Mitos y realidades del alcohol (Parte III).

Lo prometido es deuda, con esta entrega terminamos los mitos relacionados al consumo del alcohol:

“Yo puedo controlar mi borrachera, tomar mucho y no emborracharme”: quienes dicen esto es porque probablemente han generado tolerancia al alcohol, lo cual no es sinónimo de sentirse orgulloso, por el contrario, puede implicar el riesgo de estar en proceso de desarrollar alcoholismo.

 

Las mujeres aguantan menos: Afirmativo, las mujeres tienen en menor cantidad la enzima encargada de metabolizar el alcohol (alcohol deshidrogenasa) por lo cual se intoxican más rápido, si alguna de tus amigas aguanta bastante es porque probablemente ya desarrolló tolerancia y está en proceso de desarrollar el alcoholismo (o ya lo desarrolló).

 

Tomarlo con popote se sube más rápido: lo que sucede es que al sorber con popote el volumen que se ingiere es mayor al que se hace con sorbos con la boca y de ahí que la intoxicación sea más rápida, ya que se ingirió mayor volumen en menor tiempo (ver unidad estándar de alcohol).

Si es dulce se me sube más: el dulce disfraza el sabor y con ello da la apariencia de que uno no está tomando alcohol y como el sabor tiende a ser más suave, se bebe con mayor rapidez, por otro lado, el azúcar da un poco de energía y al existir esa mínima estimulación contrarresta el efecto depresor del alcohol, aunque eso solo es al principio.

Con un café se me baja: El café es un estimulante menor, al igual que el té negro, las bebidas energizantes y otras similares, en ese caso la persona está consumiendo un depresor por un lado y un estimulante por otro lado (lo mismo cuando se mezcla con cocaína u otra droga estimulante). Que quede claro, la persona estará “borracha” de acuerdo al número de copas que haya ingerido (vea parte I) y estará estimulada simultáneamente de acuerdo al tiempo que la bebida o sustancia estimulante mantenga su efecto.

Con un baño de agua fría se le baja: La persona despertará por el agua fría, pero continuará borracha. Lo mismo es para los hielitos en las partes nobles…

 

La cuestión es que todo exceso siempre tendrá consecuencias, se trata de aprender a divertirse sin necesidad de abusar y así la diversión puede ser más extendida y sobre todo, quedará el grato recuerdo y no la vergonzosa experiencia.

_____________________________________________________________________________________________________________________

Psic. Guillermo Rojas Ayón

Especialista en adicciones

Ced. Prof. 7237938

2 comentarios
  1. bernardo flores gomez
    bernardo flores gomez says:

    Tengo a un hermano de 55 anos de edad con un alcoholismo severo, hace unos 2 anos empezo a perder peso de una manera considerable y me preocupa ya que pienso que esta dejando de comer. Las manos estan rojas al igual que algunas partes de su cuerpo. Yo creo por lo que veo que su cuerpo ya no acepta alimentos. Quisiera saber que hacer en estos casos. El logicamente no acepta su situacion y rechaza cualquier ayuda.
    De que manera podria ayudarlo?
    Y que etapa esta pasando en su Alcoholismo?

    Responder

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *