Entradas

Actividades deportivas y consumo de alcohol.

Culturalmente es bien aceptado que durante o después de actividades deportivas el alcohol esté presente. No se trata de satanizar el consumo de alcohol sino de poder entender cuando es prudente y cuando inadecuado.

Mucha gente relaciona el consumo de bebidas alcohólicas con la imagen de “pasarla bien” o “sentirse más animados” si bien es inherente al consumo esas características de relajación y de afinidad con los demás puede terminar siendo peligroso, debido a que, al haber una desinhibición propia al efecto del alcohol, las personas suelen pensar menos en las consecuencias que se puedan ir presentando.

Si se consume antes del evento es posible que el grado de intoxicación generalizado sea alto con lo cual se pone en riesgo la integridad de los asistentes y del evento en sí, ya que la capacidad de tolerancia a la frustración es mínima y con cualquier detonante se pueden presentar actos impulsivos e irresponsables.

Si se consume durante el evento es posible que por la propia motivación del evento no se mida la cantidad y termine la persona abusando al grado de terminar en una fuerte intoxicación, lo que hará que muy probablemente ni siquiera disfrute del evento o recuerde como estuvo debido a la intoxicación.

Y en algunos casos es al final del evento cuando deciden reunirse a comentar lo sucedido acompañados de bebidas etílicas, en teoría fortaleciendo los lazos de amistad, pero al igual que en los anteriores, con el riesgo de que ya no termine en un disfrute a causa de las consecuencias por estar intoxicados.

Como dije al principio no se trata de satanizar el consumo sino de observar bajo qué condiciones se consume y sobre todo cuales son las consecuencias, si tu consideras que tienes un problema antes, durante o después de los eventos deportivos, es hora de que reflexiones y es la mejor forma de divertirse o estás convirtiendo el evento deportivo en un pretexto más para consumir tu bebida favorita. A veces la familia puede ser el mejor indicativo de que estás pasando el límite adecuado.

Recuerda que el objetivo es que disfrutes de la vida, que te puedas divertir y pasarla bien con tus amigos y en tus actividades favoritas. Si el consumo de alcohol está haciendo que la consecuencia ya no sea tan grata, hay centros profesionales como Clínica SER® en donde pueden ayudarte no solo a moderarte o dejar de beber, sino a disfrutar de las actividades de la vida sin la necesidad de ninguna sustancia externa al cuerpo, en pocas palabras: “Una nueva manera de vivir”.

Guillermo Rojas Ayón

Especialista en Adicciones.

Ce. Prof. 7237938

Psicoterapeuta en Clínica SER®

Clínica SER® es tu mejor opción para la Rehabilitación de Adicciones  en conjunto con trastornos como la Depresión o la Ansiedad, contamos con atención especializada de Psiquiatras, Psicólogos y Terapeutas que te apoyarán durante el proceso de Desintoxicación y Rehabilitación.

Llámanos, podemos ayudarte.
TEL. (01·222) 231·7626 / 231·7574 / 248·3324 / 249·9390

www.clinicaser.com

¿Por qué no molestarme con mi familiar si está bebiendo?

Las personas y familias que conviven con alguien que tiene problemas con el abuso del alcohol, generalmente presentan mucha ansiedad y disgusto debido a la forma de beber de su familiar y por las consecuencias y conductas que éste tiene cuando está bebiendo.

Estas alteraciones generalmente suceden cuando la persona comienza a beber, por lo tanto el otro se disgusta y reacciona desde su inconformidad ya sea a través de quejas, reclamos o de su expresión no verbal que denota su disgusto, a lo que el otro reacciona como si lo estuvieran atacando, con lo cual solamente se intensifica el problema, ya sea de la discusión o de la cantidad y forma en que va a beber.

Al trabajar en la rehabilitación del alcoholismo es necesario el trabajo con la familia para que puedan recibir la psico información necesaria para aprender a tratar y convivir con su familiar. Sin embargo es el temor a las consecuencias que se suscitarán en el momento del evento lo que motiva a los familiares a tratar de impedir o resolver el comportamiento del otro debido a que no pueden soportar los niveles de ansiedad y para ello generalmente reaccionan de manera poco asertiva.

La mejor manera es recordar que su conducta no tiene por qué afectarme (poner límites) y solo puedo expresar dicho límite, para ello les pongo un ejemplo de alguien que está consumiendo de más en una reunión: “Querido: acepto que disfrutas mucho esta bebida, pero es importante para mí que no ordenes ninguna más durante esta noche. Por favor, ¿podrías hacer esto por mí? Si el otro insiste en tomar entonces es importante expresar “si decides tomar esta noche, es tu elección, sin embargo no tengo que seguir sentada viendo como bebes, así que me voy a casa, y cuando estés sobrio me gustaría platicar esto contigo” Al decirlo es importante que no esté molesta para evitar una pelea. Recuerde que no se le puede obligar a nada y sólo usted es responsable de su propia seguridad y sobre todo de su felicidad.

Si quieres aprender a que la forma de beber de tu familiar no te afecte es importante que aprendas a lidiar con esta realidad, entendiendo que no es tu decisión y no eres tú quien genera esas conductas, que en la vida todo tiene consecuencia y cada quien es responsable de su manera de comportarse y reaccionar (él de beber y tú de enojarte), para ello existen los grupos de autoayuda (Al-Anon, Familias anónimas, Nar-Anon) y la ayuda profesional con especialistas en adicciones.

El cambio no es de la noche a la mañana, pero lograrás más cambios si lo tratas con comprensión y sin enojo, que con amenazas y discusiones (lo que empeora más la crisis). Siempre hay una solución, solo es cuestión de pedir ayuda.

Por:

Si Usted, algún familiar o conocido requiere de nuestros servicios LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.

Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

La Navidad, las fiestas y el consumo…de alcohol y drogas

Las celebraciones, como la navidad, se prestan para que el alcohol y las drogas sean consumidas en mayor cantidad. De ahí que muchos jóvenes se queden enganchados. Además, se producen mayores reincidencias de quienes están en rehabilitación de adicciones

‘En las celebraciones solemos «decorar» la fiesta con diversas sustancias: alcohol, tabaco, drogas de síntesis o cocaína. Cada sector de la sociedad suele tener su propia sustancia, y dentro de cada sector siempre encontramos un grupo problemático, un uso abusivo o peligroso, hablemos de jóvenes o de adultos. En Navidad nos encontramos con más recaídas de pacientes’. Declaró  el psicólogo especialista en conductas adictivas y adolescencia Miguel Fuster, psicólogo experto en drogas, quien afirmó que ‘en Navidad se genera el abuso de alcohol y drogas’.

‘El patrón del adicto pasa por un uso recreativo y de ocio de las drogas al principio, hasta que se convierte en una necesidad y por ende una adicción.

En otra parte de su declaración dijo ‘nuestra sociedad todo lo celebra con alcohol. El ocio está asociado con estimular el sistema nervioso, y la oferta de estimulantes crece cada día. Las drogas no están mal vistas entre los jóvenes y las pastillas las asocian con la diversión. Actúan como reforzantes socializadores, les hacen sentirse bien, reír, bailar toda la noche sin ningún esfuerzo, tener un buen rollo con su cuerpo sin saber los posibles graves daños cerebrales que pueda provocar’.

Afirmó, además, que por ello se aumenta la violencia. ‘En las conductas adictivas aparecen mayores niveles de impulsividad, de ansiedad, el ritmo del sueño varía, y todo ello facilita que aumente la posibilidad de pérdida de control y con ello la agresividad y la violencia’.

De sus declaraciones se desprende también una clara llamada de alarma para los jóvenes que durante las navidades decidan iniciarse en las drogas, para que reflexionen sobre el riesgo de terminar con un serio trastorno mental. ‘Muchos expertos advierten de que, tarde o temprano, los hospitales psiquiátricos se llenarán de pacientes que, en su lejana juventud, consumieron drogas. Hoy ya es una realidad, los casos psiquiátricos asociados a las drogas han aumentado y se ha visto una relación entre abuso de sustancias y esquizofrenia. Nosotros tratamos a muchos adolescentes que sufren paranoias y miedos sociales’. Afirmó.

El psicólogo Miguel Fuster del Centro de Intervención, Diagnóstico, Asesoramiento e Investigación en Psicología Clínica de Madrid es miembro de la Sociedad científica española de estudios sobre el Alcohol, el Alcoholismo y otras Toxicomanías.

Por esto en éstas fechas de festejos que se aproximan, es importante que tomen la mejor decisión, tanto para aquellos que están rehabilitación, como para los que requieren iniciarla.

Iniciar o Reforzar su Tratamiento de Rehabilitación, es el mejor regalo que pueden recibir.

En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.

Visite www.clinicaser.com

Alcohol: Señales de abuso y adicción

Con frecuencia, las personas que se encuentran bajo la influencia del alcohol pueden:

  • Reír y hablar en voz alta
  • Sentirse mareadas
  • Tener la visión borrosa
  • Tener problemas para mantenerse de pie y balancearse cuando caminan
  • Tener dificultad para hablar
  • Sentirse soñolientas y relajadas
  • Desmayarse o perder el conocimiento
  • Tener ganas de vomitar
  • Pelear e inclusive ponerse violenta

Emborracharse puede llevar a una persona a hacer o decir cosas que luego se arrepienta.. También le hace más propenso a tener un accidente y lastimarse.

Después de beber mucho, las personas tienden a tener dolores de cabeza y sentirse enfermas. Esto se conoce como una resaca.

Las personas que son adictas al alcohol empiezan a tener que beber más y más para emborracharse. Puede ser que tomen un trago en la mañana para calmar o detener una resaca. Pueden beber solas y mantenerlo en secreto. Puede ser que se olviden de las cosas que pasaron cuando estaban borrachas. A esto se le llama pérdida de la conciencia.

Las personas que están tratando de dejar de beber pueden:

  • Sentirse nerviosas o tristes
  • Tener temblores
  • Sudar en exceso
  • Tener dificultad para dormir

Tener una fuerte necesidad de beber alcohol.

Fuente: https://easyread.drugabuse.gov/

En Clínica SER la AYUDA está LISTA. Visitanos en  www.clinicaser.com o Comunícate con Nosotros,  tu llamada es confidencial y no constituye compromiso alguno.

Tel. (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390

Tambien puedes acudir directamente a Clínica SER®:

Tepeyahualco 37, Colonia La Paz, Puebla, Puebla.

(A un costado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes)

Señales de Alarma para Reconocer una Personalidad Adictiva

Mtra. María de la Concepción Hernández Samaniego, Coordinadora del Área de Psicología. Psicóloga y Consejera Individual.

Personalidad Adictiva

Como consecuencia de la alta incidencia en el consumo de las drogas en la actualidad, se vio la necesidad de estudiar las coincidencias respecto de la conducta y manejo de emociones de las personas que consumen sustancias adictivas, de ahí que surgiera el término “personalidad adictiva”, con el que se hace referencia al número de actitudes y respuestas que este tipo de personas acostumbra mostrar cotidianamente.

Tanto para la familia como para los consumidores es conveniente reconocer estos rasgos de personalidad, con la finalidad de ayudar a entender el por qué de su comportamiento inadecuado en la mayor parte de las esferas de su vida.

Algunas señales de alarma con las que se podrá reconocer una personalidad adictiva, son las siguientes:

  • Son personas a las que les cuesta asumir normas y tener figuas de autoridad válidas.
  • Rompen con frecuencia las reglas establecidas tanto en casa como en el trabajo.
  • Dicen mentiras la mayor parte del tiempo para justificar el por qué de sus actos aberrantes.
  • Se justifican argumentando que se vuelven más abiertos y sociables cuando consumen drogas. tienen sexo irresponsable o se avocan a contactar amistades cibernéticas.
  • No aceptan ni les gusta ser criticados como consecuencia de su mala conducta, principalmente porque no se hacen responsables ni de su consumo ni de las consecuencias.
  • Suelen gastar dinero en exceso y cuando no lo tienen, roban sin consideración a quienes se vuelven sus víctimas, quienes generalmente son personas cercanas con un comportamiento codependiente en extremo.
  • No conciben una reunión sin beber o fumar y la mayor parte de su esparcimiento esta acompañado de alcohol o cualquier otro tipo de sustancia.
  • Pasan mucho tiempo frente a la computadora, televisión o celular.

Hay que entender que son pocas las características que se enlistan, simplemente se eligieron aquellas que se consideraron las más significativas para que quienes esten cerca o sean personas con problemas adictivos, sepan reconocer la necesidad de pedir ayuda profesional, que incluya; Intervención psicológica, ayuda espiritual y de tipo médico, debido a que el abuso de sustancias llega a provocar daños irreversibles en el tejido cerebral.

Muy importante resulta también que la familia se acerque a buscar orientación con profesionales de clínicas de rehabilitación en Puebla cuando se de cuenta de que este tipo de conductas están presentes en sus familiares, debido a que una intervención inadecuada puede perpetuar el padecimiento, especialmente cuando no se ponen limites claros y precisos al consumidor, quien a pesar de su rebeldía, en su interior pide a gritos contención, disciplina y dirección, pues no son capaces aún de hacerse cargo de sí mismos de manera formal.

En Clínica SER® podemos ayudarles a superar el caos, miedo y desolación que provocan las Adicciones, ofreciéndoles un programa de atención especializado en el tratamiento de adicciones, un equipo de profesionales experto, y la experiencia de 47 años de servicio.

Por: Mtra. Concepción Hernández Samaniego

Coordinadora del Área de Psicología de Clínica SER

 

LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.
Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER® la AYUDA está LISTA.