Clasificación del grado de alcoholismo o adicción. Parte 1

El “Libro grande” que es el texto básico de Alcohólicos Anónimos (AA), en su capítulo 8 “A las esposas”, hace una clasificación del grado de enfermedad del esposo (o familiar), además de otras recomendaciones a las esposas para poder ayudar a la recuperación.

Cabe mencionar que las recomendaciones son totalmente opuestas a lo que la mayoría de las personas realiza para ayudar, motivar, presionar o inducir un cambio en la persona que bebe.

El libro propone una clasificación de 4 tipos de marido que mencionaré a continuación:

  1. El que todavía es funcional, ya que no bebe siempre y cuando lo hace no siempre termina en borrachera, pero ya comienza a haber problemas con su esposa, o en su conducta. Pero él cree que lo puede dejar cuando quiera y por lo mismo no lo quiere dejar.
  2. El que ya se dio cuenta que tiene un problema porque ya son borracheras constantes y después de algunas ya dice que necesita cambiar, pero al paso de los días vuelve a ser el mismo de siempre. Este ya es una persona que tiene fuertes problemas con el alcohol. Dice que ya quiere dejarlo.
  3. El que ya ingresó varias veces a clínicas, hospitales, centros de tratamiento, y ya desea dejar de consumir, pero ya no puede. Ya ha perdido trabajos, amigos y familias.
  4. El caso perdido, ya perdió todo, ha llegado al delirium tremens y muchas veces puede encontrarse en condiciones de calle.

La propuesta de trabajo para ayudarlos es la siguiente y específica para cada uno:

  1. Con el primero la consigna es no enojarse nunca, y si hay necesidad de alejarse de él, la esposa tendrá que irse sin resentimientos, ¿Por qué? Porque los constantes reclamos y quejas le dar argumentos para seguir consumiendo.

Esto a muchas personas les conflictúa porque creen que la forma de consumir va a aumentar y se pondrán en condiciones de riesgo, sin embargo, no se han dado cuenta que de cualquier manera seguirán poniéndose en riesgo. La clave está en no resolver y dejar que las consecuencias de sus actos por estar intoxicados los alcancen y los traten de resolver ellos mismos.

El problema es que entre más se les presione, más se les mete la idea de que no los comprenden y que los quieren controlar. Además, que se corre el riesgo de que “se busquen a una persona que de verdad los comprenda”

Por eso se necesitan hacer cosas para que el marido nunca crea que se le quiere controlar o regañar, es importante que se dé cuenta que lo quieren ayudar de corazón… ¿y si no quiere? Entonces hay que dejar el tema por la paz y que sus constantes tropiezos le lleven a vivir las consecuencias (sin que la familia los rescate ni les resuelva). ¿y si empeora? Probablemente así sea, de ahí la importancia de vivir sus propias consecuencias, lo que sí es un hecho que entre más rápido “toque un fondo de sufrimiento” más rápido trabajará en su recuperación.

Fin primera parte

**Referencia: Alcohólicos Anónimos (Versión revisada). 3ª. Ed. 2008

_____________________________________________________________________________________________________________________

Psic. Guillermo Rojas Ayón

Especialista en adicciones

Ced. Prof. 7237938

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *