Entradas

PREGUNTAS FRECUENTES DE LOS FAMILIARES

¿DEBO INTERNAR EN UN #CENTRO DE REHABILITACION O CLINICA DE REHABILITACION A MI FAMILIAR QUE CONSUME #DROGAS, #SUSTANCIAS, o con #ADICCION #DROGADICCION SIC FAMILIAR? ¿QUE SE ESPERA LOGRAR CON EL TRATAMIENTO?       

Considero que el problema de consumo de sustancias en una persona impacta a nivel familiar en todos los sentidos dentro de los integrantes de dicha familia y es comprensible tengan dudas acerca de no saber qué hacer con este problema, dudan sobre cómo manejar el problema de la adicción, les han contado sobre experiencias poco favorables dentro de lugares tal vez no especializados en el manejo de adicciones.    Respondiendo a dicha duda sobre si debe internarlo para el manejo de su adicción la respuesta es SI, la cual debe de ser considerada siempre concensuado, el familiar al ser la persona para ingresar debe ser considerado para dicha decisión.

Se considera el papel fundamental del internamiento de un paciente con adicciones, en una clínica especializada en manejo y rehabilitación en adicciones, tiene el importante papel de ofrecerle a su familiar un área segura con manejo profesional con un modelo de atención integral individualizado de tipo médico-psiquiátrico-psicológica, donde lleve a cabo una desintoxicación física inicial, y de sostén, así como su seguimiento y acompañamiento supervisado de esa fase. Dicha atención nos dará la seguridad de que el paciente se estabilice en forma física y mental para poder llevar a cabo manejo de rehabilitación a corto y largo plazo.                                                                 El familiar debe tener la tranquilidad de saber a su paciente en un área donde no tendrá ningún tipo de acceso a consumir las sustancias que le han generado su problemática con la adicción. CLINICA SER ofrece atención como #clinica especializada en manejo de adicciones, con apego a programas y normas establecidas para atención a las adicciones.                                                                                                                Justifica internar a un paciente en una clinica en materia de adicciones, porque debido que presentan una situación de dependencia a alguna sustancia, desconocemos el estado de salud general y-o grado de daño secundario al consumo, necesitan valoración médica y un manejo individualizado, que puede llevarse a cabo a través de una sucesión de intervenciones específicas hasta el logro de niveles deseables de bienestar y salud mental. Los modelos de atención se basan en comprender la conducta del individuo por su relación con condiciones de vida que su vez es tan compleja una adicción que tiene que ver con aspectos individuales, familiares, sociales y culturales. Que se espera lograr con el tratamiento:                                                       Dependerá mucho del apego de paciente a su tratamiento médico-psicológico al egreso de la clínica de rehabilitación esperamos obtener en forma diferente en cada paciente.

1.-Mantener la abstinencia o reducción de las cantidades de consumo

2.-Prevenir de las recaídas

3.- Mejora del estado o funcionamiento físico y psicosocial del paciente.

4.- Control de gastos y problemas económicos generados por el consumo.

5.-Tendremos a una persona productiva, autónoma e independiente.

 6.- Disminución del sufrimiento familiar e individual.

Se sugiere siempre en problemas de consumo de sustancias buscar ayuda profesional, no esperar a que sea un problema incontrolable o daños secundarios al consumo, él hecho de recibir información no obliga a un paciente a hacer algo que no desea, pero puede abrir el panorama hacia las soluciones y acciones a seguir para su atención tanto de la familia como del inviduo afectado por tener el problema relacionado con el consumo de drogas. En CLINICA SER te ofrecemos la ayuda que necesitas para el manejo que necesitas para tu paciente será un placer poderte servir contactate con nosotros.

_____________________________________________________________________________________________________________________

Dra. Nadia Ibarias Cortes

Especialista en el manejo de las adicciones

Jefa hospitalización CLINICA SER.

CONFIANZA COMO INSTRUMENTO EN LA RECUPERACIÓN

En las adicciones, sabemos que no solo nos referimos al consumo de ciertas drogas, sino que también a todas las sustancias de cualquier tipo, procesadas o naturales, la lista se ha incrementado, sumándose la comida, las compras, e inclusive las bebidas que contienen cafeína.

Por otro lado las adicciones a ciertas actividades, como el trabajo, las apuestas, el juego, la limpieza, la televisión, las redes sociales, acumulociones etc. Y por si no fuera poco podemos encontrar las adicciones de tipo emocional como la celotipia, pensamientos obsesivos, el sentir culpa, perfeccionismo, aprensión o mitomanía.

En este sentido es cuando nos damos cuenta que la mayoría de las personas, conoce, vive o convive con una persona con dificultades con el consumo o actividad relacionada a la adicción. Las adicciones tienen características compartidas, la primera que podemos mencionar es la atención distorsionada, ha perdido el equilibrio, aquel que le permitía desempeñarse en su día a día, teniendo energía, voluntad y convicción para desempeñarse. Las personas adictas se alejan cada vez más a todo lo que le daba estructura en su vida, hasta el punto de constituirlo como su centro de vida y destrucción.

Las adicciones tienen una estrecha relación con la parte emocional, por lo que en la mayoría de las ocasiones algo pasaba en la vida de esa persona que produjo el consumo, por lo que la adicción siempre llegara a remplazar algo que en ese momento no se tiene, “ una carencia” fundamentalmente emocional, un vacio, un momento de crisis, como puede ser la soledad, alguna perdida, rupturas, duelos, abandono o abuso, remplazándose así las experiencias afectivas, estos momentos no superados han cavado los cimientos más profundos de los seres humanos, de esta forma es el inicio de una vida caotica, reduciendo el desarrollo cotidiano de las personas, especialmente con la voluntad, esa capacidad de ordenar la propia conducta.

Como consecuencia de ello, empieza a existir un deterioro en las cogniciones, en la salud, en la familia, amigos y labores en general, pues la parte más importante de los seres humanos para crecer, madurar, está perdida, encontrándose en un mundo de compensación inmediata, infinita y cíclica donde la culpa y la satisfacción del impulso, no dejan de estar presentes.

Con toda esta circunstancia ocurre algo en el interior de las personas que se daña y es la confianza, lo más complicado de recuperar, sobre todo porque se requiere tiempo, un proceso que en ocasiones el adicto no está dispuesto a esperar, debido a la gratificación inmediata.

Considerando estos factores en la CLÍNICA SER, a través del tratamiento integral, el enfermo con adicción, se reconstruye desde una nueva perspectiva para salir adelante, sobretodo en la confianza de creer en sí mismo, aquella misma que se dejo en algún lugar para afrontar situaciones en la vida y crecer, la recuperación por el amor a sí mismo, son claves para una verdadera recuperación.

La confianza en sí mismo es contundente, para habitarse de una forma sana, la reafirmación como personas producen pertenencia en el mundo, valía como personas y tiene como consecuencia fortaleza interna ya que es en esta estructura donde se encuentra la raíz de la adicción.

Cuando en las personas existe confianza, permite enfrentarse con sus mismos demonios miedos y miserias, pero desde una perspectiva nueva, amorosa… restaurar la confianza en sí mismo, permite tomar nuevas decisiones nuevas. La única sanación eficaz es la que se construye desde adentro hacia afuera, es cuando se planta en la convicción personal de querer ser libre de cualquier dependencia, ya sea de substancias, actividades, sentimientos o personas.

_____________________________________________________________________________________________________________________

PSIC. BLANCA CECILIA ADÁN PERALTA MTRA.

EN PSICOTERAPIA Y DIAGNOSTA

CÉDULA PROFESIONAL 10769035

Sexo Drogas y Alcohol

Una trilogía sin fin, un relato que a pesar del silencio de la sociedad a estos tres temas por separado, da una relación infinita de relatos en rehabilitación. El alcohol es el lubricante social preferido por la sociedad, la mariguana va en realce y en muchos lugares concurridos por los jóvenes en la vida nocturna abunda un sinfín de opciones de sustancias de consumo ilícito.

Así que para que los jóvenes se disfracen de Sebastián Ruli y Belinda a pesar de lo increíble que parezca, ya entonados o puestos se presentan, se desinhiben y dan rienda suelta.

Regresemonos tantito, cuantos rituales hay en este proceso? Desde limitarse en la semana o inventar un cuento chino, comprar el outfit adecuado, juntar a la pandilla para salir, empezar en el precopeo en casa de Luis, para llegar bien a la party, posiblemente ya hubo unos cuantos retos superados para saludar a sus amigos reyes de la noche y dueños de nada.

Se conocen de vista, cantan una de reguetón se empiezan a dar sus besos y perrean hasta el piso, acaban yéndose juntos en un Uber a pasar la noche, tienen sexo sin protección para saber si por suerte no se contagian de una de tantas enfermedades venéreas. Qué curioso que ahora la preocupación hacia el embarazo sea secundario. En fin, al día siguiente despiertan junto a un adefesio y con los pelos de punta buscan una venta para huir sin saber dónde exactamente están y sin el celular de nuevo.

Ced 6987755

Mtro. Edward G. Fisher N.

 

LA NEGACIÓN EN LA ADICCIÓN

A medida que los adictos empiezan a acumular problemas (en el trabajo, hogar, socialmente), inevitablemente comienzan a negar dos cosas:

 

1.- Que la droga constituya un problema que no pueden controlar.

2.- Que los efectos negativos en sus vidas tengan alguna conexión con el uso de la droga.

 

Como la negación es un proceso mental ficticio, negar la propia adicción o sus consecuencias significa, literalmente, estar fuera de contacto con la realidad.

La negación asume muchas formas:

 

Negar terminantemente: «No, yo no tengo ningún problema»

Minimizar: «No es tan grave»

Evitar el tema por completo (ignorarlo, negarse a abordarlo o desviar la atención a otro tema)

Culpar a otros: “Por supuesto que lo hago… ¿quién no lo haría teniendo una esposa/jefe/hijos, como los míos”

Racionalizar: «Lo mío no es tan grave», «Yo no estoy tan enganchad@» además ¿qué tiene de malo?

 

En muchas ocasiones todos saben que la persona tiene un problema, pero el último en darse cuenta es quien consume, por lo tanto, lo más importantes para que se genere una concientización sobre la enfermedad es transmitir reflexiones concretas sobre la conducta y sobre el modo en que ésta le afecta a la familia, no tiene caso mencionar “puedes llegar a psiquiatría, al panteón o a la cárcel si continuas así” por qué si el paciente no ha vivido nada de esto los mecanismos de defensa le impedirán mirar esta realidad.

Sin embargo, si se menciona al paciente hechos concretos ya vividos y el daño real a la familia es más fácil que reflexione.

En clínica ser se hace consciente al paciente de esta situación y se trabaja para afrontar esta realidad.

_____________________________________________________________________________________________________________________

Psic. Jehú Rosales Gómez.

C.P. .6041334

Terapeuta de Clínica SER

Referencias: Instituto para el Estudio de las Adicciones.

http://www.lasdrogas.info/sustancias/sustancias-los-4-signos-cardinales-de-la-adiccion/

DIFERENCIA DE ABSTINENCIA Y SOBRIEDAD

A lo largo de mi experiencia he notado que mucho familiares y pacientes confunden ambos términos, hoy definiremos esa gran diferencia que existe, es importante saber que no es lo mismo abstinencia que sobriedad.

La abstinencia es cuando el usuario deja a un lado el consumo de alcohol o drogas,  por semanas, meses, incluso años, pero su actitud y comportamiento siguen siendo  exactamente igual que cuando estaba en consumo,  nace nuevamente la irritabilidad, la soberbia, el control, el mal carácter, el sentimiento de vacío  el egoísmo y  la impulsividad de ahí surge  el síndrome de la borrachera seca,  que si analizamos bien es parecida a una forma de neurosis, mientras que  la sobriedad significa vivir  si en abstinencia pero con un crecimiento continuo , es decir, día con día aprender algo nuevo, algo  positivo y seguir en el proceso de recuperación aplicando el sólo por hoy.
En palabras más sencillas, la sobriedad para mí, en un ejemplo sencillo la defino así:

 

Abstinencia + madurez + crecimiento emocional + conciencia + espiritualidad = Sobriedad

 

Prácticamente, la virtud de la sobriedad permite distinguir lo razonable, vivir en plenitud, en paz, en armonía con uno mismo y posterior a ello con los que lo rodean, practicar valores, ser consientes de lo que se siente día a día, permitirse ser ayudados, orientados, no olvidar las raíces de la rehabilitación, continuar en terapia y asistir a grupo AA.

 

 

Esp. Cristhel Amairani Segovia Rivera
Cédula Profesional : 11287339

“Trastorno disocial de la personalidad”

Para nuestro interés, el TDP puede ser una patología dual al trastorno por consumo de sustancias adictivas, por lo que resulta de nuestro interés estudiarlo.

El trastorno disocial de la personalidad se diagnostica en personas menores de dieciocho años y si se presenta en personas mayores se considera trastorno antisocial.

El trastorno se caracteriza por tener un comportamiento perseverante y constante de violación de los derechos de otros o a las normas sociales acordes a su edad, pudiendo presentarse como agresividad, amenazas, causar daño físico tanto a personas como a animales, daños en propiedad ajena incluso incendiar deliberadamente para provocar daño grave, robar, cristalear autos, bandalizar en instituciones o las calles, hacer fraudes y violaciones graves de las normas, reglas y límites.

El adolescente no muestra respeto por lo correcto o lo incorrecto, incluso en lo bueno y malo, ignorando tanto los sentimientos como los derechos de las demás personas, siendo duros, crueles, cínicos, deshonestos, indiferentes, faltos de empatía e impulsivos.

Frecuentemente manipulan, principalmente a las personas que les rodean o para obtener un beneficio de un tercero, sin importar lo que los otros piensen o quieran.

Suelen ser berrinchudos tanto en caso como en la escuela. Se muestran arrogantes y con aires de superioridad llegando a la soberbia o megalomanía.

Sus comportamientos suelen ser arriesgados y peligrosos sin preocupación alguna por su seguridad o la de otros, por lo que fácilmente pueden incurrir en el consumo de sustancias adictivas.

Por lo general no muestran remordimientos o culpa por lo que hacen, y al contrario, pueden ufanarse de lo hecho, burlarse o enorgullecerse, minimizando sus comportamientos y consecuencias que éstos conllevan.

No consideran o aprenden de las consecuencias negativas que han experimentado con su comportamiento, siendo irresponsables y desobligados.

Sus comportamientos en los diferentes contextos le provocan deterioro significativo en sus actividades, ya sean sociales, familiares o en el hogar, comunales, laborales o escolares, volviéndose disfuncionales.

Pueden presentar fugas nocturnas o durante el día de casa, escapar sin permiso por una noche o varias y a pesar de la falta de permiso o prohibición de los padres.

Con el avance del trastorno y entrando a lo antisocial, se inician a presentar comportamientos pueden volcarse en agresividad o reacciones agresivas hacia los demás. Suelen mostrarse fanfarrones, amenazantes e intimidatorios.

Pueden iniciar el delinquir con o sin violencia, como por ejemplo peleas frecuentes (físicas), uso de armas u objetos que puedan provocar  daño a la víctima (incluye armas de fuego y blancas). Robo a mano armada, enfrentamiento,  extorsión, arrebate de objetos de valor, robo a tiendas o falsificar documentos (ejemplo boletas de calificaciones, recetas médicas, permisos, notas, facturas). Pueden ejercer violación sexual y en ocasiones pueden llegan al homicidio.

Si bien el trastorno antisocial de la personalidad es considerado un trastorno crónico, en algunos niños o adolescentes pueden presentarse solo algunos síntomas, principalmente los comportamientos destructivos y/o delictivos. Estos síntomas pueden ir disminuyendo con el tiempo y con ayuda psicológica profesional o psiquiátrica, por lo que se recomienda que se consulte a profesionales de la salud para determinar, a través de un buen diagnóstico, el tratamiento adecuado a seguir.

_____________________________________________________________________________________________________________________

Mtro. Psic. Adrián Alberto Pérez Méndez

“Trastornos de propios de niños y adolescentes”

Una de las preguntas constantes que los padres tienen acerca del comportamiento de sus hijos cuando se identifican como “fuera de lo normal” es el ¿Qué pasa con ellos? Y ¿Por qué se comportan así? Y no llegan a dimensionar la posible gravedad del problema.

Cabe recordar que durante el proceso de adicción se puede presentar una patología dual, primaria o secundaria a la adicción, sin embargo también hay que recordar  puede presentar aun sin consumo de sustancias, inclusive en niños o adolescentes que han presentado un buen comportamiento, volviéndose en ocasiones difíciles, desobedientes, resentidos, con problemas con la autoridad o desafiantes.

Este tipo de comportamientos para los padres son difíciles de controlar y aunque lo intenten fracasan en su intento, por lo que es necesario acudir a profesionales de la salud para recibir la ayuda requerida.

Iniciaré con los más frecuentes basándome en el Manual de Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales.

                                                                          Trastorno negativista desafiante

Este trastorno se caracteriza por tener comportamientos continuos de desafío, de desobedecer, de hostilidad, todo lo niega o ve negativo, presenta problemas de autoridad o contra figuras de autoridad.

Por otra parte puede presentar cólera o ira, discusiones frecuentes o constantes con personas mayores o adultos, principalmente, le gusta molestar a los demás, no reconoce sus errores y se los adjudica a terceros. Frecuentemente piensa que los demás lo molestan. Son rencorosos y vengativos. Son muy tercos, se cierran, no aceptan órdenes ni compromisos no responsabilidades. Rompen frecuentemente las reglas y los límites, incluso lo prueban hacer apropósito.

Es importante observar que los signos y síntomas antes mencionados provocan disfuncionalidad en la vida del adolescente, como puede ser escolar, social, familiar.

Este trastorno puede provocar que el adolescente ingrese fácilmente al consumo de sustancias o, por el contrario, las adicciones lo lleven a desarrollarlo en forma dual.

Este trastorno se presenta principalmente dentro del ambiente familiar, aunque se extiende a otros ambientes y por lo general el niño o adolescente no logra dimensionar que sus actitudes y comportamientos ya son un problema y, por el contrario, se queja constantemente de que lo presionan o exigen demasiado e incluso culpa a terceros de lo que a él le pasa.

Sin Usted observa este tipo de comportamientos, que den la posibilidad de que exista el trastorno negativista desafiante,  es importante que busque inmediatamente ayuda profesional experimentada que le ayuden con este tipo de conductas.

_____________________________________________________________________________________________________________________

Mtro. Psic. Adrián Alberto Pérez Méndez

 

 

Mitos y realidades del alcohol (Parte III).

Lo prometido es deuda, con esta entrega terminamos los mitos relacionados al consumo del alcohol:

“Yo puedo controlar mi borrachera, tomar mucho y no emborracharme”: quienes dicen esto es porque probablemente han generado tolerancia al alcohol, lo cual no es sinónimo de sentirse orgulloso, por el contrario, puede implicar el riesgo de estar en proceso de desarrollar alcoholismo.

 

Las mujeres aguantan menos: Afirmativo, las mujeres tienen en menor cantidad la enzima encargada de metabolizar el alcohol (alcohol deshidrogenasa) por lo cual se intoxican más rápido, si alguna de tus amigas aguanta bastante es porque probablemente ya desarrolló tolerancia y está en proceso de desarrollar el alcoholismo (o ya lo desarrolló).

 

Tomarlo con popote se sube más rápido: lo que sucede es que al sorber con popote el volumen que se ingiere es mayor al que se hace con sorbos con la boca y de ahí que la intoxicación sea más rápida, ya que se ingirió mayor volumen en menor tiempo (ver unidad estándar de alcohol).

Si es dulce se me sube más: el dulce disfraza el sabor y con ello da la apariencia de que uno no está tomando alcohol y como el sabor tiende a ser más suave, se bebe con mayor rapidez, por otro lado, el azúcar da un poco de energía y al existir esa mínima estimulación contrarresta el efecto depresor del alcohol, aunque eso solo es al principio.

Con un café se me baja: El café es un estimulante menor, al igual que el té negro, las bebidas energizantes y otras similares, en ese caso la persona está consumiendo un depresor por un lado y un estimulante por otro lado (lo mismo cuando se mezcla con cocaína u otra droga estimulante). Que quede claro, la persona estará “borracha” de acuerdo al número de copas que haya ingerido (vea parte I) y estará estimulada simultáneamente de acuerdo al tiempo que la bebida o sustancia estimulante mantenga su efecto.

Con un baño de agua fría se le baja: La persona despertará por el agua fría, pero continuará borracha. Lo mismo es para los hielitos en las partes nobles…

 

La cuestión es que todo exceso siempre tendrá consecuencias, se trata de aprender a divertirse sin necesidad de abusar y así la diversión puede ser más extendida y sobre todo, quedará el grato recuerdo y no la vergonzosa experiencia.

_____________________________________________________________________________________________________________________

Psic. Guillermo Rojas Ayón

Especialista en adicciones

Ced. Prof. 7237938

Afrontar la verdad con honestidad

¿Qué es la honestidad? ¿Es importante aceptar la adicción y las consecuencias? ¿De qué sirve hacerlo?

La honestidad es aquella  virtud, que va ligada con decir la  verdad o bien ser transparentes ante cualquier  momento, prácticamente es una cualidad que presenta el ser humano que debe ser congruente con nuestra forma de pensar, sentir y actuar, desafortunadamente el defecto más grande es la deshonestidad en el campo de las adicciones, por ello  es importante saber que para una recuperación exitosa el paciente requiere tener la capacidad de ser honesto, de ser trasparente, de poder quitarse los cientos de máscaras y poder hablar con sinceridad, dicha tarea es un tanto compleja, el ser honestos es un proceso continuo y que debe practicarse día con día, recordemos que los pacientes con adicciones a lo largo de los años de su consumo desarrollan habilidades de manipulación, control, el envolver con mentiras y la soberbia, es por ello que resulta difícil reiniciarse en un proceso de honestidad y sinceridad.

Todo tiene un comienzo y en este caso el poder afrontar la verdad requiere como primer paso admitir la verdad del consumo  y todas las consecuencias que se generaron, además de la buena voluntad, de tal forma el paciente se enfrentaría a lo que es para así poder encontrar un nuevo estilo de vida acompañado de principios espirituales tales como la aceptación, que recordemos es básico para la recuperación.

Por otra parte la aceptación es visible cuando se tiene esperanza y se comienza a generar un nivel más profundo de conciencia abriendo caminos al cambio, a medida de que se va identificando todos aquellos aspectos negativos de la adicción la recuperación se acerca y se percibe la forma de vivir desde un ángulo nunca antes visto, es ahí donde mecanismos defensa como la negación y la justificación, así como la ingobernabilidad poco a poco desaparecen permitiendo la guía hacia la recuperación.

Clínica SER
Tu mejor opción

Cristhel A. Segovia Rivera
11287339

ACTITUDES DE RIESGO PARA LAS RECAIDAS (segunda parte)

COMPULSIVIDAD: Cuando surge el impulso por hacer algo, la persona lo hace, dejando de lado lo que estuviera haciendo antes.

Estas personas suelen poseer un rasgo denominado “búsqueda de sensaciones”, se aburren fácilmente y constantemente buscan algo mejor y novedoso en lo que embarcarse.

Son personas enfocadas en metas a corto plazo. Tienen baja tolerancia a la frustración y buscan soluciones fáciles y rápidas. Tienen baja capacidad para demorar la gratificación.

POCA ESPIRITUALIDAD: La falta de fe nos impide disfrutar de una buena herramienta que puede generar paz. La adicción es frecuentemente descrita como una condición que daña la vida física, psicológica, y emocional de una persona. Aunque las personas regularmente hablan de asuntos y problemas físicos, psicológicos y emocionales muchos no hablan acerca de asuntos espirituales tan regularmente. De hecho, el tópico de espiritualidad le parece extraño a muchas personas. Muchos creen incorrectamente que espiritualidad y religión son la misma cosa. Se sienten incómodos hablando acerca de espiritualidad porque no les gusta la religión. Pero la espiritualidad tiene que ver más con la vida diaria que con teorías filosóficas o creencias religiosas. Es su elección decidir si la espiritualidad debería jugar un rol en su recuperación. La espiritualidad requiere el salir de uno mismo y pedir ayuda y guía para hacer cambios personales positivos. Las personas pueden ir a diferentes lugares en búsqueda de ayuda espiritual, algunos pedirán ayuda a alguien específico, algunos otros buscarán ayuda en el Dios de su religión o a algún Poder Superior. Exactamente a que o a quien se pida la ayuda no es importante comparado con el hecho de que se busque la ayuda. Hay muchos caminos para una vida más espiritual—Meditación, oración, participación en servicios religiosos, estudio y servicio a otros. Muchas personas encuentran que su espiritualidad crece cuando se sienten en contacto con una fuerza interior de energía o un Poder Superior. El paso once de los Doce Pasos dice: “Buscamos a través de la oración y la meditación tener un contacto consciente con Dios, como lo concebimos pidiéndole solamente la sabiduría para conocer su voluntad y la fortaleza para cumplirla”. La oración es una de las maneras que muchas personas utilizan para tener contacto con su Poder Superior.

 

BAJA TOLERANCIA A LA FRUSTRACION: Cuando la persona se encuentra en una situación estresante experimenta síntomas negativos como tensión, irritabilidad, insomnio, músculos tensos, temblor en las manos, preocupación, tristeza, … Esto puede ocurrir cuando la persona carece de habilidades para controlar la situación estresante o para manejar sus propias emociones y buscar apoyo social.  Para evitar sentir dolor o generar placer se consumen las drogas, para fugarse o evadir la realidad.

VISION DE TUNEL: Ante las crisis hay quien ve la vida y las situaciones con un reduccionismo de opciones, todo esto nos ubica en un túnel con la única salida el consumo.

ANTEPONE ACTIVIDADES A LA RECUPERACION: Se ausenta de los grupos llega tarde, no cumple con las tareas asignadas, y utiliza una serie de justificaciones.

FALTA DE DISCIPLINA Y CONSTANCIA: A la persona se le brindan varias recomendaciones, no asista a lugares donde consumía, no visite a las amistades con quien se drogaba, no fiestas donde haya droga…… Pero quien no tiene disciplina omite las recomendaciones y busca situaciones que le generan ansiedad, vuelve a las amistades y sitios de consumo. Cree que los demás están exagerando y se deja llevar por sus ideas mismas ideas que le han llevado a consumir y que le llevaran muy probablemente a una recaída. No hay que olvidar que la mente trabaja por asociaciones, si se drogaba cuando escuchaba música al escuchar música se puede generar ansiedad, si consumía con amistades al verlas puede provocar un craving (momento máximo donde el cuerpo quiere consumir).

PEREZA Y LETARGO: Cuando estas en abstinencia la vida parece aburrida, necesitas encontrar nuevas fuentes de interés. Para quien es potencialmente adicto, sentir apatía es común. Con frecuencia dicen estar aburridos. Todo los cansa fácilmente. No tienen la paciencia suficiente para gozar de las pequeñas cosas.

Están acostumbrados a la satisfacción inmediata de sus necesidades. Por eso también es frecuente que se desesperen con mucha facilidad y experimenten momentos de estrés y ansiedad.

Les cuesta muchos realizar labores que exijan minuciosidad y constancia. Ellos quieren terminar rápido todo para pasar lo más pronto posible a algo nuevo.

 

EXCESO DE INSEGURIDAD: Precavido no es lo mismo que miedoso. En muchas ocasiones quien quiere dejar de consumir tiene sentimientos ambivalentes por un lado quiere dejar las drogas, pero otra parte añora volver a la vida de antes, si la persona no tiene la auto convicción y solo hace las cosas por obligación es muy probable que recaiga.

¿Cuál es tu principal obstáculo?

¿Cómo se manifiesta en tu vida?

¿Qué puedes hacer para lidiar con él?

En Clínica SER® se ofrece un Programa de Rehabilitación de Adicciones Integral, donde, se cuenta con un modelo profesional de atención que conjunta a un equipo de especialistas y terapeutas ampliamente calificados que te pueden ayudar a prevenir cada una de estas situaciones de riesgo para enfrentar de una mejor forma la adicción. Llámanos, podemos ayudarte. Tu llamada es confidencial y no constituye compromiso alguno.

_____________________________________________________________________________________________________________________

Psic. Jehú Rosales Gómez.  C.P. 6041334      Terapeuta de Clínica SER

Referencias: Manual Fundación Hazelden (2003)

Mind Fullness Para Las Adicciones Ocho Pasos