NO TENGO IDEA DE COMO ME SIENTO

APRENDIENDO A IDENTIFICAR LAS EMOCIONES BÁSICAS

De acuerdo al psicólogo  Paul Eckman , se dice que las emociones son universales, es decir en todo el mundo se experimentan de la misma manera, estas representan un papel muy importante en la vida cotidiana, ya que son las responsables de dirigir nuestro comportamiento y conducta,   en  base a ello actuamos frente a lo que nos rodea, abordando experiencias y sentimientos.

_____________________________________________________________________________________________________________________

Se dice que existen 6 emociones básicas las cuales son:

Alegría: Se dice que  es la que está asociada con la felicidad y la fuente de placer, se presenta cuando realizamos alguna cosa que  genera satisfacción, como por ejemplo: viajar, estar con la pareja o la familia, recibirse de la universidad,  ganar un premio, entre otras cosas más, dicha emoción sirve de recompensa de forma frecuente  para disparar al ser humano a repetir dicha conducta que considere satisfactoria. A nivel cerebral el vivir esta emoción genera una gran liberación de  endorfinas y dopamina (mismo neurotransmisor que está relacionado con el placer que generan las sustancias adictivas)

Tristeza: Para las personas esta es una emoción negativa, se caracteriza por un decaimiento, baja el estado de ánimo, su principal función es que cuando vivimos un acontecimiento inesperado, dicha emoción baja los niveles de actividad es como si bloqueara o anestesiará la parte activa que tenemos evitando que realicemos esfuerzos innecesarios  actuando de manera auto protectora para que centremos la atención en nosotros mismos y de tal manera busquemos ayuda  para facilitar la huida o escape de dicho acontecimiento doloroso, sin embargo cuando esta emoción nos invade, como seres humanos pensamos únicamente en lo catastrófico que vivimos y continuamos dañándonos de forma constante.

 Enojo: Es aquello que experimentamos cuando  vivimos frustraciones, estrés,  tensión o  angustias, todas al nivel máximo que tolere la persona, se dice que cuando esta emoción se hace presente en alguna persona el ritmo cardiaco aumenta, muchas veces  lleva a la impulsividad y a cometer actos de agresividad.

Desagrado:  Es una sensación de repulsión muchas veces es real o simplemente  imaginaria, es la que suele rechazar todo aquello que pueda provocar algún daño, es decir mediante esta sensación podemos protegernos de todo aquello toxico que puede dañarnos , muchas veces se presenta a nivel de náuseas.

Sorpresa:   Es aquella reacción que generamos cuando alguna situación llega de improvisto o es novedosa, normalmente crea incertidumbre, muchas veces bloquea la mente por el impacto de palabras que se esta teniendo sea algo positivo o bien negativo, esta emoción definitivamente es seguida por otra emoción  ya que depende del estimulo que se recibe

 Miedo:  Es  una emoción  que nos conduce al escape o la huida ante situaciones peligrosas, es justo donde lo principal que pensamos es en nuestra propia seguridad y salud, ya que debemos protegernos y la podemos vivir ante diversos acontecimientos que vivimos día a día.

_____________________________________________________________________________________________________________________

Es importante hablar sobre las emociones, ya que desafortunadamente varias personas no saben detectarlas, ni mucho menos  expresar su sentir y todo aquello que viene después de las emociones, suelen confundirlas o mal interpretarlas… cuantas veces cuando alguien cercano nos pregunta ¿Cómo te sientes? ¿Cómo estás?  La respuesta clásica es  “bien”, eso no define, eso no  nos da la clave para entender al otro, por ello es útil aprender a identificar emociones  para poder hablar desde el verdadero “sentir”.

 

Esp Cristhel Amairani Segovia Rivera

8293913   /  11287339

COMO ELIMINAR LOS FANTASMAS Y DEMONIOS DE MI PASADO

(IMPORTANCIA DEL PROCESO TERAPEUTICO)

¿Qué pasa cuando detectamos que nos dará gripe? O  ¿Cuándo descubrimos que la comida de ayer me hizo daño y presento una molestia en el estómago?  …

¿Qué ocurre cuando detecto que el terminar una relación de noviazgo me afecto? ¿O que la  muerte de un ser querido me genero daños psicológicos? ¿Por qué somos expertos en callar nuestras emociones?

Retomando esas simples preguntas, es irónico descubrir que muchas veces cuando sufrimos de un malestar físico, nos ponemos en alerta y de forma casi inmediata buscamos el apoyo de algún médico para que nos informe lo que nos ocurre y nos cure, porque obviamente no toleramos ese “malestar” pero  ¿Qué pasa con el sentir? ¿Por qué nunca externamos lo que duele emocionalmente? ¿Por qué cuando algo de esa magnitud duele no buscamos de forma casi inmediata el apoyo psicológico?

En el país que vivimos cuando una persona menciona que asistirá a terapia para tratar sus emociones y las experiencias que ha vivido, muchas veces es juzgado y señalado, ya que desafortunadamente  cientos de personas creen que el que lo hace es porque esta “loco” o es “débil” ¡Vaya etiquetas! Justo ahí, es donde decidimos  callarnos y jugar al valiente, sin detectar que  las cosas internas que no resolvemos se acumulan y cada vez generan más daños…

¿Acaso el asistir a un médico por alguna enfermedad es signo de vulnerabilidad? La respuesta es “NO” al igual, el  asistir a terapia NO es para locos ni débiles, sino todo lo contrario y a continuación se los explico.

El asistir de forma frecuente a terapia es de igual importancia como la atención que damos a otros padecimientos,  es garantía de un despertar personal, garantiza múltiples beneficios  como el encontrar estabilidad y paz interior, todo ser humano  a lo largo de su vida trae consigo mismo demonios y fantasmas que lo agobian y lo perturban en diversas emociones, es a lo que se denomina enemigos internos que no permiten avanzar y ver la vida de  forma positiva, el tomar terapia es eficaz para ayudar a la persona a liberar, a soltar, aprender a amarse y respetarse, saber devolver las cosas con responsabilidad, no permitir engancharse con situaciones de la vida económica, aprender a canalizar el estrés y no permitir que este afecte y dañe tanto a la persona como al círculo, que lo rodea, es eficaz porque da la certeza de convertir al que se atreve a tomarla en alguien más fuerte emocionalmente y capaz de brindar herramientas sanas y positivas  a sus pares, además de adaptarse de una forma prudente ante situaciones de crisis teniendo la capacidad de resolver, por lo tanto  acudir a terapia muestra signos de inteligencia, valentía ya que enfrentarse a los problemas de la vida cotidiana no es fácil, sin embargo es la receta para frenar el sufrimiento al cual muchas veces estamos enganchados, es útil que tanto el que vive las adicciones como la familia  acudan a terapias individuales para poder empoderarse frente a situaciones complejas día a día con sabiduría y serenidad, de tal forma lograran mejorar la calidad de vida personal y familiar.

Esp. Cristhel Amairani Segovia Rivera

8293913   /   11287339

SU REAL MAJESTAD EL REY

¿Qué significa la palabra “rey”? En cuentos o películas ¿Qué representa el rey? ¿Qué hace?

Para responder estas simples preguntas  es básico comprender que cuando hablamos de un rey, muchas veces pensamos en una máxima jerarquía, en alguien que manda, gobierna, alguien que tiene autoridad, el que pide o exige y tiene todo a sus pies,  ya que existen cientos de siervos que le solucionan y le dan todo  lo que desea.

Retomando este ejemplo y comparándolo con la realidad,  pasa algo muy similar en millones de familias que sufren la adicción de un ser querido, ya que el término “niño rey”  se relaciona con el paciente y los “siervos” con la familia (adicción + codependencia) es decir “hijos que dominan a sus padres”

Algo que genera mucho impacto, es saber y ver que existen “niños reyes” de edad avanzada  que aun dominan y controlan a la familia (ojo: la edad no importa, pero en  caso de las adicciones es de gravedad ver que existen pacientes que se supone ya deberían ser independientes en todos los sentidos y siguen manipulando y obteniendo con facilidad lo que desean por medio de los padres) nuevamente se fusiona  el término: “el rey y sus siervos”

Es importante saber que en el campo de las adicciones  el famoso “niño rey” es construido y creado  por los padres y  la familia, ya que  existe:

  • Sobreprotección.
  • Ausencia de límites.
  • Ser demasiado permisivos.
  • Nunca devolverles 
  • Justificarlos.
  • No enseñarles valores.
  • No saber decirles un “no” como respuesta.
  • Ponerles un caminito fácil en donde los hijos no se esfuercen en nada

Mientras que algunas de las características del niño rey  son:

  • El narcisismo ya que se sienten demasiado especiales y merecedores de todo
  • Egocéntricos, exigentes, egoístas con los demás
  • Irresponsables debido a que se acostumbran a que todos les resuelvan.
  • Presentan conductas infantiles.
  • Inmadurez.
  • No admiten la autoridad de alguien más porque  los acostumbraron a tener el poder y las cosas de forma fácil.
  • Exigen atención y si no se les da, es fácil para ellos culpar y chantajear.
  • Les cuesta adaptarse.
  • Creen que siempre los deben de cuidar y solucionar las cosas.
  • Se enfadan cuando no se les complace y dicha molestia genera que la familia haga lo que el otro desea…

Por ello, la adicción es más fácil alcanzar debido a la satisfacción  y felicidad, además  cuando suelen enfrentarse a problemas, conocen perfectamente que la familia  será la principal rescatadora ya que ellos no están preparados para solucionar.

Desafortunadamente, el presentar estas características suele ser motivo de recaídas mientras los familiares no la frenen,  es importante reestablecer el sistema familiar y que cada miembro tome el rol que le corresponde, además de implementar reglas claras y firmes, ser coherentes con lo que se dice y hace,  monitorear las actividades que realizan, límites y responsabilidades.

_____________________________________________________________________________________________________________________

Esp. Cristhel A. Segovia Rivera
8293913     /   11287339

¿Qué es la humildad?

Otra pregunta frecuente que se hace en la recuperación de  un paciente drogodependiente, es el saber qué es la humildad y el cómo se lleva a cabo.

Para responder a esta pregunta debemos primero definir a la humildad entendiéndola como una virtud del ser humano que ha logrado tener conciencia de lo que son sus propias limitaciones y sus debilidades, obrando en consecuencia.

La persona que se comporta con humildad abandona su complejo de superioridad, esto quiere decir que no se la pasa recordando a los demás todo aquello que ha sido un logro o un éxito que comúnmente utilizan para vanagloriarse o hacer sentir menos a los demás, presume su ostentosidad, es arrogante u orgulloso y presume pretendiendo estar encima de los demás, se jactan de sus logros.

La humildad no pretende estar arriba o debajo de nadie ni tampoco importa su posición social o económica ya que ve a los demás como seres humanos iguales y con el mismo grado de dignidad, el humilde no se humilla ni supone el abandonar una dignidad.

La humildad permite también el poder someterse o rendirse ante una autoridad superior, saber acatar. En el caso de la espiritualidad, permite tener sumisión ante un poder superior.

La humildad por lo tanto se convierte en una virtud que permite saber reconocer en sí mismo las propias habilidades, fallas, aciertos y equivocaciones, así como el actuar con responsabilidad aceptando las consecuencias de sus actos.

También te permite conocer y aceptar tus propias limitaciones y, por lo tanto, pedir ayuda en el momento en que lo necesites. Es una característica de las personas modestas, igualitarias, sin importar que tan lejos hayan llegado o logrado hacer en su vida.

 

Mtro. Psic. Adrián Alberto Pérez Méndez

Psicoterapeuta Clinica SER

HEROÍNA

“De entre todos los remedios que Dios Todopoderoso se ha dignado dar al hombre para mitigar sus males, ninguno es tan universal y eficaz como el opio” Thomas Sydenham, 1680.

La heroína es una droga ilegal excesivamente adictiva que se procesa a partir de la morfina, una sustancia que se da en forma natural y se extrae de la vaina de las semillas de ciertas plantas de amapola. Por lo general se vende en forma de polvo blanco o amarronado que se “corta” con azúcares, almidón, leche en polvo o quinina. La heroína pura es un polvo blanco de sabor amargo que se origina principalmente en América del Sur y, en menor medida, en el sudeste de Asia, y domina los mercados mexicanos de bajo recurso. La heroína con un alto grado de pureza se puede aspirar o fumar y puede resultar más atractiva para quienes recién se inician en el consumo porque elimina el estigma asociado con las drogas inyectables. La heroína en su forma conocida como “alquitrán negro” es pegajosa como el alquitrán que se emplea en los tejados o dura como el carbón. El color oscuro asociado con esta forma de heroína proviene del método de procesamiento crudo, que le deja impurezas. La heroína impura generalmente se disuelve, se diluye y se inyecta en una vena, un músculo o en forma subcutánea.

El efecto buscado es Analgesia, suprime casi todos los tipos de dolor, desprende todo tipo de apego o idea que te preocupe, cual es el detalle que la abstinencia te exige seguir consumiendo de manera constante y cómo vas creando tolerancia  a la sustancia necesitas una dosis igual o  mayor que la anterior. Muchos comienzan consumiendo  de manera fumada y acaban inyectándose. Causa euforia y un refuerzo positivo comparado con una cantidad impensable de orgasmos simultáneos. Así que consumes hasta tener abscesos, venas colapsadas, algo así como un zombi.

 

Mtro. Edward German Fisher Naveda

Ced. 6987766

10 Mitos y realidades de las drogas

El consumo de drogas en México representa uno de los mayores retos a vencer en los próximos años. Los jóvenes son la población más vulnerable debido a que la edad de inicio en el consumo de alcohol y tabaco disminuye, y la experimentación con drogas ilegales se hace cada vez más frecuente, generando riesgos graves para desarrollar una adicción.

Es de suma importancia  que cualquier persona que tiene contacto con los jóvenes, cuente con   la información adecuada, para poder brindar una orientación adecuada.

A continuación se exponen los mitos y realidades de las drogas:

_____________________________________________________________________________________________________________________

Mito 1. Fumar de vez en cuando no es adicción

Realidad

Los efectos de la nicotina y otras sustancias que contiene el cigarro son acumulativos. Fumar poco, pero de forma continua es tan perjudicial como los excesos esporádicos. Y desde luego, no fumar es no fumar NUNCA, además la adicción a la nicotina se presenta si se consume sólo de vez en cuando.

Metáfora

  • Si fumas de manera ocasional, también dañas tu cuerpo

_____________________________________________________________________________________________________________________

Mito 2. Es importante enseñarle a los niños a beber desde chicos

Realidad

El consumo de alcohol en los niños produce daños más severos. La tolerancia se desarrolla más rápidamente. Además de que al estar expuestos desde pequeños, son más vulnerables a los daños físicos que causa el alcohol a largo plazo como cirrosis hepática, pancreatitis, neuropatía alcohólica, diabetes.

Metáfora

  • El desarrollo del alcoholismo puede comenzar desde muy jóvenes

_____________________________________________________________________________________________________________________

Mito 3. Hay gente que bebe en exceso y no se emborracha o no le hace daño. Si tomo poco, puedo manejar sin riesgos

Realidad

Aun en pequeñas cantidades, desde la primera copa el alcohol produce alteraciones en el sistema nervioso central que afectan la capacidad de respuesta, los reflejos y la percepción del tiempo-espacio. Todas las personas son diferentes y algunas “presumen” de conducir perfectamente aun con los efectos “leves” del alcohol, lo que en realidad están haciendo es poner en riesgo su vida y la de los demás. Algunas personas después de beber mucho “aparentan” no estar intoxicadas, sin embargo se producen daños en su organismo, puede ser que tengan más tolerancia (necesidad de incrementar la dosis para sentir los mismos efectos que en la intoxicación anterior) y por esto parece que “aguantan” más; esto lejos de beneficiar al que bebe en exceso, ocasiona un mayor riesgo, ya que al consumir grandes cantidades de alcohol se puede provocar daño irreparable en su cuerpo o la muerte.

Metáfora

  • El exceso y el alcohol, seguro tienen reacción

_____________________________________________________________________________________________________________________

Mito 4. Beber los fines de semana no hace daño

Realidad

El daño que provoca el alcohol depende principalmente de la cantidad que se ingiere, no del día. En México generalmente se consume alcohol los fines de semana y en grandes cantidades, esto ocasiona deterioros al hígado y al cerebro, además propicia accidentes y actos violentos. Muchos viernes y sábados sociales terminan en una delegación o en un hospital.

Metáfora

  • No importa cuándo sino cuánto

_____________________________________________________________________________________________________________________

Mito 5. Si se mezcla alcohol con las bebidas energetizantes, no se sube

Realidad

Al mezclar bebidas estimulantes con depresores, se origina una alteración desordenada del cerebro y del organismo, esto puede ocasionar un daño permanente y en ocasiones irreversible. La persona que hace esta combinación sufrirá los mismos daños a la salud por abusar del alcohol mezclado, la diferencia es que se sentirá más despierto de manera temporal.

Metáfora

  • Sin que te des cuenta, combinar te puede perjudicar

_____________________________________________________________________________________________________________________

Mito 6.  La mariguana no hace daño porque es natural, es peor el tabaco

Realidad

Tanto la mariguana como el tabaco son plantas, pero contienen sustancias tóxicas y productos químicos que dañan tus pulmones. Además la mariguana contiene tetrahidrocanabinoles que pueden predisponer a la aparición de trastornos mentales como la esquizofrenia. Tiene efectos dañinos a la salud física y mental de quien la consume, puede provocar alteraciones permanentes de la memoria, la capacidad de aprendizaje, de atención y reacción. La mariguana también puede causar cáncer, bronquitis crónica y enfisema pulmonar.

Metáfora

  • ¡No todo lo verde es vida!

_____________________________________________________________________________________________________________________

Mito 7. Consumir cocaína una vez no implica riesgo

Realidad

La cocaína es una droga con alto poder adictivo, la dependencia física puede presentarse aun después de las primeras ocasiones de haberla usado. Está comprobado que la repetición del consumo de cocaína produce tolerancia muy rápidamente, lo que se manifiesta en la necesidad de ingerir dosis cada vez mayores para obtener los mismos efectos. También hay personas susceptibles que con un consumo de cocaína han fallecido por aumento en su presión arterial o derrames cerebrales.

Metáfora

  • La primera vez si pasa… y mucho

_____________________________________________________________________________________________________________________

Mito 8. Las drogas de diseño (éxtasis o tachas, elevadores, hielo, corazones, píldora del amor) son menos peligrosas y no causan adicción

Realidad

Las drogas de diseño que vienen en pastillas o cápsulas y parecen inofensivas, son altamente peligrosas, está comprobado que son “neurotóxicas”, esto significa que matan las neuronas rápidamente; además se elaboran en laboratorios clandestinos, donde mezclan diversos grupos de sustancias sin ningún control. No hay manera de saber qué sustancias y qué concentraciones contienen estas drogas. Lo que sí se sabe es que éstas, aceleran la presión sanguínea y el cerebro.

Metáfora

  • Si la experiencia quieres vivir, costosa te puede salir

_____________________________________________________________________________________________________________________

Mito 9. Los inhalables son sustancias que sólo dañan a los que consumen diario

Realidad

Cualquier persona está expuesta a absorber inhalables ya que son productos químicos de uso doméstico e industrial, incluso accesibles en la casa. Los deterioros que producen se pueden presentar desde la primera experimentación, debido a la gran capacidad que tienen de mezclarse y depositarse en el cerebro.

Metáfora

  • Si inhalas una vez para ver que se siente, puedes dejar de ver para siempre

_____________________________________________________________________________________________________________________

Mito 10. Dejar las drogas es fácil

Realidad

Para los consumidores experimentales y ocasionales es menos difícil dejar de utilizarlas. Para los adictos, es extremadamente difícil dejarlas y es por eso que requieren de tratamiento y rehabilitación (ayuda profesional), para salir de la adicción y lograr un estado saludable de vida.

La familia juega un rol fundamental en el proceso de toma de conciencia y en la rehabilitación. Los tratamientos más exitosos incluyen el trabajo y apoyo profundo de la familia del paciente.

Metáforas

  • Si entras al laberinto de las drogas, te puedes perder para siempre

_____________________________________________________________________________________________________________________

En Clínica SER® se ofrece un Programa de Rehabilitación de Adicciones Integral, donde se aborda no solo el tema de los mitos que se generan en el consumo de drogas si no la realidad y sus consecuencias negativas, contamos con un modelo profesional de atención que conjunta a un equipo de especialistas y terapeutas ampliamente calificados.

 

Llámanos, podemos ayudarte.

Tu llamada es confidencial y no constituye compromiso alguno.

 

Psic. Jehú Rosales Gómez. Terapeuta de Clínica SER

Este texto es una adaptación del libro “Manual para el capacitador mitos y realidades” de Centros Nueva Vida.

 

 

 

Hijos adultos de alcohólicos

¿Quiénes son? “Al hablar de  hijos adultos de alcohólicos nos referirnos a aquellos niños y jóvenes que han vivido  y crecido en hogares donde existe alcoholismo y que cuando crecen, presentan daños emocionales y trastornos de personalidad, que pueden ir desde leves hasta graves.”

Afirma la Dra. Woititz que los hijos adultos de alcohólicos repiten de uno o de otro modo  ciertas  pautas  y conductas generales derivadas de las experiencias de su infancia. Estas características, reiteradamente observadas por ella y  reconocidas por los afectados, sea en terapia individual o colectiva,  le han permitido hacer un esbozo de las siguientes características generales de este grupo.

Algunas de ellas son las siguientes:

Los hijos adultos de alcohólicos reaccionan exageradamente ante estímulos y ante situaciones sobre las que no tienen  control. 

Esto es muy fácil de comprender.  Los hijos pequeños de alcohólicos no tuvimos dominio sobre nada; no se nos tomó en cuenta. A fin de sobrevivir, necesité desde pequeña resolver sola mis problemas y hacerme cargo de muchas de mis  necesidades. Por eso, aprendí a confiar sólo en mí misma, en mis habilidades y en mi responsabilidad y, en cierta medida, a desconfiar de los demás.  Como consecuencia, tiendo a considerar que mi punto de vista es el más adecuado y a tomar bajo mi control todas las situaciones en las que puedo intervenir. Existe, sin duda, un cierto temor de que si yo no las tomo bajo mi responsabilidad,  las cosas saldrán mal. De este modo, quiero  que todo se haga justo como yo digo, por lo que me percibo  frecuentemente rígida y controladora.

En relación con el segundo punto, reacciono exageradamente ante frustraciones menores, perdiendo el control debido. Por simples tonterías, como no encontrar una cosa en su lugar, me salgo de mis casillas y me pongo furiosa. En el mismo sentido, me cuesta mucho trabajo que algo me haga cambiar de planes, o ser tolerante  con las fallas de los demás; un  incidente sin importancia es la gota que derrama el vaso y me torno descontroladamente iracunda, muy seguramente porque  estas situaciones me hacen evocar  el dolor que sufrí de niña y la ira reprimida durante esa época, ante desilusiones o castigos injustos.

Los hijos adultos de alcohólicos son sumamente leales y comprometidos, aun con quien no lo merece.

Considero que el hogar de los alcohólicos es un sitio de mucha lealtad, pues los familiares aprendemos a cuidar y a proteger al alcohólico. Este aprendizaje me ha permitido  permanecer mucho tiempo en relaciones,  que más valdría que hubieran terminado. En mi juventud, cuando a alguien le interesé lo suficiente para formar una relación estable conmigo, llámese pareja o amigo,  existió siempre en mí un sentimiento de agradecimiento  y de vinculación, que me hizo experimentar una especie de obligación a permanecer con esa persona para siempre. En mi matrimonio, no importaba lo que mi marido  hiciera o dijera; si  me trataba mal, yo disculpaba su comportamiento  y hasta me sentía culpable.  Posiblemente por mi necesidad de seguridad, me prendía  de lo conocido, aunque fuera malo.

Por otra parte, en mi infancia no aprendí gran cosa de lo que significa tener una buena relación, pues entre mis padres siempre hubo el que manda y el que obedece.  Así es que me las arreglé  como pude y me  quedé siempre con lo que tenía, sin considerar en mucho tiempo si merecía  aspirar a algo diferente. Frecuentemente me enganché mediante el sentimiento de culpa  y tardé mucho en darme cuenta de que esa relación no valía la pena.

Los hijos adultos de alcohólicos corren el peligro de desarrollar adicciones, convertirse a su vez en alcohólicos, en neuróticos, o por lo menos, en cónyuges de alcohólicos.

Los estudiosos de la enfermedad del alcoholismo, no han podido ponerse de acuerdo si  hay influencia del entorno, de los genes o una combinación de ambos, pero todos absolutamente apoyan  el anterior enunciado. Por fortuna,  personalmente no desarrollé el alcoholismo, pero sí otras adicciones como el fumar y el comer compulsivo,  tal vez como compensaciones ante el sufrimiento.

Como he mencionado antes, con todas las experiencias vividas en mi hogar, aprendí a no confiar, a no pedir, a no expresar mis sentimientos y desde mi más tierna infancia me protegí contra el dolor evitando sentir y llorar. Admitiendo que a esta difícil tarea  me ayudaron tanto mi fantasía,  como mi exceso de trabajo, no puedo dejar de constatar el papel sustitutivo de mi afición a comer demasiado.

Desde niña aprendí  que comiendo dulces, panes y chocolates no se sufre y que la comida ayudaba para no tocar tristeza. Recuerdo la ilusión que me causaba comer a diario, al salir de la escuela dos barquillos de mamey y cómo me consolaban  en mis tardes solitarias los dulces que me compraba con el peso que me daban para gastar.  Desde niña fui gorda y creo que mi grasa corporal ha sido la muestra visible de mi escudo contra el sufrimiento. Ser gorda ha sido la coraza con la que me he enfrentado a la dureza de la vida. Por lo mismo, en la  adolescencia aprendí a fumar, adicción que me ha resultado una manera cómoda de librarme de la tensión y la ansiedad.

_____________________________________________________________________________________________________________________

En Clínica SER® te ofrece un Programa de Rehabilitación de Adicciones Integral, donde se cuenta con un modelo profesional de atención, que conjunta a un equipo de especialistas que brindan orientación no solo a los pacientes si no a sus familias.

Llámanos, podemos ayudarte.

Tu llamada es confidencial y no constituye compromiso alguno.

 

Psic. Jehú Rosales Gómez. Terapeuta de Clínica SER

Este texto es una adaptación del libro “CARACTERÍSTICAS DE LOS HIJOS ADULTOS DE ALCOHÓLICOS” Mireya M. Gómez Coronel.

 

El resentimiento, ese sentimiento incómodo que tanto disfrutas

El resentimiento es un sentimiento constante de disgusto o enfado hacia alguien que se considera el causante de cierta ofensa o daño sufrido y que puede manifestarse con palabras, pensamientos o actos hostiles.

En la dinámica de interacción del mundo de la adicción es muy común la presencia de este sentimiento, el cual se origina desde las expectativas que se tienen creadas sobre otra persona y puede ser experimentado por el enfermo alcohólico-adicto o por la familia o personas que le rodean como consecuencia de los actos aberrantes consecuencia del propio consumo.

Y es que la mayoría de las personas trata de hacer responsable a los demás de las situaciones que experimentan. En el caso de una dinámica con un familiar adicto, la pareja por ejemplo, espera una conducta predecible (anhelo de cambiar al otro) y cuando no salen las cosas como desea entonces se termina culpando a la persona de los actos y consecuencias vividas, sin embargo no se dan cuenta que son ellas mismas quienes deciden seguir al lado de la persona ya sea porque “hay un compromiso legal o moral” o porque la sociedad así lo indica, o inclusive por las ganancias secundarias que se obtienen al convivir con alguien así.

Entonces ¿por qué aparentemente se mantiene este sentimiento como si se disfrutara? Por la incapacidad de poder aceptar la propia responsabilidad.

Así que, si deseas ya no seguir cargando con resentimientos que solamente te desgastan, te recomiendo tres cosas:

  • Dejar de culpar al otro es nuestra decisión. El otro seguirá con su vida, pero tú puedes seguir con tu resentimiento. Además, recuerda que éste se origina principalmente porque lo quieres hacer responsable de los acontecimientos de tu vida.
  • Aceptar la satisfacción que genera el vivir con este sentimiento ya que así se puede seguir culpando a alguien, y porque al culpar y hablar de otro se secreta dopamina, neurotransmisor encargado de generar placer y así por absurdo que parezca, se termina “sintiendo rico” al estar hablando mal del otro.
  • Soltar esta negatividad (dejar ir), dejar de alimentar las ideas y como consecuencia las emociones positivas vendrán. No luchar contra esas ideas y aceptar ese sentimiento y esos actos que lo produjeron, puesto que la lucha desgasta y aunque en su momento pudiera ser placentero, las emociones “negativas” terminan dañando al organismo (generando somatizaciones como: gastritis, colitis, ansiedad, debilitación del sistema inmune, etc.)

La clave es ya no hacer caso a lo que dicen los pensamientos que sigues generando y al aceptar dejarás que la emoción siga su curso y por lo tanto, esta pasará.

_____________________________________________________________________________________________________________________

Psic. Guillermo Rojas Ayón

Especialista en adicciones

Ced. Prof. 7237938

LA PATERNIDAD COMO RIESGO DE RECAÍDA

En el trabajo con familias y pacientes con problemas de adicción (se incluye el alcoholismo), al revisar la historia de vida y de consumo del paciente, me he topado que en muchos casos (me atrevo a decir que en la mayoría), cuando hay un parto o llegada de un nuevo integrante a la familia, dichos pacientes tienden a no estar presentes al 100% en el evento, ya sea porque “no aguantan la presión de la emoción o por angustia, gusto, alegría o incertidumbre, en pocas palabras EMOCIONES muy intensas que sin que parezca un pretexto los orillan a buscar la sustancia, ya sea a solas o con amistades de consumo, haciendo que estén ausentes en tan importante evento o se pierdan por varios días o simplemente lleguen “con sus copitas encima” al hospital o lugar del parto.

Estas conductas afectan la dinámica familiar, ya que para los familiares que no entienden los procesos mentales de una persona con adicción, simplemente “juzgan” dichas conductas, con lo que se generan resentimientos que lamentablemente son difíciles de soltar a lo largo del tiempo.

Por ello independientemente que el enfermo adicto decida rehabilitarse, es importante para la familia trabajar en su propia recuperación, por eso es importante la asistencia psicoterapéutica, el trabajo en los grupos de autoayuda (AlAnon, CoDa, Familias Anónimas, NarAnon, etc.), de ahí que es importante que cuando se busque algún centro de rehabilitación, éste cuente con un trabajo de intervención con las familias, ya que de nada servirá trabajar en la rehabilitación del alcohólico-adicto si no se incluye en el trabajo también a la familia. No olvidemos que la adicción es un síntoma del sistema familiar y por lo mismo se requiere trabajar con todo el sistema familiar, no solo en terapia sino también otorgando pláticas psicoeducativas para que todos puedan aprender a vivir con esta enfermedad y a entender las conductas y los propiciadores (disparadores) del consumo.

Recordemos que no sólo se enferma quien consume, sino que todo el sistema familiar resulta seriamente dañado.

Psic. Guillermo Rojas Ayón

Especialista en adicciones

Ced. Prof. 7237938