La Gran Mentira

Me encanta trabajar con usuarios en rehabilitación, desde su nobleza, su sinceridad e inocencia. En cuestión de las mentiras es donde muchos lo consideran una forma de vida que los lleva a una fantasía donde ellos son los admirados, esto al igual que la adicción es una deseo imperioso de sobresalir y de ser aceptado, detrás de esto evidentemente hay una historia de rechazo iniciada por los progenitores y de algún modo internalizado que es todo un laberinto fascinante. Lo paradójico es que en vez de caer bien el usuario esta propenso a ser rechazado, esto lleva a la dinámica de agregarle a la historia, generalmente al buscar una amistad los aceptamos por ser auténticos.

Las personas antes de llegar a rehabilitación comúnmente mienten para proteger su adicción,  para evitar enfrentarse a la realidad de su vida, para evitar confrontaciones, realmente en su cabeza están en una etapa llamada negación donde no consideran la adicción un problema o que lo pueden controlar, por que se creen diferentes, pueden estar avergonzados y desconocer como pedir ayuda.

Es común que piensen que sus compañeros son más adictos que ellos “así que puedo seguir en la mía”.

Hay hasta mentiras religiosas “si dios no me pudo salvar” puede ser traducido a “ no estoy dispuesto a hacer lo que tengo que hacer”.

¿Cómo puedo descubrir a un mentiroso? Es alguien que responde de modo complejo ante una pregunta sencilla o agregando información no solicitada,  puede ser excesivamente colaborador, puede repetir frases o palabras e incluso sonar como algo que memorizo, puede intentar desviar la atención cambiando de tema o señalando un defecto de alguien más.

En Clínica ser te enseñamos a ser honesto contigo mismo, a ser congruente en tus pensamientos y acciones. Si quieres ser parte del cambio comienza por Ti.

____________________________________________________________________________________________________________________

Mtro. Edward German Fisher Naveda

CED 6987751

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *