¿Qué es la cirrosis hepática alcohólica?

Uno de los temas que más preocupan a los bebedores de alcohol, son las afecciones que se producen al hígado, principalmente, dentro de las que se encuentra la cirrosis.

La cirrosis se presenta cuando en el hígado se han presentado lesiones, en el caso de las adicciones, por consumo excesivo de alcohol.

Cuando se presentan estas lesiones, el hígado trata de repararse a sí mismo formando tejidos de cicatrización tardía conocida como fibrosis. En medida de que la cirrosis va avanzando, se van formando cada vez más tejidos de cicatrización, lo que trae como consecuencia que el hígado empiece a funcionar con dificultad, generando una cirrosis descompensada, que puede convertirse en avanzada y se altamente mortal.

Cuando el hígado se daña por cirrosis, este daño no puede ser revertido, sin embargo si se logra detectar de forma tempranas y las causas que la provocaron se tratan, entonces existe la posibilidad de que se pueda detener el avance del daño, mas no revertirse.

Los síntomas en un principio, cuando las lesiones son pequeñas no se presentan, pero cuando ya observamos signos o el paciente señala síntomas, entonces es debido a que la lesiones ya son grandes debido al consumo crónico del alcohol.

Entre los síntomas que se presentan podemos encontrar pérdida de apetito, pérdida de peso, cansancio,  nauseas, inflamación d pies, tobillos o piernas, acumulación de líquido abdominal, aparición de moretones y comezón en la piel, ictericia o decoloración amarilla de piel y ojos, encefalopatía o estados de confusión, somnolencia y dificultad en el habla, entre otros.

Parta reducir el riesgo de contraer cirrosis, es necesario evitar el consumo de alcohol, llevar una alimentación sana manteniendo un peso saludable, además de reducir el riesgo de hepatitis B y C, que por lo general se da por  tener relaciones sexuales sin protección, compartimiento de agujas contaminadas,

 

Mtro. Psic. Adrián Alberto Pérez Méndez

Psicoterapeuta Clínica SER

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *