Síndrome amotivacional y consumo de marihuana.

¿Qué es el síndrome amotivacional?

Se caracteriza por la generación de dificultades en el área cognitiva, social e interpersonal. Se tiende a referirlo como propio de la intoxicación crónica por cannabis, varios estudios señalan que por ser el tetrahidrocannabinol (THC) una sustancia principalmente depresora del sistema nervioso central, es esperable que el consumo crónico pueda dar lugar a un estado apático.

Falta de interés

Estas personas llegan a sentirse sin ganas de hacer nada, con un sentimiento constante de anhedonia (falta de motivación o entusiasmo). Existe una falta de interés general ante actividades que no son obligatorias para el consumidor, este estado puede llegar a mantenerse luego de haber interrumpido el consumo de la sustancia 

Síntomas o signos que pueden ser detectados:

  • No puede culminar tareas.
  • La voluntad para ejecutar acciones es reducida.
  • Incapacidad para poder realizar una evaluación de la consecuencia de los futuros actos.
  • La concentración y la atención resulta difícil.
  • Las tareas a realizar son demoradas.
  • La memoria es alterada.
  • Al momento de hacer actividades duraderas, o que simplemente, requieran mayor concentración, ya no es motivo de interés.
  • Disminución de la motivación al trabajo o escuela.
  • Una fácil frustración ante cualquier acción.
  • Enlentecimiento de cada movimiento y desplazamiento.

Algunos de los efectos del consumo de cannabis son agudos y crónicos y existe una falta de introspección (no hay conciencia del estado en que se está). La adicción a las sustancias se pueden superar a través de la ayuda profesional del trabajo psicoterapéutico  para rehabilitar los déficits que persistan siendo posible usar psicofármacos si fuera necesario y un buen proceso de recuperación. 

Mtra. Miriam Samour Nieva

Terapeuta de Clínica SER

Maestría en Psicología Clínica

Ced. Prof. 11729330

 

 

Luz de Gas II (Gaslighting)

¿Gaslighting? Parte II

 

Esta temática  se ha llevado a la pantalla grande  con la película Gaslight, estrenada en 1944, donde una mujer enfrenta a su marido por coquetear con otra mujer en su casa de Londres, la respuesta de Gregory no es negar la acusación ni confirmar la sospecha, si no reformular con una pregunta: “¿Estás imaginando cosas de nuevo?”. Al final termina por convencer a la mujer de que ha perdido la noción de la realidad.

En muchas ocasiones el paciente farmacodependiente normaliza tanto su situación de consumo de sustancias, que hace creer a la familia que no está mal, que es mejor consumir en casa que afuera, que lo más conveniente es que  le den dinero para obtener su sustancia, de lo contrario robara, que es la obligación de los padres o de la pareja ver por él, es importante la atención integral de las adicciones

Realidad inexistente

La familia se va enfermando con todas estas situaciones, y termina creando una realidad inexistente, hay madres de familia que inyectan a sus hijos droga creyendo que es lo mejor, que piensan que por que hicieron o no hicieron cosas en un pasado el paciente se encuentra con las problemáticas actuales y por esa culpabilidad son responsables de lo que pasa y pudiéramos mencionar infinidad de situaciones, pero en cada una de ellas la familia pierde el “sano juicio” es decir, no actúa correctamente y hace cosas que para ellos están “bien”  pero que en realidad lo único que pasa con esas soluciones, es que se perpetua el problema.

Prevenir el gaslighting y sus consecuencias;

Confía en ti y en tu memoria: nadie puede conocer tu realidad y tus sentimientos mejor que tú.

Evita perseguir la aprobación de los demás: respeta las opiniones pero ten la tuya propia, lo luches por hacer cambiar de opinión al resto de personas.

Rodéate de gente que te haga sentir bien, amigos o familia que te ayudarán a ver la vida de otra forma y mejorarás tu estado de ánimo, dejando atrás los efectos negativos de la luz de gas.

No dejes que superen tus límites: no permitas que te griten o que te hagan sentir mal.

No dejes que nadie decida por ti: evita tener que delegar en otra persona para las decisiones que solo te atañen a ti, puedes pedir consejo, pero siempre debe prevalecer tu criterio.

Trabaja tu autoestima: es la base de todo, si no la tenemos perdemos la confianza en nuestro criterio, por lo que seremos la presa perfecta para el gaslighting.

Evita la dependencia emocional: no delegues algo tan importante como tu felicidad en otra persona, pues entonces será ella la que tenga el mayor control sobre ti. Válete por ti mismo.

La persona que padece el gaslighting y además vive con alguna enfermedad mental necesita hacer tierra, por ello es muy importante que el paciente que consume y la familia busquen ayuda de profesionales con tratamientos completos.

Psic. Jehú Rosales Gómez.

Terapeuta de Clínica SER

Cédula profesional: 6041334

Referencia: https://www.latercera.com/paula/que-es-el-gaslighting-el-abuso-que-radica-en-hacerte-sentir-loca/

https://www.webconsultas.com/mente-y-emociones/familia-y-pareja/consecuencias-del-gaslighting-como-prevenir-sus-efectos

Luz de gas (Gaslighting)

¿Gaslighting? Parte I

Recuerdo el caso de varios pacientes que me han comentado, “Psicólogo siento que me estoy volviendo loca”, yo veo cosas pero mi pareja se  niega a creerme,  siempre dice que estoy loca, que ya me la terminé creyendo y vengo a sesión solo por un motivo particular, saber si estoy loca o no.

Lo que padecían era el término titulado Gaslighting (luz de gas) Paige L. Sweet, en 2019, lo define como un tipo de abuso psicológico que tiene por objeto hacer creer a la víctima que ha perdido el juicio creando un ambiente interpersonal surreal.

Este término se originó de una obra de teatro en la cual un marido trata de conducir a su esposa a la locura bajando las luces encendidas por gas en su casa, y luego negando que la luz cambia cuando su esposa lo señala. Así la víctima cuestiona sus propios sentimientos, instintos, y la cordura. Esta táctica le da a la pareja abusiva una gran cantidad de poder y control.

Una vez que una pareja abusiva hace creer que el que está bien es él y no  la víctima, obtiene beneficios,  uno de ellos es que hace que la pareja muy probablemente se quede en esa relación abusiva.

independencia emocional.

Y esa falta de confianza en la percepción propia hace que el pedir ayuda y salir del abuso o la relación tóxica sea todavía más difícil. Dificulta que la víctima  aumente su independencia emocional. Lo que ocurre es que se adaptan cada vez más a los malos tratos a través de una indefensión aprendida porque su autoestima decae día a día.

Expresiones como “por todo armas un problema”; “estás loca”; “estás exagerando”; “te imaginas cosas”; “eres tan dramática”; “no te acuerdas bien”; “solo fue una broma”; “siempre mal interpretas las cosas”; “es tu culpa” o “de qué me estás hablando”, son algunas frases violentas, pero muy normalizadas, que los abusadores utilizan dentro o fuera de un contexto de pareja.

En la clínica de rehabilitación se cuenta con un modelo profesional de atención, que conjunta a un equipo de especialistas y terapeutas ampliamente calificados  que te pueden ayudar con  esta problemática de Codependencia Emocional.

Psic. Jehú Rosales Gómez.

Terapeuta de Clínica SER

Cédula profesional: 6041334.

Referencia: https://www.latercera.com/paula/que-es-el-gaslighting-el-abuso-que-radica-en-hacerte-sentir-loca/