“Trastornos de propios de niños y adolescentes”

Una de las preguntas constantes que los padres tienen acerca del comportamiento de sus hijos cuando se identifican como “fuera de lo normal” es el ¿Qué pasa con ellos? Y ¿Por qué se comportan así? Y no llegan a dimensionar la posible gravedad del problema.

Cabe recordar que durante el proceso de adicción se puede presentar una patología dual, primaria o secundaria a la adicción, sin embargo también hay que recordar  puede presentar aun sin consumo de sustancias, inclusive en niños o adolescentes que han presentado un buen comportamiento, volviéndose en ocasiones difíciles, desobedientes, resentidos, con problemas con la autoridad o desafiantes.

Este tipo de comportamientos para los padres son difíciles de controlar y aunque lo intenten fracasan en su intento, por lo que es necesario acudir a profesionales de la salud para recibir la ayuda requerida.

Iniciaré con los más frecuentes basándome en el Manual de Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales.

                                                                          Trastorno negativista desafiante

Este trastorno se caracteriza por tener comportamientos continuos de desafío, de desobedecer, de hostilidad, todo lo niega o ve negativo, presenta problemas de autoridad o contra figuras de autoridad.

Por otra parte puede presentar cólera o ira, discusiones frecuentes o constantes con personas mayores o adultos, principalmente, le gusta molestar a los demás, no reconoce sus errores y se los adjudica a terceros. Frecuentemente piensa que los demás lo molestan. Son rencorosos y vengativos. Son muy tercos, se cierran, no aceptan órdenes ni compromisos no responsabilidades. Rompen frecuentemente las reglas y los límites, incluso lo prueban hacer apropósito.

Es importante observar que los signos y síntomas antes mencionados provocan disfuncionalidad en la vida del adolescente, como puede ser escolar, social, familiar.

Este trastorno puede provocar que el adolescente ingrese fácilmente al consumo de sustancias o, por el contrario, las adicciones lo lleven a desarrollarlo en forma dual.

Este trastorno se presenta principalmente dentro del ambiente familiar, aunque se extiende a otros ambientes y por lo general el niño o adolescente no logra dimensionar que sus actitudes y comportamientos ya son un problema y, por el contrario, se queja constantemente de que lo presionan o exigen demasiado e incluso culpa a terceros de lo que a él le pasa.

Sin Usted observa este tipo de comportamientos, que den la posibilidad de que exista el trastorno negativista desafiante,  es importante que busque inmediatamente ayuda profesional experimentada que le ayuden con este tipo de conductas.

_____________________________________________________________________________________________________________________

Mtro. Psic. Adrián Alberto Pérez Méndez

 

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *