus adicciones, llevan a los hijos a crecer sin una madre o un padre.

Es importante que si estos casos o similares los vive usted o alguien cercano a usted, busque ayuda para iniciar un tratamiento adecuado en un espacio óptimo y profesional como Clínica SER donde contamos con médicos, terapeutas y profesionales dedicados a las adicciones.

Clínica SER forma parte de un grupo médico con más de 47 años de experiencia que, a través del tiempo, ha desarrollado y mejorado programas y tratamientos para adicciones llevando al paciente a una atmósfera digna y con trato humano. Acérquese, estamos para atenderle los 365 días del año.

 

 

LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.
Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Parejas de “a mentis” en el adicto

Consejero individual Alfonso Chávez González

Mtro. Alfonso Chávez González

La vida del adicto es muy desorganizada en general y mucho de ello se relaciona a todo aquello que tiene que ver con su vida amorosa. Infidelidad, relaciones conflictivas, perversiones (búsqueda del placer sexual a través de otra cosa que no sea el coito en sí mismo), insatisfacción sexual, divorcios, separaciones, entre otros, son ejemplos de cómo la vida amorosa del adicto ha sido afectada.

Tener una relación de “a mentis” (de mentira) significa una relación amorosa que se basa en la creación de una fantasía más que de una realidad. Aquello que es de “a mentis” no es real y no es sostenido más que con apuntalados frágiles que no podrían ni con un solo soplido del lobo feroz sobre ese engañoso hogar construido en bella paja de cebada, si bien nos va. ¡Digo!, ¡por eso de que la cerveza se obtiene de la cebada!

Es así que el adicto ha formado una casa frágil, un hogar y unas relaciones que pueden caerse con solo que uno las vea feo.

Una de las principales razones es que el adicto tiende a formar relaciones más infantiles que maduras en realidad. Una relación inmadura o infantil es toda aquella que se basa en asunciones fantaseadas.

Pongamos un ejemplo: Un esposo adicto puede estarse quejando amargamente con sus compañeros de parranda acerca de lo complicado que es su matrimonio; podría estar hablando de las razones por las cuales su esposa no lo comprende y de lo difícil que es poder llevar una buena convivencia. Si hubiera una actitud realista, un adicto no podría seguir esperando (alejado de su esposa) a que se resolviera el problema, tomando o consumiendo sustancias y evadiendo sus sentimientos estando fuera de casa. ¿Ayuda llegar con aliento alcohólico al día siguiente en una casa donde hay problemas matrimoniales? Por supuesto que no. Una actitud realista y madura se enfocaría en que se resolviera el problema de la relación, además del problema de alcoholismo o drogadicción , para así poder esperar un resultado diferente.

Buscar no llevar una relación inestable sería encontrar todos aquellos apuntalamientos débiles para reforzarlos. Una relación de “a debis” (de verdad) es una relación que busca analizar todo aquello que está mal y debe cambiarse.

Para que alguien adicto lleve una relación más sana, debe empezar por un análisis de todas aquellas cosas que espera y ver si son verdaderamente factibles de realizar, por ejemplo; me parecería el colmo de la falla de juicio, que un adicto que es infiel, esperara poder llevar a cabo una relación de “a debis” con una mujer que no esté de acuerdo con la infidelidad, al fin y al cabo el que a dos mujeres sirve, con alguna queda mal, por lo menos en el contexto de la familia mexicana.

Entonces como adicto, ¿en realidad estoy siendo objetivo? La verdad es que la mayor parte de las veces, como adicto, se prefiere permanecer en la subjetividad: “No creo que mi esposa me cache”. ¿En verdad está siendo realista? ¿O sólo esto habla de la enfermiza omnipotencia de la enfermedad?

Conozca más sobre estos temas que son fundamentales en la conservación de una relación, de un matrimonio y en general de las experiencias interpersonales que uno tiene todos los días. Clínica SER® ofrece un Programa de Rehabilitación de Adicciones Integral, modelo profesional de atención que conjunta a un equipo de especialistas y terapeutas ampliamente calificados. Le respalda la experiencia de 47 años como grupo hospitalario así como las instalaciones de primer nivel y el trato digno y confidencial.

El Mtro. Alfonso Chávez González es Psicólogo y Consejero individual en Clínica SER®. Su cédula profesional es: 5799762. Consulta su perfil completo aquí

También te puede interesar:
[Mi humilde adicción]

 

LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.
Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Importancia del apoyo familiar en la recuperación de la persona adicta

Maestro Edward Germán Fisher Naveda

Maestro Edward Germán Fisher Naveda

La enfermedad de la adicción es Bio-psico-social, así que aparte del interno esta el factor familiar, social, laboral.

En nuestro país tenemos la tendencia de querer una “Mac” recuperación, algo rápido que resuelva la adicción, la solución es más compleja que la pregunta que con frecuencia nos hacen; Así que ¿en treinta y cinco días cómo voy a recuperarme o recuperar a mi familiar?

En adolescentes se tarda alrededor de un año en desarrollar la adicción y en la vida adulta aproximadamente cinco años.

Mientras está internado el familiar, la familia que también fue afectada por los años de abuso del adicto que neurotizó, deprimió y aterrorizó a los familiares necesita de ayuda profesional. ¿Qué hace la familia? En algunos casos lo interna y se olvida de él durante un mes, sin conciencia de que la propia familia necesita también de una atención profesional. En esos casos, al regresar el paciente al hogar, regresa al mismo entorno neurótico para eventualmente acabar repitiendo el mismo ciclo.

En Clínica SER lo sabemos, por ello trabajamos de manera profesional el apoyo familiar atenuando la neurosis familiar y canalizándolo a su respectivo grupo de atención. El Programa para la familia de Clínica SER está diseñado para promover el bienestar de quienes viven o se preocupan por su ser querido con una adicción. A través de educación y orientación, las familias de aprenden que no pueden controlar la adicción, no causan la adicción y no pueden curar la adicción de sus seres queridos, pero sí pueden asumir la responsabilidad de su propia salud y felicidad e identificar nuevas formas saludables de lidiar con las adicciones y las relaciones. Nos caracterizamos por conocer a nuestros pacientes internos  y empatizar con ellos de modo integral.

Es necesario que el internamiento lleve un correcto protocolo de atención, incluyendo un calificado diagnóstico, tratamiento médico, psicológico, grupal y espiritual, tanto para el consultante como para la familia.

Les invito a recapacitar en cuanto a cómo puedo ayudar a mi familiar si no me quiero ayudar a mí mismo. La respuesta es sencilla: primero necesito ayudarme a mí para poder ayudar a los demás. Este aspecto va directamente dirigido a las esposas y padres afectados, a los hijos invisibles, quienes consideran que el del problema es la persona que consume, cuando en realidad toda la familia resulta afectada y mantienen esta dinámica debido a las ganancias secundarias que recibe cada uno de los integrantes (por increíble que parezca).

Por eso recalco la importancia del apoyo familiar en la rehabilitación de adicciones tanto en su grupo de apoyo familiar como en en sus diversas actividades cotidianas.

Les invito a que se den la oportunidad de sorprenderse con una nueva forma de vida que inicia en Clínica SER. La ayuda esta lista, ¿estás listo para recibirla?

El Mtro. Edward G. Fisher Naveda es Psicólogo y Consejero individual en Clínica SER®. Su cédula profesional es: 6987755. Consulta su perfil completo aquí

También te puede interesar:
[12 cosas que arruinan la recuperación de una adicción]

 

 

LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.
Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

¿Qué es el abuso de las drogas? ¿Qué es la adicción?

Maestro Edward Germán Fisher Naveda

El abuso de drogas es el uso de sustancias que alteran el estado de ánimo que interfiere con o tiene un efecto negativo sobre la vida de una persona. Esto puede incluir un efecto negativo sobre el bienestar físico, psicológico, social, legal, emocional, ocupacional y educacional. Nótese que la definición utiliza la frase “sustancias que alteran el estado de ánimo”. Éstas incluyen sustancias químicas y medicinas que pueden cambiar los sentimientos de la persona.

Existen tres tipos principales de drogas que alteran el estado de ánimo: estimulantes, depresores y alucinógenos. El abuso de las drogas describe una relación entre la droga y el que la consume que crea disfunción y consecuencias negativas. ¿Crees que el abuso de drogas o alcohol ha afectado de algún modo tu vida?

¿Qué es la adicción?

La adicción puede ser descrita como una condición primaria, crónica y debilitante con factores genéticos, psico-sociales y ambientales que influencian su desarrollo y consecuencias. La adicción tiene que ver con la compulsión, la pérdida de control y el uso continuo a pesar de las consecuencias negativas. El párrafo siguiente describe lo que esto quiere decir.

La adicción es una condición primaria. ¿Qué quiere decir condición primaria? Quiere decir que la adicción no es simplemente el síntoma de algún otro problema, como un desorden psicológico. En otras palabras, la gente no es adicta al alcohol u otras drogas simplemente porque la droga los hace estar menos deprimidos o llenos de ansiedad. Esa puede ser la razón por la cual la gente comienza a tomar alcohol u otras drogas, pero una vez que la adicción comienza, la adicción se convierte en un desorden primario que debe ser tratado. Algunas personas son adictas al alcohol u otras drogas y también padecen  de ansiedad, depresión, o algún otro desorden psicológico. Pero, porque la adicción es un desorden primario, tratar el desorden psicológico no significa que la adicción sea tratada.

Por ejemplo, si las personas consumen alcohol u otras sustancias tóxicas porque pelean con su esposo o esposa, ellos todavía son adictos aun cuando el problema con su esposo o esposa desaparezca. Generalmente la adicción alimenta el desorden psicológico y viceversa haciendo un efecto copo de nieve que acaba en promedio 8 años después de la primera consecuencia grave en una clínica de algún tipo.  Si estás leyendo esto antes de tiempo, es tiempo de actuar. ¿Conoces a alguien que tuviese un desorden psicológico antes de la adicción? ¿Cómo le afectó su desorden o viceversa? En Clínica SER estamos listos para ayudarte. Acércate. Los tratamientos de rehabilitación requieren de trato humano y digno.

El Mtro. Edward G. Fisher Naveda es Psicólogo y Consejero individual en Clínica SER®. Su cédula profesional es: 6987755. 
Consulta su perfil completo aquí

Si tienes un familiar que padece una adicción, puedes consultar esta Guía de Intervención, que te ayudará a saber cómo acercarte a tu ser querido y ayudarlo a enfrentar el problema.  También puedes contactarnos vía telefónica o por correo haciendo click aquí.

LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.
Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.