Niño Rey

Factores

Cómo neutralizar el chantaje emocional - Pir

Le llamamos  “niño rey” porque la persona tiene un comportamiento que es típico de un individuo terriblemente egocéntrico que exige todos los derechos del niño, pero que no cumple ninguna obligación del adulto. En otras palabras, cuando le conviene se comporta como niño y cuando le conviene se comporta como adulto autoritario y es posible que se desencadene una adicción y codependencia del familiar 

Los factores socioculturales influyen en el desarrollo del perfil psicológico del niño rey. El machismo, la sobreprotección maternal, los roles tradicionales de género en la familia mexicana, la sumisión de la mujer, etc., han sido factores que han contribuido mucho a la configuración de este tipo de comportamientos. 

Las principales características comportamentales del niño rey son las siguientes:

  • Sentido exagerado de lo que les corresponde y esperan que los que están a su alrededor se lo proporcionen.
  • Baja tolerancia a la incomodidad, especialmente si es causada por la frustración, el desengaño, el aburrimiento, o la negación de lo que han pedido; entonces, la expresan con rabietas, ataques de ira, insultos y/o violencia.
  • Presentan escasos recursos para la solución de problemas o afrontar experiencias negativas.
  • Están muy centrados en sí mismos y creen que son el centro del mundo.
  • Buscan las justificaciones de sus conductas en el exterior y culpan a los demás de lo que hacen, por tanto, esperan que sean los otros quienes les solucionen sus problemas.
  • No pueden, o no quieren, ver la manera en que sus conductas afectan a los demás por lo que se dice que, muchos de ellos, carecen de empatía.
  • Piden hasta el extremo de la exigencia. Una vez conseguido, muestran su insatisfacción y vuelven a querer más cosas.
  • Les cuesta sentir culpa o remordimiento por sus conductas.
  • Discuten las normas y/o los castigos con sus padres a quienes consideran injustos, malos, etc. Pero comportarse así, les compensa ya que ante el sentimiento de culpa inducido, los padres ceden y otorgan más privilegios.
  • Exigen atención, no sólo de sus padres, sino de todo su entorno. Y cuanta más se les da, más reclaman.
  • Les cuesta adaptarse a las demandas de las situaciones extra familiares, especialmente en la escuela, porque no responden bien a las estructuras sociales establecidas ni a las figuras de autoridad.
  • Se siente tristes, enfadados, y/o ansiosos, y suelen tener una autoestima baja

Las principales características del perfil psicológico del niño rey son las siguientes:

  • Infantilismo
  • Demandas excesiva
  • Egoísmo
  • Narcisismo
  • Intolerancia a la frustración
  • Caprichos
  • Inconsistencia
  • Inconstancia
  • Dependencias emocionales
  • Superficialidad
  • Manipulación
  • Incapacidad de aplazar satisfacciones
  • Rebeldía ante la autoridad
  • Egocentrismo
  • Irresponsabilidad
  • Pasividad

Se debe tener muy claro cuál es el rol de cada uno. Los padres deben ejercer su autoridad, establecer límites claros en todos los ámbitos. Se debe de ser coherente, no imponer consecuencias que no se cumplirán, otorgar responsabilidades y no sobreprotegerlos y tomar rehabilitación con expertos. 

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp 2213490308

Mtra. Miriam Samour Nieva.

Terapeuta de Clínica SER

Maestría en Psicología Clínica

Ced. Prof. 11729330

Origen de la codependencia

Codependencia

➤ Codependientes: Las víctimas inocentes - Instituto Castelao

Dentro del área en adiciones, una característica en la dinámica familiar es la codependencia, esta se desarrolla en la relación con uno mismo y la relación con los demás. Alguno de los síntomas que les resulta difícil desempeñar a aquellas personas que son codependientes, es: experimentar niveles adecuados de autoestima, establecer límites funcionales, asumir y expresar su propia realidad y ocuparse de sus necesidades y deseos de adulto. Para que estos síntomas surjan, se requiere de un sistema familiar de abuso, donde el cuidador cree que el mal trato es normal, por ejemplo: pegar con cinturón, abofetearlo, gritarle, ponerle apodos que lo ridiculicen, ver la sexualidad de sus padres (dormir con ellos, ver desnudos cuando tiene de 3 o 4 años de edad), no enseñarles técnicas de higiene, bañarse, peinarse, usar desodorante, limpiarse los dientes, mantener su ropa libre de polvo, el cuidador esperar que el niño lo sepa todo por sí mismo.

Creencias

Algunas creencias que llegan a tener los cuidadores es que si no ponen reglas rígidas la vida de sus hijos se saldrá de control, nunca se disculpan con sus hijos si es que cometen un error (piensan que disculparse equivaldría a demostrar debilidad), y creen inconscientemente que los pensamientos de los niños tienen poca validez, pueden decir “no debes sentir eso”, “como si fuera para tanto”, esto promueve la des validación de sus emociones y detona que sientan que esta mal sentir o pensar de cierta manera, algunos padres optan por sobre proteger lo que conlleva que en un futuro sean incapaces de hacerle frente a la vida, así también mantienen relaciones íntimas con los hijos, los usan como confidentes y comparten secretos que van más allá del nivel de desarrollo del niño (esto también es abusivo).

He aquí la importancia de que se pueda comprender como es que la manera de crianza determina muchas veces el como sentimos, pesamos y actuamos en nuestro entorno, incluso es un factor a un consumo de sustancias adictivas ya que se tiene un carácter vulnerable e influenciable, ante una infancia herida, una invitación a los lectores es el ser conscientes para poner un alto a relaciones violentas ya que si se sienten identificado con este estilo de crianza, no  dudes en acércate a una atención psicológica  y ayuda en rehabilitación de adicciones

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp 2213490308

Elizabeth Romero Zarate

Licenciatura en Psicología, Maestría en Adicciones

Cedula profesional: 11299915

Terapeuta en Clínica SER

 

No quiero que mis hijos sufran lo mismo que yo sufrí

Lo mismo que yo sufrí 

Malos Hábitos De Iconos Isométricos De Personas Con Drogas, Alcohol, Fumar,  Adicción Al Trabajo, Redes Sociales, Ir De Compras Aislado Ilustración  Vectorial Ilustraciones Svg, Vectoriales, Clip Art Vectorizado Libre De  Derechos. Image

Esta frase ya lleva dos generaciones que se comenzó a utilizar como un argumento para justificar el hecho de que a nuestros hijos podamos darles todo lo que está a nuestro alcance y lo único que se ha obtenido es hijos incapaces de enfrentar por sí solos muchos retos y frustraciones ante la vida.

Les estamos enseñando a recibir pero no a dar, y bajo el argumento de que “se puede traumar” o “es que todos los demás lo hacen, o todos lo tienen” y lo más irónico es que sufren en demasía debido a que no han sido preparados para tolerar la frustración (porque nunca quisimos que la padecieran bajo el argumento de no traumatizarlos) y ante esta realidad los estamos preparando para “sufrir la vida” y como no están preparados para lidiar con esa frustración en automático van a buscar conductas o sustancias que los hagan sentir “bien” ante el caótico malestar que están “sufriendo” (lo ideal sería decir “viviendo”), es así como el consumo/abuso de sustancias, relaciones destructivas o incluso alteraciones en la personalidad de los jóvenes pueden ser la consecuencia ante la inadaptación a lo que les ofrece el mundo real.

Pero ¿Por qué un padre/madre actúa de esta manera con sus hijos? La respuesta es por evitar la sensación desagradable (llámese ansiedad) que les genera el ver o pensar que su hijo sufre al no resolverle la situación que está viviendo. Por ejemplo, saber que mi hijo dejó el lunch en la casa y que va a estar sufriendo de hambre, hace que haga lo posible para que dicho lunch llegué a su escuela (mandar a la persona que ayuda en casa, mandarlo en taxi, salir de la oficina para dejárselo, hablar con la maestra para que me preste dinero y de esa manera no sufra mi hijo por algo que es su propia responsabilidad).

¿Es bueno que mi hijo sufra?

Lo que es bueno es que mi hijo aprenda a manejar y superar la frustración pero que sobre todo aprenda que hay cosas que no dependen de él (ni de sus padres) y por lo tanto necesita aceptar la realidad así tal y como es.

Si como padre te sientes incómodo porque tu hijo no está a la moda como los demás, te invito a analizar cuáles son tus motivaciones o necesidades que tratas de resolver al proyectarlas en resolver las necesidades de tu hijo.

Recuerda que no porque algo sea “normal” significa que sea “adecuado” y es de lamentar que en nuestra cultura cada vez es más “normal” inutilizar a nuestros hijos para que yo como padre no viva la ansiedad de ver que mi hijo está aprendiendo a adaptarse a la vida, a la sociedad y que eso le permitirá aprender, crecer y sobreponerse a los retos.

Tu hijo como adulto te agradecerá el proceso de rehabilitación y el hecho que le diste lo que era necesario para vivir en valores y contentamiento,  (poder aceptar de buena gana lo que no le gusta) lo cual se reflejará en que viva una vida llena de plenitud y no de frustraciones.

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp 2213490308

Psic. Guillermo Rojas Ayón

Esp. en adicciones

Ced. Prof. 7237938

Te resuelvo porque te quiero

¿Resolver el problema?

149,339 Adiccion Vectores, Ilustraciones y Gráficos - 123RF

A veces el no poder cubrir las necesidades de las personas que amamos nos llenan de ansiedad, con lo cual nuestra receta que “aparentemente” nos funciona es resolverle a la persona y de esa manera nosotros ya no sufrimos su angustia, en esta pequeña historia se los puedo mostrar:

Un día un niño de 2 años va muy contento con sus padres porque le compraron un helado en el parque, de repente por accidente el helado se le cae y como consecuencia el niño se pone a llorar, lo que hace unos segundos era satisfacción por ver su alegría, en este momento para los padres es angustia al ver la carita triste de su niño, ¿y con cuánto dinero se quita esa angustia?, pues con una moneda, y sin embargo ¿Qué aprendió el niño?, de seguro muchos dirían que nada, cuando en realidad aprendió que llorando y poniendo carita triste le pueden dar o resolver lo que él necesita, en un mundo hipotético si se le hubiera explicado que “el próximo domingo le compran su helado ya que fue un accidente lo que sucedió” el niño hubiera recibido una gran lección de tolerancia a la frustración (obviando el consecuente berrinche e intentos de manipulación).

Ya en primaria, por haber estado jugando no hizo su tarea a tiempo y ya es tarde, tiene sueño y está llorando preocupado por el sello que le pondrá su maestra por no llevar la tarea, ante esta angustia ¿Qué hacen los padres?, pues le hacen la tarea “hasta con letra fea” y ¿Qué aprendió el niño? Que mamá resuelve el problema.

Igual en secundaria un fin de semana que no hizo una maqueta que era derecho a examen final, se encuentra frustrado culpando a todos (de lo que era su responsabilidad) y angustiado porque se irá a extraordinario, ¿Qué pasa?… pues se desvelan toda la noche los padres para que el jovencito no repruebe.

El Rescate

Ya grandecito lo mandan a estudiar la universidad a otro estado y un día llama a casa confesando que “se gastó el dinero de las últimas 3 mensualidades” y “necesita pagar el semestre o lo perderá junto con todo el año escolar”, angustiados los padres le depositan todo el dinero no sin antes darle una buena regañada, ¿pero qué aprendió? Que sus padres le pueden resolver sus irresponsabilidades y el caos que puede llegar a generar.

Finalmente a los treinta y tantos, llama a casa de sus padres alegando que ya sabe que no debe manejar “alcoholizado” pero que ese no es el punto, que necesita que lleguen sus padres como chantaje emocional, con mucho dinero para repartir entre las autoridades y así evitar que se lo lleven a prisión…

La única constante de esta historia es la actitud de rescate y resolución de parte de sus padres de los problemas que su propia irresponsabilidad generó, las consecuencias son cada vez mayores y sin querer (y por amor) le negaron la posibilidad de haber desarrollado un sentido de responsabilidad y la capacidad de aprender a hacerse responsable de sus actos, por eso uno de los mejores regalos que le podemos dar a nuestros hijos desde un principio es la tolerancia a la frustración y ayudarlo con un tratamiento de adicciones e integral.

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp 2213490308

Psic. Guillermo Rojas Ayón

Esp. en Adicciones

Ced. Prof. 7237938

Terapeuta en Clínica SER

Adicciones y codependencia de la familia.

Dependencia

CÓMO ES UNA PERSONA CODEPENDIENTE? - Gamma Psicólogos

Estar inmerso en un ambiente que involucra el consumo y abuso de sustancias conlleva grandes dificultades tanto para la persona que depende de una sustancia como el de la familia que se verá involucrada en una dinámica que podría terminar convirtiéndose en un círculo vicioso incorporando cada vez más conductas que terminarán afectando otras áreas de interacción en la familia.

Ante la necesidad de mantener la salud física y emocional de los miembros de la familia, quienes fungen como figuras de orientación y cuidado llegan a desarrollar un interés genuino por la tranquilidad de sus seres queridos; cuando un padre, una madre, un hermano, la pareja de una persona con adicción a alguna sustancia, descubre tal padecimiento comienza a generar una serie de experiencias para nada agradables que generarán incertidumbre a lo que sucederá en un futuro, la inminente destrucción de la salud así como muchos aspectos más en el entorno de aquel miembro de su familia, ante este temor y a la inminente pérdida, aquella figura de orientación y cuidado buscará sobre manera la posibilidad de encontrar la recuperación, ante ello, puede que comience a desarrollar un interés que irá más allá de la pura intención de atención y cuidado, sus pensamientos se verán obstruidos por este interés de salvar, de querer lo mejor para su familia.

Ante una necesidad tan fuerte de protección y sanación de aquel miembro de la familia, es probable que al menos un miembro desarrolle una codependencia, es decir, comenzará a tener actitudes que incluso, podrían verse como un reflejo del miembro con adicción, prácticamente un espejo, ya que es posible que sea tanto su interés por el cuidado del otro que comenzará a perder el control de su propia vida, sus límites, se verá en la necesidad de invertir tanto tiempo y energía en el cuidado en aquel miembro de su familia que puede verse negligente consigo mismo al grado de llegar a debilitar su propia identidad, y tal como el familiar con adicción, llegar a descuidar áreas de su vida y afectar su entorno familiar, laboral y social, generando un lazo tan estrecho que terminaría viviendo por y para el adicto.

Atención integral

Ante esta codependencia, se llega a perder este sentido de realidad y la facultad de ser independiente, por ello, lo importante de considerar la rehabilitación no sólo para la persona adicta, ante ello, sensibilizar lo fundamental que es la atención integral para todos los familiares involucrados, porque no sólo se afecta el adicto, también se afectan otras áreas de su vida y uno de los impactos fuertes llega a ser en la familia, por ello la necesidad de asistir a los distintos grupos de apoyo de familias con un miembro adicto, de acudir con los especialistas en adicciones, establecer una red de apoyo, tomar las medidas y herramientas necesarias así como un adecuado tratamiento en adicciones para lograr una recuperación exitosa.

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp 2213490308

Andrés Luciano Gregorio.

Lic. En Psicología.

Maestría en Psicología Clínica.

Terapeuta de Clínica SER

Cédula Profesional: 11050830

La impulsividad

La impulsividad como factor predisponente y como consecuencia del consumo de sustancias.

Se considera que una acción de impulso se caracteriza por una predisposición conductual para realizar acciones rápidas y sin planificación frente a estímulos tanto internos como externos, donde los individuos pueden tener repercusiones positivas o negativas. Por ello, consideramos que la impulsividad es la reacción precipitada ante una situación extrema sin reflexionar sobre las posibles consecuencias a corto o largo plazo y posteriormente pueden presentarse sentimientos de culpa o arrepentimiento.

La impulsividad

implica una agrupación de procesos emocionales, cognitivos y motivacionales que actúan conjuntamente; es así que, es posible la discusión de impulsividad bajo tres aspectos. El primero, hace referencia a la parte individual, es decir, al comportamiento circunstancial de un individuo, donde actúa de una manera precipitada y sin reflexión previa. El segundo, hace referencia a una característica de la persona que lo predispone a tomar decisiones, pensar y reaccionar impetuosamente de manera constante. Y, el tercer aspecto, hace referencia a la impulsividad como un síntoma de una enfermedad mental o con algún tipo de patología  ¿pero cómo identificar los síntomas de las sustancias?

La carencia de habilidades para el control de impulsos, es una característica propia de las personas consumidoras, ya que incrementa un trastorno como la ansiedad y el deseo al consumo, lo cual le impide dar respuestas adaptativas.

Una serie de recomendaciones que podrían funcionar podrían ser las siguientes:

  1. Conocer qué la provoca
  2. Generar autoinstrucciones de manejo
  3. Usar técnicas de relajación
  4. Ser consecuentes
  5. Buscar alternativas positivas para el manejo de la frustración

La conducta impulsiva se expresa con características como la impaciencia, la constante búsqueda del riesgo y el placer, la necesidad de recompensa inmediata, y es necesaria la ayuda con especialistas en adiciones

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp 2213490308

Miriam Samour Nieva

Maestra en psicología clínica.

Cédula profesional: 11729330

Terapeuta en Clínica SER

Sustancias relacionadas en deporte

El deporte

Nuevas sustancias prohibidas en el deporte – MedsBla

El deporte es una Actividad física que genera muchos beneficios tanto físicos como emocionales, sin embargo, cuando se hace en exceso puede considerarse una conducta adictiva al igual que el consumo de esteroides más relacionado con la dependencia psicológica y no con la física, generando cambios obvios en el cuerpo y no notarlo a nivel psicológico. La palabra anabólico significa “impulsor del metabolismo positivo” es decir puede incrementar la masa muscular.

Normalmente estos se comercializan en forma de comprimidos, inyecciones o implantes, todo este tipo de sustancias relacionadas con el desarrollo físico solo deben de consumirse bajo la supervisión médica, en pequeñas dosis y bajo un corto tiempo, ya que;

Las mujeres adquieren características masculinas, por lo general irreversibles, alguno de ellos; marcada reducción del tamaño de los pechos, engrosamiento de la voz, crecimiento excesivo de vello facial corporal, esterilidad etc.

Los hombres: pueden desarrollar características femeninas, crecimiento de los pechos, los esteroides provocan acné, problemas hepáticos, aumento del colesterol, ataque cardíaco, apoplejía, incapacidad para mantener erecciones, disminución del deseo sexual.

Los daños psicológicos

Los daños psicológicos también son importantes ya que los consumidores de esteroides anabólicos u otras sustancias adictivas se vuelven agresivos y paranoicos, y en la etapa de crecimiento puede perjudicar el desarrollo de forma irreversible.

En este sentido si algo sucede, es importante enfrentar los hechos, admitir ante ti mismo y los demás que tienes problemas con las drogas, es el primer paso para abandonar el consumo de forma adecuada, hablar con un amigo o familiar te brindara confianza para llegar con ayuda profesional  para el tratamiento de la adicción, saber ayudarte a ti mismo, es tan fundamental como saber ayudar a un amigo que ha reaccionado mal ante una droga.

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp 2213490308

Mtro Edward G. Fisher Naveda

Ced.6987755

Terapeuta de Clínica SER

 

¿Compartir con mi familia el proceso de rehabilitación?

Proceso de rehabilitación

Frases sobre la familia unida

Muchos padres que viven algún proceso de rehabilitación, se hacen la pregunta si será necesario que sus hijos conozcan más acerca del alcoholismo o adicción de ellos. Las razones por las cuales muchas veces no quieren compartir esa información de vida es porque argumentan que ya han padecido sus hijos demasiadas experiencias desagradables al convivir con su manera de consumir que no quieren hablar más del tema para “no traumarlos”.

Desafortunadamente esta manera de pensar es errónea ya que lo único que quieren seguir manteniendo es el secreto y es precisamente el “secreto” lo que hace que esta enfermedad siga dañando a la familia. No olvidemos que la enfermedad de la adicción se alimenta de secretos y mentiras, y lo que más necesitan los hijos es certeza, certeza de que lo que vivieron como hijos de alcohólicos ahora sus padres lo reconocen y se interesan en reparar el daño (no en compensar). Lo que los hijos necesitan es recuperar la confianza de que “ahora sí” sus padres no les van a fallar.

Compromiso y responsabilidad

De ahí la importancia de comenzar a familiarizarse con toda la terminología que encierra al proceso de rehabilitación, conocer lo que es un factor de recaída, el concepto de abstinencia, recaída, negación, manejo de emociones, disparadores, grupo de AA e inducción a 12 pasos, grupo de Al-Anón, padrinazgo, defectos de carácter, etc.

Para los padres también implica un acto de compromiso y responsabilidad, ya que así se podrá hablar de frente en relación a la enfermedad de la adicción y así como familia se puede hacer un frente común construyendo una red de apoyo y sobre todo comenzando a trabajar en reconocer esos actos que permitieron el desarrollo de varios mecanismos de defensa que ahora los hijos (“hijos de alcohólicos”) han desarrollado al igual que sus padres, los cuales son: La minimización, racionalización y negación, los cuales si no se trabajan adecuadamente generarán una gran neurosis (necesidad de ser perfectos, obsesivos y controladores) que los alejará de la felicidad y que incluso los puede llevar a repetir el patrón, esto es que o se vuelvan adictos/alcohólicos o se relacionen con personas con este tipo de enfermedad o en relaciones destructivas, ya que “lo que no pudieron arreglar en casa, quizá lo puedan reparar al vivir con otra persona”.

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.
Llámanos al (222) 231-7626 / (222) 231-7574
WhatsApp 2213490308

Psic. Guillermo Rojas Ayón

Especialista en adicciones

Ced. Prof. 7237938

Terapeuta de Clínica SER

La vida es arte

“’ ¡Cuando la situación es buena, disfrútala! ¡Cunado la situación es mala, transfórmala! ¡Cuando la situación no puede ser transformada, transfórmate!”

El arte

Cómo el arte ayuda a superar los efectos emocionales de la pandemia

El médico y psicoterapeuta austriaco Alfred Adler, formulo tres tareas fundamentales en la vida, el contacto social, el amor y el trabajo, a las que debemos agregar una cuarta, el arte. Somos seres que responden de manera activa y creativa a las distintas influencias que afectan nuestra vida. El arte debe entenderse como una posibilidad de expresión, conocimiento y transformación personal, además de fomentar un vínculo social, es una herramienta terapéutica muy efectiva, en el tratamiento de diversas patologías asociadas a la salud mental o en rehabilitación de adicciones

La terapia de arte o arte terapia, es una forma de psicoterapia, en el que a diferencia de una terapia convencional, se emplea como principal medio de comunicación la creación artística, en lugar del lenguaje verbal, lo más importante en la terapia de arte es el proceso de creación y no la obra final. Se busca que el participante tenga algo palpable después de la práctica de dicha actividad, una evidencia de la dinámica, un dibujo, una pintura, una escultura, una obra, una imagen, que nos permita que seamos más conscientes de lo que verdaderamente nos pasa, y al llegar a este nivel de conciencia podamos trabajar en hacer que la solución sea más rápida. Ya que en la terapia de arte hay muy pocas defensas, a diferencia de la terapia verbal en la que controlamos en medida lo que queremos decir.

El arte nos permite expresar cualquier cosa, que en muchas ocasiones no nos atrevemos, porque pensamos que está mal, aunque planeemos algo en específico en el ejercicio saldrá lo que tenga que salir, no hay errores, lo que plasmemos es perfecto, ya que es un reflejo de como y donde estamos, haciéndonos mas conscientes sobre lo que estamos viviendo, ideas, sentimientos, dolencias, juicios, que al plasmar en un papel exteriorizamos y eso nos hace sentir mejor, nos libera del malestar, al hacernos conscientes de él. Se busca hacer un cambio en las imágenes internas que cada uno tenemos, trayéndolas al exterior, permitiendo que nuestra conducta cambie, ya que nos ponemos en contacto con nosotros mismos. Creemos que nos conocemos pero en ocasiones no es así, porque no tenemos un diálogo real con nosotros mismos, no tenemos una conciencia de nosotros mismos.

La práctica del arte

La práctica del arte como terapia consiste en utilizar las artes plásticas para ahondar más en quienes somos, se trabajan nuestras emociones para comprenderlas y ver cómo funciona en nuestra realidad, cualquier persona puede realizar esta práctica ya que no se necesita de ningún conocimiento previo. Se ha comprobado a través de varios estudios que quien practica la creación artística, en cualquiera de sus manifestaciones, crea neuroplasticidad, que es la flexibilidad que tiene el cerebro para adaptarse a los cambios, mejora el coeficiente intelectual, y la capacidad de atención, asimismo, reducen la impulsividad, mejora el comportamiento, se reduce el estrés y la ansiedad, se mejoran las habilidades motoras, la coordinación física, y la memoria, mejora los síntomas del déficit de atención con hiperactividad, ayuda a personas que sufren depresión o problemas de adaptación social, se emplea eficazmente para tratar adicciones, ayuda a pacientes con enfermedades terminales, se genera relajación logrando que pensemos mejor, es una experiencia que beneficia y minimiza sentimientos de soledad o aislamiento que sufren algunas personas, refuerza el autoestima y con ello se adquieren nuevas herramientas para disfrutar de una mejor comunicación. De manera general, la terapia en adicciones permite dotar de sentido a una tarea altamente estimulante, que nos permite expresar ideas y sentimientos que de otra manera quedarían reservados, provocando en ocasiones sentimientos de frustración.

La incorporación del arte a nuestra vida es una tarea fundamental, ya que es una de las expresiones más especiales del ser humano, puesto que nos permite el encuentro con uno mismo, podemos entender al arte como una terapia de respuestas espirituales, en el que las obras hablan de nosotros, revelando el alma y mostrando el interior. La pintora mexicana Frida Kahlo encontró en el arte  atributos que le ayudaron a convertir el sufrimiento y dolor físico que padeció, en el contenido principal de su obra pictórica, Frida encontró en la pintura una vía de escape, un refugio y una medicina, así, cada tema, técnica y trazo hecho, eran el espejo de sus sentimientos, sus estados de ánimo, sus reacciones y sensaciones ante cada episodio de su vida. Frida pintaba la parte triste de la vida, que todos tenemos la colgaba y se iba a vivir. Nuestro siguiente compromiso es explicar y plasmar en que consiste nuestro dolor, liberarnos de ese malestar, sanar nuestras heridas, liberarnos de los miedos, dejarlos colgados en la pared y salir a vivir.

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.
Llámanos al (222) 231-7626 / (222) 231-7574
WhatsApp 2213490308

Lic. Alan Alonso Gutiérrez Pérez

Licenciado en Artes Plásticas.

Terapeuta de clínica SER

 Ced. Prof. 9835844

Mujer y salud mental

Salud mental 

Salud mental: los obstáculos que se encuentran las mujeres

Se redacta en un mes en el que la mirada del mundo se vuelca hacia el sector que constituye el 49.5% aproximado de la población, mujeres, y si bien el cuestionamiento inicial del escrito se había centrado en acercarse a responder las implicaciones de serlo, fue inevitable reconducirse hacia la salud.

Como se ha compartido anteriormente la salud no se reduce a una fragmentación de atención, acción y cuidado físico o mental, ya que si lo social no se atiende el completo bienestar se menoscaba, lo cual sin lugar a dudas queda manifiesto en revisiones referidas a la salud mental en la mujer.  Asimismo, existen factores de riesgo que desarrollan adicciones de sustancias   y alteraciones de salud mental.

Al hablar de trastornos mentales, se ha visto que el uso de la marihuana procede, en algunos casos, por ejemplo, en la depresión, ansiedad y trastornos alimenticios y que se puede localizar una prevalencia mayor en mujeres lo que indudablemente revela cómo se apuntaba en el párrafo previo, el que la socialización y su consecuente educación sobre el género ubique vulnerabilidades no solo biológicas.  La mejor intervención que podemos dar es la prevención y la rehabilitación.

Y si bien más allá de aguardar a una deconstrucción de roles que impacten a políticas y realidades, hay que tomar responsabilidad de una misma para consigo dejando de postergar el cuidado y el amor, compartiendo y hablando de lo que se siente, desea y preocupa; reflexionando y actuando con el establecimiento de límites para cimentar una salud que permita la construcción, como ya lo señalaba Rosa Luxemburgo, “por un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres”.

Para que hoy en día, en tiempos de pandemia y la nueva realidad, se conlleve a dejar de situar a la violencia sólo en su máxima expresión, los feminicidios, sino tener presente que las bromas, el chantaje, el celar, culpabilizar, humillar, prohibir, amenazar, forzar y otras acciones más, son las múltiples caras que aún hoy en día vivencian cerca de 31 millones de mujeres en México.

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.
Llámanos al (222) 231-7626 / (222) 231-7574
WhatsApp 2213490308

Marissa Martínez Valencia

Psicóloga Clínica

Cédula profesional 11093760

Terapeuta de Casa de salud