Alcohol: Señales de abuso y adicción

Con frecuencia, las personas que se encuentran bajo la influencia del alcohol pueden:

  • Reír y hablar en voz alta
  • Sentirse mareadas
  • Tener la visión borrosa
  • Tener problemas para mantenerse de pie y balancearse cuando caminan
  • Tener dificultad para hablar
  • Sentirse soñolientas y relajadas
  • Desmayarse o perder el conocimiento
  • Tener ganas de vomitar
  • Pelear e inclusive ponerse violenta

Emborracharse puede llevar a una persona a hacer o decir cosas que luego se arrepienta.. También le hace más propenso a tener un accidente y lastimarse.

Después de beber mucho, las personas tienden a tener dolores de cabeza y sentirse enfermas. Esto se conoce como una resaca.

Las personas que son adictas al alcohol empiezan a tener que beber más y más para emborracharse. Puede ser que tomen un trago en la mañana para calmar o detener una resaca. Pueden beber solas y mantenerlo en secreto. Puede ser que se olviden de las cosas que pasaron cuando estaban borrachas. A esto se le llama pérdida de la conciencia.

Las personas que están tratando de dejar de beber pueden:

  • Sentirse nerviosas o tristes
  • Tener temblores
  • Sudar en exceso
  • Tener dificultad para dormir

Tener una fuerte necesidad de beber alcohol.

Fuente: https://easyread.drugabuse.gov/

En Clínica SER la AYUDA está LISTA. Visitanos en  www.clinicaser.com o Comunícate con Nosotros,  tu llamada es confidencial y no constituye compromiso alguno.

Tel. (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390

Tambien puedes acudir directamente a Clínica SER®:

Tepeyahualco 37, Colonia La Paz, Puebla, Puebla.

(A un costado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes)

¿Cómo afecta la heroína al cerebro?

http://www.garmonia-sochi.ru/upload/image/News/trudnosti-otdicha-s-rebenkom-na-more.jpg

Al entrar al cerebro, la heroína se convierte de nuevo en morfina y se adhiere a moléculas en las células conocidas como receptores de opioides. Estos receptores se encuentran localizados en muchas áreas del cerebro (y del resto del cuerpo), especialmente en aquellas áreas que participan en la percepción del dolor y en la gratificación. Los receptores de opioides también están localizados en el tallo cerebral, que controla procesos automáticos esenciales para la vida como la presión arterial, la excitación y la respiración. Con frecuencia, la sobredosis de heroína implica la represión de la respiración, lo que puede resultar en la muerte.

Después de una inyección endovenosa de heroína, el usuario reporta sentir una oleada de euforia (“rush”) acompañada de sequedad en la boca, enrojecimiento caliente de la piel, pesadez en las extremidades y confusión mental.

El consumo regular de la heroína cambia la forma de funcionar del cerebro. Uno de los resultados es que se crea tolerancia a la droga, lo que significa que el usuario necesita una mayor cantidad de la droga para obtener la misma intensidad del efecto. Otro resultado es la dependencia, caracterizada por la necesidad de continuar con el consumo de la droga para evitar los síntomas de abstinencia.

El abuso de la heroína está asociado con varias consecuencias graves para la salud, que incluyen sobredosis mortal, aborto espontáneo y enfermedades infecciosas como el VIH/SIDA y la hepatitis. El consumo crónico puede llevar a la oclusión de las venas, infección del endocardio y de las válvulas del corazón, abscesos, estreñimiento, cólicos gastrointestinales y enfermedades del hígado y de los riñones. A su vez, también se pueden presentar complicaciones pulmonares, incluyendo varios tipos de neumonía, como resultado tanto del mal estado de salud del usuario así como de los efectos depresores de la heroína sobre la respiración.

Además de los efectos de la droga en sí, la heroína que se vende en la calle a menudo contiene aditivos o contaminantes tóxicos que pueden obstruir los vasos sanguíneos que van a los pulmones, hígado, riñones o cerebro, causando daño permanente a estos órganos vitales.

Fuente: https://www.drugabuse.gov/es/publicaciones/drugfacts/la-heroina

Si tu, algún conocido o familiar requiere ayuda para su rehabilitación, en Clínica Ser® ofrecemos un Tratamiento integral siendo el más avanzado  en su tipo en México, para más información visita nuestra página dando click aqui

En Clínica SER® estamos a la vanguardia en la rehabilitación de adicciones, nuestro nivel de recuperación y no incidencia es de los más altos del país.

Llámanos, podemos ayudarte.
TEL. (01·222) 231·7626 / 231·7574 / 248·3324 / 249·9390

El tratamiento para controlar el consumo de drogas

Ya que el abuso de drogas tiene tantas dimensiones y altera tantos aspectos de la vida de una persona, el tratamiento para el abuso de drogas no es sencillo. Los programas eficaces de tratamiento suelen incorporar muchos componentes, cada uno dirigido a un aspecto particular de la enfermedad y sus consecuencias. El tratamiento para la adicción debe ayudar al paciente a dejar de usar drogas, a mantener un estilo de vida libre de ellas y a lograr un funcionamiento productivo en la familia, el trabajo y la sociedad. Puesto que típicamente la adicción es una enfermedad crónica, las personas simplemente no pueden dejar de consumir drogas por unos días y curarse. La mayoría de los pacientes requieren cuidados a largo plazo para lograr la abstinencia continuada y la recuperación de la vida productiva.

Fuente: https://www.drugabuse.gov/es/temas-relacionados/el-tratamiento-y-la-prevencion-del-consumo-de-drogas

En Clínica Ser® ofrecemos un Tratamiento integral siendo el más avanzado  en su tipo en México, para más información visita nuestra página dando click aqui

En Clínica SER® estamos a la vanguardia en la rehabilitación de adicciones como alcoholismo y drogadicción, nuestro nivel de recuperación y no incidencia es de los más altos del país.

 

Llámanos, podemos ayudarte.
TEL. (01·222) 231·7626 / 231·7574 / 248·3324 / 249·9390

¿Es Necesario que mis Hijos Sepan de mi Alcoholismo?

Muchos padres que viven algún proceso de rehabilitación, se hacen la pregunta si será necesario que sus hijos conozcan más acerca del alcoholismo o adicción de ellos.

Las razones por las cuales no quieren compartir esa información de vida es porque argumentan que ya demasiado han padecido sus hijos experiencias desagradables al convivir con su manera de consumir que no quieren hablar más del tema para “no traumarlos”.

Desafortunadamente, esta manera de pensar es errónea ya que lo único que quieren seguir manteniendo es el secreto y sobre todo la negación de la enfermedad y cómo esta ha dañado a la familia.

No olvidemos que la enfermedad de la adicción se alimenta de secretos y mentiras, y lo que los hijos necesitan es certeza, certeza de que lo que vivieron como hijos de alcohólicos ahora sus padres lo reconocen y se interesan en reparar el daño (no en compensar). Lo que los hijos necesitan es recuperar la confianza de que “ahora sí” sus padres no les van a fallar.

De ahí la importancia de comenzar a familiarizarse con toda la terminología que encierra al proceso de una clínica de rehabilitación de adicciones, conocer lo que es un factor de recaída, el concepto de abstinencia, recaída, negación, manejo de emociones, disparadores, grupo de AA, grupo de Al-Anón, padrinazgo, defectos de carácter, etc.

Para los padres también implica un acto de compromiso y responsabilidad, ya que así se podrá hablar de frente en relación a la enfermedad de la adicción y así como familia se puede hacer un frente común construyendo una red de apoyo, y sobre todo comenzando a trabajar en reconocer esos actos que permitieron el desarrollo de varios mecanismos de defensa que ahora los hijos (“hijos de alcohólicos”) han desarrollado al igual que sus padres, los cuales son: La minimización, racionalización y negación, los cuales si no se trabajan adecuadamente generarán una gran neurosis (necesidad de ser perfectos, obsesivos y controladores) que los alejará de la felicidad y que incluso los puede llevar a repetir el patrón, esto es que o se vuelvan adictos / alcohólicos o se relacionen con personas con este tipo de enfermedad o en relaciones destructivas, ya que “lo que no pudieron arreglar en casa, quizá lo puedan reparar al vivir con otra persona”.

Te invito a hablar de esta enfermedad y de las consecuencias que vivieron tus hijos con ella, y si no te sientes preparado, existe ayuda profesional para que de este modo puedas evitar que esta historia se repita.

Lic. Guillermo Rojas Ayón

Especialista en Adicciones

Cédula de Especialista: 7971023

 

En Clínica SER la AYUDA está LISTA. Visitanos en  www.clinicaser.com o Comunícate con Nosotros,  tu llamada es confidencial y no constituye compromiso alguno.

Tel. (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390

 

Tambien puedes acudir directamente a Clínica SER®:

Tepeyahualco 37, Colonia La Paz, Puebla, Puebla.

(A un costado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes)

¿Cómo puedo hacer el ingreso de mi ser querido?

Cuando una persona sufre una adicción puede causarse daño a sí mismo y a otros. Es tiempo de buscar ayuda y surgen dudas sobre las formas de ingreso para inicar un tratamiento en un centro de rehabilitación de adicciones. De acuerdo a la Norma Oficial Mexicana NOM-SSA2-2009 que nos regula, las formas de ingreso a nuestra clínica son tres:

Formas de ingreso a Clínica SER

Formas de ingreso a Clínica SER.

Un ingreso involuntario se realiza en beneficio de la salud de tu ser querido y de su familia. No hacerlo a tiempo puede traer consecuencias muy dolorosas y a veces, irreversibles.

En Clínica de rehabilitación SER®m, la ayuda está lista. Si tienes dudas sobre la forma en que puede ingresar tu familiar para inciar su camino de recuperación escríbenos o llámanos: podemos ayudarte.

¿Mi adicción está afectando a mi familia?

Si lo más preciado es nuestra familia, ¿cómo saber si la adicción o codependencia que tenemos a ciertas sustancias no les afecta personal, emocional y socialmente?

Adicciones y familia

Adicciones y familia.

Importante dejar claro que el primero en sufrir las consecuencias de una adicción es el propio adicto, tanto en el aspecto físico como en el social y familiar: trastornos mentales, afectaciones a órganos vitales y el rechazo de la sociedad son los más graves. También existe el resquebrajamiento del patrimonio y la falta de solidez económica, es decir, el no tener lo necesario para vivir como consecuencia de la codependencia a sustancia tóxicas.

Por si fuera poco, hay otros afectados cuando se vive en una atmósfera caracterizada por una adicción y estos son la familia y los amigos que suelen ser las personas más cercanas.

En lo familiar y en lo particular cuando se trata de infantes que viven con una o más personas adictas, los primeros pueden vivir consecuencias negativas en su educación cuando se encuentran en un ambiente hostil o vulnerable, como el bajo rendimiento y la rebeldía en el colegio, por ejemplo.

Sin embargo, las complicaciones más comunes que afectan a una familia que vive con una persona adicta que no acepta la ayuda de un tratamiento, son las siguientes:

1.- Se establece una codependencia como resultado de un cambio en la dinámica de las relaciones, conducta y comunicación de sus integrantes, convirtiéndose en disfuncionales y facilitando la conducta adictiva.

2.- Los miembros de una familia se ubican en ciertos roles que son definidos por la codependencia y que, lejos de buscar ayuda o tratamiento, sostienen el proceso adictivo.

3.- Los problemas financieros debido a la adicción pueden llevar al adicto a robar a su propia familia o a los amigos para solventar el costo de las sustancias. La gravedad de este tema puede orillar a la persona a enfrentar a la justicia.

4.- El alcohol es una sustancia especialmente relacionada con la violencia en el ambiente familiar e incluso con los amigos. Por tanto, pueden presentarse escenarios violentos.

5.- Otra grave afectación es el abandono. Por un lado, el adicto sustituye la compañía de la familia por el consumo de las sustancias tóxicas y en casos extremos los padres o cónyuges, encerrados en prisión como resultado de sus adicciones, llevan a los hijos a crecer sin una madre o un padre.

Es importante que si estos casos o similares los vive usted o alguien cercano a usted, busque ayuda para iniciar un tratamiento adecuado en un espacio óptimo y profesional como Clínica SER donde contamos con médicos, terapeutas y profesionales dedicados a las adicciones.

Clínica SER forma parte de un grupo médico con más de 47 años de experiencia que, a través del tiempo, ha desarrollado y mejorado programas y tratamientos para adicciones llevando al paciente a una atmósfera digna y con trato humano. Acérquese, estamos para atenderle los 365 días del año.

 

 

LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.
Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Las adicciones y el SIDA: Un problema de salud que se acrecenta

Dra. Ángeles Noemí Macareno Flores

Dra. Ángeles Noemí Macareno Flores, Jefe de Hospitalización en Clínica SER.

En nuestra sociedad se conocen cada vez más casos de adictos de cualquier edad y no sólo a una sustancia en específico; drogas variadas que generan complicaciones en el estado de salud de quien las consume, entre ellas, las enfermedades de transmisión sexual.

Durante algún tiempo se creía que sólo el consumo de sustancias aplicadas por vía intravenosa eran un factor de riesgo determinante para ser portador de enfermedades como hepatitis y VIH. Sin embargo, hay que tener en consideración que al estar bajo el influjo de sustancias hay cambios en el comportamiento, en la conducta y en el control de los impulsos, por lo que realizamos actos que no están en pleno juicio; de tal manera que, entre las conductas peligrosas, está el tener relaciones sexuales sin protección con otras personas consumidoras o de riesgo, situación que no tenemos contemplada hasta detectarse la portación o la enfermedad.

Recordemos que el VIH tiene un periodo asintomático que puede durar años y el paciente puede no saberse portador y continuar teniendo relaciones sexuales, sin protección, condicionando que se extienda la cantidad de personas expuestas al virus generando así un grave problema de salud.

La educación sexual inicia en casa

Es por ello que debemos concientizar a nuestra sociedad, inicialmente sobre el problema de adicciones que cada vez aumenta en niños y en jóvenes que por su edad no cuentan aún con una estructura de personalidad que les haga tomar decisiones apropiadas. Por otro lado se debe tomar en consideración que la educación sexual inicia en casa y en la escuela y debemos orientar siempre al uso de protección doble: A las chicas con uso de hormonales o métodos de barrera y a los jóvenes con el uso siempre de preservativo y evitar así embarazos no planeados ni deseados y por otro lado, evitar el contagio de enfermedades de transmisión sexual.

Si existen factores de riesgo para ser portador de VIH la recomendación es acudir con el médico para una valoración y solicitar pruebas de detección de enfermedades de trasmisión sexual, él podrá orientar y sugerir métodos de protección.

La Dra. Ángeles Noemí Macareno Flores es Jefa de Hospitalización en Clínica SER®. Su cédula profesional es: 3503817.

 

También le puede interesar:
[12 cosas que arruinan la recuperación de un adicto]

 

LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.
Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Los zombis y las conductas de un adicto

Consejero individual Guillermo Rojas Ayón

Lic. Guillermo Rojas Ayón, Consejero individual en Clínica SER.

¿Alguna vez has visto alguna película de zombis? Para los que no saben qué es lo que hacen en dichas películas, estos seres descerebrados generalmente tienden a atacar a los vivos ya sea para comer sus cerebros o para morderlos e infectarlos y así convertirlos en zombis también.

En dichas películas generalmente hay un par de protagonistas que pueden ser grandes amigos o incluso ser novios y en determinada escena alguno de ellos termina lesionado por alguno de estos seres de ficción. ¿Y qué es lo que sucede? El que está infectado le explica al que todavía no lo está que tome un arma y le dispare al cerebro porque, una vez que se convierta en modo zombi, no lo va a reconocer y hará todo lo posible por lastimarlo.

Pues algo parecido es lo que sucede cuando un integrante de una familia padece de la enfermedad del alcoholismo o de la adicción: realiza actos irracionales que dañan tanto a los integrantes de la familia como a cualquiera que conviva de cerca con ellos (inclusive a sí mismo, a su patrimonio, empresa y salud). Pero, ¿por qué sucede?

Como especie, hemos logrado sobrevivir debido a una parte de nuestro cerebro que nos indica que todo lo que nos hace bien vale la pena repetirlo y que todo aquello que nos daña o no nos gusta, es mejor dejarlo. Esto es el “circuito de recompensa”, mecanismo que opera de manera automática en nuestro cerebro y permite que hagamos muchas cosas inclusive sin pensar en las consecuencias. Y es que este circuito está conectado directamente con otra parte del cerebro que es la encargada de medir las consecuencias (juicio). Así que cuando el circuito de recompensa se activa, el juicio valora qué tan conveniente es realizar dicha acción. El problema es que la sustancia con la cual se activa este mecanismo (dopamina), es la misma que se produce con las sustancias adictivas (drogas o alcohol) y de esta manera logra placer para el cerebro (placer inconsciente), con lo cual hace que la lógica de una persona intoxicada sea que quiere sentir más placer.

En una persona que ha desarrollado alguna adicción y que se ha rehabilitado, este mecanismo queda “dormido” hasta que nuevos niveles de dopamina lo activan (las emociones lo activan) y una vez que se activa, de manera automática la parte encargada de anticipar las consecuencias se desactiva impidiendo entender razones para entonces buscar lo que su cerebro le está pidiendo y que en su propio pensamiento adictivo le genera ganancias “lógicas” (para ellos): Como si se activara en “modo de pensamiento Zombi” que, bajo ninguna lógica, buscará consumir de nuevo la sustancia de su elección para generarse altos niveles de placer.

Y así (como en las películas) ni por todo el amor del mundo o por los lazos afectivos que unen a la persona con su entorno, se detendrá para cubrir esta “necesidad” de consumir.

¿Cómo evitar esto? El antídoto existe (aunque no hay que olvidar que es una enfermedad incurable, progresiva y mortal) y se llama: Tener conciencia de la enfermedad, la cual puede ser tratada con la asistencia de una clínica profesional especializada en el tratamiento y rehabilitación de adicciones, grupos de autoayuda de Alcohólicos Anónimos o Narcóticos Anónimos (según sea el caso) y con la ayuda de la Psicoterapia individual o grupal.

Así que, no juzgue a una persona adicta por su lógica de pensamiento ya que es parte del trastorno que padece. Lo mejor es informarse y espero que ahora tenga más claro con esta metáfora a través de los zombis, que las personas adictas no tienen estas conductas destructivas porque sean malos, lo hacen porque su cerebro les pide actuar así.

En Clínica SER® hay un equipo de expertos especializados que le pueden brindar la ayuda que necesita.

Contáctenos, en Clínica SER® la ayuda está lista.

El Lic. Guillermo Rojas Ayón es Especialista en adicciones y Consejero individual en Clínica SER®. Su cédula profesional es: 7971023. Consulta su perfil completo aquí

También te puede interesar:
[12 cosas que arruinan la recuperación de un adicto]

 

LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.
Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

Parejas de “a mentis” en el adicto

Consejero individual Alfonso Chávez González

Mtro. Alfonso Chávez González

La vida del adicto es muy desorganizada en general y mucho de ello se relaciona a todo aquello que tiene que ver con su vida amorosa. Infidelidad, relaciones conflictivas, perversiones (búsqueda del placer sexual a través de otra cosa que no sea el coito en sí mismo), insatisfacción sexual, divorcios, separaciones, entre otros, son ejemplos de cómo la vida amorosa del adicto ha sido afectada.

Tener una relación de “a mentis” (de mentira) significa una relación amorosa que se basa en la creación de una fantasía más que de una realidad. Aquello que es de “a mentis” no es real y no es sostenido más que con apuntalados frágiles que no podrían ni con un solo soplido del lobo feroz sobre ese engañoso hogar construido en bella paja de cebada, si bien nos va. ¡Digo!, ¡por eso de que la cerveza se obtiene de la cebada!

Es así que el adicto ha formado una casa frágil, un hogar y unas relaciones que pueden caerse con solo que uno las vea feo.

Una de las principales razones es que el adicto tiende a formar relaciones más infantiles que maduras en realidad. Una relación inmadura o infantil es toda aquella que se basa en asunciones fantaseadas.

Pongamos un ejemplo: Un esposo adicto puede estarse quejando amargamente con sus compañeros de parranda acerca de lo complicado que es su matrimonio; podría estar hablando de las razones por las cuales su esposa no lo comprende y de lo difícil que es poder llevar una buena convivencia. Si hubiera una actitud realista, un adicto no podría seguir esperando (alejado de su esposa) a que se resolviera el problema, tomando o consumiendo sustancias y evadiendo sus sentimientos estando fuera de casa. ¿Ayuda llegar con aliento alcohólico al día siguiente en una casa donde hay problemas matrimoniales? Por supuesto que no. Una actitud realista y madura se enfocaría en que se resolviera el problema de la relación, además del problema de alcoholismo o drogadicción , para así poder esperar un resultado diferente.

Buscar no llevar una relación inestable sería encontrar todos aquellos apuntalamientos débiles para reforzarlos. Una relación de “a debis” (de verdad) es una relación que busca analizar todo aquello que está mal y debe cambiarse.

Para que alguien adicto lleve una relación más sana, debe empezar por un análisis de todas aquellas cosas que espera y ver si son verdaderamente factibles de realizar, por ejemplo; me parecería el colmo de la falla de juicio, que un adicto que es infiel, esperara poder llevar a cabo una relación de “a debis” con una mujer que no esté de acuerdo con la infidelidad, al fin y al cabo el que a dos mujeres sirve, con alguna queda mal, por lo menos en el contexto de la familia mexicana.

Entonces como adicto, ¿en realidad estoy siendo objetivo? La verdad es que la mayor parte de las veces, como adicto, se prefiere permanecer en la subjetividad: “No creo que mi esposa me cache”. ¿En verdad está siendo realista? ¿O sólo esto habla de la enfermiza omnipotencia de la enfermedad?

Conozca más sobre estos temas que son fundamentales en la conservación de una relación, de un matrimonio y en general de las experiencias interpersonales que uno tiene todos los días. Clínica SER® ofrece un Programa de Rehabilitación de Adicciones Integral, modelo profesional de atención que conjunta a un equipo de especialistas y terapeutas ampliamente calificados. Le respalda la experiencia de 47 años como grupo hospitalario así como las instalaciones de primer nivel y el trato digno y confidencial.

El Mtro. Alfonso Chávez González es Psicólogo y Consejero individual en Clínica SER®. Su cédula profesional es: 5799762. Consulta su perfil completo aquí

También te puede interesar:
[Mi humilde adicción]

 

LLÁMENOS (01-222) 231-7626 / 231-7574 / 248-3324 / 249-9390.
Visite www.clinicaser.com
En Clínica SER la AYUDA está LISTA.

¿Cómo afecta el alcoholismo la vida laboral?

Son distintas las repercusiones que el alcoholismo genera en la vida de quien lo padece. Sin una correcta rehabilitación, el adicto puede resquebrajar sus círculos familiares, sociales y laborales. Por ello, un tratamiento oportuno puede salvarle incluso la vida.

En Clínica SER® le podemos dar la asesoría adecuada para que usted, un familiar o amigo, pueda establecer una vida armoniosa a partir de un tratamiento de rehabilitación exitoso.

Retomando el tema de lo laboral, una quinta parte de los accidentes en el área de trabajo, se debe a la ingesta de bebidas alcohólicas, según la Secretaría de Salud. Y en México “el alcoholismo en el ámbito laboral se considera un problema importante ya que se encuentra entre las 10 principales causas de discapacidad en los empleados, lo que afecta directamente su productividad, así como a las empresas”.

El alcoholismo debe ser tratado y en Clínica SER® te decimos cómo. Un tratamiento con sentido humano, cálido y cercano es fundamental para la pronta recuperación del paciente. Es importante recordar que las causas que lo llevan a beber de manera compulsiva derivan de muchos factores, uno de ellos, la baja autoestima. Por ello, es importante que la rehabilitación sea en un entorno confiable y digno.

Si la persona se encuentra una vez más sin empleo a causa de esta enfermedad es fundamental pedir ayuda. El ausentismo por alcoholismo o sus secuelas es elevado en nuestro país: “Sólo en el IMSS, se atienden alrededor de mil casos semanales, diagnosticados como deshidratación o desequilibrio hidroelectrolítico”.

Además del ausentismo, la falta de confianza del empleador hacia el empleado que recae en problemas por el consumo de alcohol, suma no sólo en los constantes despidos sino en una falta de recomendación hacia el exempleado durante la búsqueda de otros trabajos. Y aún cuando el mismo patrón o jefe le da otra oportunidad a la persona con esta adicción, el nivel de confianza para otorgarle ciertas encomiendas es limitado, por lo que la persona difícilmente puede acceder a un mejor puesto o acenso, al menos que pasen algunos años en los que compruebe su total estabilidad.

Lo invitamos a que se acerque a Clínica SER® para que conozco nuestro programa y al equipo de médicos y especialistas que le acompañan, a usted o a su familiar, durante el tratamiento de rehabilitación. Estamos para apoyarle las 24 horas del día los 365 días del año.