Entradas

Abstinencia y sobriedad

Este texto es una adaptación del libro “Borrachera seca” por José Antonio Elizondo López.

No es lo mismo abstinencia que sobriedad, abstinencia significa  simplemente dejar de consumir alcohol o la droga a la que se es adicto. Sobriedad significa aprender a vivir en abstinencia mediante un continuo crecimiento emocional que permita alcanzar la madurez. Muchos alcohólicos dejan de beber pero no crecen emocionalmente. Aunque sean abstemios continúan siendo unos bebés emocionales. Estas personas padecen lo que se llama “El síndrome de la borrachera Seca”

“Borrachera Seca” es un término que describe el estado de malestar del alcohólico cuando no está bebiendo. Los que padecen el síndrome de la borrachera seca, son alcohólicos en recuperación que se conforman con dejar de beber pero no cambian. Siguen presentando las mismas alteraciones de conducta que cuando bebían, solo que ahora están “secos” de la sustancia. Creen que todos sus problemas existenciales son consecuencia de su alcoholismo y que al dejar de beber, la felicidad llegará por sí sola. Estos alcohólicos acumulan abstinencia, pero no alcanzan la sobriedad.

En  Clínica SER® se ofrece un Programa de Rehabilitación de Adicciones Integral, donde se aborda no solo el tema de dejar la sustancia si no desarrollarse personalmente, trabajando los defectos de carácter cada día, que pudieran llevarles al consumo de drogas, se cuenta con un modelo profesional de atención que conjunta a un equipo de especialistas y terapeutas ampliamente calificados.

Llámanos, podemos ayudarte.

Tu llamada es confidencial y no constituye compromiso alguno.

Psic. Jehú Rosales Gómez. Terapeuta de Clínica SER®

Clínica SER® es tu mejor opción para la Rehabilitación de Adicciones  en conjunto con trastornos como la Depresión o la Ansiedad, contamos con atención especializada de Psiquiatras, Psicólogos y Terapeutas que te apoyarán durante el proceso de Desintoxicación y Rehabilitación.

Llámanos, podemos ayudarte.
TEL. (01·222) 231·7626 / 231·7574 / 248·3324 / 249·9390

www.clinicaser.com

Actividades deportivas y consumo de alcohol.

Culturalmente es bien aceptado que durante o después de actividades deportivas el alcohol esté presente. No se trata de satanizar el consumo de alcohol sino de poder entender cuando es prudente y cuando inadecuado.

Mucha gente relaciona el consumo de bebidas alcohólicas con la imagen de “pasarla bien” o “sentirse más animados” si bien es inherente al consumo esas características de relajación y de afinidad con los demás puede terminar siendo peligroso, debido a que, al haber una desinhibición propia al efecto del alcohol, las personas suelen pensar menos en las consecuencias que se puedan ir presentando.

Si se consume antes del evento es posible que el grado de intoxicación generalizado sea alto con lo cual se pone en riesgo la integridad de los asistentes y del evento en sí, ya que la capacidad de tolerancia a la frustración es mínima y con cualquier detonante se pueden presentar actos impulsivos e irresponsables.

Si se consume durante el evento es posible que por la propia motivación del evento no se mida la cantidad y termine la persona abusando al grado de terminar en una fuerte intoxicación, lo que hará que muy probablemente ni siquiera disfrute del evento o recuerde como estuvo debido a la intoxicación.

Y en algunos casos es al final del evento cuando deciden reunirse a comentar lo sucedido acompañados de bebidas etílicas, en teoría fortaleciendo los lazos de amistad, pero al igual que en los anteriores, con el riesgo de que ya no termine en un disfrute a causa de las consecuencias por estar intoxicados.

Como dije al principio no se trata de satanizar el consumo sino de observar bajo qué condiciones se consume y sobre todo cuales son las consecuencias, si tu consideras que tienes un problema antes, durante o después de los eventos deportivos, es hora de que reflexiones y es la mejor forma de divertirse o estás convirtiendo el evento deportivo en un pretexto más para consumir tu bebida favorita. A veces la familia puede ser el mejor indicativo de que estás pasando el límite adecuado.

Recuerda que el objetivo es que disfrutes de la vida, que te puedas divertir y pasarla bien con tus amigos y en tus actividades favoritas. Si el consumo de alcohol está haciendo que la consecuencia ya no sea tan grata, hay centros profesionales como Clínica SER® en donde pueden ayudarte no solo a moderarte o dejar de beber, sino a disfrutar de las actividades de la vida sin la necesidad de ninguna sustancia externa al cuerpo, en pocas palabras: “Una nueva manera de vivir”.

Guillermo Rojas Ayón

Especialista en Adicciones.

Ce. Prof. 7237938

Psicoterapeuta en Clínica SER®

Clínica SER® es tu mejor opción para la Rehabilitación de Adicciones  en conjunto con trastornos como la Depresión o la Ansiedad, contamos con atención especializada de Psiquiatras, Psicólogos y Terapeutas que te apoyarán durante el proceso de Desintoxicación y Rehabilitación.

Llámanos, podemos ayudarte.
TEL. (01·222) 231·7626 / 231·7574 / 248·3324 / 249·9390

www.clinicaser.com

El Dolor es inevitable, el Sufrimiento es opcional.

¿Cuál es la diferencia entre dolor y sufrimiento?

Es importante saber que estos dos conceptos son cosas  totalmente diferentes.

Se dice que el  “dolor” es genuino y  natural, “recordemos que somos seres humanos, tenemos emociones (tristeza, miedo, enojo, frustración) y por ende lo vamos a experimentar en ciertas etapas de la vida” (ante alguna pérdida, divorcio, ruptura amorosa, abandono, vivir la adicción de algún familiar, generar resentimientos, rencores, sensaciones de venganza, odio entre otras más). Por ello, es importante sabe que  vivir dolor nos genera aprendizaje y nos ayuda a convertirnos en personas más resilientes, es decir en seres capaces de enfrentar cualquier tipo de crisis emocional que vivamos a futuro… pero, ¿qué pasa si me engancho, si no aprendo a “soltar” lo que me genero el dolor? La respuesta a esto nos conduce a vivir en sufrimiento…

Y ¿Qué es el sufrimiento?

Es una elección, es algo que yo decido que perdure, es algo a lo que es mi responsabilidad ponerle fecha de caducidad, entrar en sufrimiento es negar la realidad ¿Por qué a mí? , quien vive en sufrimiento poco a poco se convierte en víctima y en  manipulador, es quien se queda en una zona de confort, ósea se queda como ya está, en el pasado sin moverse hacia el futuro.

Como decía buda,  “el dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional” comprendamos que es válido experimentar “dolor”, vivir la emoción, sentirla, aprender a liberarla, no permitir que afecte en mi vida cotidiana,  de no hacerlo y permitirse vivir “estancado” en el mismo conflicto, se convierte en sufrimiento y este puede durar 1 o 5  años, quizás 10  o 20 años, ¿Qué tal toda la vida?

Recordemos que  depende de cada se individual sanar o vivir congelado en el tiempo.

Por ello, es útil saber que la  vida de todo ser humano es compleja, es un misterio,  es un hecho que todos tenemos problemas y que muchas veces hemos sido lastimados por otros hasta cierto grado (dolor),  sin embargo es importante saber que es responsabilidad de cada individuo sanar las heridas que carga (de no hacerlo así se transforma en sufrimiento), hay que tomar en cuenta que:
* Yo soy responsable de mi sentir
*Yo soy responsable de mi conducta
*Yo soy responsable de mi toma de decisiones.
*Yo soy responsable de mi forma de pensar y en el actuar.
*Yo soy responsable de sanar todo lo que me afecta, me daña y me impide vivir el aquí y el ahora.
*Yo soy responsable  en salir adelante de todo lo que me atormenta, sin importar quién me lo genero.

 

No hay justificación, la acción y el movimiento al cambio son de forma personal, en  Clínica SER® fomentamos el  aprender a mejorar la calidad de vida, ahorrar años de sufrimiento y no permitir que cuestiones negativas invadan la esencia de nuestros pacientes.

Psic. Cristhel Amairani Segovia Rivera

Terapeuta en  Clínica SER®

Ced prof. 8293913

 Clínica SER® es tu mejor opción para la Rehabilitación de Adicciones, contamos con atención especializada de Psiquiatras, Psicólogos y Terapeutas que te apoyarán durante el proceso de Desintoxicación y Rehabilitación.

Llámanos, podemos ayudarte.
TEL. (01·222) 231·7626 / 231·7574 / 248·3324 / 249·9390

www.clinicaser.com

¿Por qué no molestarme con mi familiar si está bebiendo?

Las personas y familias que conviven con alguien que tiene problemas con el abuso del alcohol, generalmente presentan mucha ansiedad y disgusto debido a la forma de beber de su familiar y por las consecuencias y conductas que éste tiene cuando está bebiendo.

Estas alteraciones generalmente suceden cuando la persona comienza a beber, por lo tanto el otro se disgusta y reacciona desde su inconformidad ya sea a través de quejas, reclamos o de su expresión no verbal que denota su disgusto, a lo que el otro reacciona como si lo estuvieran atacando, con lo cual solamente se intensifica el problema, ya sea de la discusión o de la cantidad y forma en que va a beber.

Al trabajar en la rehabilitación del alcoholismo es necesario el trabajo con la familia para que puedan recibir la psico información necesaria para aprender a tratar y convivir con su familiar. Sin embargo es el temor a las consecuencias que se suscitarán en el momento del evento lo que motiva a los familiares a tratar de impedir o resolver el comportamiento del otro debido a que no pueden soportar los niveles de ansiedad y para ello generalmente reaccionan de manera poco asertiva.

La mejor manera es recordar que su conducta no tiene por qué afectarme (poner límites) y solo puedo expresar dicho límite, para ello les pongo un ejemplo de alguien que está consumiendo de más en una reunión: “Querido: acepto que disfrutas mucho esta bebida, pero es importante para mí que no ordenes ninguna más durante esta noche. Por favor, ¿podrías hacer esto por mí? Si el otro insiste en tomar entonces es importante expresar “si decides tomar esta noche, es tu elección, sin embargo no tengo que seguir sentada viendo como bebes, así que me voy a casa, y cuando estés sobrio me gustaría platicar esto contigo” Al decirlo es importante que no esté molesta para evitar una pelea. Recuerde que no se le puede obligar a nada y sólo usted es responsable de su propia seguridad y sobre todo de su felicidad.

Si quieres aprender a que la forma de beber de tu familiar no te afecte es importante que aprendas a lidiar con esta realidad, entendiendo que no es tu decisión y no eres tú quien genera esas conductas, que en la vida todo tiene consecuencia y cada quien es responsable de su manera de comportarse y reaccionar (él de beber y tú de enojarte), para ello existen los grupos de autoayuda (Al-Anon, Familias anónimas, Nar-Anon) y la ayuda profesional con especialistas en adicciones.

El cambio no es de la noche a la mañana, pero lograrás más cambios si lo tratas con comprensión y sin enojo, que con amenazas y discusiones (lo que empeora más la crisis). Siempre hay una solución, solo es cuestión de pedir ayuda.

Por:

Si Usted, algún familiar o conocido requiere de nuestros servicios LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.

Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

“COMO UN DISPARADOR DETONA EN MI CABEZA”

Como ya sabemos la adicción se define como una enfermedad crónica y recurrente del cerebro, cuya característica principal es la búsqueda y el consumo compulsivo de drogas… se sabe bien que para un adicto /alcohólico alcance la recuperación después de un internamiento y pueda vivir en sobriedad es indispensable la prevención de recaídas.

Cuando doy terapia grupal les explico de manera sencilla a los pacientes como será el proceso de recuperación, se les informa de manera directa que será muy difícil… iSí, muy complicado! Siempre y cuando no se apeguen a puntos básicos para mantenerse libres de angustia y ansiedad.

Algunas de las recomendaciones básicas son: Terapia individual (mínimo un año) y cuando digo mínimo es porque depende del avance de cada paciente, estar alerta de disparadores, asistir a grupo AA, llevar acabo un adecuado plan de vida, equilibrar cruz de sobriedad etc… pero, ¿Qué pasa?¿Porque muchos no pueden llevar a cabo estas simples tareas? Lo que ocurre es que tras un cerebro adaptado a la dependencia de sustancias psicoactivas, llegan pensamientos adictivos, seguido de estrés y el famoso craving, para quienes no lo conocen o se olvidaron que es, “es aquel fuerte deseo irresistible o ansia de consumir una sustancia…” dicho craving juega un papel muy importante en el ámbito de las adicciones ya que es el responsable de una recaída en alguien que no supo seguir forma adecuada los puntos o recomendaciones básicas que sugiero arriba.

Yo les explico a pacientes, ex pacientes, y familiares que el craving, los pensamientos adictivos y los detonadores internos y externos son como si una pequeña bestia pero fuerte, viviera en nuestro cerebro, destruyendo prácticamente todo (nuestros pensamientos, actitudes, creencias, familia, trabajo, relaciones de pareja, etc.) la clave es aprender a controlarla, evitar que se mueva como remolino, dejarla quieta, para después sentarla, luego acostarla y finalmente trabajar para que caiga en un sueño profundo, lo cual es muy difícil, si no hay voluntad ni disposición del paciente al cambio, desafortunadamente así es la adicción, siempre va estar presente, es mentira que el medicamento cura la adicción, si sirve y mucho pero no garantiza la curación, la clave es aprender, es dominar a la bestia llamada adicción para que no despierte, de lo contrario cuando surgen detonadores y no somos capaces  de enfrentarlos, esa bestia es como si rompiera con su sueño profundo, se levanta, permanece sentada observando y asechando para después ponerse de pie e iniciar como remolino a destruir todo de nuevo y así, dar inicio a la recaída, por ello es recomendable llevar la fase III del tratamiento, seguir esas recomendaciones básicas y pedir ayuda para ser ayudado, evitemos que un disparador vuelva  a detonar en nuestra cabeza y nos convierta una vez más en esclavos de la adicción.

Terapeuta en Clínica SER

Esp. Cristhel A. Segovia Rivera
Ced.Prof. 8293913

Si Usted, algún familiar o conocido requiere de nuestros servicios LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.

Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.
Borrachera seca

“Borrachera seca, antecedentes y neurosis”

por Psic. Esp. Adrián Alberto Pérez Méndez Terapeuta de Clínica SER

Una de las causas por las que una persona que ha sufrido de adicción vuelve a recaer es lo conocido como la “Borrachera seca”, sin embargo hoy no me centraré a hablar de ella, sino de lo que le antecede y de uno de los principales elementos que la fortalecen: la neurosis.

Iniciaré por marcar la diferencia entre lo que es estar en un estado de abstinencia y la sobriedad. En la primera, la abstinencia, la podemos entender como la privación, negación o renuncia a algo. La abstinencia puede ser voluntaria, forzada u obligada, y esto marca que el individuo deje de hacer alguna cosa o acción que comúnmente le era placentero o que deseaba, que en  nuestro caso es el dejar el consumo alcohol y/o drogas.

Por su parte, la sobriedad, no solamente requiere de la vida en abstinencia, sino de que la persona vaya encontrando la madurez, entendida esta no solo como asociada a la edad cronológica o de desarrollo, sino también a la experiencia de vida y, principalmente, de la madurez emocional alcanzada. Madurar es el concebir que se ha llegado a un momento en la vida en que se ha aprendido a aceptar lo que se ha vivido, vive y vendrá, lo que permite fluir ante la vida, implica el no juzgar y descargar culpas a los demás o hacia las cosas de lo que a mí me sucede.

Otro de los elementos y quizá el más importante, es la neurosis que llega a enfrentar el adicto en rehabilitación, quien solamente considera que el dejar de consumir es su recuperación. Esta neurosis se refiere a una forma de estrategia en la que se trata de eludir lo inaceptable, que en ocasiones lleva a la angustia o a la ansiedad, manteniendo elevados mecanismos de defensa para no enfrentar la realidad o lo que le amenaza, por lo tanto le impide al adicto tener una plenitud de vida y constantemente provoca que se repitan una y otra vez  los problemas al interior de la familia, diferencias y problemas en el trabajo y alejamiento o aislamiento social, lo cual le seguirá provocando insatisfacciones en su vida  y por lo tanto infelicidad. El neurótico rechaza conscientemente los aspectos que integran su realidad  interna, no contacta con sus sentimientos y se aleja de ellos lo más posible, así como de sus pensamientos o deseos a través de comportamientos y modelos estrictos de acciones, previamente establecidas, así como formas de pensamiento psicológico que ya ejecutan en forma automatizada y, por lo tanto, lo hacen inconscientemente y sin darse cuenta, sin embargo, el adicto sabe que existe algo en su interior que no le permite desarrollarse en forma plena y le provoca constantes dificultades, en su tentativa de solucionar en el presente asuntos pendientes o inacabados de su pasado.

LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.
Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

 

 

Alcohol: Señales de abuso y adicción

Con frecuencia, las personas que se encuentran bajo la influencia del alcohol pueden:

  • Reír y hablar en voz alta
  • Sentirse mareadas
  • Tener la visión borrosa
  • Tener problemas para mantenerse de pie y balancearse cuando caminan
  • Tener dificultad para hablar
  • Sentirse soñolientas y relajadas
  • Desmayarse o perder el conocimiento
  • Tener ganas de vomitar
  • Pelear e inclusive ponerse violenta

Emborracharse puede llevar a una persona a hacer o decir cosas que luego se arrepienta.. También le hace más propenso a tener un accidente y lastimarse.

Después de beber mucho, las personas tienden a tener dolores de cabeza y sentirse enfermas. Esto se conoce como una resaca.

Las personas que son adictas al alcohol empiezan a tener que beber más y más para emborracharse. Puede ser que tomen un trago en la mañana para calmar o detener una resaca. Pueden beber solas y mantenerlo en secreto. Puede ser que se olviden de las cosas que pasaron cuando estaban borrachas. A esto se le llama pérdida de la conciencia.

Las personas que están tratando de dejar de beber pueden:

  • Sentirse nerviosas o tristes
  • Tener temblores
  • Sudar en exceso
  • Tener dificultad para dormir

Tener una fuerte necesidad de beber alcohol.

Fuente: https://easyread.drugabuse.gov/

En Clínica SER la AYUDA está LISTA. Visitanos en  www.clinicaser.com o Comunícate con Nosotros,  tu llamada es confidencial y no constituye compromiso alguno.

Tel. (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390

Tambien puedes acudir directamente a Clínica SER®:

Tepeyahualco 37, Colonia La Paz, Puebla, Puebla.

(A un costado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes)

Importancia del apoyo familiar en la recuperación de la persona adicta

Maestro Edward Germán Fisher Naveda

Maestro Edward Germán Fisher Naveda

La enfermedad de la adicción es Bio-psico-social, así que aparte del interno esta el factor familiar, social, laboral.

En nuestro país tenemos la tendencia de querer una “Mac” recuperación, algo rápido que resuelva la adicción, la solución es más compleja que la pregunta que con frecuencia nos hacen; Así que ¿en treinta y cinco días cómo voy a recuperarme o recuperar a mi familiar?

En adolescentes se tarda alrededor de un año en desarrollar la adicción y en la vida adulta aproximadamente cinco años.

Mientras está internado el familiar, la familia que también fue afectada por los años de abuso del adicto que neurotizó, deprimió y aterrorizó a los familiares necesita de ayuda profesional. ¿Qué hace la familia? En algunos casos lo interna y se olvida de él durante un mes, sin conciencia de que la propia familia necesita también de una atención profesional. En esos casos, al regresar el paciente al hogar, regresa al mismo entorno neurótico para eventualmente acabar repitiendo el mismo ciclo.

En Clínica SER lo sabemos, por ello trabajamos de manera profesional el apoyo familiar atenuando la neurosis familiar y canalizándolo a su respectivo grupo de atención. El Programa para la familia de Clínica SER está diseñado para promover el bienestar de quienes viven o se preocupan por su ser querido con una adicción. A través de educación y orientación, las familias de aprenden que no pueden controlar la adicción, no causan la adicción y no pueden curar la adicción de sus seres queridos, pero sí pueden asumir la responsabilidad de su propia salud y felicidad e identificar nuevas formas saludables de lidiar con las adicciones y las relaciones. Nos caracterizamos por conocer a nuestros pacientes internos  y empatizar con ellos de modo integral.

Es necesario que el internamiento lleve un correcto protocolo de atención, incluyendo un calificado diagnóstico, tratamiento médico, psicológico, grupal y espiritual, tanto para el consultante como para la familia.

Les invito a recapacitar en cuanto a cómo puedo ayudar a mi familiar si no me quiero ayudar a mí mismo. La respuesta es sencilla: primero necesito ayudarme a mí para poder ayudar a los demás. Este aspecto va directamente dirigido a las esposas y padres afectados, a los hijos invisibles, quienes consideran que el del problema es la persona que consume, cuando en realidad toda la familia resulta afectada y mantienen esta dinámica debido a las ganancias secundarias que recibe cada uno de los integrantes (por increíble que parezca).

Por eso recalco la importancia del apoyo familiar en la rehabilitación de adicciones tanto en su grupo de apoyo familiar como en en sus diversas actividades cotidianas.

Les invito a que se den la oportunidad de sorprenderse con una nueva forma de vida que inicia en Clínica SER. La ayuda esta lista, ¿estás listo para recibirla?

El Mtro. Edward G. Fisher Naveda es Psicólogo y Consejero individual en Clínica SER®. Su cédula profesional es: 6987755. Consulta su perfil completo aquí

También te puede interesar:
[12 cosas que arruinan la recuperación de una adicción]

 

 

LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.
Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Las 4 fases del alcoholismo

Cuando una persona sufre alcoholismo, su paso por este padecimiento tiene diversas fases que comprenden distintas características.  La adicción al alcohol es una enfermedad crónica, que tiene consecuencias graves sobre la salud. Según el National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism (NIAA, pos sus siglas en inglés) el alcoholismo como enfermedad tiene 4 fases.

Fases del Alcoholismo

A continuación enlistamos estas cuatro etapas y sus características:

1. DESEO 

En esta etapa, la persona presenta una fuerte necesidad o urgencia por beber. Ya sea que empiece como diversión o como modo de relajarse, su necesidad lo hace beber más.

2. PÉRDIDA DE CONTROL

En esta fase, la persona ya no puede medir su forma de beber, una vez que ha comenzado la ingesta de alcohol no puede parar.

3.  DEPENDENCIA FÍSICA

En esta etapa se dan síntomas de reajuste, y se pueden presentar síntomas como malestares estomacales, sudor, temblor y ansiedad posterior al consumo en exceso.

4. TOLERANCIA 

A medida que la persona ingiere más alcohol por periodos prolongados, va necesitando tomar más para sentir que está tomando o sentirse eufórico.

Reconocer en uno mismo o en una persona cercana que padece adicción al alcohol es uno de los primeros pasos para la recuperación y sobre todo para evitar la pérdida de la salud, las relaciones o incluso la vida. Pedir ayuda a tiempo y acudir a un centro de rehabilitación profesional, es muy importante para llevar una vida libre de adicciones.

 

Si tienes un familiar que padece una adicción, puedes consultar esta Guía de Intervención, que te ayudará a saber cómo acercarte a tu ser querido y ayudarlo a enfrentar el problema.  También puedes contactarnos vía telefónica o por correo haciendo click aquí.

LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.
Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

¿Cómo poner límites y así ayudar a tu hijo?

Psic. Ana Fernández del Valle Muñoz Psicóloga y consejera individual en Clínica Ser.

Psic. Ana Fernández del Valle Muñoz
Psicóloga y consejera individual en Clínica Ser.

Este texto es una adaptación de “Setting limits: parents, kinds & drugs” por William L. LaFountain, Hazelden.

1. Los adictos sufren de una enfermedad que altera su personalidad, valores y conducta. Esta enfermedad ocasiona problemas físicos, emocionales y sociales para el adicto, así como para su familia y personas cercanas a él.

2. A pesar de su preocupación, los padres no pueden controlar el comportamiento o las actitudes de la persona adicta. Los padres son responsables sólo de sus propias conductas y actitudes; no tienen la capacidad de controlar a nadie más que a sí mismos.

3. Si los padres quieren sobrevivir, deben establecer límites con respecto a lo que esperan hacer por sí mismos. No son dioses ni superhéroes, no pueden prevenir que sucedan cosas malas. Tienen el derecho y la responsabilidad de manejar sus hogares de la manera que consideren más adecuada.

4. Es inútil y destructivo lamentarse por fracasos del pasado. Los padres no eligen ni deciden que sus hijos consuman drogas. Sentir culpa sólo resta energía a las actitudes y acciones que conducen a cambios positivos.

5. De nada sirve tratar de rescatar a quien suele meterse en problemas por su propia falta de criterio y conducta inadecuada. Rescatar a los hijos una y otra vez genera más irresponsabilidad.

6. Las personas adictas únicamente desean dejar las drogas cuando su consumo trae resultados dolorosos y desagradables repetidamente. El sufrimiento es un buen maestro, especialmente cuando está asociado al abuso de sustancias.

7. Las rutinas de rescate y protección de los padres vuelven a los hijos más dependientes, irresponsables y resentidos. Es necesario practicar el establecimiento de límites para volverse hábiles en ese terreno.

8. Dar razones, sermonear, regañar y amenazar son métodos que rara vez funcionan con las personas adictas. Las palabras son adversarios débiles de las drogas.

9. Aceptar promesas, excusas u otras manipulaciones de los adictos promueve nuevos abusos y mayor negación. Las palabras y razones nunca sustituyen a las conductas responsables.

10. Desapegarse de la carga de preocupaciones y responsabilidad es mejor para todos a largo plazo. El amor requiere firmeza con la que muchos padres tienen dificultad para manifestar, por lo que puede requerir apoyo de grupo y ayuda profesional.

11. Los padres deben establecer principios claros y firmes sobre lo que se considera comportamiento aceptable en la casa. Ceder ante demandas irracionales promueve conductas indeseables y más demandas. El hogar y su atmósfera son tuyas, no las dejes ir.

12. Las personas adictas en su mayoría necesitan ayuda profesional pero frecuentemente están inmotivadas para beneficiarse por completo de un tratamiento. Los padres se desilusionan cuando sus altas expectativas de una recuperación rápida no se cumplen. La rehabilitación requiere buena voluntad, servicio y cooperación de todos los involucrados. Los padres pueden ofrecer un tratamiento a los adictos, pero no pueden forzarlos a beneficiarse de él.

13. La recuperación de las adicciones puede tomar años, casi nunca es inmediata y requiere de un mantenimiento diario con la filosofía de “sólo por hoy”. El amor, la esperanza, la fé y la paciencia son fundamentales cada día.

Ana Fernández del Valle es psicóloga y consejera individual en Clínica Ser.
Cédula profesional es 7433429.
Puedes consultar su perfil completo aquí.

 

Si tienes un familiar que padece una adicción, puedes consultar esta Guía de Intervención, que te ayudará a saber cómo acercarte a tu ser querido y ayudarlo a enfrentar el problema.  También puedes contactarnos vía telefónica o por correo haciendo click aquí.

LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.
Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.