Programa Hazelden y los 12 pasos

Aspectos analizables (II)

Imágenes de Centro De Rehabilitacion | Vectores, fotos de stock y PSD gratuitos

Aspectos analizables de los 12 pasos;

1) Aceptar la diferencia entre realidad y fantasía. Al adicto le cuesta mucho trabajo poner los pies sobre la tierra, llegando en muchas ocasiones a confundir cuales cosas son reales y cuáles no.
2) Aceptar que su juicio no es el mejor de todos. El adicto caracterológicamente es impulsivo y una de sus grandes discapacidades es la intolerancia a la demora. Generalmente no piensa sobre las consecuencias de sus actos, y solo quiere una gratificación inmediata.
3) Aceptar que su identidad es confusa. Las personas adictas tienen un gusto especial por vivir emociones distintas para llenar un vacío que no saben explicar. Se encuentran en una eterna búsqueda de identidad.
4) Aceptar que sus mayores defensas son negar, echarle la culpa a otros, tener siempre una explicación racional a lo que inmaduramente realizan, entre otras. El adicto siempre buscará la manera de tratar de convencernos que no podrá con la adicción. Su raciocinio cederá siempre ante el impulso.
5) Aceptar que su forma de relacionarse es demasiado parcial. Los pacientes adictos tienen una vida sexual deteriorada. También se mantienen en conflicto con muchas de las personas importantes en su vida. Tienen muchos problemas en el trabajo. La adicción se convierte en su principal relación.
6) Aceptar que su proceso del pensamiento está deteriorado. Todo el adicto en rehabilitación sabe que ha abusado de una sustancia. Esto incide de manera importante en su capacidad para recordar, para retener información así como su capacidad de introspección.
7) Aceptar que su mejor manera de reaccionar ante el estrés es de una manera infantil. Las personas adictas con frecuencia no quieren enfrentar los problemas como lo hacen las personas maduras ya que su principal miedo es a crecer.
8) Aceptar que tiene una tendencia de tener poca consciencia de enfermedad. El adicto nunca entiende porque le suceden las cosas.
9) Aceptar que siempre lo sobrepasan los eventos de la vida cotidiana. El adicto es muy sensible a lo que sucede en su ambiente y le cuesta mucho trabajo resolver discrepancias emocionales.
10) Aceptar que siempre depende de los demás para resolver sus problemas. El grado de dependencia del adicto lo hace una persona que procura que los demás vivan a través de él no permitiéndoles manejar como mejor les convenga su vida.
11) Aceptar que la forma en que vive su ambivalencia es demasía intensa. El adicto tiene dificultad para entender que las emociones opuestas pueden existir a la misma vez. Y se confunde más aún, por tener una cantidad mayor de ellas.
12) Aceptar que su vida no se encuentra tan bien como debería de estar. El narcisismo de la adicción impide darse cuenta de que existen formas más adaptativas de enfrentar la vida. El adicto es el único que no se da cuenta del potencial que tiene.

Responsabilidades frente a la adicción

Se pueden ver a corto y a largo plazo. Algunos de los pacientes que recaen, reportan actitudes soberbias ante la forma de enfrentar el tratamiento posterior al internamiento. Esto les hace darse cuenta de los “hubieras”, siendo estas actitudes no modificables debido a que ya sucedieron. Sin embargo, hay que recordar en todo momento, que bien vale la pena toda la inversión que hagamos en nuestra salud mental dándole importancia a estados más adaptativos y de bienestar psicológico. El paciente devaluado siempre devaluará su tratamiento. No permitamos que esto suceda ya que nos hemos tomado mucho tiempo en enfrentar la situación y pide ayuda profesional en adicciones

Bibliografía
Bellak, Leopold (1994) “Evaluación de las funciones del yo: Manual y Protocolos” México Ed. Manual Moderno.

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al  (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp  2213490308

Por Mtro. Alfonso Chávez González
Cédula Profesional 5799762

Terapeuta de Clínica SER

 

Las necesidades psicológicas

Cuidado ante la enfermedad de adicción

Supone un esfuerzo continuado en ambos sentidos que puede llegar a afectar de forma notable la salud de la persona encargada de los cuidados y del enfermo. Muchas de ellas no lo reconocen. Sin embargo, se sienten desbordadas.

Existe un desgaste físico y psicológico que experimenta la persona que muestra una codependencia a una persona cercana con adicción que puede llegar a complicar el proceso de recuperación de ambos.

El cuidador o cuidadora tiene que compaginar el estrés cotidiano y su propia vida con las tareas de cuidados y acaba por desatenderse a sí mismo. Con frecuencia, aparecen alteraciones del estado de ánimo, sentimientos de culpa, cambios en las relaciones familiares y sociales, problemas laborales, etc.

Apoyo Psicológico

Así que la enfermedad no solo afecta a la persona que la padece, sino también a la persona encargada. Así, puede acentuar su malestar psicológico hasta el punto de caer en una depresión, desarrollar estrés crónico u otros trastornos y enfermedades de lo más variado.

Por lo tanto, el cuidador o cuidadora debería recibir apoyo profesional en adicciones si lo necesita, además del de su entorno familiar. Solo así podrá soportar esta gran carga emocional sin tirar la toalla.

Consejos para no generar una dinámica disfuncional:

  • Infórmate sobre la enfermedad de la persona y su evolución.
  • Es necesario que se tenga tiempo para ti.
  • Es preciso que sepas gestionar las emociones y sentimientos, que se reconozcan y expresen.
  • Practicar ejercicio físico, dormir las horas necesarias y llevar una alimentación sana.
  • Practica técnicas de relajación.
  • Saber pedir ayuda cuando se necesite.
  • Se necesita preparar para la situación de alguna posible recaída.

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al  (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp  2213490308

Mtra. Miriam Samour Nieva

Maestría en Psicología Clínica

Cédula Profesional: 11729330

Terapeuta de Clínica SER

 

Aspectos del programa Hazelden (I)

Programa Hazelden

Una de las grandes cualidades del programa Hazelden instituido entre otras cosas en los 12 pasos de AA, se basa en sus características de intervención cognitivo-conductual, la cual incide directamente en hacer conciencia en los pacientes sobre la cantidad de impulsos reprimidos que los empujan al consumo. La moralización tan lastimada en el adicto podrá manifestarse solo si se entienden las causas y los deseos por los cuales se ha preferido la sustancia sobre muchas de las cosas.
Pero, ¿Cómo se mantiene el paciente sin-toma (r)? ¿Cómo se mantiene sin drogar? Principalmente aceptando que la sustancia adictiva es un síntoma que sirve para enfrentar el estrés. El paciente también debe de entender, que si el estrés será para siempre corre un riesgo importante en utilizar el consumo de una droga como forma para enfrentarlo. De tal manera se vuelven imprescindibles la continuación del tratamiento médico, psicológico, y de grupo AA.
Sin embargo la mayoría de las veces esto no sucede así. El paciente olvida frecuentemente que el tratamiento de 35 días es solo el comienzo del proceso para llegar a la sobriedad. Esto sucede ya que se sabe científicamente, que los defectos de carácter requieren un tratamiento psicológico de mayor tiempo. El sexto paso de AA se convierte en un camino arduo pero no imposible.
Una de las recomendaciones que se suele hacer al paciente radica en hacerles tener consciencia sobre la importante disminución de estrés durante el tratamiento debido a que continuamente se les interpretan sus impulsos y se les contiene de forma importante en cuanto a las elaboraciones psíquicas que suceden durante el internamiento. En lo que respecta al área psicoterapéutica me tomaré a bien recomendarle al lector sobre aspectos analizables posterior al tratamiento.

Aspectos analizables

Una de las principales cosas que se mencionan a las familias y pacientes es acerca de la relación inseparable entre el estrés y la adicción. Es así que el síntoma de consumir una droga le sirve al paciente para enfrentar las vicisitudes de la vida. Durante mi trabajo, me he dado cuenta que una de las dificultades con que nos enfrentamos para poder hacer una buena integración de los beneficios terapéuticos del programa, radica en no tener claro que el estrés es generado por un sin número de razones, y que tal vez las causas por las que antes el paciente se alcoholizaba o drogaba ya no son las mismas.

La represión

El adicto se refugia en la droga para olvidar sus penas. Dichas penas son mantenidas en el inconsciente para no hacer más daño del que ya están haciendo, mediante un proceso llamado represión. Digamos que la represión es como la tapa que contiene la presión de una olla exprés. Dicha presión interna, son todas aquellas penas que acongojan al adicto. Si la presión aumenta debido a mucho calor originado por una flama y no se deja escapar parte de esa energía contenida, la olla exprés, podrá explotar. Para tal efecto existe una válvula de escape de dicha energía. Ese gas y calor que escapa por la válvula (retorno de lo reprimido) el adicto lo representa principalmente en la expresión del síntoma. En este caso el consumo de la droga. En pocas palabras: una forma de escape a sus problemas, perpetuando así una formación de compromiso.

Bibliografía
Bellak, Leopold (1994) “Evaluación de las funciones del yo: Manual y Protocolos” México Ed. Manual Moderno.

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al  (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp  2213490308

Mtro. Alfonso Chávez González
Cédula Profesional: 5799762
Terapeuta Clínica SER

En los momentos difíciles… creces

Creces

A lo largo de la vida nos encontramos envueltos en situaciones que nos cuesta comprender. Atravesamos momentos que nos exigen dar, ceder, desprender, arrancar; momentos que nos hacen llorar, gritar, reñir y que nos sumergen en la desesperanza.

Según el DRAE (2017) la crisis es un “cambio profundo y de consecuencias importantes en un proceso o una situación”.  Todos pasamos por diferentes crisis y muchas veces no nos percatamos de ellas o las tomamos como algo difícil pero inevitable. Pero hay ocasiones en las que sentimos que las crisis nos sobrepasan, en las que sentimos que no estamos preparados para sobrevivir a ellas porque fueron inesperadas. Un ejemplo claro de ello es cuando llegan a clínicas profesionales devastados, sin ilusiones y no encontrando salida a la situación que los rodea..  Ante una crisis emocional originada por consumo de sustancias adictivas u otro problema se presenta un desequilibrio, en donde el factor desencadenante es mayor a los recursos personales que poseemos para afrontar la situación. Conangla (2002) Cuando atravesamos una crisis y estamos faltos de recursos nos encontramos ante un desierto, sin agua, sin sombra, sin descanso.

Cactus y Raíces

Pero imaginemos que en este desierto tomamos el papel de un cactus, ¿cómo resisten el fuerte sol? ¿Cómo resisten la soledad? Bravo (1978) señala lo sorprendente de estas plantas, ya que nos sorprenden porque gracias a su fisiología han logrado la adaptación a la sequía. Sus raíces son la base de su supervivencia, éstas se extienden a lo largo del suelo árido para absorber la poca agua que se infiltra por las grietas en el suelo. Dentro de todo este proceso de internamiento, es preciso preguntarse ¿ cuáles son mis raíces que me han mantenido hasta este momento?, y darse cuenta que nuestras raíces son todas aquellas personas y hechos que nos enseñaron valores, tal vez padres, hermanos o amigos que nos tendieron la mano en algún momento, y también los malos momentos que nos dejaron aprendizajes conforman esa raíz que nos da firmeza.  Aun cuando en el desierto nuestra escala de valores se puede remover, se erige la importancia del amor en nuestras relaciones interpersonales (Conangla, 2002). Las cuales son nuestras raíces. Un cactus que se encuentra en el desierto podría parecer que está lleno de amargura y soledad, y que eso le ha llevado a tener espinas por todos lados.  Habiendo referencia al cactus- podemos desarrollar defensas que nos hacen sobrevivir al desierto de la crisis, que sí a veces pueden lastimar a otras personas, pero otras veces solo anuncian que deseamos ser tratados con cuidado y consciencia.

 “Solo el contacto y una comunicación de calidad con otro ser humano nos permitirá ver la otra cara del desierto: silencio, la belleza, la serenidad y la posibilidad de hallar un oasis en medio de tanta aridez.”  Es conveniente mirar a nuestro alrededor y observar nuestros recursos, pero también mirar internamente y reconocer lo que nos ha permitido sobrellevar situaciones, reconocer nuestra fortaleza y nuestra debilidad, nuestra compasión y perdón, pero también nuestra racionalidad con la que afrontamos problemas y las decisiones que tomamos. para un camino a la sobriedad y a la rehabilitación .  En el desierto por lo regular no hay un solo cactus aislado, hay más alrededor que probablemente estén lidiando con el desierto, pero que están ahí para acompañarse mutuamente.

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al  (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp  2213490308

Psic. Blanca Cecilia Adán Peralta

Mtra, Psicoterapia

especialista  en conductas adictivas y

Manipulación Psicológica

Cédula profesional: 10769035

12 Pasos

Clave para comenzar a trabajar el programa de Alcohólicos Anónimos

En el trabajo de los 12 pasos de A.A. uno de los principales requisitos que se necesitan es reconocer la existencia de un poder superior (“Llegamos a creer que un Poder Superior a nosotros mismos podría devolvernos el sano juicio.” Paso No. 2 de Alcohólicos Anónimos). Y una de las recomendaciones del Dr. Bob (Co-fundador de A.A.) es la siguiente: “Si crees que eres un ateo, un agnóstico, un escéptico, o tienes cualquiera otra forma de orgullo intelectual que te impida aceptar lo que hay en este libro, lo siento por ti” (Alcohólicos Anónimos, p. 160).

¿Por qué para encontrar la recuperación es necesario hablar de ese “Poder Superior o Dios”?

Como lo menciona la referencia del Dr. Bob, mientras se tenga la capacidad de poner la intelectualización por encima de las emociones, será difícil vencer esta conducta destructiva de consumo (aunque no se sea adicto todavía), ya que la poca o nula creencia de un poder superior hace que la persona mantenga un pensamiento de omnipotencia y poder, en donde creerá que por sí mismo o a base de fuerza de voluntad podrá salir adelante. Lo que sucede aquí es que ese orgullo intelectual  le hace creer a la persona que tiene todas las habilidades y capacidades necesarias para “controlar” su conducta y su consumo y lo aleja ante la posibilidad de pedir ayuda con profesionales

La gente no pide ayuda porque creé o piensa que al hacerlo lo hace más vulnerable, cuando en realidad no tiene conciencia que es un acto de valentía el aceptar que no se le puede dar solución a todo.

Esta experiencia espiritual no puede ser descubierta hasta que no se viva en carne propia. Para ello se requiere de 5 pilares fundamentales que son: La oración, humildad, honestidad, una mente abierta y otra forma de vida. De tal manera que al vivir bajo otros preceptos estaremos acercándonos a nuestra verdadera esencia, lo cual es sinónimo de vivir la espiritualidad y por lo tanto tener un acercamiento con esa energía universal o poder superior.

Solo hay que recordar que estos cambios toman tiempo y que inclusive a muchas personas por más que se esmeren no tendrán éxito a la primera, por lo cual se requiere de paciencia pero sobre todo práctica y la fe de que se alcanzará eso que tanto se busca para el camino a la sobriedad, la única condición es “querer creer” y como por arte de magia esa fe irá apareciendo.

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al  (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp  2213490308

Psic. Guillermo Rojas Ayón

Especialista en Adicciones

Cédula Profesional. 7237938

Terapeuta en Clínica SER

Inteligencia emocional

 

LA INTELIGENCIA EMOCIONAL DE LA MUJER | Identidad Organizacional

Inteligencia emocional

Comúnmente solemos relacionar el término de inteligencia emocional con lo que determinamos el “control” y/o “manejo” de las emociones propias de cada ser humano; sin embargo, esto no es del todo algo exacto o verídico, debido a que no tendemos a investigar el término adecuado de las cosas.

Inteligencia emocional, denominada como la capacidad de resolver o dar solución a problemas, situaciones, circunstancias, etc. relacionados con las emociones.

Partiendo de este punto podemos determinar que las emociones o la regulación emocional están íntimamente relacionadas con nuestro comportamiento habitual por lo tanto gran parte de nuestras decisiones y la felicidad son influenciadas en mayor o menor grado por las emociones.

Para entender de mejor manera lo anterior podemos hablar del siguiente esquema el cual posee 2 características especificas:

  1. Es universal (aplica a todos los seres humanos)
  2. Es un ciclo repetitivo
1.     Estimulo 2.     Emoción 3.     Reacción 4.     Acción 5.     Consecuencia
Son aquellas cuestiones que provocan las emociones en los seres humanos.

Estos pueden ser:

Situaciones

Problemas

Circunstancias

Lugares

Personas

Clasificadas como:

Favorables

Desfavorables

Dependiendo en como afectan a la persona en el momento que se da el estímulo.

Definidas como respuestas inmediatas que tenemos los seres humanos y se manifiestan de diferente manera dependiendo el estimulo y emoción Son aquellas cuestiones físicas que el ser humano manifiesta de forma consciente después de haber tomado una decisión sobre la misma. Conocidas como infinitas posibilidades de resultados.

El ser humano es incapaz de determinarlas todas y en especifico.

Factor externo Factor interno Factor interno Factor interno Factor externo

Inteligencia emocional y la mejora académica de tus estudiantes

 

Factores

Siendo esta la primera parte para conocer y emplear de mejor la inteligencia emocional, podemos determinar que 2 de estos son externos, ya que no se producen dentro del ser humano, sino que son provocados de forma externa dependiendo del entorno en el que se desenvuelve el humano.

Al mismo tiempo vemos que los otros 3 son factores internos, precisamente porque forman parte del proceso que pasa el ser humano de forma intima y personal dentro de si, dependiendo precisamente de los mismos factores externos.

La función de la inteligencia emocional es intervenir como influencia en los factores internos del proceso para lograr un resultado interno mas favorable independientemente de los factores externos del proceso, y de esa forma lograr una estabilidad emocional junto con psicólogos y especialistas

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al  (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp  2213490308

PSICÓLOGA IX-NAITZÉ QUINTERO VELÁZQUEZ

Cédula Profesional: 12132129

Especialista en Psicología Clínica

Comunicación en 4 pasos

¿Qué es la comunicación?

Problemas en el habla y la comunicación | divulgación dinámica

Las definiciones son de por más variables en función del área de conocimiento desde la cual se aborde, no obstante hay elementos comunes que acompañan desde la formación escolar de los primeros años como emisor, mensaje y receptor; y que con el transcurrir del tiempo estos tres conceptos van haciéndose más cercanos para establecer y mantener relaciones en las que se crea un intercambio-retroalimentación de experiencias, sentimientos, ideas y todo lo que pueda estar implícito en el plano interpersonal.

De esta manera en estos tiempos de pandemia y efectos en una sociedad formada por microsistemas que atraviesan una serie de cambios inesperados respecto a la convivencia, la comunicación tiene un rol fundamental para establecer un proceso que fomente una interacción saludable tanto mental como de adicciones.  Por esta razón a continuación se describe brevemente el modelo de la Dra. Pilar Arranz para precisamente una comunicación eficaz, que si bien nace para la Psicología de la Salud se puede contextualizar en diferentes facetas y es descrito en los siguientes 4 pasos:

  1. Parar y conectar: Detenerse y atender a las emociones propias que surgen en el proceso comunicativo, ¿qué siento?, ¿dónde lo siento? Es tomarse un momento para cuestionarse ¿qué me indica mi cuerpo que haga? Destacando que son interrogantes sobre uno mismo.
  2. Validar: Reconocer la emoción del otro y acogerla sin juicio: “imagino que la situación por la que estás pasando es difícil en este momento y si bien no te puedo entender intentaré acompañarte …”.
  3. Preguntar: No dar por sentado, suponer -“tú siempre…”, “tú nunca …”-, sino ser un espejo de la emoción del otro a través de preguntas abiertas ¿por qué están tan molesto? ¿qué es lo que más te enoja de esta situación?
  4. Persuadir: Unirse para generar alternativas hacia una decisión conjunta en la que los involucrados se encuentren mejor, ¿qué te parece si…? ¿a ti qué se te ocurre que podemos hacer? Es una negociación hacia la satisfacción de las partes.

En estos momentos hay muchas cosas fuera de nuestro control, no obstante es una oportunidad de dirigir la mirada hacia uno y desde ahí reconstruir nuevos patrones comunicativos en clínicas profesionales 

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al  (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp  2213490308

Marissa Martínez Valencia

Cédula Profesional: 11093760

Terapeuta Clínica

El rol de las emociones

Expresar emociones 

Muchas veces hemos visto películas en donde aparecen Robots interactuando con humanos, y lo que marca una diferencia entre una máquina y un ser humano es la capacidad de poder expresar e incluso identificar las emociones. Pero las emociones ¿solo se expresan?, en realidad de manera natural las emociones se producen (sienten) cada vez que interactuamos con nuestro entorno o cada vez que nuestros pensamientos nos llevan a recuerdos en donde nos relacionamos con los demás o nos hemos sentido solos.

¿Y por qué a veces alguien puede decir que no siente nada? En nuestra cultura parece que existe una tendencia a tratar de “eliminar” muchas emociones (algo que de manera natural si sentimos). En realidad no es que no podamos sentir, sucede que no tenemos la capacidad o habilidad de poder identificar dichas emociones, al grado que mucha gente puede decir que no siente enojo, rencor, ira o vergüenza ante determinadas situaciones.

Refugio en sustancias

Principalmente las personas que han vivido experiencias traumáticas en la infancia (como vivir con una persona alcohólica o en un entorno de violencia) pueden aprender a “bloquear” dichas emociones, y por lo tanto creen que no tienen la capacidad de sentirlas. Muchas de las personas que buscan un refugio en las drogas o el alcohol, lo hacen para escapar de emociones específicas, el problema es que en realidad de lo que están escapando es de la sensación desagradable que produce dicha o dichas emociones, o porque intentan encontrar emociones que creen que de manera natural no pueden producir. Por ese motivo algunas personas buscan estar intoxicadas para poder expresar su cariño, amor o su tristeza, dolor o ira.

Las emociones siempre han estado ahí, lo que sucede es que no se tiene la capacidad de identificarlas y por lo tanto creen que no se pueden sentir.

¿Qué necesito entonces? A través del autoconocimiento puedo re-aprender a reconocer e identificar las emociones que cotidianamente surgen a lo largo de mi vivir diario. Algunas técnicas como la meditación, el yoga, la reflexión, la atención plena (Mindfulness) y el proceso psicoterapéutico son las soluciones para poder ayudar a estar en contacto con nuestras emociones y de esta manera poder expresarlas adecuadamente.

Es imposible no sentir, lo que sucede es que no tenemos la capacidad de sentir. Por eso una persona que toma una rehabilitación de adicciones, verdaderamente es una persona que ha adquirido la habilidad de volver a sentir, tanto las emociones agradables como las desagradables y al conocerlas deja de ser víctima de ellas y comienza (como en las películas de robots) a ser cada vez más humano.

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al  (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp  2213490308

Guillermo Rojas Ayón

Especialista en Adicciones

Cédula Profesional: 7237938

Terapeuta en Clínica SER

Causas de recaída

Las recaídas

Ocurren cuando dejamos de hacer lo que ha estado funcionando y, a menudo, cambiamos de percepción y comportamiento hacia atrás. Cuando los consumidores de sustancias van a un centro de rehabilitación o participan en el programa de 12 pasos, ninguno de los recursos le enseña cómo dejar de consumir drogas o alcohol; le ayudan a comprender por qué consumió drogas y alcohol. La recuperación de la adicción proviene de abordar y procesar el trauma, experiencias, sentimientos y comportamientos incómodos del pasado, un cambio en el pensamiento, percepción distorsionada y habilidades de afrontamiento desadaptativas para esto esta el proceso terapeutico. La gente usa drogas y alcohol para llenar un vacío y cubrir diversas formas de dolor.

El egoísmo y el resentimiento

Son dos enormes precursores de las recaídas relacionadas con el consumo de alcohol y drogas. Cuando una persona se está recuperando de una adicción y comienza a volverse resentida y egoísta, está en una pendiente resbaladiza. Los viejos comportamientos, pensamientos y percepciones a menudo siguen cuando el egoísmo y los resentimientos se acumulan y se establecen cuando estos resentimientos y limites que  incluyen a los miembros de la familia, puede hacer que uno beba o use drogas como arma durante las vacaciones. Se ha dicho muchas veces que las personas que están resentidas y usan drogas o alcohol toman veneno mientras esperan que el otro muera. Los adictos y los alcohólicos no consumen drogas ni alcohol con las personas a las que resienten; beben y usan drogas contra ellos. Procesar estos resentimientos, abordar el comportamiento de víctima egoísta y traer una mentalidad diferente a la temporada navideña cuando está rodeado de personas con las que alguna vez estuvo enojado puede reducir en gran medida sus posibilidades de un desliz o una recaída.

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al  (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp  2213490308

Mtro. Edward Fisher

Cédula profesional: 6987755

Terapeuta en Clínica SER

Estigma en la salud

Estigma en la salud mental

Hoy en día, nuestra actualidad se caracteriza por la incertidumbre que permea cada uno de los ámbitos de desarrollo de los seres humanos, así que ante este panorama se manifiestan diferentes aspectos de la vida que se habían dejado de lado como la pobreza, la violencia, la discriminación, la industrialización, y sin lugar a dudas la salud mental, dado el uso de sustancias. 

Definiciones se pueden encontrar varias, y en esta ocasión se retomará una de las más socorridas y que es enunciada por la OMS, entendiéndola como un completo estado de bienestar físico, mental y social; y no solamente la ausencia de afección o enfermedad. Es entonces como esta salud dista de ubicarse en una dicotomía de salud-enfermedad – adicciones, sino más bien como un continuo que ha sido tan descuidado desde hace muchos, muchos años y se necesita atención profesional

El estigma y sus tres elementos

Si bien la falta de promoción, prevención y atención de la salud mental es de por más debida a cuestiones multifactoriales, una de ellas es una perpetuación de nosotros como una sociedad basada en estereotipos carentes de análisis, es decir, el estigma que acompaña a los procesos implicados en la salud. El estigma se conforma por tres elementos: estereotipos, prejuicios y discriminación; en él se ubican al grupo tanto estigmatizado como estigmatizante; y se divide en público y autoestigma. En el último la persona puede terminar aprobando los estereotipos, que la conducirían a autoprejuicios con reacciones emocionales negativas (autoestima y autoeficacia bajas), conllevando finalmente a comportamientos de autodiscriminación y configurando, por tanto, el autoestigma.

Así que, si el estigma en su parte pública conllevaría estrategias en ese nivel para su abordaje y erradicación, podemos empezar de primer momento a enfocarse en el autoestigma, es decir, cada uno rompiendo esas etiquetas que no nos hemos detenido a examinar, comencemos a hablar y a escuchar, a hablarnos y escucharnos.

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Llámanos al  (222) 231-7626 / (222) 231-7574

WhatsApp  2213490308

Psic. Marissa Martínez Valencia

Cédula profesional 11093760